Compartir
Compartir en:

Cuidados de una boa constrictor

Cuidados de una boa constrictor

La boa constrictor es una especie de serpiente que puede alcanzar un tamaño y peso considerables. Pertenece a la familia Boidae y se halla en centroamérica, sudamérica y el caribe, aunque su supervivencia se encuentra amenazada, principalmente por la desforestación de su hábitat y el comercio ilegal.

En este artículo de ExpertoAnimal detallaremos contigo cuáles son los cuidados de una boa constrictor, así como otros detalles y las dudas más frecuentes. Sigue leyendo y descubre qué debes tener en cuenta antes de traer a una boa constrictor a tu hogar:

También te puede interesar: Cuidados del goldfish

Detalles previos a considerar

Para cuidar correctamente a una boa constrictor, será importante tener en cuenta previamente la subespecie concreta a la que pertenece, de esta forma, sabremos cuál es el tamaño máximo que puede llegar a alcanzar, el ritmo de crecimiento que suele experimentar y otros detalles acerca de su naturaleza que debamos conocer.

De forma general, sabemos que las boas pasan de medir aproximadamente 30 centímetros (en el momento de su nacimiento) a un tamaño mucho mayor, de entre uno y cuatro metros de longitud en su etapa adulta. No obstante se tiene constancia de un ejemplar que alcanzó los 5,50 metros, en el Zoo de San Diego, California.

Las boas constrictor son animales solitarios y crepusculares, es decir, se trata de serpientes que realizan sus actividades durante la noche. También son semi-arborícolas, ya que pasan gran parte del día reposando en las ramas de los árboles, lugar que utilizan también para realizar emboscadas a sus presas. Así mismo, la boa constrictor también agradece desplazarse por el suelo o el agua.

Finalmente debemos resaltar que estos animales son especialmente longevos, pudiendo llegar a los 20 o 40 años de vida en cautiverio.

El terrario de la boa constrictor

Para elegir un buen terrario, debemos buscar uno que sea más alto que ancho, de esta forma podremos añadir una rama y un refugio que permita que nuestra serpiente trepe y se esconda como lo haría en estado silvestre. Si no encuentras un terrario apropiado puedes utilizar también un acuario.

El tamaño del terrario variará según la edad de la boa constrictor:

  • Crías: cuando la boa constrictor es aún una cría podemos utilizar prácticamente cualquier tipo de terrario u acuario. Se adaptará a vivir sin problemas en uno de 60 x 50 x 30 cm, pero siempre podemos hacernos con uno de tamaño mayor, de esta forma no tendremos que reemplazarlo cuando crezca.
  • Jóvenes: durante esta etapa (hasta que alcanzan 1 o 2 metros de longitud) podemos ubicar la boa en un terrario de unos 150 x 90 x 70 cm aproximadamente.
  • Adultas: las boas adultas deberían disponer de un terrario de 300 x 100 x 70 cm como mínimo. Recuerda que, cuanto mayor sea el tamaño, mayor será su calidad de vida.

Aclimatación del terrario

Para que la boa se sienta cómoda en su nuevo terrario debemos aclimatarla acorde a sus necesidades, principalmente hablaremos de la temperatura y de la humedad, dos factores imprescindibles para su supervivencia. Es muy recomendable utilizar un dispositivo Thermo-Hygrometer, que nos permitirá saber en cualquier momento el nivel de estos dos factores.

La temperatura del terrario debe situarse entre los 24ºC y 26ºC y es sumamente importante que no baje de los 22ºC. Para alcanzar esta temperatura podemos utilizar un spot de calor, pero también existen todo tipo de dispositivos como las placas térmicas, los paneles o las lámparas de cerámica. Todo ello lo encontrarás en tiendas especializadas o en la red. Consulta con el profesional siempre que te sea posible la utilización de las distintas herramientas ya que, por ejemplo, el spot de calor puede producir quemaduras y debe aislarse con el uso de una malla.

La humedad del terrario es un factor muy importante y debe rondar sobre el 50% y el 60%, no obstante, en las épocas de muda será necesario que la humedad se eleve hasta el 70% o el 75%, al igual que en el caso de tener una cría, entonces el nivel de humedad debe ser más elevado. El uso de sustratos de calidad nos ayudarán a mantener la humedad correcta.

Recuerda que es muy importante que tu serpiente se encuentre dentro de estos parámetros. Las temperaturas inapropiadas pueden ocasionar problemas de salud como la regurgitación y hasta la muerte.

Elementos del terrario

Una vez el terrario esté aclimatado, podemos añadir los distintos elementos del terrario de la boa constrictor. Hablamos del sustrato, del escondite y de otros accesorios que van a enriquecer su día a día.

Empezaremos buscando el sustrato que cubrirá la base del terrario o de la pecera. Aunque en el mercado podemos encontrar diversos tipos, el más recomendable es el de cáñamo. Otras opciones son la fibra de coco, el álamo e incluso el papel de periódico. Nunca utilizaremos cedro ya que es muy perjudicial.

Siguiendo con los cuidados de la boa constrictor, va a ser indispensable hacernos con un nido, refugio o escondite para que pueda refugiarse durante el día. Siempre es recomendable utilizar dos: uno en la zona caliente y otro en la zona fría. Podemos utilizar una rama gruesa que tenga un hueco, una cueva artificial e incluso una caja de cartón. La boa adulta puede romper con facilidad algunas estructuras, así que debemos fijar el refugio adecuadamente.

También será interesante añadir una o dos ramas altas y gruesas para que la boa pueda trepar y reposar cuando lo desee. Como hemos mencionado anteriromente, se trata de serpientes semi-arborícolas, por lo que es uno de los elementos que no puede faltar en su terrario. Así mismo, la instalación de una pequeña charca de agua será muy beneficiosa para nuestra serpiente, que se sumerjerá con regularidad.

Limpieza

Es muy importante seguir una rutina de limpieza del terrario de la boa constrictor, especialmente cuando ofrecemos animales vivos como alimento, de no ser así, el terrario puede empezar a acumular hongos y parásitos.

Retira las zonas sucias cada vez que la serpiente orine o defeque y cambia por completo el sustrato una vez al mes. Así mismo, limpia el terrario por completo y seca bien la zona. Puedes utilizar cloro diluido con agua, siguiendo la proporción de 10% de cloro y 90% de agua. Para limpiar el vidrio puedes utilizar un limpiador con base de alcohol.

Alimentación de la boa constrictor

Nuestra serpiente debe tener siempre a su disposición agua fresca y abundante. Además, si dispone de un recipiente suficientemente grande como para bañarse, mucho mejor. Eso sí, utiliza agua embotellada, puesto que estará libre de cal y de bacterias.

La alimentación de la boa constrictor en cautividad se basa en pequeños roedores o lagomorfos. Podemos utilizar ratones, cobayas, ratas o conejos. Generalmente es suficiente con un roedor a la semana, pero recuerda, se debe buscar el tamaño apropiado de la presa en relación al tamaño de la serpiente. Por ejemplo, una cría de serpiente deberá recibir roedores recién nacidos, mientras que una adulta recibirá ejemplares adultos. El momento ideal para ofrecérselo es al anochecer.

Es importante resaltar que no debemos dejar la presa con la serpiente sin supervisión ya que si ésta no tuviera hambre, probablemente podría ser atacada por el roedor. Si esta opción no es de tu agrado, siempre puedes ofrecerle animales congelados y calentados al microondas.

En un principio la serpiente no debería regurgitar el alimento, pero si lo hiciese puede deberse a que la presa era demasiado grande o a que ha sido manipulada. Una vez ha comido debemos dejarla reposar y no molestarla.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de una boa constrictor, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Consejos
  • Si observas a tu boa constrictor enferma acude cuanto antes al veterinario.
  • Ten precaución al manipularla y ayúdate siempre de otra persona.
  • No dejes la boa constrictor al alcance de niños pequeños o animales de compañía.
Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cuidados de una boa constrictor

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de una boa constrictor
1 de 7
Cuidados de una boa constrictor