Compartir

¿Se pueden bajar las orejas de un perro?

Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 3 febrero 2021
¿Se pueden bajar las orejas de un perro?

Ver fichas de Perros

No hay más que mirar a nuestro alrededor para observar los distintos tipos de orejas que pueden presentar los perros. Erguidas por completo, medio plegadas, caídas, largas, en forma de rosa, etc., al margen de la estética todas ellas cumplen una importante función para los perros. Por eso, cualquier manipulación que se pueda realizar en ellas va a resultar controvertida.

Si estás preguntándote cómo bajar las orejas de tu perro, en este artículo de ExpertoAnimal te explicamos por qué no hacerlo.

También te puede interesar: Limpiar orejas a un perro paso a paso

Funciones de las orejas de los perros

Los perros no pueden hablar, pero sí comunicarse con mucha eficacia. Para ello, utilizan sus distintas vocalizaciones, olores, gestos, posiciones y distintos movimientos de su cola o, el caso que nos ocupa, de sus orejas. Además, los perros tienen un oído muy desarrollado y son capaces de orientar su pabellón auditivo hacia el origen del sonido que perciben para captarlo con mayor eficiencia. Las orejas también ofrecen protección a los conductos auditivos, por ejemplo, evitando la entrada de cuerpos extraños.

Un perro privado de la movilidad natural de sus orejas sufrirá varios problemas, como una mala comunicación con sus congéneres. Por eso, en ningún caso se recomienda intervenir en las orejas para que modifiquen una posición que han adoptado de manera natural. Por supuesto, salvo que este cambio sea causa de algún problema de salud. Por ejemplo, un perro con un otohematoma va a llevar su oreja hacia abajo. En este caso sí hay que acudir al veterinario e intervenir.

Aunque algunos cuidadores buscan cómo bajar las orejas de su perro o, al contrario, cómo conseguir que queden erguidas, desde los postulados de una tenencia responsable no podemos estar de acuerdo con ninguna modificación sin justificación médica, independientemente de la raza a la que pertenezca el ejemplar.

¿Por qué bajar las orejas de un perro?

En general, las personas que preguntan cómo bajar las orejas de un perro lo hacen movidas por el deseo de que estas adopten la posición o la forma que se corresponde con la imagen ideal que se han fabricado de su perro por gusto personal o por pertenencia a una determinada raza cuyo estándar fija un tipo de oreja.

Por lo tanto, son motivaciones guiadas por una cuestión exclusivamente estética, por completo ajena al interés del perro. A este le da absolutamente igual cómo luzcan sus orejas. Por otra parte, ni la estética ni el gusto de cada quien son justificación médica suficiente como para intervenir a un perro. Y no hay ningún otro motivo.

Prácticas desaconsejadas para bajar las orejas del perro

A pesar de que no es conveniente manipular las orejas de un perro para alterar su forma natural, muchas son las personas que, debido al desconocimiento de su importancia, deciden buscar opciones para bajarlas, opciones totalmente desaconsejadas como estas:

Pegamento para las orejas del perro

Por desgracia, el bienestar del perro no es motivo suficiente como para inhibir a aquellos que se empeñan en buscar cómo bajar las orejas de su perro. Así, proliferan remedios caseros sin ningún fundamento y con mucho riesgo de provocar daños, además de los perjuicios que ya hemos señalado, como el dificultar la comunicación. Vendajes, masajes, suplementos, etc., se encuentran entre las aparentes soluciones.

Pero también hay algunos productos de fabricantes de prestigio que prometen bajar las orejas de los perros con facilidad y sin complicaciones. El pegamento para orejas caninas es uno de ellos. Se aplica rasurando las zonas a pegar y poniendo una pequeña cantidad con un bastoncillo. Se presiona durante unos segundos para fijar ambas partes y se deja la oreja así pegada incluso durante varios meses para que, tras este tiempo, esta quede en la posición que se desea. El propio fabricante solo lo recomienda para cachorros.

A pesar de que es una sustancia apta para la piel del perro, su uso no es tan sencillo ni inocuo como se presenta. El cachorro tenderá a rascarse para liberar sus orejas, provocando que se despeguen o incluso haciéndose heridas. Para evitarlo, recomiendan mantener al perrito con un collar isabelino puesto, al menos al principio. Por otra parte, no siempre es fácil de retirar y, en el intento, pueden llegar a producirse lesiones como heridas o irritaciones. Atendiendo a todos estos inconvenientes y, sobre todo, a que no hay ninguna justificación para hacer pasar a un cachorro por esta experiencia, desaconsejamos su uso.

Orejera autoadhesiva para perros

Otro de los productos comercializados para modificar la posición de las orejas es la orejera autoadhesiva para oreja canina. En este caso, su función es mantener las orejas erguidas en aquellos perros que no las acaban de subir del todo o no de la forma que desea su cuidador. Aunque prometen éxito y sencillez, lo cierto es que hay que mantener al perro controlado para que aguanten puestas. Por ejemplo, se recomienda impedir las interacciones con otros animales para evitar que se las puedan quitar. Negar el juego y la relación normal con otros perros y demás especies sin ninguna causa justificada llega a ser una tortura para un cachorro.

Cirugía

Por último, los veterinarios pueden realizar operaciones quirúrgicas para modificar las orejas del perro. Por supuesto, requieren anestesia y cuidados posoperatorios que el perro debe sufrir. Es una forma de ponerlo en riesgo, ya que en toda operación pueden surgir complicaciones, en este caso, insistimos, sin ninguna necesidad.

¿Es ético manipular las orejas del perro?

Rotundamente no. Aunque ha sido tradicional realizar cortes de orejas, igual que amputaciones de la cola, en algunas razas bajo diferentes pretextos, lo cierto es que no hay ninguna evidencia científica que justifique tal manipulación. Al contrario, no solo resulta perjudicial para el perro, si no que le supone una experiencia dolorosa e incluso traumática. Lesiones, molestias, incomodidad, dolor, medicaciones o riesgos anestésicos injustificables propician que sean cada vez más los veterinarios que se niegan a practicar este tipo de intervenciones al no considerarlas éticas. De hecho, el corte de las orejas y de la cola directamente se está prohibiendo cada vez en más países. Para más información, no dudes en consultar este otro artículo: "¿Por qué es malo cortar la cola y las orejas a los perros?".

Por otra parte, para todos aquellos con ánimo de ajustar a su perro a un estándar con el objetivo de criar y vender los cachorros, incluso podría ser constitutivo de fraude al intentar ocultar la verdadera anatomía del perro con afán de obtener beneficios. Por lo tanto, acepta a tu perro tal y como es porque así es único.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se pueden bajar las orejas de un perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de las orejas.

Bibliografía
  • Miguélez, Elices, Morán y López. (2007). Otoplastia correctiva en perros. Argos nº 93. pp. 40-42.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Catalina
me gusto su descripcion

gracias

¿Se pueden bajar las orejas de un perro?
¿Se pueden bajar las orejas de un perro?

Volver arriba