Compartir

Búho real

 
Búho real

Dentro de la familia de los estrígidos, entre mochuelos, búhos y demás aves nocturnas, se encuentra el magnífico búho real. Esta especie es única en muchos sentidos, destacando su regio aspecto y su gran adaptabilidad.

Los búhos reales son animales que desde tiempos medievales ya eran muy admirados, especialmente por su peculiar canto. Además, son geniales como forma de controlar plagas y evitar que especies invasoras aniden en las regiones de las que no son originarias. ¿Quieres saber un poco más sobre el búho real y sus principales características? Sigue leyendo esta ficha de ExpertoAnimal y descubre los datos más interesantes de estos increíbles animales.

Origen
  • Asia
  • Europa
  • Afganistán
  • Alemania
  • Andorra
  • Armenia
  • Austria
  • Bélgica
  • Bosnia y Herzegovina
  • Bulgaria
  • China
  • Croacia
  • Dinamarca
  • Eslovaquia
  • Eslovenia
  • España
  • Finlandia
  • Grecia
  • Hungría
  • Italia
  • Japón
  • Lituania
  • Mónaco
  • Nepal
  • Países Bajos, Holanda
  • Polonia
  • Portugal
  • República Checa
  • Rusia
  • Suecia

Historia del búho real

El búho real pertenece al género Bubo, al cual pertenecen más de 20 especies de búhos, denominados búhos reales o cornudos. Estas especies se encuentran repartidas por diferentes países y se caracterizan por su gran tamaño.

En concreto, el búho real presenta un total de 16 subespecies, cada una de ellas con características únicas y especiales:

  • Búho real japonés.
  • Búho real europeo.
  • Búho real del Himalaya.
  • Búho real ibérico.
  • Búho real bizantino.
  • Búho real de Yakutia.
  • Búho real chino.
  • Búho real afgano.
  • Búho real turkmeno.
  • Búho real ruso.
  • Búho real siberiano occidental.
  • Búho real del Tarim.
  • Búho real tibetano.
  • Búho real estepario.
  • Búho real del Ussuri.
  • Búho real siberiano oriental.

Estos búhos reciben su nombre a raíz del sonido de su canto, que suena como su nombre “bubo, bubo”, de ahí que en los bestiarios medievales, donde era muy apreciado, se le denominara exactamente igual que esta onomatopeya emitida por ellos, siendo ya conocidos como bubos.

Históricamente, han desempeñado diferentes labores al ser criados en cautividad, algo relativamente fácil, pues es sencillo domesticarlos. Por ello son frecuentes desde hace siglos en la cetrería, así como en el control de plagas y para evitar la anidación de aves poco deseadas, como las gaviotas o las palomas.

Características del búho real

El búho real es un ave estrigiforme, o rapaz nocturna, de gran tamaño, pues las dimensiones medias de uno de estos búhos son unos 70 centímetros de cabeza a cola, 150 centímetros de envergadura y entre 2,5 y 3,5 kilogramos de peso. Aun así ha habido ejemplares que han sobrepasado los 4 kilogramos y los 170 centímetros de envergadura, siendo realmente grandes.

Tienen unos increíbles y llamativos ojos de un color naranja intenso, presentando una mirada audaz y penetrante. Como todos los búhos reales o cornudos, presenta dos penachos de plumas que lucen en forma de orejas, ubicándose a los laterales de su cráneo. Una curiosidad es que los machos suelen tener las plumas de estos penachos más erizadas, algo utilizado por los expertos para diferenciar machos y hembras de búho real.

Además de su gran envergadura, que ya de por sí resulta imponente, tienen unas fuertes y afiladas garras, preparadas para la acción en cualquier momento. Lo que combinado con su corto pero potente pico, lo hace un depredador letal, capaz de apresar piezas de un tamaño considerablemente superior al suyo propio.

Su plumaje está conformado por un manto de plumas, en realidad una mezcla de plumas blandas con rígidas, que le permiten volar de una forma extremadamente sigilosa. Estas plumas son de color pardo y jaspeado, y varían entre tonos marrones, blancos y negros.

Hábitat del búho real

El búho real presenta una gran distribución por toda Eurasia, excepto las zonas árticas y las zonas tropicales del Sudeste asiático, así como las zonas áridas, como Arabia o las insulares, como las islas mediterráneas o Reino Unido. Evita en general núcleos poblacionales, pues prefiere lugares más alejados de las poblaciones humanas.

En general, estas aves son muy adaptativas, pues lo único que requieren es contar con espacio suficiente para poder realizar bien sus maniobras de vuelo. Sin embargo, parece preferir zonas de acantilados y barrancos, en las que haya árboles y arbustos, pues suele anidar en la roca, como comentaremos al hablar de sus costumbres en cuanto a la reproducción. La razón por la que evitan las zonas áridas o polares es por la falta de presas a su disposición, pues es en los lugares boscosos o de suelo suave donde pueden apresar a los roedores que excavan sus madrigueras en esos suelos.

En cuanto a la altitud, el búho real no sufre de vértigo, pues habita lugares tan altos como los Alpes (llegando a los 2100 metros de altitud) el Himalaya o los montes tibetanos.

No son aves migratorias, suelen vivir en el mismo lugar durante toda su vida, siendo sedentarios y no abandonando su hogar salvo en casos de extrema necesidad, como la destrucción del mismo o la falta de alimento.

Reproducción del búho real

En la reproducción del búho real hay que destacar su cortejo, pues es entonces cuando los machos entonan el canto nupcial que tanta fama tiene. Este se puede escuchar desde el otoño hasta invierno, cuando se hace más potente. Tras el cortejo, que incluye el canto del macho y diferentes movimientos que sirven para atraer a la hembra, se produce la cópula.

Entre los meses de enero y febrero la hembra realiza una puesta, habitualmente formada por entre 2 y 4 huevos completamente blancos, que será la única de todo el año. Estos huevos necesitan ser incubados unos 35 días, algo que realiza la madre de forma exclusiva. Para poder poner los huevos, las hembras preparan sus nidos donde puede, sin construir un nido como tal, sino aprovechando nidos naturales, como huecos en los árboles u oquedades en rocas, aunque también se ha visto que aprovechan nidos de otras aves que encuentran en los árboles.

Empiezan a incubar en cuanto ponen el primero de los huevos, por ello los polluelos no nacen a la vez, si no que van haciéndolo a destiempo unos de otros, esto hace que se de una jerarquización de la alimentación en esta época, ya desde que nacen. De esta forma, el mayor juega con ventaja, pues cuando sus hermanos nacen, ya es más grande y fuerte.

La alimentación de los polluelos la realizan ambos progenitores, sin embargo la hembra dedica mucho más tiempo y esfuerzo en alimentar a sus crías, que comienzan a explorar las inmediaciones del nido al poco de nacer. Sin embargo, no realizan sus primeros vuelos hasta que no cuentan con unos 2 meses de edad, siendo alimentados por sus padres otro mes extra, abandonando definitivamente su nido cuando tienen 3 meses.

Alimentación y costumbres del búho real

El búho real es un animal solitario, que solo se reúne con sus congéneres en la época de cría, realizando el cortejo, la cópula y ya está. En cuanto a la alimentación del búho real, son considerados unos superdepredadores, estando en el pico de la cadena alimentaria, pues salvo el ser humano, no tienen ningún depredador natural. Son carnívoros y se alimentan de sus presas, que preferentemente son conejos y perdices.

Son aves nocturnas que se mueven con un increíble sigilo, siendo capaces de acechar a sus presas durante largo tiempo sin que estas se percaten de su presencia. Las acechan hasta que consideran que ha llegado el momento idóneo, en el cual se lanzan sobre ellas, aferrándolas con sus afiladas garras y su fuerte pico. Destaca porque además de conejos y roedores, de menor tamaño, son capaces de cazar animales com cervatillos, de más de 10 kilogramos de peso, lo que supone más del doble de su propio peso corporal.

Estado de conservación del búho real

Debido a que os búhos reales tienen como presas más comunes a las perdices y a los conejos, fueron perseguidos por los cazadores, que veían cómo sus presas se las llevaban estos animales. Hasta 1973, año en el que se protegió legalmente la especie, eran considerados alimañas y aniquilados sin piedad.

Pero no solo los cazadores son peligrosos para la conservación de esta especie, pues se han registrado numerosos casos de búhos reales que fallecen a causa de su impacto contra vayas y turbinas eólicas, de otros que son atropellados y de los que sufren electrocuciones por apoyarse en tendidos electrificados. Pero lo más triste es la cantidad de ellos que mueren a manos de furtivos y a causa de la imparable destrucción de sus hábitats.

Por todo ello, el búho real se considera una especie de interés especial, siendo descatalogada como especie en peligro por la mejora en la evolución de sus poblaciones. En concreto, se estima que en España existen entre 2.500 y 5.000 parejas de búho real, mientras que en Europa las cifras se ubican entre las 12.000 y las 42.000 parejas[1].

Referencias
  1. SEOBirdlife. Búho real. Recuperado de: https://www.seo.org/ave/buho-real/
Bibliografía
  • BirdLife International (2012). Bubo bubo. Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2015.4. ISSN 2307-8235. Recuperado el 22 de mayo de 2020.
  • Nogueras, E. (2010). Sierra de Baza: Búho real. Recuperado de: http://www.sierradebaza.org/Fichas_fauna/00_Aves/10-07_buhoreal/buhoreal.htm

Fotos de Búho real

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Búho real

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Búho real
1 de 6
Búho real

Volver arriba