Compartir

Zorro gris

Zorro gris

El zorro gris (Lycalopex griseus o Pseudalopex griseus), conocido también como chilla, zorro pampeano o zorro gris patagónico, es un tipo de zorro nativo de América del Sur, cuya población se concentra principalmente en las zonas cercanas a la Cordillera de los Andes. Estos cánidos destacan un gran tamaño en relación a las demás especies de zorros, inclusive aquellas tradicionales del Viejo Mundo, y un pelaje mayormente grisáceo que da origen a su nombre más popular.

Si te interesa saber más sobre este animal muy característico de la Patagonia, sigue leyendo esta ficha de ExpertoAnimal para conocer el origen, el hábitat, la reproducción y el estado de conservación del zorro gris.

Origen
  • América
  • Argentina
  • Bolivia
  • Chile
  • Perú
  • Uruguay

Origen del zorro gris

El zorro gris es originario de la región sur de Sudamérica, distribuyéndose desde ambos lados de la Cordillera de los Andes, entre Argentina y Chile, hasta la región céntrica del Cono Sur sudamericano, entre Bolivia y Uruguay. También es posible encontrar algunos ejemplares habitando en Perú, pero de forma mucho más escasa. En Argentina, esta especie tiene una muy amplia distribución, concentrándose mayormente en las zonas semiáridas del centro del país, que incluye las regiones pampeanas y patagónicas. Pero su población también habita en la Patagonia Sur argentina, extendiéndose hasta la provincia de Tierra del Fuego, desde el Río Grande hasta la costa atlántica.

Del lado chileno de los Andes, estos cánidos son más conocidos como chillas y habitan principalmente en las zonas rurales del centro y sur del país, desde la costa pacífica hasta la Cordillera. Los zorros grises eran tan representativos y comunes en estas zonas que dieron nombre a la ciudad de Chillán. En Chile, los zorros grises se han adaptado mejor que en otros lugares a vivir cerca de las zonas urbanizadas, pero la caza aún es una gran amenaza para su supervivencia en este país andino.

El zorro gris es descrito por primera vez en 1857 gracias a las investigaciones del naturalista, zoólogo y botánico inglés John Edward Gray. Como estos cánidos le resultaron similares a los "zorros verdaderos" del Viejo Mundo, especialmente al zorro rojo, Gray originalmente los registra como Vulpes griseus. Varios años más tarde, el zorro gris es trasladado al género Lycalopex, al que pertenecen otras especies de zorros sudamericanos, como el zorro de Darwin, el zorro colorado y el y el zorro de las Pampas. Pero también es posible encontrar la sinonimia Pseudalopex griseus para referirse a esta especie.

Aspecto de la chilla

Si bien es considerado un cánido pequeño, el zorro gris posee un tamaño destacado en relación a los demás zorros. Su cuerpo suele medir entre 70 y 100 cm de longitud total en la edad adulta, contando con su cola que puede llegar a tener unos 30 cm de largo. Su peso corporal promedio se calcula entre 2,5 y 4,5 kg, siendo las hembras ligeramente más pequeñas y delgadas que los machos.

Su nombre, como podemos suponer, hace referencia a su color de pelaje, que suele ser mayormente grisáceo en su dorso y lomo. Pero se observan algunas zonas amarillentas en su cabeza y en sus patas, manchas negras en su barbilla y en la punta de su cola, y unas bandas también de color negro en sus muslos y en el dorso de su cola. Además, su vientre suele exhibir un color blancuzco, y cerca de sus orejas pueden aparecer unos reflejos rojizos.

Complementando las características físicas destacadas de los zorros grises, debemos mencionar el hocico puntiagudo, las orejas grandes y triangulares con las puntas ligeramente redondeadas, y la cola larga que contribuye para su equilibrio y lo ayuda a impulsarse cuando desea escalar los arboles de su hábitat natural.

Comportamiento del zorro gris

Sin lugar a dudas, el rasgo más destacado y curioso sobre el comportamiento del zorro gris es su asombrosa habilidad de trepar por los árboles y otras superficies. De hecho, esta es la única especie de zorro en la que se ha observado esta conducta, que claramente le ayuda a escapar de posibles depredadores y tener una visión privilegiada de su propio hábitat, colaborando también para una mejor cacería. Otro característico hábito de caza de los zorros grises es que suelen sacar ventaja de su buen desempeño en el agua para ahogar a sus presas, impidiendo que se escapen. De hecho, estos cánidos son muy buenos nadadores e incluso pueden usar el agua para refrescarse durante los días más cálidos.

Por hablar en caza, el zorro gris es un animal omnívoro que mantiene una dieta muy variada en su hábitat. Además de cazar sus propias presas, que son mayormente mamíferos y aves de pequeño y mediano porte, estos cánidos también pueden aprovecharse de la carroña dejada por otros depredadores, y suele consumir frutos para complementar su nutrición.

Caso se encuentre en una época o región de escaso alimento, el zorro gris también puede comportarse como un carnívoro oportunista, capturando huevos de otros animales, y cazando también reptiles y artrópodos. Y cuando se adaptan a vivir cerca de ciudades y poblados, pueden llegar a atacar las aves de corral o aprovecharse de los residuos de la alimentación humana.

Reproducción del zorro gris

La época de reproducción de los zorros grises suele ocurrir entre los meses de agosto y octubre, empezando a fines del invierno en el hemisferio Sur. Pero el periodo de apareamiento puede variar significativamente según el hábitat en que viven los individuos. Estos cánidos son monógamos y fieles a su pareja, encontrándose siempre con la misma en cada época reproductiva, hasta que uno de los dos muera. Así mismo, suelen pasar mucho tiempo sin aparearse hasta que se sientan preparados para elegir una nueva pareja.

Al igual que todos los cánidos, los zorros grises son animales vivíparos, es decir, la fecundación y desarrollo de las crías se da en el interior del vientre materno. Las hembras experimentan un periodo de gestación de 52 a 60 días, tras el que suelen dar la luz a camadas de 4 a 7 cachorros, que serán amamantados hasta completar sus 4 o 5 meses de vida. Algunos días antes del parto, la hembra buscará o construirá con la ayuda del macho una especie de cueva o madriguera, en la cual podrá estar protegida para parir y cuidar a sus crías.

El macho se muestra participativo durante la lactancia y crianza de los cachorros, trayendo comida hasta la madriguera para que la hembra se mantenga fuerte y sana para alimentar a las crías, y ayudando a resguardar el refugio. Los cachorros empiezan a salir de la madriguera y explorar el medio exterior poco tiempo después de cumplir su primer mes de vida. Pero permanecerán junto a sus madres hasta cumplir unos 6 o 7 meses, y solo alcanzarán su madurez sexual a partir de su primer año de vida.

Estado de conservación del zorro gris

A pesar de estar considerada como una especie de "preocupación menor" según la según la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), la población de zorros grises está disminuyendo de forma alarmante en las regiones pampeanas y patagónicas de Argentina y Chile.

La caza sigue siendo una de las principales amenazas a la supervivencia del zorro gris, así como la intervención humana en los ecosistemas. Con el avance del hombre sobre su hábitat y la adaptación del zorro gris a los alrededores de las zonas urbanizadas, la caza se ha intensificado principalmente porque los pequeños productores intentan proteger a sus aves de corral y al ganado ovino. Además, los zorros grises vienen siendo cazados desde hace varios años para la comercialización de su piel, que registra un alto valor de mercado para la confección de abrigos y otras prendas de indumentaria. La "caza deportiva" es otra practica cruel e innecesaria que pone en riesgo la conservación de esta y de tantas otras especies sudamericanas.

Felizmente, buena parte de la población de zorros grises en Chile y principalmente en Argentina ya se encuentran en Parques Nacionales y otras regiones protegidas, en las que su caza está prohibida y su población no interfiere en las actividades económicas y de subsistencia de la población local.

Bibliografía
  • González del Solar, R. y J. Rau. (2004). Chilla. Pseudalopex griseus. En C. Sillero-Zubiri, M. Hoffman y D. Macdonald (eds.) Canids: Foxes, Wolves, Jackals and Dogs. Gland, Suiza, IUCN/SSC Canid Specialist Group. Pp. 56-63.
  • Jiménez, J.E., Lucherini, M. & Novaro, A.J. (2008). Lycalopex griseus. Lista Roja de especies amenazadas de la UICN.
  • Johnson, W. y W. L. Franklin. (1994). Conservation implications of South American grey fox (Dusicyon griseus) socioecology in the Patagonia of southern Chile. Vida Silvestre Neotropical 3(1):16--23.
  • Novaro, A. J., M. C. Funes y J. E. Jiménez. (2004). Patagonian foxes: Selection for introduced prey and conservation of culpeo and chilla zorros in Patagonia. En D. W. MacDonald y C. Sillero (eds.) The Biology and Conservation of Wild Canids. Oxford, UK, Oxford University Press. Pp. 243-254.
  • Zunino, G.E., Vaccaro, O.B., Canevari, M. and Gardner, A.L. (1995). Taxonomy of the genus Lycalopex (Carnivora: Canidae) in Argentina. Proceedings of the Biological Society of Washington 108: 729-747

Fotos de Zorro gris

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Zorro gris

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Zorro gris

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
1 comentario
Juan
que bonito
Zorro gris
1 de 6
Zorro gris

Volver arriba