Compartir

Dieta para perros con problemas hepáticos

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 29 noviembre 2018
Dieta para perros con problemas hepáticos

Ver fichas de Perros

El hígado es un órgano que cumple funciones muy importantes en el organismo, por ello, cuando su trabajo se ve alterado, el perro manifestará diversos síntomas que van a requerir un tratamiento veterinario. Dentro de este, la alimentación va a ser un pilar básico.

Una dieta para perros con problemas hepáticos adecuada va a ayudar a mantener una buena calidad de vida. Por eso, en este artículo de ExpertoAnimal repasaremos las mejores opciones, que siempre debemos contrastar con nuestro veterinario para garantizar un óptimo estado de salud en nuestros canes.

La importancia del hígado

El hígado, como hemos dicho, realiza funciones imprescindibles para la vida, como la síntesis de sustancias, la eliminación de tóxicos de la sangre o la producción de factores de coagulación.

Cuando el hígado falla apreciaremos síntomas inespecíficos como la anorexia, el adelgazamiento, los vómitos y la diarrea, el aumento en la ingesta de agua y en la micción, y otros más característicos de la insuficiencia hepática como la ictericia, la ascitis o la encefalopatía hepática, que cursa con descoordinación, cambios de comportamiento o hipersalivación, debido al alto nivel de toxinas que se quedan sin eliminar en la sangre.

Dentro de estas toxinas destaca el amoníaco, que procede del metabolismo de las proteínas, por lo que estas serán el primer elemento a tener en cuenta en la dieta para perros con problemas hepáticos. La insuficiencia hepática tiene diversas causas y será nuestro veterinario quien, tras las pruebas pertinentes, llegue al diagnóstico y prescriba el tratamiento que combinará fármacos y dieta. En el mercado podemos encontrar pienso hepático para perros, pero hay más opciones. A continuación explicamos qué puede comer un perro con hepatitis.

La importancia de la alimentación

Una vez nuestro veterinario nos haya dado el diagnóstico, el tratamiento va a comprender un cambio en la alimentación hasta que el perro se recupere o de por vida, si la lesión se ha cronificado. Independientemente de la comida que le ofreciésemos a nuestro perro, debemos pasar a una dieta para perros con problemas hepáticos.

A la venta en clínicas o establecimientos especializados encontraremos piensos y latas adaptadas a este tipo de trastornos. Estos alimentos contienen las proteínas justas para no sobrecargar al hígado. Son proteínas de calidad y fácil digestión, lo mismo que las grasas, que son la mejor forma de aportar energía.

En los casos de encefalopatía hepática las proteínas deben tener origen vegetal o lácteo. El aporte de sodio y cobre será bajo. La lista de ingredientes se completa con vitaminas, con especial atención a las A, B, K, D, E y C, minerales como el zinc, el potasio, el selenio y el manganeso, aminoácidos esenciales como el omega 3 o la taurina y otros antioxidantes.

De todas formas, estas son características generales, lo ideal sería que el menú estuviese adaptado al daño concreto que padece el perro. Además, si se muestra inapetente o reacio a la nueva dieta podemos ofrecerle su versión húmeda o remojar las croquetas y calentarlas brevemente.

La comida debe ofrecerse repartida en varias raciones pequeñas, entre 3-6 al día. Si aún así nuestro perro presenta dificultades para comer podemos pensar en ofrecerle una dieta casera para perros con problemas hepáticos. Si no conseguimos que coma tendrá que ser alimentado en la clínica con sonda.

Dieta para perros con problemas hepáticos - La importancia de la alimentación

La alimentación casera

Un plato con productos de calidad escogidos y cocinados por nosotros mismos va a ser muy apetecible para nuestro perro. Siempre según consejo veterinario, podemos elaborar en casa la dieta para perros con problemas hepáticos, que podremos alternar o no con la alimentación comercial para intentar estimular el apetito del perro.

Para confeccionar este menú podemos escoger carnes con poca grasa como las de pollo o pavo. Las proteínas deben representar aproximadamente el 20 % de las calorías, aunque hay que hacer un seguimiento para ajustarlas. Pueden utilizarse proteínas lácteas o vegetales, de soja o gluten de maíz. Cuentan con el beneficio añadido de su contenido en fibra. Una fibra recomendada es la pulpa de remolacha.

También hay que incluir hidratos de carbono, sin superar el 45 % de las calorías. Puede darse arroz blanco hervido y, en menor medida, pasta. De igual manera, para perros hepáticos las verduras están indicadas, además de hortalizas como las zanahorias. Podemos aliñar con aceite vegetal.

Las grasas deben constituir un 30-50 % de las calorías totales, salvo en caso de colestasis. Sereá necesario suplementar con vitaminas. No debemos añadir sal. Para determinar la cantidad de comida diaria tenemos que tener en cuenta las características del perro y consultar con nuestro veterinario.

Alimentos prohibidos para perros con problemas hepáticos

Más que hablar de prohibiciones tenemos que insistir en que los alimentos que se le ofrezcan al perro sean de calidad. Prohibir o limitar el consumo de algunos a la hora de confeccionar la dieta para nuestro perro con un problema hepático, va a depender del trastorno concreto que padezca. Por ejemplo, en los casos en los que la comida deba tener un contenido limitado de cobre debemos evitar alimentos que lo presenten en alta cantidad como cordero, cerdo, vísceras, judías, lentejas, germen de trigo o champiñones.

Dieta para perros con problemas hepáticos - Alimentos prohibidos para perros con problemas hepáticos

Si deseas leer más artículos parecidos a Dieta para perros con problemas hepáticos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Escribir comentario sobre Dieta para perros con problemas hepáticos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Dieta para perros con problemas hepáticos
1 de 3
Dieta para perros con problemas hepáticos

Volver arriba