Compartir

Conejo arlequín

 
Conejo arlequín

En ExpertoAnimal encontrarás una infinidad de artículos que te ayudarán a descubrir nuevas especies y razas de animales. En esta ocasión, hablaremos de un conejito muy especial, el conejo arlequín. Este conejo debe su nombre a una característica muy particular, ¿sabes cuál?

Eso y mucho más queremos contaros sobre el arlequín, una raza de conejos con mucha historia, que se ha hecho brutalmente popular desde su aparición. Y esta popularidad se la han ganado a pulso ¿sabíais que el arlequín se considera uno de los conejos domésticos más afables y cariñosos?

Origen
  • Europa
  • Francia

Origen del conejo arlequín

El origen del conejo arlequín se sitúa en Francia y, aunque no se sabe con exactitud el año de su aparición, se sospecha que fue durante la década de 1880. Esta raza de conejo surgió como resultado del cruce entre conejos salvajes y conejos holandeses semisalvajes. Ya en 1887 se realizó la primera exposición oficial de la raza en Francia, concretamente en París, popularizándose hasta llegar a Inglaterra y, en 1920, a Estados Unidos.

Como dato curioso referente a la historia del conejo arlequín, podemos decir que antes de la Primera Guerra Mundial se denominaba conejo japonés, pero su nombre cambió a conejo arlequín después de la Segunda Guerra Mundial.

Características del conejo arlequín

El conejo arlequín acostumbra a pesar entre 2,7 y 3,6 kg una vez alcanzada la edad adulta. Cabe destacar que los machos normalmente son más pequeños que las hembras.

El cuerpo de estos conejos es compacto y más bien alargado, con patas de tamaño mediano, que presentan una desarrollada musculatura, lo que les confiere una gran potencia física. La cabeza es proporcionalmente más grande que el cuerpo, con unas orejas que se erigen hacia arriba y acaban en puntas redondeadas.

El conejo arlequín tiene un pelaje corto, de gran brillo y sedosidad. Este pelo es lacio y recubre todo el cuerpo de forma pareja. Lo más característico de esta raza de conejo es el patrón de color, o más bien los patrones de colores y marcas en este pelaje, del que hablamos mejor a continuación.

Colores del conejo arlequín

Pese a la gran variedad que puede haber en los patrones, se distinguen dos tipos de pelaje en el conejo arlequín:

  • Urraca: de base blanca mezclada con azul, negro, chocolate o lila. Estas manchas son en forma de bandas, barras o una mezcla de ellas.
  • Japonés: con base naranja y combinaciones de chocolate, lila, azul o negro.

Carácter del conejo arlequín

Si por algo se hicieron populares los conejos arlequines, aparte de por su aspecto tan peculiar, es por su benévolo y colaborador carácter. Son unos conejitos muy simpáticos que derrochan cariño y pacifismo. Son extremadamente sensibles, de manera que se recomienda precaución ante su posible convivencia con otros animales como gatos o perros, pues se estresan fácilmente.

En general, destaca su bondad y la facilidad para domesticarlo y vivir en el hogar. Se recomienda tenerlos en casa y garantizar que están acompañados la mayor parte del tiempo, puesto que no suelen tolerar muy bien la soledad. No llevan bien la vida con otros animales, pero necesitan el amor y la atención de su familia humana.

Ahora bien, aunque estos conejos destaquen por tener un carácter amable y, en general, cariñoso, esto no quiere decir que no sean territoriales. Los conejos, generalmente, son animales muy territoriales, que tienden a marcar su territorio y a expresar actitudes y reacciones relacionadas con el celo a edades tempranas. En este sentido, los arlequines no quedan exentos,, por lo que dentro del carácter del conejo arlequín también encontramos estas características. Por ello, se aconseja su esterilización siguiendo los consejos del veterinario.

Para saber cómo educar a un conejo, no te pierdas este otro artículo: "Cómo educar a un conejo".

Cuidados del conejo arlequín

Los cuidados del conejo arlequín no difieren de los cuidados generales que ha de recibir cualquier conejo doméstico. Por ejemplo, se recomienda un cepillado regular de su pelaje para eliminar polvo y suciedad, mientras que no se aconseja bañarlos, algo muy frecuente en estos animales.

En el caso de la alimentación, destacamos que, como cualquier conejo, el conejo arlequín lleva una dieta exclusivamente herbívora, consumiendo solo alimentos de origen vegetal. En concreto, su alimentación ha de basarse en el consumo de heno, hortalizas y frutas frescas. Además, ha de tener siempre agua a su disposición para mantenerse correctamente hidratado.

Por otra parte, el conejo arlequín ha de contar con un habitáculo apropiado. Si optamos por una jaula, esta ha de ser amplia, permitiendo la movilidad del animal. Esa jaula ha de contar con un lecho mullido, tener dentro acceso al bebedero y comedero y tener objetos o juguetes para roer. Esto último es muy importante, ya que los dientes de los conejos nunca dejan de crecer, y si no los desgastan apropiadamente sufrirán diversos trastornos bucodentales, que ocasionan mucho dolor.

Dentro de los cuidados del conejo arlequín se encuentra, también, el hecho de poder disfrutar de libertad de movimiento. Por ello, una jaula grande no es suficiente, el animal necesita salir de ella para ejercitarse, jugar, correr y saltar. Así pues, siempre que sea posible y seguro, es aconsejable permitir que el conejo se mueva libremente por el hogar. Igualmente, habilitar una habitación solo para él está más que recomendado.

Para más información, consulta este artículo: "Cómo cuidar a un conejo".

Salud del conejo arlequín

El conejo arlequín, como cualquier otro conejo doméstico, puede padecer una serie de enfermedades que le causen malestar y/o dolor. Una de ellas son las ya mencionadas alteraciones debidas al continuo crecimiento de sus dientes. Para evitar esto, hay que proporcionarle objetos, como cartón, juguetes…, que le permitan roer y así desgastar su dentadura. Si observamos que nuestro conejo deja de comer y se muestra retraído, puede deberse a un absceso dental o a una maloclusión, necesitando en ambos casos atención veterinaria especializada.

Además de su dentadura, hemos de mantener en buenas condiciones y bajo supervisión sus ojos, uñas y orejas. Tendremos que limpiar regularmente sus orejas, realizar cortes de uñas y vigilar que sus ojos no estén enrojecidos, hinchados o llorosos.

Si el conejo arlequín recibe todos los cuidados que necesita, su esperanza de vida oscila entre los 6 y los 8 años.

Conejo arlequín en adopción

El conejo arlequín es un conejo relativamente frecuente, por lo que podemos conseguir adoptar uno de ellos con cierta facilidad. Como siempre, en ExpertoAnimal os recomendamos una adopción responsable, teniendo en cuenta las necesidades de estos animales y siendo muy conscientes de lo que adoptarlos implica. Hemos de estar seguros de poder hacernos cargo de su cuidado y de que podremos brindarle todas las atenciones que sean precisas.

Una vez tomada la decisión, ¿cómo adoptar un conejo arlequín? En este caso, sin duda lo más aconsejable es acudir a los refugios y protectoras más cercanos. Por desgracia, cada vez hay más y más animales exóticos en ellos, entre los que se encuentran numerosos tipos de conejos. Quién sabe, quizás uno de estos pequeños esté ahí esperando a su familia.

Bibliografía
  • American Rabbit Breeders Association. Harlequim. Disponible en: https://arba.net/harlequin/
  • American Harlequin Rabbit Club. Harlequim Rabbit. Disponible en: http://americanharlequinrabbitclub.weebly.com/breeding-harlequins.html
  • The British Rabbit Coincul (2019). F9. Harlequim. Disponible en: https://thebritishrabbitcouncil.org/FINAL%20Mono%20Breed%20Standards%20Book%20AUGUST%202019.pdf

Fotos de Conejo arlequín

Vídeos relacionados con Conejo arlequín

Vídeos relacionados con Conejo arlequín
Artículos relacionados

Sube la foto de tu Conejo arlequín

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Conejo arlequín

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Conejo arlequín
1 de 7
Conejo arlequín

Volver arriba