Compartir

Norfolk terrier

Norfolk terrier

El norfolk terrier está considerado como uno de los más pequeños dentro de los perros tipo terrier. Amigable, muy activo y valiente, es el compañero perfecto de todas aquellas personas dispuestas a dedicar horas de juego a su perro. Así, aunque cazador por naturaleza, este pariente cercano del norwich terrier ha dejado hace mucho tiempo de ser un perro de trabajo para convertirse en un excelente perro de compañía. ¿Estás pensando en adoptar un norfolk terrier y quieres saberlo todo sobre esta raza canina? ¿Ya convives con uno y buscas ampliar tu información para ofrecer todos los cuidados que tu peludo compañero merece? ¡Sigue leyendo! En esta ficha de ExpertoAnimal encontrarás todo lo que debes saber sobre el norfolk terrier, su historia, características, cuidados y consejos de educación.

Origen
  • Europa
  • Reino Unido
Clasificación FCI
  • Grupo III
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Ideal para
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del norfolk terrier

Originalmente criados como perros cazadores de ratas, zorros y otros animales pequeños, los norfolk terrier comparten sus orígenes con los norwich terrier. Tanto es así, que ambas razas eran consideradas una sola, bajo el nombre de norwich terrier, hasta la década de los '30. En ese entonces, se preferían estos perros con orejas erectas y se cortaban las orejas caídas, produciendo graves daños a estos animales.

Cuando la legislación británica prohibió el corte de orejas por fines "estéticos", los criadores de norwich terrier decidieron separar a los perros de orejas caídas y crear una raza de perro diferente, ya que los cruces entre las dos variedades no permitían predecir si los cachorros iban a tener orejas erguidas o caídas. Entonces, los perros de la variedad de orejas caídas se denominó norfolk terrier y se convirtió en la raza que actualmente conocemos.

Características físicas del norfolk terrier

El pequeño cuerpo de este perro es compacto y fuerte para su tamaño. Las patas son cortas pero musculosas, y tiene pies redondos con almohadillas gruesas. La cabeza de este perro tipo terrier es ancha y levemente redondeada, el hocico es fuerte para sus dimensiones y tiene forma de cuña. Los ojos ovalados tienen expresión alerta e inteligente, y son de color café oscuro o negro. Las orejas, por su parte, son medianas y en forma de "V", levemente redondeadas en la punta y caen hacia adelante junto a las mejillas.

La cola del norfolk terrier es gruesa en la base y se adelgaza gradualmente hacia la punta. De acuerdo con el estándar FCI de la raza, antiguamente la amputación "estética" era optativa. Afortunadamente, esa costumbre se está perdiendo y es ilegal en muchos países.

El pelo del norfolk terrier es de alambre, caracterizado por ser duro y áspero, recto y completamente pegado al cuerpo, corto y listo, exceptuando la zona del hocico y las cejas, puesto que puede presentar una especie de bigote. Su manto puede ser de cualquier tonalidad de rojo, negro y fuego, trigo o grisáceo. Así mismo, se permiten algunas manchas blancas, aunque no son deseables.

La altura ideal a la cruz para esta raza ronda los 25-26 centímetros. Por otro lado, el estándar FCI de la raza no indica un peso ideal, pero los norfolk terrier suelen pesar alrededor de 5 kilogramos.

Carácter del norfolk terrier

El norfolk terrier es un perro de carácter amigable, extrovertido y juguetón, aunque siempre alerta. Así pues, se trata de un can sociable, en general, tanto con personas como con otros animales, siempre y cuando haya sido socializado correctamente. De no ser así, puede mostrarse tímido con los desconocidos hasta el punto de emitir algún gruñido por sentirse incómodo o inseguro.

A diferencia del resto de terriers, el norfolk no acostumbra a ser pretencioso ni agresivo, aunque sí puede tornarse ladrador sin la educación adecuada. Eso sí, debido a que fue criado y seleccionado para la caza de animales de madriguera, en su instinto está el perseguir a pequeñas presas como conejos e, incluso, gatos pequeños, de manera que es crucial socializarlo también con estos animales para evitar posibles persecuciones durante su etapa adulta.

Además de lo anterior, el norfolk terrier es un can muy valiente, dispuesto a defender a su familia, alegre, inteligente, cariñoso y activo. Se trata de un perro ideal para pisos, apartamentos, casas y todo tipo de viviendas, y puede convertirse en el perfecto compañero de personas adultas y niños educados para tratar con cuidado a perros de este tamaño. Debido a su carácter activo y juguetón, no recomendamos su adopción a personas de edad avanzada.

Cuidados del norfolk terrier

El pelo del norfolk terrier tiende a enredarse, pero es relativamente fácil de mantener. El peinado dos o tres veces por semana puede evitar que el pelo se enrede y se muestre más áspero de lo que es. Además, dado que este perro pierde pelo regularmente, esta actividad es importante para reducir la cantidad de pelos en los muebles y la ropa. No es bueno bañar al norfolk con mucha frecuencia, siendo mejor hacerlo solamente cuando esté sucio.

Por otro lado, al ser un perro activo necesita realizar ejercicio diario combinado con paseos más calmados. Así, se recomienda llevar a cabo dos paseos moderados al día y una salida en la que el animal pueda correr y jugar para canalizar toda la energía acumulada.

Como decíamos anteriormente, este perro es ideal para vivir en departamento siempre que se le eduque para no ladrar continuamente. Su tamaño y su necesidad de compañía lo hace un animal de compañía ideal para la mayoría de las familias, pero hay que tener en cuenta que no son perros falderos, sino pequeños perros de trabajo. Incluso si viven en una casa, es mejor si habitan dentro y solo usan el jardín para jugar y correr.

Educación del norfolk terrier

El norfolk terrier es un perro inteligente y fácil de entrenar. Sin embargo, también aprende malos hábitos con facilidad, de manera que no se recomienda descuidar su adiestramiento. La mejor manera de educarlo es mediante el adiestramiento en positivo, basando prácticamente toda la educación del perro en el refuerzo de las buenas conductas, a través de felicitaciones, premios y caricias. Los castigos y los gritos no dan buenos resultados y solo destruyen el vínculo entre el perro y su propietario, además de generar graves consecuencias en el animal como conductas agresivas, miedo o estrés. Así mismo, al emplear el refuerzo positivo logramos, también, mantener al perro motivado y estimulado, factores fundamentales para educar sin dejar de asegurar las 5 libertades del bienestar animal.

Entre los problemas comunes con esta raza se encuentran los ladridos excesivos y la destrucción del jardín. El norfolk terrier tiende a cavar instintivamente y, por eso, es buena idea designar un área pequeña del jardín para esta práctica. De cualquier manera, con suficiente ejercicio, mucha compañía y un buen plan de adiestramiento, este perro puede ser un excelente compañero para la familia.

Salud del norfolk terrier

El norfolk terrier tiende a ser un perro muy saludable y no se conocen enfermedades características de la raza. Por supuesto, hay que tener los mismos cuidados que se tienen con perros de otras razas para evitar enfermedades contagiosas y otros problemas de salud. Así, es imprescindible acudir a las visitas periódicas veterinarias, seguir el calendario de vacunación y desparasitarlo cuando indique el especialista para evitar el contagio de enfermedades de carácter grave, como el parvovirus canino, o sufrir una infestación de pulgas o garrapatas.

Fotos de Norfolk terrier

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Norfolk terrier

Sube la foto de tu mascota
Fotos y comentarios (0)

Escribir comentario sobre Norfolk terrier

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario

Norfolk terrier
1 de 3
Norfolk terrier