menu
Compartir

¿Cómo se comunican las hormigas?

 
Por Nick A. Romero H., Biólogo y educador ambiental. 15 enero 2021
¿Cómo se comunican las hormigas?

La comunicación es un proceso complejo que resulta fundamental para todas las especies animales del planeta, ya que de esta dependen muchos factores como la reproducción, la alimentación y la preservación de la vida ante posibles peligros.

Es así como en el mundo animal se han desarrollado complejas y diversas maneras para que los distintos grupos se comuniquen, por ejemplo, a través de sonidos, movimientos, colores particulares, contacto físico e incluso enviando señales químicas que llevan consigo alguna información determinada. En este artículo de ExpertoAnimal, queremos hablarte específicamente sobre cómo se comunican las hormigas, un diverso grupo de insectos sociales.

También te puede interesar: ¿Cómo se comunican las tortugas?

Algunas generalidades sobre las hormigas

Las hormigas son artrópodos que pertenecen a la clase Insecta, orden Hymenoptera y a la familia Formicidae. Habitan en una gran variedad de ecosistemas, con excepción de los acuáticos y zonas polares, estimándose que forman entre el 15-20 % de la biomasa animal terrestre.

En cuanto a su forma de alimentación, esta puede ser omnívora o herbívora, como explicamos en este otro artículo sobre ¿Qué comen las hormigas? Así, encontramos que muchas son depredadoras, acción que en conjunto desarrollan de manera muy eficiente, también pueden ser selectivas en cuanto a las plantas que consumen y adicionalmente pueden alimentarse de manera especializada de hongos que cultivan en sus nidos.

Se estima que hay más de 10.000 especies a nivel global, jugando un papel fundamental dentro de los ecosistemas, siendo controladores biológicos que participan en el ciclado de nutrientes y en el aireamiento de los suelos. Sin embargo, también pueden causar ciertos problemas cuando crecen descontroladamente en lugares de cultivos o espacios urbanos.

El complejo sistema social de las hormigas

Las hormigas desarrollan un complejo sistema de estructura, por lo que se han denominado insectos sociales por excelencia, incluso se les identifica como eusociales, que corresponde al nivel más alto de organización social, el cual comparten con distintos insectos y con otros pequeños grupos de animales.

El éxito social de las hormigas se debe a su cooperación y organización para la distribución del trabajo, siendo este un aspecto fundamental. Estos insectos se han especializado en las tareas que realizan dentro y fuera de la colonia, por lo que minimizan la posibilidad de cometer errores y optimizan el consumo de energía. Así, unas están especializadas en mantener y cuidar las larvas, otras en la construcción del nido, también están las que participan en el forrajeo (búsqueda y selección del alimento), las que protegen a la colonia, las reinas y los machos encargados principalmente del proceso reproductivo del grupo.

La comprensión de la estructura social de las hormigas debe realizarse desde dos puntos de vista: por un lado desde la mirada de individualidad, es decir, observando que la especialización para ejecutar actividades es un aspecto clave dentro del grupo, y por otro teniendo siempre presente que estos insectos funcionan a la vez como un todo organizado, formando una unidad.

Tipos de comunicación entre hormigas

Las hormigas poseen un complejo sistema de comunicación, lo que nos indica que esta se realiza a través de diferentes vías, que pueden ser físicas o químicas. Este complejo sistema de interacción social entre ellas, ocurre a pesar de su diminuto cerebro, el cual juega un rol importante y se conecta con las demás estructuras de comunicación. En general, el proceso de comunicación de las hormigas se da a través de un entramado de sistemas, como el olfativo, el visual y el táctil.

El primero es fundamental para estos insectos y está altamente perfeccionado; el segundo aunque menos desarrollado también resulta efectivo, dada la funcionalidad de sus ojos que les permite ver lo que ocurre en su medio; el tercero es igualmente importante, debido a la interacción física que realizan permanentemente en sus diversas actividades. Además de esto, las hormigas son capaces de percibir sonidos y vibraciones complejizando y optimizando así su proceso comunicativo.

Comunicación física entre hormigas

Una forma de la comunicación física de las hormigas consiste en lo que especialistas han llamado antenear, lo cual ocurre cuando salen de sus nidos, llegan a encontrarse y se detienen unos breves instantes para tocarse con sus antenas. Se sabe que los receptores olfativos de las hormigas están en sus antenas, por lo que el contacto físico tiene como finalidad transmitir algún tipo de información de una a otra.

También entre ellas pueden realizar trofalaxia, que consiste en el intercambio de comida boca a boca. Sin embargo, este intercambio no se limita a alimentos, sino que además pueden intercambiar fluidos cargados de señales químicas que también transfieren diversos tipos de información.

Comunicación química entre las hormigas

El olor de las hormigas es fundamental, ya que les permite ser reconocidas por los miembros de la colonia a la que pertenecen, de modo que si no se da ese reconocimiento, se impide la entrada al nido e incluso puede generarse un ataque. Se han observado hormigas que después de mojarse o ensuciarse hacen una especie de limpieza del cuerpo con las patas, lo que sugiere que realizan este acto para recuperar su olor característico, que como hemos indicado es de suma importancia para mantenerse con su grupo familiar. Los estudios indican que el olor particular de cada colonia es producto de sus genes, fisiología y dieta. Este se produce por unas sustancias químicas llamadas feromonas, de las cuales existen diversos tipos y concentraciones, siendo compuestos producidos por el animal para emitir distintos tipos de mensajes.

En este sentido, la comunicación química ocurre sin que estos animales se toquen, de manera que, cuando las moléculas viajan por el aire, son percibidas e identificadas por los receptores que las hormigas tienen en sus antenas, emitiendo una información específica que se procesa en su cerebro. También este rastro puede impregnarse en el suelo a medida que la hormiga se traslada de un lugar a otro, así una hormiga al ubicar una fuente importante de alimento, puede regresar al nido dejando una huella química para que las otras sepan cómo llegar a este lugar, por eso es común ver a las hormigas caminado en fila, lo que indica parte de su comportamiento grupal.

Estas sustancias que emiten señales químicas son identificadas por los miembros de la colonia y se producen en varias partes del cuerpo de las hormigas. Se trata de hidrocarburos cuticulares, una serie de compuestos orgánicos que les permite identificarse entre ellas y saber si un individuo es una reina, un macho o una obrera. Igualmente estas feromonas ofrecen información sobre peligros, ubicación de alimentos, reproducción, reclutamiento y señalizaciones.

Cada colonia posee un olor característico, el cual es transmitido a todos los miembros a través del contacto permanente que tienen al intercambiar alimentos, asearse entre sí y al roce constante que establecen. Este olor se aprende a reconocer rápidamente por los individuos desde el mismo momento del nacimiento.

Comunicación por sonidos, vibraciones y movimientos en las hormigas

Las hormigas no solo se comunican al tocarse o emitiendo feromonas, también lo hacen a través de la generación de sonidos de manera que el mismo indica un tipo de información. Se ha evidenciado que no solo las adultas emiten estos sonidos, sino que incluso las que están en etapa larval con mayor grado de maduración pueden hacerlo, lo que indica que estas ya perciben lo que ocurre a su alrededor.

Pero también existe otro tipo de comunicación entre estos animales y es a través de la emisión de vibraciones en el sustrato, el cual puede ser percibido por otras hormigas que se encuentran distantes. Esta forma de comunicación podría ser muy efectiva cuando la transmisión de información a través de las feromonas pueda verse alterada o limitada por algún agente químico presente en el ambiente.

Otra manera de comunicación observada en hormigas es la realización de especies de bailes o movimientos laterales de la cabeza que también utilizan con fines comunicativos.

Las hormigas son un claro ejemplo de que el tamaño nada tiene que ver con las capacidades que puede tener un animal. Estos pequeños y al parecer inofensivos insectos, debido a su organización, generan actividades que podrían resultar sorprendentes, como la de salvarse en caso de inundaciones al formar especies de balsas flotantes uniendo sus cuerpos de una forma altamente organizada, lo que les permite llegar hasta terrenos secos. Además, son feroces a la hora de defenderse, para lo cual pueden morder, rociar o inyectar sustancias químicas como el ácido fórmico. Las picaduras de hormigas pueden ser en algunos casos altamente dolorosas y muy pocos tipos de hormigas resultan peligrosas para los seres humanos.

Por otra parte, tienen la capacidad de aprender, de modo que una obrera puede guiar a otra con menos experiencia hasta el lugar donde se encuentra el alimento, haciendo que esta última logre recordar el recorrido transitado para llegar por sí sola en otras oportunidades.

Todos estos ejemplos mencionados ocurren gracias al complejo sistema de comunicación de las hormigas, el cual resulta indispensable para su supervivencia.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo se comunican las hormigas?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Jackson, D. y Ratnieks, F. (2006). Communication in ants. Current Biology Volumen 16, No 15. Disponible en: https://www.cell.com/current-biology/pdf/S0960-9822(06)01834-3.pdf
  • Fioravanti, C. (2018). El lenguaje químico de los insectos. Pesquisa. Disponible en: https://revistapesquisa.fapesp.br/es/el-lenguaje-quimico-de-los-insectos/
  • López-Riquelme, Germán Octavio. (2008). Hormigas como sistemas modelo para el comportamiento complejo: Bases neurobiológicas de la comunicación química y la división del trabajo en hormigas. Tesis Doctoral de la Universidad Autónoma Nacional de México. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/German_Lopez-Riquelme/publication/200819205_Hormigas_como_sistemas_modelo_para_el_comportamiento_complejo_Bases_neurobiologicas_de_la_comunicacion_quimica_y_la_division_del_trabajo_en_las_hormigas/links/00b7d521183d555c24000000/Hormigas-como-sistemas-modelo-para-el-comportamiento-complejo-Bases-neurobiologicas-de-la-comunicacion-quimica-y-la-division-del-trabajo-en-las-hormigas.pdf
  • López-Riquelme, Germán Octavio, & Ramón, Fidel. (2010). El mundo feliz de las hormigas. TIP. Revista especializada en ciencias químico-biológicas. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-888X2010000100004&lng=es&tlng=es.
  • Ryabko, B y Reznikova, Z. (1996). Estudio del sistema de comunicación y las capacidades cognitivas de las hormigas. Asociación ibérica de Mirmecología. Disponible en: http://www.mirmiberica.org/node/234

 

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cómo se comunican las hormigas?
1 de 4
¿Cómo se comunican las hormigas?

Volver arriba