Dietas caseras

Patas de pollo para perros - Beneficios y cómo dárselas

Cristina Pascual
Por Cristina Pascual, Veterinaria. Actualizado: 21 agosto 2023
Patas de pollo para perros - Beneficios y cómo dárselas
Perros

Ver fichas de Perros

Las patas de pollo son subproductos de origen animal que, actualmente, no se consumen con demasiada frecuencia en los países occidentales. Sin embargo, estos subproductos contienen una serie de compuestos que resultan muy beneficiosos para los perros, especialmente para su salud articular. ¿Quieres saber más acerca de las patas de pollo para perros? Si es así, no dudes en acompañarnos en el siguiente artículo de ExpertoAnimal, en el que hablaremos sobre los beneficios de las patas de pollo y cómo dárselas a los perros. Ya te adelantamos que las patas de pollo para perros son un alimento completamente apto y seguro para nuestros canes.

También te puede interesar: ¿El caldo de pollo para perros es bueno?

Índice

  1. ¿Son buenas las patas de pollo para perros?
  2. ¿Para qué sirven las patas de pollo para los perros?
  3. Las patas de pollo para perros, ¿crudas, cocidas o congeladas?
  4. ¿Cómo preparar patas de pollo para perros?
  5. ¿Cómo dar patas de pollo a un perro?

¿Son buenas las patas de pollo para perros?

Las patas de pollo no contienen ningún compuesto que resulte tóxico para el organismo de los perros, por lo que se consideran un alimento apto para estos animales. Además, su aporte ofrece una serie de beneficios muy interesantes para los perros, especialmente para mantener su salud articular. En el siguiente apartado explicamos con más detalle qué beneficios aportan las patas de pollo en los perros.

¿Para qué sirven las patas de pollo para los perros?

Las patas de pollo están compuestas fundamentalmente por tejido conjuntivo, pues contienen piel, cartílago, tendones y huesos. Esto hace que no tengan un gran valor nutricional en lo que se refiere a su contenido de carbohidratos, grasa y proteínas. Sin embargo, las patas de pollo contienen unos compuestos muy beneficiosos para la salud de nuestros perros.

Estos compuestos son:

  • Colágeno: casi el 70% de su contenido en proteína es colágeno, uno de los principales componentes de las articulaciones. Se encuentra presente en los ligamentos, tendones y cartílagos, y su función es aportar flexibilidad, elasticidad y sostén.
  • Glucosamina: es un amino-azúcar presente en el organismo de forma natural, que estimula la formación y reparación del cartílago articular.
  • Sulfato de condroitina: un glucosaminoglucano, también presente de forma natural en el organismo, que previene la degradación de los componentes del cartílago articular.

En conjunto, todos estos componentes hacen que las patas de pollo sean un alimento idóneo para mantener la salud articular de los perros, pues ayudan a prevenir y a tratar enfermedades crónicas y degenerativas de las articulaciones, como la artrosis.

Además, cuando las patas de pollo se ofrecen de la manera adecuada, también contribuyen a mantener la salud bucodental de los perros, pues ayudan a limpiar los dientes y previenen la acumulación de sarro. Te damos algunos "Consejos para quitar el sarro en perros", a continuación.

Patas de pollo para perros - Beneficios y cómo dárselas - ¿Para qué sirven las patas de pollo para los perros?

Las patas de pollo para perros, ¿crudas, cocidas o congeladas?

Ahora que conocemos cuáles son los beneficios que aportan las patas de pollo, vamos a analizar cuál es la mejor manera de ofrecer este alimento a nuestros perros: ¿crudas, congeladas, cocidas o deshidratadas? Veámoslo a continuación.

Es probable que hayas leído o escuchado que la mejor forma de ofrecer las patas de pollo a los perros es en crudo. Lo cierto es que, aportar las patas de pollo crudas supone un beneficio extra para los perros. Además de proporcionar una buena dosis de glucosamina y condroitina, las patas crudas favorecen la limpieza de los dientes, lo que previene la aparición de enfermedad periodontal. Sin embargo, el aporte de las patas crudas conlleva un riesgo importante.

La carne de pollo puede contener microorganismos patógenos como Salmonella y Campylobacter, los cuales son responsables de numerosas toxiinfecciones alimentarias. Aunque hay quien sostiene que la congelación elimina este riesgo, no es así. La congelación paraliza la multiplicación de estos microorganismos y puede destruir una pequeña parte de la población bacteriana del alimento, pero no la totalidad. Por ello, aun estando congeladas, las patas de pollo pueden suponer un peligro microbiológico para nuestros perros. La única manera eliminar estos patógenos es aplicando un tratamiento térmico por encima de los 65-70ºC. Entonces ¿es preferible aportar las patas de pollo cocinadas? Te lo contamos a continuación.

Al cocinar las patas de pollo, eliminamos el riesgo de que nuestros perros sufran una toxiinfección alimentaria. Sin embargo, con el cocinado aparece un nuevo peligro. Los huesos presentes en las patas de pollo, al cocinarse, se pueden astillar con facilidad y causar daños importantes, como úlceras en la cavidad oral, lesiones en el tracto digestivo, atragantamientos, etc. No obstante, existe una alternativa para evitar estos riesgos.

En lugar de ofrecer las patas cocinadas enteras, puedes triturarlas y emplearlas para elaborar unos premios caseros para tu perro. En el siguiente apartado te explicamos en detalle cómo puedes hacerlo. Descubre "¿Cuáles son los mejores premios para tu perro?" en el siguiente post de ExpertoAnimal.

Por último, vamos a hablar sobre las patas de pollo deshidratadas, que no son más que patas de pollo que se han sometido a un tratamiento térmico, a una temperatura baja, pero durante un periodo de tiempo prolongado. Este tratamiento térmico es suficiente para eliminar los peligros microbiológicos que hemos mencionado anteriormente, y además, al realizarse a una baja temperatura, no altera los beneficios nutricionales de las patas de pollo.

Por otra parte, su textura crujiente y ligeramente dura favorece la limpieza de los dientes, lo que ayuda a prevenir la aparición de enfermedad periodontal. Por todo ello, podemos concluir que una de las mejores maneras de incluir las patas de pollo en la dieta de un perro es de forma deshidratada, puesto que de este modo, eliminamos los riesgos que supone el aporte de este alimento crudo o cocido, pero sin renunciar a ninguno de sus beneficios.

¿Cómo preparar patas de pollo para perros?

Como hemos visto, aportar las patas de pollo crudas a perros conlleva ciertos riesgos para su salud. Por ello, es preferible optar por otras alternativas más seguras, como por ejemplo, la elaboración de premios a base de caldo de patas de pollo, o la deshidratación de las patas de pollo. En este apartado, explicamos con detalle cómo puedes preparar las patas de pollo de estas dos maneras.

¿Cómo hacer caldo de patas de pollo para perros?

Los pasos a seguir para elaborar unos premios caseros a base de caldo de patas de pollo, son los siguientes:

  1. Lava las patas de pollo: generalmente, las patas se venden escaldadas, peladas y lavadas. No obstante, conviene lavarlas con agua antes de la cocción para garantizar que están completamente limpias.
  2. Coloca las patas de pollo en una cazuela, cúbrelas con agua y cocínalas hasta que estén muy tiernas (unos 40-45 minutos). No se debe añadir sal al agua de cocción.
  3. Una vez cocidas, tritura las patas junto con el agua de cocción.
  4. Introduce la mezcla en moldes pequeños o cubiteras.
  5. Por último, deja enfriar los moldes en el frigorífico hasta que la mezcla solidifique.

Aunque estos premios se pueden usar en perros de cualquier edad, son especialmente recomendables para los cachorros. Las patas de pollo enteras pueden ser difíciles de masticar para los perros que aún no han desarrollado completamente su dentadura definitiva, por ello, estos premios son la mejor manera de aportar las patas de pollo para perros cachorros.

También resultan una buena alternativa para aportar las patas de pollo para perros pequeños, o para perros con dificultad para masticar (por falta de piezas dentales, gingivitis, enfermedad periodontal, etc.)

¿Cómo deshidratar las patas de pollo?

Las patas de pollo se pueden deshidratar de dos maneras:

  • O bien en un deshidratador eléctrico: es un electrodoméstico especialmente diseñado para deshidratar alimentos.
  • O bien en el horno, a unos 70ºC durante 8 horas.

Como puedes ver, la deshidratación es un proceso largo y tedioso. Por ello, si lo prefieres, pues optar por comprar directamente las patas de pollo deshidratadas, pues existen en el mercado multitud de marcas que comercializan las patas de pollo de esta manera, a modo de snack para los perros.

¿Cómo dar patas de pollo a un perro?

Para terminar, vamos a explicar la cantidad y la frecuencia con la que se puede aportar este alimento a los perros.

  • En cuanto a la frecuencia, las patas de pollo son un alimento seguro para los perros, por lo que se pueden ofrecer con regularidad. Si lo deseas, puedes aportarlas 2 o 3 veces por semana.
  • Respecto a la cantidad, lo adecuado es aportar una pata de pollo por cada 10 kg de peso.

En cualquier caso, recuerda que siempre que incorpores un alimento nuevo en la dieta de tu perro, es importante que vigiles la posible aparición de efectos adversos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Patas de pollo para perros - Beneficios y cómo dárselas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas caseras.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Salvador Muñiz Rivera
Muchas gracias x la información
1 de 2
Patas de pollo para perros - Beneficios y cómo dárselas