Compartir

Pastor belga laekenois

 
Pastor belga laekenois

El pastor belga laekenois es, con diferencia, la variedad menos conocida y popular de entre los cuatros perros pastores belgas. Las características físicas de esta raza no se asemejan a las de sus parientes más próximos, aunque en sus genes sí se encuentran muchas similitudes. Si estás pensando adoptar un cachorro pastor belga laekenois será fundamental que te informes apropiadamente para saber el entrenamiento que necesita, los cuidados o los problemas de salud más frecuentes de la raza.

A continuación, en esta ficha de raza de ExpertoAnimal, te explicaremos todo sobre el pastor belga laekenois, la raza más antigua de origen belga. ¡Descubre su historia y mucho más a continuación!

Origen
  • Europa
  • Bélgica
Clasificación FCI
  • Grupo I
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Recomendaciones
  • Arnés
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del pastor belga laekenois

En la Bélgica del siglo XIX existían un gran número de perros pastores, los cuales poseían pelajes totalmente distintos entre sí. Los canófilos de la época, con la intención de organizar y clasificar las razas, decidieron constituir un grupo liderado por A. Reul, miembro de la escuela de Medicina Veterinaria de Cureghem, que es considerado el fundador de la raza.

El 29 de septiembre de 1891 se crea el "Club del Perro de Pastor Belga" formado a partir de 117 perros, los cuales son censados y estudiados. Aunque el primer estándar se redactó en 1892, no es hasta el 1897 que se considera que la raza está totalmente estandarizada. Se habló de una sola raza, con tres pelajes distintos. Cabe destacar que los primeros perros de esta raza fueron cruzados con familiares excesivamente próximos.

El pastor belga era considerado un perro de personas humildes y por ello no fue hasta 1901 que se registró en el Libro de los Orígenes de la Sociedad Real SaintHubert. Durante los siguientes años los aficionados dedicaron tiempo y esfuerzo en unificar el estándar de la raza, corrigiendo los defectos de cada nueva generación. Finalmente, en 1910 se registra el estándar físico y temperamental del pastor belga que conocemos actualmente.

El pastor belga laekenois es originario de Antwerp y recibe su nombre gracias a la princesa Henrieta Maria Charlotte de Bélgica, que utilizó su residencia, el castillo de Laeken, para nombrar a su raza favorita. Al margen de su papel como perro de pastoreo, esta raza también se empleó para vigilar el lino que se dejaba secar en los campos, pero también fue un excelente perro mensajero en la primera y la segunda guerra mundial.

A diferencia de sus hermanos, pastor belga malinois, pastor belga tervueren y pastor belga groenendael, esta es la variedad menos popular y conocida de todeos los perros pastores belgas. No obstante, es la variedad más antigua.

Características físicas del pastor belga laekenois

Hasta el año 1900 las cuatro variedades se cruzaban entre sí, debido a los tres genes que se expresan:

  • Manto corto / Manto largo
  • Pelaje suave / Pelaje de tipo alambre
  • Color amarillo / Color negro

Actualmente podemos observar que algunos cachorros del tipo laekenois dan a luz cachorros de pelo corto o de color oscuro. Estos pequeños se pueden registrar como perros belga malinois y se consideran igualmente de raza. Por ello, la raza está clasificada cmo "mixta" por American Kennel Club y la FCI.

El lakenois comparte las mismas características físicas que poseen los otros pastores belgas, simplemente se diferencia por su pelaje duro y rizado, único entre las cuatro variedades.

Se trata de un perro de tamaño medio, igual de alto que largo, musculoso pero ligero y ágil. Se le considera elegante y poderoso. Muestra una cabeza alargada y fina, de frente aplanada y con dos orejas pequeñas y triangulares, posicionadas en la parte superior de la cabeza y terminadas en punta.

Los ojos del pastor belga laekenois poseen una forma almendrada, sin ser prominentes o hundidos, y de color pardo. Muestra una mirada alerta e inteligente. El stop de la cara es moderado y los dientes cierran en forma de tijera.

El pelaje del pastor belga Laekenois es duro, áspero, seco y de tipo "alambre". Puede alcanzar los 6 cm en el cuerpo, aunque en la cabeza, frente y extremidades es más corto. También se muestra ligeramente en el hocico. El color del pelaje es rojo y carbonado, este último generalmente se muestra en hocico y cola. La cola debe superar el corvejón y debe estar cubierta de pelo por completo, sin formar un copete.

Las medidas de la raza son:

  • Machos: 62 cm de altura a la cruz y entre 25 y 30 kg.
  • Hembras: 58 cm de altura a la cruz y entre 20 y 25 kg.

Se acepta que cualquiera de las variedades pueda medir 2 cm de menos o 4 cm de más. También se estima que la longitud del cuerpo (midiendo desde la punta del hombro hasta el final del glúteo) mida 62 cm, la longitud de la cabeza se sitúe sobre los 25 cm y la del hocico mida entre 12,5 y 13 cm.

Carácter del pastor belga laekenois

La FCI define el carácter del pastor belga como "vigilante, activo y de gran vitalidad". Se trata de un perro muy inteligente y con aptitudes innatas para el pastoreo y la guardia de rebaños. Se trata de una raza dinámica, enérgica y muy trabajadora.

Hablamos de un perro muy leal y con instintos fuertes y desarrollados, lo que supone que va a necesitar un adiestramiento especial, así como una serie de cuidados específicos para la raza. El propietario que desee adoptar un pastor belga, independientemente de la variedad elegida, debe ser consciente de que se trata de un perro con una inteligencia superior a la media y con unas necesidades físicas también concretas.

Es aconsejable que los propietarios poco experimentados trabajen con la ayuda de un educador canino el adiestramiento desde que el perro es un cachorro, de esta forma podremos sacar todo el potencial de la raza.

Cuidados del pastor belga laekenois

Se trata de una raza que pierde poco pelo, por lo que no será necesario cepillarlo diariamente, no obstante, puede ser interesante realizar uno o dos cepillados a la semana. De esta forma retiraremos el pelo muerto y la suciedad, dejando el manto brillante y sano, con pocas probabilidades de enredarse. El baño deberá realizarse cada dos o tres meses y por sus características concretas, puede ser interesante acudir a un peluquero canino que ayude a suavizar el pelaje.

El pastor belga laekenois puede adaptarse sin problema a la vida en un apartamento, aún así será imprescindible ofrecerle un mínimo de 3 paseos diarios, en los que se incluya algo de ejercicio o estimulación física. También estimularemos su mente utilizando juegos de inteligencia, juguetes expendedores de comida o practicando obediencia básica y avanzada.

Existen varias formas de ejercitar a este perro. Aunque podemos apostar por el clásico juego de pelota, lo mejor es decantarnos por deportes que combinen la estimulación física con la mental, como el Agility, el DogDancing o las habilidades caninas.

La alimentación de este perro debe estar en consonancia con su nivel de actividad física y sus necesidades concretas.

Educación del pastor belga laekenois

La educación del pastor belga empieza cuando el perro se ha separado a una edad óptima de su progenitora, alrededor de los 3 meses de vida, cuando debemos empezar a enseñarle a orinar en la calle. También es el momento de seguir socilizándolo con otros perros, personas, entornos y otros animales, para evitar los miedos o las conductas agresivas en su etapa adulta.

A partir de entonces podemos enseñar al pequeño las órdenes de obediencia básicas, siempre a modo de juego, aunque es su etapa de juventud cuando debemos hacer más hincapié en esta parte del adiestramiento, fundamental para su seguridad y convivencia. Le enseñaremos a sentarse, a tumbarse, a quedarse quieto, a venir aquí y, en definitiva, cualquier órden útil. Más adelante podremos seguir adiestrando al can, al tiempo que le iniciamos en otras actividades, como las que hemos mencionado en el punto anterior.

Los problemas de conducta más frecuentes de la raza son la agresividad y la destructividad, conductas que surgen ante el castigo (adiestramiento tradicional, riñas excesivas, etc.), la soledad, la reclusión en espacios apartados, la falta de ejercicio físico y la estimulación mental.

Salud del pastor belga laekenois

El pastor belga laekenois es susceptible a sufrir ciertos problemas de salud, como ocurre con todos los perros de raza. A continuación te explicamos las enfermedades más frecuentes de la raza:

Para prevenir y detectar los problemas de salud del pastor belga laekenois será fundamental acudir al veterinario cada 6 - 12 meses, seguir el calendario de vacunación y la desparasitación interna y externa del perro.

Fotos de Pastor belga laekenois

Vídeos de Pastor belga laekenois

1 de 2
Vídeos de Pastor belga laekenois
Artículos relacionados

Sube la foto de tu Pastor belga laekenois

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Pastor belga laekenois

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Pastor belga laekenois
1 de 5
Pastor belga laekenois

Volver arriba