Curiosidades del mundo animal

Estoy embarazada y mi perro no se me despega, ¿es normal?

 
Marta Sarasúa
Por Marta Sarasúa, ATV y etóloga especializada en modificación de conducta. 26 octubre 2022
Estoy embarazada y mi perro no se me despega, ¿es normal?
Perros

Ver fichas de Perros

¿Has escuchado alguna vez que los perros pueden sentir el embarazo de una mujer? Pues aunque parezca algo imposible, ¡esta afirmación es completamente cierta! Gracias a su impresionante olfato y su capacidad para observar y retener hasta el más mínimo detalle de nuestro comportamiento, los perros son perfectamente capaces de detectar los cambios que se producen en una persona embarazada, tanto a nivel físico como orgánico. Esto, por supuesto, tiene sus consecuencias y resulta habitual que, durante el embarazo y tras el parto, el animal cambie, en mayor o menor medida, su manera de comportarse con los individuos de su entorno, especialmente con la tutora gestante.

En este artículo de ExpertoAnimal, te explicamos de qué manera es capaz un perro de detectar el embarazo de una mujer y por qué cambia su conducta. Por supuesto, tu peludo necesitará de tu apoyo durante esta nueva etapa, ya que es algo novedoso y estresante para él, por lo que también te contamos qué puedes hacer para ayudar a tu perro y prepararle para la llegada del bebé a casa. Si estás embarazada y tu perro no se te despega, sigue leyendo para entenderlo.

Índice
  1. ¿Mi perro puede notar que estoy embarazada?
  2. ¿Cómo se comportan los perros cuando estás embarazada?
  3. ¿Es normal que mi perro no se despegue de mí estando embarazada?

¿Mi perro puede notar que estoy embarazada?

Si tienes un perro en casa y estás embarazada (o planeas estarlo pronto), es muy probable que te preguntes si tu peludo es capaz de saber que estás esperando un bebé. Lo cierto es que, aunque un perro no tenga la capacidad para comprender en qué consiste un embarazo ni su complejidad, sí que puede detectar con gran precisión una serie de cambios en su tutora, tanto a nivel conductual como orgánico, que le llevarán, probablemente, a modificar su propio comportamiento.

Gracias a su magnífico sentido del olfato, los perros pueden percibir los cambios químicos que se producen en el cuerpo de una mujer embarazada, algo que para la especie humana es imposible de detectar sin recurrir a la ciencia y la tecnología. De esta forma, un perro advertirá un cambio en el olor corporal de su tutora cuando aumentan sus niveles de estrógenos y progesterona, consecuencia del embarazo. Esta variación en el olor se produce muy pronto, por lo que tu peludo puede saber que estás embarazada incluso antes de que tú misma seas consciente de ello.

Aunque el olfato sea la herramienta más desarrollada del perro, no es la única con la que cuenta. Los canes son verdaderos expertos en captar variaciones en el comportamiento de los humanos. Esto es así porque, al no poder comunicarse con nosotros a través del lenguaje oral, los perros observan todos nuestros movimientos y gestos y los asocian a un significado para poder comprendernos. Cuando una mujer está embarazada, su conducta y sus rutinas pueden verse alteradas, cosa que el perro no tardará en detectar.

Por último, la temperatura corporal de una mujer embarazada es más elevada que la de una que no lo está, lo que también puede dar una pista al animal de que algo "extraño" está ocurriendo en su entorno.

¿Cómo se comportan los perros cuando estás embarazada?

Los perros pueden comportarse de muchas maneras diferentes ante el embarazo de su tutora, pues cada uno de ellos cuenta con su propia personalidad, rasgos genéticos y experiencias previas que los convierten en seres únicos. Es muy habitual que el animal se muestre más nervioso o inquieto de lo normal o que su manera de interactuar con su tutora y su entorno varíe. Esta alteración del comportamiento se produce, en parte, porque los perros son animales sensibles a los cambios ambientales, detectan muy rápidamente cuando algo se sale de su rutina y eso les genera incertidumbre. Cuando un can se encuentra en un ambiente impredecible o novedoso y, por consiguiente, no es capaz de controlar su entorno (no sabe qué es lo que va a pasar), puede desarrollar cierta ansiedad o incluso miedo.

En el momento en el que los hábitos de su tutora cambian o se producen alteraciones detectables por el perro (olor, temperatura, etc.), algunos canes comienzan a seguirla y a pasar más tiempo junto a ella, en muchos casos porque están preocupados, tienen curiosidad o buscan sentirse seguros. En otros casos, los perros actúan de manera totalmente diferente, mostrándose más distantes de lo habitual. También es frecuente, por estas mismas causas, que la relación del animal con otras personas o perros varíe ligeramente en presencia de su tutora.

No obstante, el grado de alteración en el comportamiento de un perro dependerá, entre otras cosas, de lo sensible que sea el animal y de la facilidad que tenga para adaptarse a los cambios. La edad, la raza, la educación recibida por el perro, su grado de socialización y sus experiencias previas son algunos factores a tener en cuenta en este sentido. Si el can no ha recibido una correcta socialización, es muy importante trabajar en ella para que se sienta preparado una vez que llegue el bebé. No te pierdas nuestro artículo sobre Cómo socializar a un perro adulto.

¿Es normal que mi perro no se despegue de mí estando embarazada?

Sí, es normal que el comportamiento de tu perro sea diferente durante tu embarazo, incluso puede ir variando a medida que la gestación avanza.

Para evitar que tu perro desarrolle conductas indeseadas es importante que se sienta seguro y tranquilo, cosa que se consigue habituándolo poco a poco al que va a ser su nuevo entorno. Sobre algunas cosas resulta imposible actuar (el olor corporal, por ejemplo), pero sí que puedes controlar, como tutora, la manera en la que te comportas o interactúas con tu peludo:

  • Procura alterar sus rutinas lo mínimo posible y, sobre todo, permanecer tranquila y siempre atenta a las señales que tu perro te da a través de su lenguaje corporal.
  • No te enfades ni le regañes si se muestra más sensible, "pegajoso" o nervioso de lo normal, piensa que él o ella no es capaz de comprender qué es lo que está ocurriendo en tu organismo.
  • Comienza a socializar poco a poco al perro con los objetos, los olores y los sonidos con los que tendrá que convivir cuando el bebé llegue a casa. Tiempo antes del nacimiento, puedes comenzar a reproducir audios de llantos de bebé mientras tu peludo realiza alguna actividad relajante para que se vaya habituando, así como permitirle explorar la que será la habitación del recién nacido y presentarle elementos a priori "extraños" para el animal, como la cuna o el carro, siempre asociándolo a experiencias agradables y tranquilas.

Por último, recuerda que tu perro es un miembro más de la familia, que merece la misma atención, respeto y empatía que cualquier otro, por lo que jamás debes dejarle a un lado ante la llegada de un bebé. En este otro post explicamos Cómo preparar a tu perro para la llegada del bebé.

Estoy embarazada y mi perro no se me despega, ¿es normal? - ¿Es normal que mi perro no se despegue de mí estando embarazada?

Si deseas leer más artículos parecidos a Estoy embarazada y mi perro no se me despega, ¿es normal?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Estoy embarazada y mi perro no se me despega, ¿es normal?