menu
Compartir

Puli húngaro o pulik

 
Por Equipo Editorial de ExpertoAnimal. 18 diciembre 2023
Puli húngaro o pulik

El puli húngaro, también llamado pulik y hungarian puli en inglés, es una raza de perros de talla mediana originaria de Hungría. Destaca principalmente por el curioso aspecto de su pelaje que, al estar conformado por numerosos mechones acordonados, da la impresión de que el cuerpo está cubierto de "rastas". A pesar de no ser muy conocido en la actualidad, el puli húngaro muestra un temperamento amigable, enérgico y predispuesto al entrenamiento, por lo que puede convertirse en un excelente compañero de personas de todas las edades, inclusive de familias con niños.

Si estás buscando un mejor amigo compatible con tu personalidad y estilo de vida, o si sencillamente te interesa profundizar en el extenso universo de las razas caninas, te invitamos a seguir leyendo esta ficha de ExpertoAnimal, donde hablamos más sobre la historia, el comportamiento y los cuidados esenciales del puli húngaro. ¿Empezamos?

Origen
  • Europa
  • Hungría
Clasificación FCI
  • Grupo I
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Recomendaciones
  • Arnés
Clima recomendado
Tipo de pelo
Nivel de adiestramiento

Origen del puli húngaro

Se trata de una raza de perros húngaros con raíces asiáticas, cuyos orígenes se remontan a los antiguos magyares o magiares, uno de los muchos pueblos hunos nómadas que se dedicaban principalmente a la cría del ganado. Los ancestros del puli húngaro habrían llegado al actual territorio de Hungría desde la cuenca de los Cárpatos, probablemente durante el siglo IX. En aquella época y durante muchas décadas, estos perros fueron entrenados principalmente para pastorear y proteger al ganado (de ovejas, sobre todo), pero se estima que también llegaron a desempeñarse como cobradores de aves acuáticas y guardianes de granjas, aunque con menos frecuencia.

Hasta hoy, no ha sido posible determinar con exactitud los orígenes de los ancestros que el puli comparte con la mayoría de los perros originados en Hungría. Según el interesante revelamiento del Kennel Club Argentino, esta raza estaría emparentada con unos antiquísimos perros tibetanos, y muchos libros apuntan a que perros de aspecto muy similar al puli moderno ya eran registrados en antiguas comunidades de India, del oeste de China y del Tíbet. Así mismo, hay una amplia concordancia respecto a que su introducción en la extensa región de los Cárpatos ha ocurrido de la mano de los magiares, quienes también habrían traído consigo al vizsla o braco húngaro, que llegaría a convertirse en la raza nacional de Hungría.

Se cuenta también que los magyares solían ser muy dedicados y estrictos con el mantenimiento de las calidades físicas y comportamentales de los diferentes tipos de perros que criaban. Muy probablemente, ello se debe al hecho de que estos perros resguardaban algunos de sus recursos más valiosos y desempeñaban un rol clave en la supervivencia de su pueblo. Entonces, es bastante lógico que se hayan esforzado para obtener ejemplares sumamente sanos y con instintos de guarda, protección y pastoreo muy aguzados, evitando cruces con otros tipos de perros que no tuvieran las mismas aptitudes.

A lo largo de los siglos, los antepasados de los perros pulik han sido testigos de muchos hechos históricos y batallas en los Cárpatos, logrando sobrevivir a la invasión turca y la ocupación austríaca. Gracias a su resistencia, cuando la región finalmente vivía una época de relativa paz en los años 1800, se empezaron a desarrollar los rasgos típicos del puli húngaro que conocemos en la actualidad. Rápidamente, la raza se convirtió en una de las favoritas de los pastores nómadas, pero permanecía allí aislada, casi como un secreto guardado a siete llaves, hasta la década de 1930. Ello explica por qué el puli ha tardado mucho tiempo en ganar cierto reconocimiento fuera de su tierra natal, y también es la principal razón por la que no se han producido cruces con otras razas.

No obstante, aquella época de paz terminaría cuando la Segunda Guerra Mundial asolara a toda Europa, dejando un profundo rastro de destrucción también en el territorio húngaro. En aquel entonces, la población de perros pulik se redujo a tal punto de estar casi al borde de la desaparición. Fueron necesarios muchos años de esfuerzo por parte de los criadores especializados para que el número de ejemplares de la raza volviera a ascender, pero, aún hoy, el puli húngaro sigue siendo una de las razas de perros menos comunes en todo el mundo.

Así mismo, cabe destacar que la raza está reconocida por la mayoría de las federaciones caninas internacionales, inclusive por la FCI que la incluye en la sección 1 del grupo 1, donde encontramos a los perros de pastor sin prueba de trabajo.

Características del puli húngaro

Hablamos de un perro de talla pequeña a mediana, con una constitución cuadrada y fina, pero de estructura fuerte. A simple vista, debido a su abundante pelaje, el puli húngaro suele parecer mucho más robusto de lo que en realidad es, ya que su cuerpo es bastante magro, aunque la musculatura está bien desarrollada. La longitud del cuerpo es prácticamente igual a la altura a la cruz, la cual varía de 39 cm a 45 cm en los machos, y de 36 cm a 42 cm en las hembras. El peso corporal saludable se ubica entre 10 kg y 13 kg para las hembras, mientras que los machos pesan entre 13 y 15 kg.

También debido a su pelaje acordonado, que es notablemente profuso en la región del cráneo, la cabeza del puli parece redonda y sus ojos casi están cubiertos de pelo por completo. El hocico no es puntiagudo, con un stop muy poco desarrollado, y culminando en una trufa pequeña de color negro. También en la región facial, los perros pulik destacan por tener unos ojos de tamaño mediano y color marrón, que están medianamente separados entre sí y colocados de forma ligeramente oblicua. Sus orejas tienen forma de “V”, con base ancha y puntas redondeadas, son de inserción medianamente alta y colgantes.

La cola del puli húngaro está completamente cubierta por un pelaje tupido y destaca una inserción de alto medio con un porte plano sobre la grupa.

¿Cómo es el puli húngaro cachorro?

Un dato interesante es que los cachorros de puli húngaro aún no exhiben las características rastas, sino un pelaje mayormente ondulado o rizado. Los cordones van se formando a medida que el perro crece y su pelaje va creciendo. Este proceso puede llevar hasta tres años en completarse.

Colores del puli húngaro

El manto es la característica del puli húngaro más destacada, estando conformado por largos mechones de pelo que van formando cordones, los cuales, en los perros adultos, se asemejan bastante a las rastas. Su aspecto es casi idéntico al del perro Komondor, que también es originario de Hungría, pero destaca por su gigantesca talla.

El pelaje del puli consta de una capa interna de pelo fino y una capa externa de pelo mucho más grueso y áspero. Es la conexión entre esas dos capas, que depende de la adecuada proporción entre los dos tipos de pelo y la cual está determinada genéticamente, que genera los particulares cordones o borlas en el hermoso manto del puli húngaro. Estos cordones son más largos en la región del lomo, grupa y la parte posterior del muslo del perro (de 20 cm a 30 cm), y significativamente más cortos en la cabeza y las extremidades (de 10 cm a 12 cm).

Según el estándar de la FCI, los colores del puli considerados aceptables son:

  • Negro sólido o con algún sombreado óxido o gris.
  • Leonado con máscara negra bien visible.
  • Gris en todas sus tonalidades.
  • Blanco perla sin nada de oro rojizo (rubio).

El estándar de la raza también admite cualquier mancha blanca con hasta 3 cm de diámetro en el antepecho, así como la coloración blanca entre los dedos. Sin embargo, no olvidemos que la presencia de otros colores o patrones en el pelaje de un perro no determinan su belleza ni mucho menos su personalidad y comportamiento. Por ende, si has adoptado a un puli que no cumple con todas las reglas para considerarse puro, igualmente podrás tener un compañero con notables habilidades.

Carácter del puli húngaro

Es un perro lleno de energía y muy predispuesto al entrenamiento, cuyo desarrollo de las habilidades físicas, cognitivas y sensoriales ha estado históricamente relacionado con varias funciones, pero principalmente con la guarda y el pastoreo. Por ello, el puli húngaro necesita hacer bastante ejercicio todos los días para mantener un comportamiento estable y prevenir el desarrollo de conductas destructivas y síntomas de estrés. Además, su estructura corporal es muy propicia a la práctica de deportes caninos como el Agility.

En condiciones saludables, los perros pulik son muy confiables y cariñosos con su núcleo familiar, revelándose particularmente protectores con los niños, con quienes también estarán encantados de jugar. Todo ello los convierte en excelentes perros de compañía para las familias, pero recordemos la importancia de una socialización temprana para fomentar una convivencia pacífica con una mayor diversidad de individuos, estímulos y entornos.

Los comportamientos excesivamente tímidos o temerosos no son típicos de esta raza canina, aunque pueden mostrarse más reservados con los extraños. Por ende, es necesario poner atención a las conductas asociadas a la inseguridad y al miedo excesivo, ya que suelen indicar problemas en la socialización y/o una exposición sistemática a regaños, castigos físicos o la violencia en cualquiera de sus expresiones.

Cuidados del puli húngaro

Para llevar una vida saludable, activa y feliz, los perros pulik necesitan recibir los siguientes cuidados básicos:

  • Alimentación completa y equilibrada: independientemente del tipo de dieta que decidas ofrecer a tu perro, es indispensable que esta supla completamente los requerimientos nutricionales de cada etapa de su vida.
  • Actividad física: como dijimos, el puli es un perro muy enérgico que disfruta llevando una vida activa y cuyo comportamiento puede verse fácilmente afectado por el sedentarismo. Hacer al menos tres paseos diarios es lo más básico para una buena rutina de ejercicios, pero también te recomendamos evaluar los beneficios de iniciar a tu perro en un deporte canino y aprovechar la gran predisposición al aprendizaje del puli para invertir en su adiestramiento desde una temprana edad.
  • Estimulación mental: un perro que vive en un ambiente empobrecido es mucho más propenso a desarrollar síntomas de estrés y problemas de comportamiento asociados a la destructividad, la ansiedad por separación y también la agresividad. Para prevenir todo esto, aconsejamos fuertemente que inviertas en el enriquecimiento ambiental para tu puli y también que le presentes juegos de inteligencia con regularidad.
  • Cuidados del pelaje: el particular manto acordonado de los perros puli requiere de un mantenimiento bastante sencillo. En los perros adultos, el pelaje no necesita ser cepillado, pero los tutores deben poner atención después de cada paseo o actividades al aire libre para quitar cualquier suciedad o residuos que puedan adherirse a los pelos. Los individuos jóvenes o adolescentes, cuyo manto está en pleno desarrollo y los cordones empiezan a formarse, necesitan más cuidados para evitar que los pelos se enreden y acumulen impurezas. A su vez, los baños pueden ser dados ocasionalmente, y preferiblemente solo en las épocas cálidas, ya que la lanilla interna puede tardar mucho tiempo en secarse en los días fríos o húmedos, propiciando el acúmulo de humedad en el pelaje, el mal olor y la proliferación de agentes patógenos.
  • Higiene bucodental: la acumulación de residuos alimentarios en los dientes y encías conlleva al desarrollo de problemas dentales muy comunes en los perros, que van desde el sarro hasta enfermedades más complejas, como la gingivitis y la periodontitis. Para prevenirlos, es muy importante que cepilles regularmente los dientes de tu peludo, usando siempre productos aptos para perros. Además, puedes considerar ofrecer una alimentación BARF o cruda a tu puli (siempre bajo supervisión veterinaria), ya que uno de sus muchos beneficios consiste en facilitar la higiene bucodental, previniendo la formación de placas bacterias.

Por último, pero no menos importante, apuesta por la medicina preventiva para preservar la buena salud de tu peludo, poniendo especial atención a las vacunas previstas en el calendario para perros, las desparasitaciones periódicas contra parásitos internos y externos, así como las visitas anuales al veterinario para verificar su estado de salud.

Educación del puli húngaro

Complementando los cuidados básicos del puli húngaro, será clave que tomes muy en serio la educación de tu perro desde su llegada al hogar, y preferiblemente a partir de sus primeros meses de vida (aunque la misma regla es válida en caso de que adoptes a un perro adulto). Para ayudarte, en ExpertoAnimal te explicamos "Cómo empezar a educar a un cachorro" y compartimos algunos consejos para "Educar perros adultos adoptados".

En este mismo período, y preferiblemente antes de su tercer o cuarto mes de vida, es importante que empieces a socializar a tu cachorro de pulí húngaro para fomentar la asimilación de un mayor número de recursos para gestionar sus propias emociones y una mayor diversidad de especies amigas. Por seguridad, no se recomienda sacar a la calle a los cachorros sin vacunas, pero puedes iniciar su socialización presentándolo a otros perros y animales que sepas que están saludables, vacunados y desparasitados, ya sea en tu casa o en un entorno seguro, así como a personas que no pertenecen a su núcleo familiar. Y cuando tu pequeño compañero haya completado el primer ciclo de vacunas, podrás empezar a pasearlo por la calle, parques, plazas y otros sitios al aire libre, para darle la oportunidad de seguir interactuando con una mayor variedad de individuos, entornos y estímulos.

Esta será la oportunidad perfecta para enseñar a tu cachorro a hacer sus deposiciones en la calle y comenzar a presentarle algunas órdenes básicas de obediencia para estimular su inteligencia y fomentar un comportamiento más confiable dentro y fuera del hogar. Si te gustaría adiestrar a tu perro en casa (y recomendamos que lo hagas), recuerda empezar por las órdenes más sencillas y trabajarlas siempre una a una hasta que tu peludo sea capaz de reproducirlas de una manera fluida, en sesiones de adiestramiento cortas de 10 a 15 minutos. Verás que el puli es un perro muy fácil de adiestrar, tanto por su inteligencia como por la predisposición al aprendizaje, y si aplicas correctamente el refuerzo positivo, podrás enseñarle una gran variedad de trucos y tareas en un corto periodo de tiempo.

Salud del puli húngaro

La dedicación de los magyares a la crianza de sus perros se ve reflejada en el puli moderno, que es sumamente resistente y suele tener muy buena salud a lo largo de su vida. De hecho, la raza registra una baja predisposición a la mayoría de las enfermedades hereditarias comunes en los perros, aunque algunos ejemplares pueden llegar a sufrir de displasia de cadera y ciertos problemas oculares, como la displasia de retina multifocal.

La esperanza de vida del puli húngaro está entre los 11 y 14 años, pudiendo alcanzar los 16 años en condiciones óptimas.

¿Dónde adoptar un puli húngaro?

En ExpertoAnimal no fomentamos la crianza de animales con fines comerciales, pues somos conscientes de que el abandono es una triste realidad que trae serias complicaciones para la salud pública y condena a miles de animales a sobrevivir en condiciones de extrema vulnerabilidad.

Por ello, si te gustaría tener un compañero con características físicas y comportamentales similares a las de un puli, recomendamos que entres en contacto con una protectora o refugio de animales ubicados próximos a tu domicilio para agendar una visita y conocer los perros disponibles para adopción. Allí tendrás grandes probabilidades de encontrar a un mejor amigo compatible con tu personalidad y estilo de vida que, además, será el compañero más agradecido que jamás conociste. Y si tienes dudas sobre el paso a paso del proceso adoptivo, puedes leer el siguiente artículo: “¿Cómo adoptar un perro?”.

Bibliografía
  • FCI – Federation Cynologique Internationale. Estándar Nº. 55 - Puli. Versión digital en español (pdf): https://www.fci.be/Nomenclature/Standards/055g01-es.pdf
  • Kennel Club Argentino. El Puli: 1000 años en los Cárpatos. Disponible para consulta en: https://www.kennelclubargentino.org.ar/puli-1000-anos-en-los-carpatos/
  • The Hungarian Puli Club of Great Britain. About Pulis: Health and Welfare. Disponible para consulta en: http://www.hungarianpuliclubofgb.co.uk/about-pulis/health-and-welfare/

Fotos de Puli húngaro o pulik

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Puli húngaro o pulik

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Puli húngaro o pulik
1 de 7
Puli húngaro o pulik

Volver arriba