Compartir
Compartir en:

Cómo cuidar una cría de hámster

Cómo cuidar una cría de hámster

Ver fichas de Hámsteres

A partir de las tres semanas de edad las crías de hámster ya pueden ser destetadas para empezar a recibir alimento sólido. En algunos casos, por circunstancias de fuerza mayor, se pueden destetar incluso antes. Dependerá de cada caso.

En este artículo de ExpertoAnimal te explicamos cómo cuidar a una cría de hámster y también algunos consejos de cómo proceder si se intenta sacar adelante a crías que aún no han llegado a la edad del destete.

Todo lo que necesitas para lograr la supervivencia de estos pequeños roedores aquí, en ExpertoAnimal, sigue leyendo:

También te puede interesar: Cría del diamante de Gould

¿Cuándo separar a la progenitora de sus crías?

A partir de las tres semanas los pequeños hámsters pueden y deben ser separados de sus madres, a lo sumo se podría demorar una semana más, pues a partir de las cinco semanas de edad los hámsters son sexualmente maduros, aún cuando no hayan alcanzado su tamaño de adultos, y puede haber peleas a muerte además de camadas indeseadas.

La alimentación del pequeño hámster

Una cría de hámster de tres semanas ya puede alimentarse, en principio, de la misma manera que lo haría un adulto. No obstante hay que tener en cuenta que sus incisivos aún no son del tamaño que tendrán de adultos y mucho menos sus abazones (los mofletes con piel elástica donde guardan comida para transportarla). Por ello hemos de observar que si proporcionamos la típica mezcla de semillas que viene ya preparada, nuestra mascota puede rechazar los primeros días las que son de mayor tamaño. Al tratarse de un alimento seco, que no pudre o se estropea, siempre es mejor colocar comida por exceso que por defecto y dejar que el hámster la esconda en su despensa particular. Pero nosotros, por higiene, le colocaremos la comida siempre en el mismo lugar, y a ser posible en un pequeño recipiente.

El hámster puede mordisquear el recipiente de la comida, y algo peor, tragarse los fragmentos, con lo que podría morir. Por ello personalmente no me gustan mucho los comederos de plástico y prefiero usar algún pequeño recipiente de metal o de cerámica. No todos los hámsters muerden su "mobiliario", aunque alguno hay, y es mejor prevenir.

Los hámsters necesitan a lo largo de su vida complementar su alimentación a base de semillas con frutas y verduras frescas. Cuando el hámster aún no es adulto puede preferir estos alimentos a los más duros pero no debemos dejar que los vegetales frescos sean el grueso de su dieta porque pueden provocar diarreas.

Además los hámsters son omnívoros, en la naturaleza comen algunos insectos. Existen en el mercado mezclas completas para hámsters que añaden alguna pequeña croqueta de carne seca y nos evitan quebraderos de cabeza. Aunque lo habitual son las mezclas 100% vegetales, que suelen ser algo bajas en proteínas para lo que es el requerimiento nutricional de un hámster. La pequeña ración de sustancias de origen animal puede proporcionarse con una galletita de perro de vez en cuando, o con un poco de huevo cocido menudo.

La carne, tanto cruda como cocida, es motivo de controversia entre expertos. Algunos indican que incita al canibalismo con las crías, si bien en otros casos puede evitarlo. Los hámsters también se vuelven locos por el pescado. Descubre cómo evitar que mi hámster se coma a sus crías en ExpertoAnimal.

Algo muy importante con los alimentos frescos, en especial los de origen animal, es vigilar que el hámster no los esconda, pues pudren con facilidad y los hámsters son muy propensos a sufrir de infecciones intestinales por alimentos en mal estado. Estas infecciones, en los hámsters suelen ser mortales aún con tratamiento.

Entonces hemos de vigilar y retirar los restos de alimentos no secos que pueda haber escondido nuestro pequeño hámster. También deberemos extremar las precauciones y la higiene en el caso poco frecuente de que nuestro hámster decida colocar su despensa justo en la esquina que venía usando como letrina.

Además el hámster debe disponer de agua limpia y fresca en todo momento, aunque sea un animal que bebe poco. Lo más cómodo para evitar derrames y preocupaciones es utilizar un bebedero de tubo, que va dispensando el agua lentamente al contacto con la lengua del hamster. Se vigilará que el hamster no deje el tubo colocado de tal forma que no pueda dispensar el agua y que no se formen burbujas de aire que impidan el funcionamiento del bebedero.

Cuando un hámster estrena jaula, como es lógico, puede no encontrar la fuente de agua a la primera. Debemos acercarle el tubo del bebedero al hocico unas veces al día por si estuviera muy despistado y tuviera sed, al cabo de unos días ya no será necesario.

Cuidados del hámster joven

Además de comida y bebida, nuestro pequeño hámster necesitará material para construir una cama o refugio. Los materiales más seguros para este fin son el algodón hidrófilo de farmacia o el pelo de cabra que venden en algunos establecimientos especializados.

El hámster muerde y moldea el material hasta formar una cueva donde duerme y se refugia del frío. Pero una hámster muy joven seguramente no tenga ese instinto aún bien desarrollado y lo mejor es que nosotras, con nuestros dedos, creemos una especie de cueva con un agujero o un nido con el material elegido e intentemos que nuestro hámster duerma en él, o tapado por ese material.

Los hámsters deben estar a una temperatura comprendida entre 18 y 25 ºC, por debajo de 14 ºC pueden entrar en hibernación además de sufrir resfriados o neumonía. En el caso de las crías, la temperatura óptima ambiental es un factor aún más importante que en los adultos.

La jaula de un hámster ha de tener un lecho que se renovará cada ciertos días, dependiendo del tamaño de la jaula, que permetirá mantener el suelo seco. Los materiales a utilizar para este fin son diversos, desde heno hasta serrín, aunque lo más cómodo desde mi punto de vista es la arena para gatos, que además de absorbente es un poco desodorante. Eso sí, hemos de usar las versiones normales, no perfumadas. En el hipotético caso de querer desodorizar la jaula de un hámster deberá hacerse con productos adecuados para ello, pues los hámsters son animales muy sensibles y con múltiples alergias.

En el hogar de nuestro hámster debe haber una rueda de ejercicio, o algún juguete que lo supla. A la hora de comprar la rueda o la jaula que la lleve incorporada debemos pensar en el tamaño que tendrá el animal de adulto. Las mejores son las que se pueden quitar y poner y no llevan un eje central, aunque son de plástico y debemos vigilar que nuestro hámster no se la quiera comer. Las ruedas de ejercicio metálicas suelen ser demasiado pequeñas para los hámsters adultos que no sean de razas rusa, china o siberiana, y muchas de ellas incorporan un eje central que puede resultar incómodo al animal.

De todas formas, si podemos ofrecer a nuestro hámster largos paseos en libertad por nuestra casa (¡Cuidado si hay otras mascotas!) o con una esfera especial para que no se esconda bajo los muebles, el columpio o rueda de ejercicios podría llegar a ser prescindible. Hemos de tener en cuenta que no debemos sobrecargar la jaula del hámster, y que no hay jaula demasiado grande pero sí demasiado pequeña.

Si deseas más información acerca de la residencia de tu hámster no dudes en visitar cómo preparar la jaula de mi hámster paso a paso.

Sacar adelante a una cría muy pequeña

Las mamá hámster pueden abandonar a sus crías, incluso matarlas y devorarlas, por diversos motivos. Uno de ellos es porque nosotros manipulemos la jaula y estresemos a la madre. También puede ocurrir si la hembra sale de la jaula y al volver, por lo que sea, no reconoce a la camada.

Lo mejor es tener la jaula preparada de tal modo que en las tres semanas desde el nacimiento de las crías sólo debamos limpiar la esquina letrina y colocar alimento con mucho cuidado. No debemos tocar a las crías hasta que no sean autosuficientes porque nuestro olor podría causar el rechazo de la madre. Intentaremos no cambiar el nido para en ese tiempo para no estresar a la mamá. Además hemos de tener el cuenta que el nido o cama deberá ser mucho más grande de lo habitual, antes del parto la madre deberá disponer de bastante material para construirlo a su gusto.

Pero por mucho cuidado que uno ponga en el cuidado de una mamá hámster y su camada, a veces sucede lo peor y nos encontramos con que la madre mata a sus crías. En estos casos, si las crías ya han cumplido 12 días y ya tienen una capita de pelo similar al de un hámster adulto, no su primera pelusa, podemos intentar terminar de criar las crías de hámster a mano, como quien dice.

Es imprescindible que para logralo las crían tengan incisivos aunque sean muy pequeños y que puedan succionar alimentos.

Con las crías de hámster separadas prematuramente hemos de tener especial cuidado con que no cojan frío y devolverlas al nido cada poco, si es que no podemos asegurar una temperatura ambiental adecuada. Un consejo puede ser situar una esterilla eléctrica justo debajo de la jaula, separada por una toalla, de esta forma nos aseguramos que reciban el calor adecuado.

También estaremos pendientes de que beban, acercándoles el bebedero al hocico cada pocas horas. Si observas que no logran beber directamente te aconsejo que te hagas con una jeringa sin aguja y les ofrezcas gotitas poco a poco. Es fundamental mantenerlo hidratado. Pero lo diferente será la dieta, lo importante es que una cría de hámster destetada antes de tiempo pueda alimentarse y sobrevivir.

Los pequeños hámsters deberán tener siempre a mano semillas de pequeño calibre, para cuando comiencen a comer sólido. Podemos seleccionar los granos más menudos de las mezclas ya preparadas para hámster y mezclarlo con mezclas de semillas destinadas a pájaros. Pero los ejemplares muy jóvenes se alimentarán especialmente de alimentos blandos: pan empapado en leche (muy importante), algo de fruta y verdura y huevo duro picado o un poco de jamón cocido. Deberás tener muy claros también los alimentos prohibidos para el hámster.

A medida que puedan comer alimentos semi-sólidos, se irá retirando el pan mojado en leche, aunque no por completo. La leche se pudre con facilidad y lo mismo sucede con el huevo duro y el fiambre cocido. Atención pues a la higiene de la jaula.

El éxito con crías destetadas antes de tiempo no está garantizado y depende mucho del momento del destete y de la regularidad de los cuidados que ofrezcamos a los pequeños. Mi primer hámster fue destetado a los 17 días porque la madre se volvió agresiva y mató a uno de sus hermanos, y ya comía semillas pequeñas de su alimento compuesto, no fue difícil sacarla adelante y eso que yo era una niña.

Antes de hacer criar, busca un hogar a los bebés

Los hámsters son animales que pueden tener camadas de hasta 14 crías, aunque lo normal sean las camadas de cinco a siete bebés.

Si tenemos intención de hacer criar a nuestros hámsters, antes hemos de tener buscados buenos hogares para todos los que pudieran nacer. Es decir, habrá que buscar personas responsables que deseen tener uno o más hámsters y los vayan a cuidar bien, y explicarles que en función de cuántos nazcan y cuántos sobrevivan pudiera ser que no hubiera un pequeño hámster para ellos. Pero es mejor así que encontrarse luego con el problema de no tener buenos hogares para todos.

En el caso de que adoptemos una hembra de hámster y venga preñada ¡sorpresa! El tiempo para buscar familia humana responsable será menos, y el susto posiblemente sea antológico. Así fue cómo llegó mi primer hamster a mi vida, porque la hamster de una amiga había venido preñada y no podían hacerse cargo de todos. Y fue una experiencia maravillosa, tanto que he sido la orgullosa mamá y abuela humana de muchos hámsters a lo largo de muchos años.

Si te ha gustado este artículo y quieres saber muchas más cosas sobre los hámster no dudes en visitar otros artículos de ExpertoAnimal:

¡No dudes en comentar si tu también has vivido una situación parecida o quieres compartir fotografías de tu hásmter!

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar una cría de hámster, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo cuidar una cría de hámster

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo cuidar una cría de hámster
1 de 7
Cómo cuidar una cría de hámster