menu
Compartir

Parásitos en perros - Tipos, síntomas y tratamientos

Parásitos en perros - Tipos, síntomas y tratamientos

Ver fichas de Perros

Los parásitos son organismos capaces de colonizar un huésped y alimentarse a expensas de él. En el caso concreto de los perros, son múltiples los agentes parasitarios capaces de causar enfermedad. Los síntomas asociados a la presencia de parásitos en los perros son muy variables y dependen fundamentalmente de los órganos y tejidos afectados.

Si quieres conocer más sobre los parásitos en perros, no te pierdas el siguiente artículo de ExpertoAnimal, en el que hablaremos sobre los tipos, síntomas y tratamientos de las infecciones parasitarias en la especie canina.

Tipos de parásitos en perros

Existe una gran variedad de parásitos capaces de infectar o infestar a los perros. La clasificación de estos agentes parásitos puede realizarse en base a numerosos criterios, aunque lo más habitual es clasificarlos en dos grupos en función de la localización que ocupan en el hospedador:

  • Ectoparásitos o parásitos externos: se encuentran fuera del cuerpo, es decir, en la piel y el pelo de los perros.
  • Endoparásitos o parásitos internos: se encuentran dentro del cuerpo, parasitando tanto las cavidades corporales como los distintos órganos y tejidos.

A continuación, vamos a hablar más en profundidad sobre los ectoparásitos y endoparásitos más frecuentes en la especie canina.

Tipos de parásitos externos en perros

Los ectoparásitos incluyen una gran variedad de artrópodos parásitos que pertenecen a:

  • La subclase Acari: dentro de esta subclase se incluyen las garrapatas y los ácaros.
  • La clase Insecta: dentro de esta clase se incluyen las pulgas, piojos, flebotomos, mosquitos y moscas.

La importancia de los ectoparásitos en los perros radica en los siguientes puntos:

  • Causan lesiones cutáneas.
  • Pueden producir una respuesta inmunitaria patológica, como ocurre en la dermatitis alérgica a la picadura de pulgas.
  • Pueden actuar como vectores de diferentes enfermedades, puesto que son capaces de transmitir otros agentes patógenos al picar o morder a su hospedador.
  • Pueden ser zoonósicos, es decir, pueden transmitirse a las personas.

Tipos de parásitos internos en perros

Los endoparásitos que afectan a los perros se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  • Protozoos: son organismos unicelulares microscópicos. Este grupo incluye a los flagelados (como Giardia) y a los coccidios (como Cystoisospora, Cryptosporidium, Neospora, Hammondia, Sarcocystis y Babesia).
  • Helmintos: son organismos pluricelulares que, por lo general, se pueden observar a simple vista en su estado adulto.

Dentro de los helmintos, existen dos grupos bien diferenciados:

  • Gusanos o vermes redondos: conocidos como nematodos (como Toxocara, Toxascaris, Ancylostoma, Uncinaria, Strongyloides, Trichuris, Dirofilaria y Thelazia)
  • Gusanos o vermes planos: incluyen los cestodos (como Taenia y Echinococcus) y los trematodos (como Opistorchis, Alaria alata y Paragonimus). Actualmente, las trematodosis son muy poco frecuentes en los perros.

De igual manera, los parásitos internos tienen importancia debido a que:

  • Pueden originar distintas enfermedades en función del órgano u órganos a los que afecten.
  • Pueden inducir una respuesta inmunitaria patológica, como en algunos casos de dirofilariosis.
  • Pueden ser zoonósicos, es decir, pueden transmitirse a las personas.

¿Cuál es la diferencia entre infección e infestación?

Ahora que conocemos los distintos tipos de parásitos más comunes en perros, conviene aclarar cuándo se debe hablar de “infección” y cuándo de “infestación”.

Aunque existen disparidad de opiniones, los criterios más comúnmente empleados son:

  • Hablar de infección para los parásitos internos y de infestación para los parásitos externos.
  • O bien, hablar de infección solo para los parásitos microscópicos (es decir, los protozoos) y de infestación para todos los demás.

Síntomas de parásitos en perros

¿Cómo saber si un perro tiene parásitos? Cada especie parásita tiene un ciclo biológico diferente que implica la infección de distintos órganos y, en algunos casos, la migración por diversos tejidos corporales. Por ello, las enfermedades parasitarias pueden ir acompañadas de signos clínicos muy diversos, dependiendo de los tejidos corporales que se vean afectados.

Para detectar una enfermedad parasitaria es fundamental conocer cuáles son los síntomas de un perro con parásitos. Los signos cínicos más habituales que suelen observarse en perros parasitados son:

  • Signos digestivos: diarrea, vómitos, anorexia, timpanismo (acúmulo de gas en el intestino), etc.
  • Signos cardio-respiratorios: tos, disnea, fatiga, intolerancia al ejercicio.
  • Signos dermatológicos: picor, alopecia, descamación, eritema (enrojecimiento), pápulas, pústulas, costras, etc.
  • Pérdida de peso o retraso en el crecimiento.
  • Deshidratación.
  • Anemia.
  • Fiebre.
  • Alteraciones neurológicas.

En este punto, es importante mencionar que no todas las infecciones parasitarias se acompañan de sintomatología, sino que en ocasiones los perros pueden mantenerse asintomáticos. Es el caso, por ejemplo, de la giardiosis, en la que los adultos pueden convertirse en portadores asintomáticos que suponen una fuente de infección para los animales más jóvenes. No te pierdas este otro artículo sobre Parásitos en cachorros.

¿Cómo se contagian los parásitos en perros?

Las vías de transmisión de los parásitos en los perros se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  • Transmisión directa: por contacto directo entre animales infectados, por vía oro-fecal (cuando las heces de animales infectados contaminan el entorno y el agua), por ingesta de tejidos infectados (especialmente procedentes de rumiantes y roedores), por vía lactogénica o transplacentaria.
  • Transmisión indirecta: por medio de vectores, como garrapatas, flebótomos y mosquitos.

Para que se produzca una infección parasitaria es indispensable que los perros entren en contacto con la forma infectante de un parásito. Además, existen una serie de factores predisponentes que favorecen la instauración de una infección parasitaria. Algunos de los factores de riesgo más importantes en la especie canina son:

  • Edad: los animales jóvenes están más predispuestos a sufrir parasitosis debido a su inmadurez inmunitaria.
  • Deficiencias higiénico-sanitarias: los entornos con exceso de humedad y con defectos de limpieza y ventilación favorecen la supervivencia de los parásitos en el medio.
  • Hacinamiento: las colectividades (refugios, residencias, criaderos, rehalas, etc.) mal gestionadas y con escaso control sanitario favorecen la transmisión de este tipo de enfermedades.
  • Estrés y desnutrición: ambos factores ocasionan inmunodepresión, lo que hace que los perros desnutridos o sometidos continuamente a un entorno estresante estén más predispuestos a sufrir infecciones parasitarias.
  • Hábitos de caza: la carne y vísceras, especialmente de rumiantes y roedores, pueden ser una fuente de infección para los perros de caza o con instinto de caza.
  • Animales de granja: los perros pastores están más predispuestos a sufrir estas infecciones por el posible contacto con pastos contaminados por el ganado.
  • Consumo de carne cruda: las dietas basadas en el consumo de carne y vísceras crudas implican diversos riesgos para la salud, entre ellos, la transmisión de enfermedades parasitarias.

¿Los parásitos en perros se contagian a humanos?

Como ya hemos comentado, existen algunos parásitos capaces de transmitirse de los perros a las personas. Algunos ejemplos son Giardia, Cryptosporidium, Echinococcus, Toxocara (produce larva migrans) y Leishmania.

Las zoonosis parasitarias pueden afectar a cualquier persona, aunque existen determinados grupos de población especialmente sensibles, como son:

  • Niños.
  • Personas inmunodeprimidas.
  • Cuidadores de perros.
  • Personas cuya actividad laboral se desarrolla con perros.

Para prevenir estas zoonosis parasitarias, es fundamental conocer cómo se transmiten los parásitos de los perros a las personas. El contagio suele producirse:

  • Por contacto directo con animales parasitados.
  • Por consumo de aguas o alimentos contaminados a partir de animales infectados (vía oro-fecal).
  • Por vía vectorial: un vector (como una garrapata o un mosquito) puede transmitir la infección de un perro parasitado a una persona susceptible.

¿Cómo detectar parásitos en perros?

En base a la sintomatología y a la situación epidemiológica de cada animal, es posible establecer una lista de diagnósticos diferenciales. No obstante, para alcanzar el diagnóstico etiológico definitivo, es necesario realizar análisis complementarios:

  • Raspados cutáneos y tricogramas: para el diagnóstico de parasitosis externas.
  • Análisis coprológico: mediante frotis, técnicas de flotación o técnicas de sedimentación, que permiten detectar las formas parasitarias en las heces de los perros.
  • Otras pruebas laboratoriales: como inmunodiagnóstico (ELISA, inmunofluorescencia, etc.) y diagnóstico molecular (PCR).

¿Cómo eliminar parásitos en perros? - Tratamiento

Como es lógico, las enfermedades parasitarias en los perros se deben tratar con fármacos antiparasitarios. El tratamiento terapéutico siempre debe ser pautado por un profesional veterinario en función de la especie parasitaria responsable de la infección. Actualmente, existe una amplia variedad de medicamentos para los parásitos en perros, los cuales pueden administrase por diferentes vías (vía oral, parenteral, tópica, ótica, oftálmica, etc.).

El tratamiento etiológico puede complementarse con una terapia de soporte cuando sea necesario, con el fin de aliviar los síntomas y evitar complicaciones. Esta terapia de soporte puede incluir:

  • Fluidoterapia.
  • Manejo dietético.
  • Transfusiones.
  • Fármacos antiinflamatorios, etc.

Además, es importante mencionar que algunas parasitosis favorecen la aparición de infecciones bacterianas secundarias, como la ancilostomidosis o la demodicosis. En estos casos, es importante instaurar de forma complementaria un tratamiento antibiótico.

¿Cómo evitar los parásitos en perros?

En el apartado anterior hemos hablado del tratamiento terapéutico (es decir, curativo) de las infecciones parasitarias. Sin embargo, los fármacos antiparasitarios también pueden usarse como tratamiento profiláctico o preventivo. Cabe mencionar que el tratamiento profiláctico frente a las parasitosis caninas puede variar en función de la situación epidemiológica de la región en la que vive el animal y de los riesgos individuales de cada individuo (por ejemplo, riesgos asociados a la caza o a la dieta a base de carne cruda). Por ello, la desparasitación profiláctica de los perros debe adaptarse a cada animal y siempre debe ser pautada por un profesional veterinario.

De forma general, la prevención de los parásitos en los perros debe incluir:

  • Protección frente a parásitos externos: mediante collares antiparasitarios, pipetas, baños antiparasitarios, espráis, etc.
  • Protección frente a parásitos internos: mediante fármacos administrados, generalmente, por vía oral. Existen algunos fármacos de administración oral que resultan eficaces para la prevención tanto de parásitos internos como externos.

No te pierdas este otro artículo en el que detallamos Cómo desparasitar a un perro. Además de la profilaxis farmacológica, es importante prevenir las infecciones parasitarias mediante una correcta gestión del entorno y los hábitos de los perros:

  • Mantener el entorno de los perros limpio y seco.
  • Suministrar siempre agua potable.
  • Suministrar alimentos seguros: cocinados o previamente congelados (a -20ºC, al menos 4 días).
  • Evitar hábitos de caza y contacto con animales muertos.

Ahora que sabes cómo son los parásitos en perros, cómo tratarlos y prevenirlos, instaura un adecuado calendario de desparasitación y mantén a tu can libre de ellos.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Parásitos en perros - Tipos, síntomas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Bibliografía
  • Consejo Europeo para el Control de las Parasitosis de los Animales de Compañía. (2013). Control de protozoos intestinales en perros y gatos. Guía ESCCAP nº6. Disponible en: https://www.esccap.es/wp-content/uploads/2016/06/guia6_2015_G6_1-ed.pdf
  • Consejo Europeo para el Control de las Parasitosis de los Animales de Compañía. (2018) Control de ectoparásitos en perros y gatos. Guía ESCAAP nº3, Segunda edición. Disponible en: https://www.esccap.es/wp-content/uploads/2018/05/guia3_2018.pdf
  • Consejo Europeo para el Control de las Parasitosis de los Animales de Compañía. (2021). Control de vermes en perros y gatos. ESCCAP, Guía nº 01, Sexta edición. Disponible en: https://www.esccap.es/wp-content/uploads/2022/03/ESCCAP-1-6ed.pdf

 

 

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Jenny
muchas gracias por responder.
Su valoración:
Jenny
Hola mi perrita Shira, (golden retriever) Tiene parásitos y queria saber si hay que darle algun alimento especial. gracias
Cristina Pascual
Hola, Jenny:
En principio, no es necesario que aportes ninguna alimentación especial. Con el tratamiento pautado por tu veterinario/a será suficiente.

¡Un saludo!
Parásitos en perros - Tipos, síntomas y tratamientos
Parásitos en perros - Tipos, síntomas y tratamientos

Volver arriba