Compartir

La fauna marina de México

La fauna marina de México

Del mismo modo que la fauna terrestre de México es extraordinariamente rica y variada, en su litoral marino México posee una gran diversidad de especies. Incluso en aguas mexicanas viven algunas especies endémicas que solo se encuentran en aquellas costas.

La fauna marina de México es digna de conocer y disfrutar, tanto por los ciudadanos mexicanos como por los turistas que visiten tan hermoso lugar.

En este artículo de ExpertoAnimal pretendemos mostrarte una pequeña parte de la fauna marina de México, con la esperanza de añadir en un futuro más información sobre tan prodigiosa cantidad de especímenes.

La vaquita marina

La vaquita marina, Phocoena sinus, es el cetáceo más pequeño del planeta. Esta especie solo se encuentra en aguas mexicanas. Es una especie endémica de México. Mide 1,5 metros de largo y pesa unos 50 kg.

Esta tímida especie de marsopa se desplaza en solitario, o en grupos de 2 o 3 individuos. De manera excepcional se han visto grupos de 8 a 10 ejemplares. Su alimentación se basa en peces demersales (peces que viven en el lecho del fondo marino), calamares, corvinas y truchas.

Actualmente la vaquita marina se halla en grave riesgo de extinción, a pesar de que en 1993 el gobierno federal creara una Reserva de la Biosfera en la parte alta del Golfo de California y el Delta del río Colorado, para proteger a la vaquita marina y a otras especies.

Sin embargo, en 1966 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza consideró a la vaquita marina como especie Críticamente Amenazada. Solicitando que se redoblaran los esfuerzos gubernamentales y los civiles para lograr la conservación de esta especie tan característica de las aguas mexicanas.

En el año 2015 se cifró la cantidad existentes de vaquitas marinas en 97 ejemplares. La pesca ilegal con redes de enmalle de otra especie protegida y en peligro de extinción, la totoaba, con un tamaño similar al de la vaquita marina, es lo que pone en un peligro crítico e inminente de extinción a ambas joyas marinas endémicas de México.

Imagen de elimparcial.com:

La fauna marina de México - La vaquita marina

La totoaba

La totoaba, Totoaba macdonaldi, se trata de un pez que mide unos 2 metros de longitud y entre 100 a 150 kg de peso. Es una especie endémica de las aguas mexicanas. En concreto del Mar de Cortés y del norte del Golfo de California. Su alimentación se basa en camarones y peces.

Para su desgracia la totoaba posee una vejiga natatoria extremadamente valiosa para el depredador mercado chino, que arrasa con su voracidad mercantil a infinidad de especies. Desde tiburones, hasta la totoaba, pasando por los rinocerontes y otras muchas especies animales del planeta.

El 16 de abril de 2015, el presidente de México anunció un programa de rescate y conservación para la totoaba y la vaquita marina. Sin embargo, parece ser que la pesca ilegal de la totoaba, provocando paralelamente la pesca accidental de la vaquita marina, ha continuado sin cesar, y con algunas personas de la administración y autoridades involucradas en esta especie de terrorismo contra la riqueza marina de su país.

Es una lástima que en vez de empecinarse en una sobrepesca aniquiladora, ningún grupo empresarial mexicano haya intentado con la totoaba lo mismo que el prestigioso Grup Balfegó ha realizado con el atún rojo del Mar Mediterráneo. Unos criaderos modélicos dónde los atunes alcanzan su edad adulta y permiten surtir a todo el mundo de tan valiosa especie, sin necesidad de sobreexplotar el medio marino, ni aniquilar al atún rojo.

He visualizado un vídeo sobre la repoblación de la totoaba en la Reserva del Alto Golfo de California, en el que se anuncia que desde 1997 se han liberado más de 20.000 alevines. Al margen de las instalaciones a escasísimos metros de la costa (con el peligro de contaminación que esta proximidad conlleva), la cifra de 20.000 alevines dividida por los 19 años de repoblación dan un promedio de 1.052 ejemplares al año. Una cantidad muy pobre, dado que la pesca de totoabas adultas se cifra en docenas diarias.

Imagen de npr.org:

La fauna marina de México - La totoaba

Tortuga carey

La tortuga carey, Eretmochelys imbricata, se trata de una especie de tortuga marina que todavía subsiste en las aguas mexicanas. Sin embargo, por desgracia está críticamente amenazada.

La tortuga carey tiene una amplia distribución por todas las aguas cálidas del planeta, siendo el Golfo de México su lugar preferente para desovar en playas mexicanas. La tortuga carey puede medir hasta 90 cm, y pesar hasta 80 kg.

Esta preciosa especie de quelonio se nutre de determinados tipos de esponjas, algunas muy venenosas. Su alimentación esponjiforme se complementa con una ingente cantidad de medusas y de otros seres urticantes, entre ellos la peligrosa carabela portuguesa, Physalia physalis. La piel de la tortuga carey es excesivamente gruesa para que le afecten las picaduras de las medusas.

Precisamente el gran descenso de ejemplares de tortugas marinas de todas las especies, propicia la invasión de medusas en playas y litorales de todo el mundo. Provocando cada vez con más frecuencia, dolorosos accidentes urticantes entre los bañistas.

La fauna marina de México - Tortuga carey

Calamar gigante de Humboldt

El calamar gigante de Humboldt, Dosidicus gigas, es conocido por los pescadores del Mar de Cortés como: el demonio rojo.

Como consecuencia de la pesca indiscriminada y criminal de todo tipo de tiburones para abastecer de aletas al acaparador mercado chino; lo que antes eran sus presas más habituales, los calamares, dichas presas ahora se hallan en franca expansión al no existir apenas predación sobre ellas.

Desde las cálidas aguas del Golfo de California el voraz calamar gigante de Humboldt se está expandiendo hacia el norte y el sur del litoral que linda con el océano Pacífico y las costas de ambos continentes americanos. Se han hallado ejemplares en Alaska, y están proliferando mucho en aguas peruanas.

Este tipo de calamar es muy peligroso para el ser humano, ya que se han documentado diversos ataques muy agresivos contra buceadores. También son los sospechosos de la muerte de diversos pescadores que no volvieron jamás de su jornada de pesca.

El calamar de Humboldt llega a medir 2 metros, y pesar hasta 45 kg. Una consecuencia negativa de la proliferación de este gran calamar es la disminución de la merluza y otras especies comerciales, allí donde el diablo rojo coloniza nuevas aguas.

La fauna marina de México - Calamar gigante de Humboldt

Cacerolita de mar

La cacerolita de mar, Limulus polyphemus, También conocido como cangrejo de herradura o cangrejo bayoneta, se trata de un auténtico fósil viviente que actualmente se halla en peligro de extinción. A pesar de gozar de diversas denominaciones como cangrejo, no es un cangrejo. Ni tan siquiera se trata de un crustáceo; es un artrópodo emparentado con las arañas.

La característica más principal de este animal es un largo pincho móvil que sale de su cuerpo, protegido por el caparazón. Con un peso de hasta 1,800 gr, llega a medir 60 cm. Las hembras son mayores que los machos. Se alimenta de gusanos e invertebrados. Vive enterrado en la arena. La vida de este fascinante animal puede llegar a los 31 años.

El cangrejo de herradura tiene una importancia capital para la industria farmacéutica, ya que su sangre (de color azul) contiene unas células llamadas amebocitos que segregan una sustancia coagulante llamada LAL. El LAL se utiliza para detectar contaminación bacteriana en fármacos, aparatos médicos, y como prueba para diversas enfermedades bacterianas. Los cangrejos bayoneta utilizados, son "ordeñados" una vez al año en un laboratorio y reintegrados al mismo lugar donde fueron capturados. Tras algunas semanas se recuperan totalmente. Gracias a investigaciones recientes, se ha descubierto que también puede utilizarse el LAL para detectar la meningitis y el cáncer.

La distribución principal en aguas mexicanas se ubica en el Golfo de México y el Caribe mexicano.

La fauna marina de México - Cacerolita de mar

El caracol rosado

El caracol rosado, Lobatus gigas, se trata de una gran caracola de un bello color rosado en su parte interna. Esta circunstancia provoca que sea muy codiciado por los coleccionistas de conchas. Este factor, unido a que su carne es comestible y apreciada hace que esté amenazado. Otro nombre que ostenta es: caracola reina.

Antiguamente los indígenas fabricaban utensilios con la dura concha del caracol rosado. Hachas, cuchillos, peines, anzuelos, y otros objetos se fabricaban con la concha de este enorme molusco.

La caracola reina se distribuye por toda la costa del Caribe mexicano y el litoral del Golfo de México. Se trata del mayor caracol marino de Norteamérica y Centroamérica.

Imagen de caribbeanfmc.com:

La fauna marina de México - El caracol rosado

Cangrejo azul

El cangrejo azul, Callinectes sapidus, es conocido también como jaiba azul. Se trata de un crustáceo poseedor de cinco pares de patas. El tamaño de su caparazón ronda los 23 cm. Ostenta un bello color gris azulado. Las hembras se distinguen porque lucen un bonito color anaranjado en las puntas de sus patas.

La distribución del cangrejo azul se reparte por todo el litoral atlántico de ambos continentes americanos. En México las poblaciones más abundantes se concentran en las aguas del Golfo de México.

Su alimentación es omnívora, ya que se alimenta de algas, crustáceos, moluscos, peces y carroña. Es un cangrejo voraz. Esta especie tiene un elevado valor comercial porque su sabor recuerda al del preciado bogavante.

La fauna marina de México - Cangrejo azul

Si deseas leer más artículos parecidos a La fauna marina de México, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Escribir comentario sobre La fauna marina de México

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
carlos angel
Hola busco empleo de ayudante general
No tengo experiencia pero me interesa trabajar y aprender todo lo relacionado a la fauna tengo bachillerato y no importa la edad ? O SI?
De donde son ustedes?
Ok saludos.

La fauna marina de México
1 de 8
La fauna marina de México

Volver arriba