menu
Compartir

Tortuga mediterránea

 
Tortuga mediterránea

Estamos ante una especie realmente antigua. En general, las tortugas son una especie cuyo origen es realmente remoto, pues puede que ya estuvieran ahí antes que los humanos.

La tortuga mediterránea se cree que fue introducida en la península itálica por los humanos en la etapa neolítica. Estos la usaban principalmente como alimento, aunque posteriormente comenzara a apreciarse como mascota. También era útil como fuente de recursos, pues sus conchas eran muy utilizadas para fabricar todo tipo de ornamentos e instrumentos. En esta ficha de ExpertoAnimal te presentamos las características, estado de conservación y alimentación de la tortuga mediterránea.

Origen
  • Europa
  • Albania
  • Bosnia y Herzegovina
  • Bulgaria
  • Chipre
  • Croacia
  • España
  • Gibraltar
  • Grecia
  • Italia
  • Macedonia
  • Portugal
  • Rumanía

Características de la tortuga mediterránea

La tortuga mediterránea se caracteriza por ser una de las tortugas de tierra de tamaño pequeño. Un ejemplar adulto suele rondar los 700 gramos de peso, aunque en el caso de las hembras, el peso es bastante superior pudiendo llegar a los 2 kilogramos. Es decir, se da un marcado dimorfismo sexual. Además de ser más reducidos en tamaño, los machos son de cola más larga y ancha en su base, presentando una desarrollada funda córnea.

Algo curioso es que el color y el tamaño dependen fundamentalmente de la región donde habita la tortuga, existiendo una gran variabilidad al respecto. Generalmente, la tortuga mediterránea es de fondo marrón, que puede ser más o menos intenso o verde oliva, superponiéndose a este fondo manchas que van del amarillo al marrón claro.

Es conocido por la gran mayoría de la población que las tortugas son animales realmente longevos. En el caso de la tortuga mediterránea no es difícil saber de ejemplares que han superado con creces el centenar de años.

Hábitat de la tortuga mediterránea

Las tortugas mediterráneas se encuentran dispersas por toda la costa mediterránea. Llegando desde España, hasta países de toda Europa como Francia, Italia, Croacia, Macedonia, Bulgaria o Rumanía, entre otros.

En general, pueden encontrarse tortugas mediterráneas en todas las zonas donde el clima es mediterráneo, con veranos calurosos y secos. Es donde se desarrollan los bosques de matorral y los vegetales bajos, donde ellas se cobijan y de donde obtienen alimento.

Reproducción de la tortuga mediterránea

Las tortugas son animales ovíparos, esto significa que se reproducen a través de la puesta de huevos. Esta puesta la realizan en agujeros que la hembra excava en el suelo. Una tortuga mediterránea no es madura sexualmente hasta los 9 años, a partir de entonces la hembra realiza unas 2-3 puestas por cada año.

Estas puestas se realizan normalmente en primavera, variando sensiblemente el número de huevos por puesta. Estos huevos son incubados por la hembra entre 2 y 3 meses. Algo realmente curioso es que el sexo de las tortuguitas no viene determinado por los genes, sino por las condiciones ambientales. Cuando las temperaturas son más altas de 31,5 grados, se dan mayores tasas de hembras, mientras que si son inferiores predominan los machos.

Cuando las crías nacen, rompen el huevo utilizando un tubérculo córneo, similar a un pico que pierden cuando crecen. Tardan entre 40-48 horas en salir del cascarón, pues durante este tiempo van absorbiendo los nutrientes del saco vitelino.

Alimentación de la tortuga mediterránea

Las tortugas mediterráneas tienen la particularidad de realizar una hibernación. Es decir, durante los meses fríos se entierran y permanecen bajo tierra hasta que el clima no se vuelve más benigno, pues no será hasta entonces cuando pueda alimentarse correctamente.

Esta alimentación se basa en el consumo de alimentos de origen vegetal. Es decir, son reptiles herbívoros aunque pueden consumir insectos o carroña de forma muy puntual. Su dieta suele consistir en el consumo de semillas, hierbas, vegetales y flores, pero nunca de frutas, pues sus azúcares dañarían su sistema gástrico de forma considerable.

Si tenemos una de estas tortugas como mascota, hemos de proporcionarles una dieta rica en verduras, hojas y vegetales. Pero como hemos dicho, nada de frutas. Además, hemos de asegurarles muchas horas de luz solar a diario. Pues, al igual que otros reptiles, necesitan su luz y calor para funcionar.

Estado de conservación de la tortuga mediterránea

Pese a que hasta hace poco esta especie era una de las más estables, ya que apenas unas pocas de sus poblaciones se encontraban en peligro, en los últimos años estas poblaciones han mermado de forma considerable. Esto se debe principalmente a la acción de los humanos.

Muchos de los problemas con los que ha de lidiar la tortuga mediterránea como especie, son causados por los humanos. Algunos de los más importantes son la destrucción de sus hábitats o la falta de alimento a causa de la deforestación y esa misma destrucción del medio.

Por estos motivos, la especie se encuentra amenazada en la actualidad. Es por ello que hemos de tomar conciencia de cómo el ser humano está actuando y cómo esto afecta a tantas especies, entre ellas la tortuga mediterránea.

Referencias
  1. RVC. MEDITERRANEAN TORTOISE CARE. 29/06/2021, de RVC Sitio web: https://www.rvc.ac.uk/Media/Default/Beaumont%20Sainsbury%20Animal%20Hospital/documents/caring-for-your-mediterranean-tortoise.pdf
Bibliografía
  • Pursall, Brian (2002.). Tortugas terrestres mediterráneas. Editorial Hispano Europea. ISBN 84-255-1433-9.
  • Stubbs, David & Swingland, Ian. (2011). The ecology of a Mediterranean tortoise (Testudo hermanni): a declining population. Canadian Journal of Zoology. 63. 169-180. 10.1139/z85-026.
  • Vetter, Holger (2006.). La tortuga mediterránea. Testudo hermanni. Reptilia Ediciones. ISBN 84-934185-0-1.

Fotos de Tortuga mediterránea

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Tortuga mediterránea

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Tortuga mediterránea
Tortuga mediterránea

Volver arriba