Compartir

Cuidados básicos de un burro

Por Miriam Arana, Auxiliar técnico veterinario especializada en homeopatía. 19 enero 2016
Cuidados básicos de un burro

El burro o asno, cuyo nombre científico es Equus africanus asinus, pertenece a la familia de los equinos y está considerado como un animal doméstico que si bien desde tiempos remotos ha sido empleado para trasladar cargas, en la actualidad también se utiliza para realizar terapia de monta, resultando ésta favorecedora para niños con trastornos afectivos y personas con distintos grados de discapacidad.

Se trata de un animal muy longevo cuya esperanza de vida oscila entre los 30 y 40 años, por lo tanto, su adopción es sinónimo de adquirir una gran responsabilidad, no obstante, posee un amable y dulce carácter y es capaz de entablar fuertes vínculos con otros animales.

Si sientes curiosidad por este equino, en este artículo de ExpertoAnimal te mostramos cuáles son los cuidados básicos de un burro.

También te puede interesar: Cuidados básicos de un hámster ruso

Comportamiento y sociabilidad del burro

El burro posee una inmerecida fama de testarudo que en nada se corresponde con la realidad, ya que se trata de un animal muy inteligente a la vez que amable y contemplativo, que únicamente requiere de paciencia y afecto para aprender determinadas órdenes básicas, como por ejemplo dejarse pasear con correa o dejarse montar.

Un aspecto muy importante en el cuidado de este animal es su alta sociabilidad, si un burro no se encuentra en compañía de otro animal de su misma especie puede sentirte triste y abatido, repercutiendo esto directamente sobre su salud.

No es recomendable tener un burro, sino dos, pudiendo optar por las siguientes combinaciones:

  • 2 burros hembra
  • 2 burros macho esterilizados
  • 1 burro hembra y 1 burro macho, siempre esterilizando al macho si no queremos reproducirlos

Debemos tener en cuenta que la decisión de mantener a más de un burro debe ser sostenida en el tiempo, ya que estos animales crean vínculos muy profundos, y privarle posteriormente de la presencia de un compañero también resultaría contraproducente.

Si convives con perros debes saber que el burro no está especialmente predispuesto a tener una buena convivencia con los canes, exceptuando aquellos casos donde ambos animales son criados juntos desde las primeras etapas de vida.

Cuidados básicos de un burro - Comportamiento y sociabilidad del burro

El granero del burro

Los burros son animales muy resistentes pero siempre sienten predilección por el clima cálido, entre otros motivos, porque su pelaje no es impermeable y el agua por lo tanto les produce un enfriamiento general que puede desencadenar el desarrollo de neumonía y bronquitis.

Por lo tanto el burro debe contar con un cobertizo o granero perfectamente cubierto y lo suficientemente amplio para que pueda ejercitarse durante el invierno sin necesidad de estar expuesto a climas adversos.

Los suelos deben ser duros y de madera y posteriormente deben ser cubiertos de paja para aportar una mayor calidez.

Cuidados básicos de un burro - El granero del burro

El burro y el ejercicio físico diario

El burro necesita ejercitarse diariamente y esto le resulta muy positivo, sobre todo para mantener su peso corporal, que como veremos más adelante, aumenta muy fácilmente en caso de sobrealimentación.

Será el propio burro el que se ejercite por su cuenta si dispone de una zona de pastura lo suficientemente grande, en cambio, durante el invierno, debemos ser nosotros el que lo saquemos hacia una zona donde pueda realizar ejercicio, pero en el caso de que el clima sea muy frío o lluvioso, debemos tener una área alternativa prevista, que como mencionábamos anteriormente, se suple con un cobertizo de grandes dimensiones.

Cuidados básicos de un burro - El burro y el ejercicio físico diario

La alimentación del burro

La alimentación del burro debe ser rica en fibra y baja en azúcar, prestando siempre especial importancia a no sobrealimentarlo, ya que fácilmente podríamos situar su organismo en un estado de obesidad y mermar por lo tanto su salud.

El burro necesita ingerir poca cantidad de alimento, pero hacerlo con la suficiente frecuencia, la mejor opción es basar su alimentación en paja cebada y que el pasto sea un complemento adicional pero sin llegar a constituir la mayor parte de su dieta.

Si nos encontramos en invierno o si por varios factores el burro no dispone de suficiente pasto, entonces sí es posible suplementar su dieta con heno de prado, evitando siempre la alfalfa, a excepción de que se trate de un burro en gestación o lactante.

Debemos evitar que el burro ingiera cereales o granos, ya que son muy ricos en almidones y azúcares, obviamente, bajo ningún concepto le podemos dar carne o pescado ya que se trata de un animal herbívoro.

Puedes premiar a tu burro de forma esporádica con las siguientes golosinas: zanahoria, manzana, plátano (con cáscara incluida) u hojas de menta.

Es importante que vigiles a tu burro para que este no ingiera ciertas plantas que le resultarían tóxicas, siendo las siguientes las más peligrosas: tejo, hierba cana, bellotas, hojas de roble y hojas de arce rojo.

Obviamente el burro siempre debe disponer de agua limpia y fresca, que en invierno debemos supervisar periódicamente para que no se congele.

Cuidados básicos de un burro - La alimentación del burro

Cuidados veterinarios del burro

Es importante que el burro realice revisiones veterinarias de forma periódica, ya que si bien es un animal fuerte y resistente necesitará los siguientes cuidados:

  • Se le deberá administrar anualmente la vacuna contra el tétanos, la gripe y el moquillo. Según el área geográfica puede ser necesario administrarle otras vacunas.
  • Las heces del burro deben analizarse periódicamente para descartar la presencia de parásitos intestinales.
  • El veterinario deberá revisar periódicamente los dientes del burro para descartar cualquier alteración en el crecimiento.

Antes de adoptar a un burro debes informarte previamente del lugar y los profesionales que te pueden prestar la atención veterinaria que este animal precisa.

Cuidados básicos de un burro - Cuidados veterinarios del burro

Otros cuidados del burro

Para mantener a un burro en perfecto estado de salud y bienestar es necesario que también tengas en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Debes mantener en perfectas condiciones higiénicas el área destinada a su alimentación.
  • El granero del burro debe limpiarse un día sí y otro no.
  • Cada 8 semanas aproximadamente el burro necesita que le corten los cascos, ya que son similares a las uñas y van creciendo.
  • El burro no es amigo del agua, para mantener su higiene nada mejor que realizar un cepillado de forma diaria.

Además de estos cuidados, finalmente debemos volver a recalcar que para un burro es prioritario el afecto y la amabilidad.

Cuidados básicos de un burro - Otros cuidados del burro

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados básicos de un burro, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Escribir comentario sobre Cuidados básicos de un burro

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados básicos de un burro
1 de 7
Cuidados básicos de un burro

Volver arriba