Compartir

Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 30 junio 2020
Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Conejos

Los ácaros son de los parásitos externos que pueden afectar a nuestro conejo casero y es relativamente frecuente que lo hagan. De hecho, es una de las consultas más habituales de los cuidadores en las clínicas veterinarias. Lesiones en la piel, en las orejas o picores son signos que deben alertarnos de la posible presencia de ácaros en conejos. Algunos de ellos son parte de la flora normal de su piel, pero cuando por algún motivo su población se dispara, aparecen los problemas que explicamos en este artículo de ExpertoAnimal.

Si sospechas que tu conejo puede tener ácaros, sigue leyendo para conocer los síntomas de ácaros en conejos más habituales y qué hacer.

Tipos de ácaros en conejos

Hay varias especies de ácaros que pueden afectar a los conejos, desarrollando alteraciones en la piel y en el pelo. Son más habituales en conejos con el sistema inmunitario inmaduro o debilitado por otras enfermedades, la edad, el estrés o unas malas condiciones de manejo. Destacan, principalmente, estos ácaros:

  • Cheyletiella parasitivorax: es de los ácaros que pueden llegar a afectar a las personas, aunque no completan su ciclo vital en ellas. Son de tamaño grande, lo que hace que puedan observarse directamente como escamas. Son bastante comunes en los conejos y es más habitual que se alojen en dorso y abdomen.
  • Demodex cuniculi: es poco frecuente. Los conejos debilitados por algún motivo son los que presentan mayor riesgo de infestación. A veces, también afectan a los oídos.
  • Leporacarus gibbus: suele aparecer en el lomo y la sintomatología que provoca es leve. De hecho, muchos conejos son portadores asintomáticos.
  • Notoedres cuniculi: comienza en hocico y orejas y puede extenderse por cabeza, extremidades y cola. Por lo demás, es similar a la más conocida sarna sarcóptica.
  • Sarcoptes scabiei cuniculi: la sarna es más frecuente en conejos silvestres, pero no puede descartarse en los domésticos. Normalmente, causa lesiones en la cabeza, las manos y los genitales. Los casos graves pueden afectar, además de a la piel, al estado general del conejo, provocando letargo, pérdida del apetito, adelgazamiento e incluso el fallecimiento.
  • Psoroptes cuniculi: es muy contagioso. Afecta a una o a ambas orejas originando una otitis. En ocasiones, se extiende a la cabeza, el cuello e incluso a otras zonas más alejadas como la cola. Puede apreciarse a simple vista. Otro ácaro de los oídos en conejos, aunque menos frecuente y más leve, es Chorioptes cuniculi.

Síntomas de ácaros en conejos

Los ácaros pueden afectar a la piel y al interior del conducto auditivo. Es bastante fácil que como cuidadores detectemos que hay un problema, ya que, aunque con diferencias, siempre vamos a encontrar daños en la piel fácilmente visibles. Así, los ácaros provocan en los conejos diferentes síntomas, en función de la especie presente. En general, podemos destacar los siguientes:

  • Picor de mayor o menor intensidad (no siempre)
  • Enrojecimiento
  • Irritación
  • Heridas
  • Exudado
  • Costras
  • Descamación de la piel o caspa
  • Pérdida de pelo
  • Engrosamiento de la piel
  • Piel grasienta

Estos síntomas también pueden apreciarse en los pabellones auditivos cuando los ácaros afectan al interior del oído. Además, es posible que el conejo se sacuda la cabeza y las orejas debido al dolor. Estas pueden presentarse caídas y la cabeza adoptar posturas anómalas. Incluso puede haber dificultades para la movilidad.

Por otro lado, dentro de los síntomas de ácaros en conejos no podemos olvidar que, en las orejas, aparece secreción, mal olor, inflamación y coloración marrón rojiza. Si las manos se ven afectadas, el crecimiento de las uñas se altera y acaba por impedir que el conejo se desplace con normalidad. Sacudirá las patas en un intento de aliviar el picor.

Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento - Síntomas de ácaros en conejos

¿Cómo eliminar ácaros en conejos? - Tratamiento

Para diagnosticar los ácaros tenemos que acudir al veterinario. Solo este profesional puede confirmar o descartar su presencia. Para ello, tomará muestras mediante raspado o cinta adhesiva y las observará al microscopio, buscando localizar y clasificar el tipo de ácaro presente o sus huevos. También puede examinarse el pelo.

Una vez diagnosticados, ¿cómo curar los ácaros en conejos? Los ácaros se combaten utilizando un antiparasitario específico para cada especie, de ahí la importancia de una correcta identificación. Será el veterinario quien nos recete el más adecuado para cada caso. Este puede administrarse en el interior de las orejas, si se localizan ahí los parásitos, sobre el cuello con una pipeta o inyectado directamente. También pueden prescribirse baños. Además, hay que desinfectar el ambiente y revisar a cualquier animal que conviva en la misma casa. No hay que perder de vista que algunas especies de ácaros no solo pueden contagiar a otros animales, sino que también afectan a las personas. Por este motivo es tan importante no dejarlos sin tratar, ya que, aunque observando las medidas higiénicas básicas no suele producirse la transmisión, es mejor prevenir, en especial si en el hogar conviven personas con el sistema inmunitario debilitado o inmaduro. La transmisión se produce sobre todo por contacto directo, aunque también es posible contraerlos a través del ambiente o de cualquier utensilio con el que hayan contactado los ácaros.

Por otra parte, las infestaciones de ácaros en los oídos que no se tratan pueden avanzar hacia su interior, llegando a perforar el tímpano y a causar problemas neurológicos. Estos animales están tan molestos que dejan de comer y acaban por fallecer. Las sarnas sarcóptica y notoédrica pueden formar costras en la cara que impiden la masticación. El conejo morirá. Como ves, la gravedad de algunas infestaciones es otro motivo para acudir pronto al veterinario.

Para evitar la presencia de ácaros pueden aplicarse pipetas mensualmente, siempre siguiendo la prescripción del veterinario, puesto que hay que tener cuidado con su aplicación. Si las ponemos en la zona baja del cuello el conejo podría acceder a ellas al autoacicalarse, provocándose una intoxicación. Por último, recuerda que solo se pueden utilizar los tratamientos pautados por el veterinario. Las pipetas o espraos para perros o gatos no son aptos para conejos. Podrían intoxicarse gravemente.

Consulta este otro artículo sobre Los mejores productos para desparasitar conejos para saber cómo prevenir los ácaros en estos animales.

Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento - ¿Cómo eliminar ácaros en conejos? - Tratamiento

¿Hay remedios caseros contra los ácaros en conejos?

Aunque encuentres información sobre la posibilidad de tratar a tu conejo con ácaros aplicando remedios caseros, lo cierto es que la eficacia solo la aseguran los fármacos prescritos por los profesionales de la veterinaria. Por ello, y en vista de la gravedad que las infestaciones no controladas adquieren, con riesgo para la vida del conejo, la recomendación solo puede ser acudir lo antes posible a la clínica veterinaria.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Bibliografía
  • Rejas, Juan. Dermatología Clínica Veterinaria.
  • Vázquez, Dacal y Panadero. (2006). Principales ectoparasitosis del conejo. Boletín de cunicultura nº 147. pp. 18-30.

Escribir comentario sobre Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento
1 de 3
Ácaros en conejos - Síntomas y tratamiento

Volver arriba