Compartir

Shorkie

Shorkie

En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos de una fascinante raza canina, cuya reciente aparición justifica el no ser tan popular como debiera. Os hablamos del perro shorkie, ¿te suena este nombre? Quizá puedas pensar que se parece al de "yorkie", y no es sin razón, pues se trata de un perro mestizo surgido del cruce entre un shih yzu y un yorkshire terrier, lo que da como resultado un perrito de tamaño toy, con un carácter que es de todo menos pequeño. ¿Quieres conocer mejor a esta novedosa y curiosa raza? Sigue leyendo y descubre todas las características del shorkie.

Origen
  • América
  • Estados Unidos
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Ideal para
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del shorkie

Los shorkies surgen a comienzos del siglo XXI en los Estados Unidos de América, donde criadores de diseño decidieron hacer cruces controlados entre dos emblemáticas razas, como son el yorkshire terrier y el shih tzu. Aunque es una raza muy reciente, sin duda tiene mucho que detallar, pues tiene unas características increíbles, algunas aún por descubrir, ya que no aparecen de forma firme hasta pasadas unas generaciones.

De esta forma, el shorkie proviene de dos razas muy conocidas, consideradas ambas como razas toy, como acredita su estándar oficial elaborado por el American Kennel Club (AKC), famosas además por su inteligencia, su carácter abierto y amable y su increíble porte. Estos perros mestizos reciben otros nombres, como son: shorkie tzu, yorkie tzu o shih tzu-yorkie mix.

Características del shorkie

El shorkie es un perro de talla pequeña, siendo catalogado como raza toy. De hecho, cuando son cachorros apenas llegan al kilo de peso, mientras que un shorkie adulto se encuentra en la horquilla de peso comprendida entre los 3 y los 6 kilogramos, ysu altura oscila entre los 15 y los 35 centímetros a la cruz. Esto hace ver que hay bastante variabilidad, debido sobre todo a la diferente carga genética de cada individuo, predominando o bien el yorkshire o bien el shih tzu. Su esperanza de vida se encuentra entre los 11 y los 16 años.

Estos pequeños canes presentan una morfología algo diferente de unos ejemplares a otros, pues suelen presentar una imagen corporal fruto de la mezcla de la de los shih tzu y los yorkshires en distintas proporciones. En general, presentan un cuerpo compacto, de musculatura medianamente desarrollada, cola fina y curvada. En cuanto a su cabeza, algunos ejemplares son braquicefálicos, algo compartido con el shih tzu, mientras que otros salen más parecidos a los yorkshire y no presentan esa morfología. Su hocico es en todo caso fino y recortado, con orejas triangulares plegadas hacia delante y trufa oscura.

El pelo del shorkie es medio largo o pronunciado, presentando un tacto sumamente sedoso y muy delicado. En algunos ejemplares se da herencia de la estructura bicapa típica del shih tzu, con una subcapa lanosa y una superior menos densa. En estos canes el aislamiento térmico es lógicamente mejor que en los que solo tienen una capa de pelo, sobre todo ante el frío.

Colores del shorkie

Existe, al igual que con la talla, una considerable variabilidad en cuanto al color del manto del shorkie. Los más frecuentes son: negro, leonado, marrón, azul, rojo y blanco, y todas sus combinaciones.

El shorkie cachorro

El shorkie cachorro presenta un tamaño realmente reducido, pues a sus 10 semanas de edad es muy muy raro que alcancen el kilo de peso. Estos pequeñines necesitan bastante atención, sobre todo en los referente a la compañía, pues son muy sensibles a estas edades tempranas a la soledad, requiriendo altas dosis de cariño y dedicación. Sobre todo cuando son pequeños, es importante prestar atención a su educación más básica, intentando que se adapten progresivamente a las costumbres y horarios de nuestro hogar, a su vivienda y a sus posibles compañeros, ya sean humanos o animales.

En esta raza híbrida es vital asegurar una buena hidratación y alimentación, pues debido a su bajo porcentaje de grasa corporal, son tendentes a desarrollar hipoglucemia, algo que puede evitarse si están bien alimentados, sin excesos pero sin defectos. También es fundamental asegurar un descanso suficiente, pues están en edad de crecer y necesitan reponer energías para un correcto desarrollo de su pequeño organismo, por eso las siestas son muy importantes, teniendo que dormir gran parte del día para estar saludables.

Carácter del shorkie

La personalidad que suelen presentar los ejemplares de shorkie es realmente apabullante, parecen no ser conscientes de su escaso tamaño, pues tienen un potente carácter. Son tremendamentes impulsivos y no suelen meditar mucho lo que hacen, lo cual puede meterlos en problemas con cierta facilidad, pues no ven los peligros a tiempo.

En general, destacan por ser muy enérgicos, buscando siempre juego con todo lo que vean en movimiento y deseando atenciones de su familia humana. Son muy cariñosos y les encantan las sesiones de mimos y atenciones brindadas.

Siguiendo con la personalidad de los perros shorkie, a veces, pueden ser muy ladradores, igual que los yorkshires, sobre todo ante ruidos, visitas o desconocidos, ya que son algo desconfiados con estos últimos. Sin embargo, cuando conocen a la gente, sin duda se crean unos maravillosos lazos entre ellos y el shorkie, aunque siempre suelen mantener un lazo especial con la que consideren su persona de referencia.

Cuidados del shorkie

En general, se considera que los perros de la raza shorkie requieren de ciertas atenciones para estar en buenas condiciones, por ello no son los más adecuados para personas que no dispongan de tiempo o que no quieran una raza muy exigente en ciertos aspectos. Por ejemplo, al ser perros activos necesitan realizar bastante ejercicio a diario para poder soltar toda la energía que desbordan, de manera que requieren de paseos y horas de juegos. Además, esto es vital para mantener un peso adecuado, pues son tendentes a ganar mucho peso porque son bastante glotones y ansiosos con la comida, por lo que si no se mueven suelen engordar con facilidad, lo que repercute negativamente en su salud cardiovascular.

En cuanto a su pelaje, este suele necesitar atenciones, teniendo que cepillarlo de forma bastante regular para que se mantenga sano y lustroso. En concreto se recomienda cepillarlo una vez al día, es la mejor forma de mantener su pelaje libre de enredos y suciedad ambiental. Por último, debemos destacar la importancia del enriquecimiento ambiental debido a que son canes enérgicos y juguetones. Por ello, proporcionales juguetes variados y juegos de inteligencia está más que aconsejado.

Educación del shorkie

El shorkie hereda de las razas progenitoras su gran carácter, lo que hace que pueda mostrarse tozudo y con un gran afán por salirse con la suya. Pero, aunque esto puede hacernos perder la paciencia con su adiestramiento, es posible enseñarle, solo hay que saber qué técnicas son las más productivas. Por ejemplo, dada su glotonería, los expertos comentan que en este caso los premios con golosinas o comida suelen funcionar muy bien, lo mismo sucede en la mayor parte de los casos con los juguetes o juegos, pues esta raza es muy juguetona. En general, lo más importante es evitar los castigos y la agresividad a toda costa, pues además de ser bastante desagradable para todos, no da los resultados deseados, ya que solo consiguen que el animal se muestre más obstinado y se niegue a atender.

Algunas recomendaciones para los shorkie son: realizar sesiones frecuentes pero cortas, de menos de media hora, puesto que conseguimos que estén más receptivos; cansarlos un poco antes con juegos o paseos para calmar sus nervios; buscar un lugar tranquilo libre de distracciones como sonidos o movimientos; y basar toda la sesión en el cariño y el respeto. Como ocurre con todos los perros, el refuerzo positivo es siempre la mejor forma de adiestrar a un shorkie.

Salud del shorkie

Los yorkshire y los shih tzu suelen presentar una serie de patología congénitas, es decir, hereditarias y ligadas a la raza por su genética. Por ejemplo, en este artículo podemos leer las enfermedades más frecuentes del yorkshire terrier al detalle, entre las que se incluyen afecciones como las cataratas o el colapso traqueal.

Sin embargo, al ser un perro híbrido, el shorkie suele mostrar una mayor resistencia a estas enfermedades, que pueden afectarles, pero con una incidencia mucho menor. Algunas de las enfermedades que se han dado en los shorkies son los problemas bucodentales, el glaucoma o el síndrome respiratorio asociado a la braquicefalia en los casos en los que el ejemplar tenga esta morfología, más similar a la de los shih tzu. También es cierto que la raza no cuenta con una larga historia, por lo que puede que todavía se desconozcan ciertas tendencias a padecer determinadas patologías.

En general, lo que debemos tener en cuenta para preservar su salud es realizar chequeos veterinarios regulares, en los que se realicen las vacunaciones, desparasitaciones y pruebas analíticas de rigor. Esto sirve para constatar que su estado de salud es bueno, y de lo contrario detectar anomalías lo antes posible, para poder también tratarlas de forma precoz.

Adoptar un shorkie

Los shorkies son unos perros enérgicos y alegres, si queremos que un shorkie forme parte de nuestra familia es algo que tenemos que tener presente en todo momento. ¿Por qué? Pues porque esto implica que a veces se muestren muy nerviosos, demandando mimos, juegos y atenciones varias, por lo que hemos de considerar si disponemos del tiempo y las fuerzas necesarias para tener estas necesidades cubiertas.

Una vez considerada seriamente la cuestión de la adopción, teniendo claras las exigencias que implica tener un perro, con las obligaciones asociadas a su buen cuidado, podemos ponernos a pensar en dónde buscaremos al animal. Nosotros, desde ExpertoAnimal, recomendamos comenzar la búsqueda en las asociaciones, refugios y perreras de tu entorno más cercano, ampliando el ratio de búsqueda si esto no funciona. Los shorkies son más frecuentes de lo que podemos pensar, al igual que casi la mayoría de los cruces híbridos, en entidades que tienen perros para adoptar, si no estuvieran disponibles en el momento también podemos ejercitar la paciencia y esperar cierto tiempo por si entrase algún ejemplar rescatado.

Fotos de Shorkie

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Shorkie

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Shorkie

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
1 comentario
Su valoración:
Carlos
Excelentes compañeras.

Shorkie
1 de 3
Shorkie

Volver arriba