Compartir

Cómo cortar el pelo a un gato en casa

Vanessa Díaz - Periodista especializada en el mundo animal
Cómo cortar el pelo a un gato en casa

Ver fichas de Gatos

¡Ya sea por el calor o porque lo tiene muy largo y enredado es hora de cortar! Cortarle el pelo a tu gato puede ser una terapia de relajación, o por lo contrario, resultar todo un drama. Un gato con pelo sano y cuidado, es un gato feliz.

Este es un momento clave en el que tu mascota deposita toda su confianza en ti para que arregles su más preciado tesoro: su pelaje. Por esta razón y para crear un mejor vínculo con el animal, es importante aprender a dominar el arte.

Si quieres saber ¿Cómo cortar el pelo a un gato en casa? continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal donde te daremos el paso a paso y las mejores técnicas para que tu y tu compañero felino tengan la mejor experiencia.

También te puede interesar: Cortar el pelo a un Yorkshire
Pasos a seguir:
1

Si tu gato todavía es cachorro tienes una oportunidad de oro entre tus manos para empezar a acostumbrarlo en este sentido, y que con el tiempo, toda la rutina del corte y mantenimiento del pelo, llegue a ser un momento agradable y especial. El mejor momento para hacer esto es al inicio de la época de verano, así lo ayudarás a mantenerse fresco cuando suban las temperaturas.

Si por el contrario, tu gato ya es adulto y este es tu estreno como peluquero, deberás tener mucha paciencia, ser cuidadoso y delicado en todo el proceso. Recuerda que habrán tijeras y/o recortadoras en el ambiente, por lo que la seguridad será muy importante, además, que no querrás trasquilar a tu mascota.

2

Lo primero será preparar el terreno de batalla. Escoge un lugar amplio para realizar la sesión de peluquería. Un lugar donde puedas tener espacio para colocar todas las cosas sin que estén amontonadas, eso te ayudará a ser más organizado y a moverte con tranquilidad durante todo el proceso. Recuerda tomarte todo el tiempo que sea necesario. En ExpertoAnimal te recomendamos ubicarte en la cocina, suelen ser sitios más grandes que los baños. Hazte de tijeras (diversos tamaños), aceite de bebé, recortadoras, paños, cepillos, clips de pelo, peines y cualquier otro elemento que creas necesario.

Antes de cortarle el pelo deberás darle un baño relajante que lo prepare para el momento de las tijeras. También, será una gran idea si aprovechas rebajarle sus garras, si no quieres acabar arañado. Si tu gato se muestra constantemente aprensivo, nervioso y hasta agresivo, consulta con el veterinario para administrarle algún tranquilizante antes de la sesión.

Coloca a tu gato sobre una toalla o tela, mientras menos desastre de pelos tengas, la limpieza posterior será más llevadera.

3

Empieza utilizando su peine habitual para desenredar el pelo, identificar la longitud del mismo y eliminar los nudos que sí pueden eliminarse sin el uso de tijeras. Peina todo el cuerpo del gato hasta hallar los enredos más recónditos. Todo ello te ayudará a planificar tu estrategia de corte. ¡Muy importante!

4

Una vez termines con el cepillado, rebaja trozos de pelo demasiado largos, recorta en todos los lugares donde tenga nudos superficiales, en especial, esos lugares complicados donde la recortadora o maquinilla eléctrica no puede acceder o resulte un tanto peligroso.

Dependiendo del área, utiliza tijeras de diferentes tamaños. Zonas complicadas: orejas, pezones y vulva (en caso de hembras) y alrededor del ano. Para los nudos recuerda denseredarlos lo más que puedas y luego cortar siempre con tijera, evita la recortadora. Corta todo lo largo que puedas.

5

Ahora es el turno de la recortadora, una herramienta que usarás si quieres ser más radical en cuanto al largo del pelo. Es muy importante que el pelaje del gato no sea excesivamente largo, sino el uso de la maquinilla eléctrica puede ser muy peligroso. Antes de utilizarla, deberás recortar apropiadamente con la tijera.

Las recortadoras son para el cuerpo del gato que tienen un recorrido desde el cuello hasta la base de la cola, haciendo movimientos rectos y lineales. No presiones demasiado contra la piel del felino porque puede ser incómodo y hasta peligroso, la recortadora hará su trabajo. De nuevo, tómate tu tiempo porque puede que el gato no sea muy fan del ruido que hace la recortadora.

Trata de ser organizado en cuanto a las zonas que vas rebajando y ve por partes. Realiza un par de pasadas más amplias y luego repasa en zonas más cerradas, como por ejemplo, la cola.

Intenta mantener el mismo largo en todo el cuerpo, menos en la cabeza, este es un lugar muy delicado en donde no se usa la recortadora, nunca intentes rebajar y afeitar la cara de tu gato. Para la zona de la cabeza y el rostro, vuelve con las tijeras más seguras que tengas. De hecho, muchos peluqueros no abusan cortando estas zonas, sino que las mantienen un tanto más largas que el resto del cuerpo.

6

Detente y aléjate constantemente para que tengas una visión de como va quedando el corte, de esta forma, evitarás pasarte dándole una rapada extrema a tu pobre gato. Canaliza a tu peluquero interior e intenta hacer el mejor trabajo, verás que al terminar, te sentirás orgulloso y tu gato muy cómodo.

Repasa zonas que hayan quedado disparejas, y finalmente, cepilla a tu gato varias veces para eliminar todo resto de pelusa o pelo que quede adherido a su piel.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cortar el pelo a un gato en casa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Consejos de belleza.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo cortar el pelo a un gato en casa

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo cortar el pelo a un gato en casa
1 de 7
Cómo cortar el pelo a un gato en casa