Compartir

Remedios caseros para perros que no quieren comer

 
Por Zorayda Coello, Periodista especializada en el mundo animal. 25 marzo 2019
Remedios caseros para perros que no quieren comer

Ver fichas de Perros

La falta de apetito en perros tiene distintas causas, desde una enfermedad hasta el empleo de comida de mala calidad para alimentar a tu perro. Sin importar cuál sea el motivo, se trata de algo que no puede ser ignorado, pues en muy poco tiempo la salud de tu amigo peludo se deteriorará.

La atención veterinaria es crucial en estos casos, especialmente en caso de enfermedad. Al mismo tiempo, en ExpertoAnimal te ofrecemos estos remedios caseros para perros que no quieren comer, tratamientos complementarios que puedes añadir a los recetados por el profesional.

También te puede interesar: Remedios caseros para perros con vómito

¿Por qué mi perro no quiere comer?

Antes de conocer cuáles son los remedios caseros recomendados para perros que no quieren comer, necesitas determinar la causa que ocasiona este comportamiento. La falta de apetito es anormal en los perros, así que presta atención a los siguientes motivos que pueden explicar por qué tu perro no quiere comer nada.

Estrés

El estrés puede ser un detonante para que tu perro deje de comer, además de provocarle diversas enfermedades o comportamientos destructivos. Las causas que lo desatan son variadas, desde cambios en la rutina (una mudanza, la adopción de otra mascota, la llegada de un bebé, entre otros) hasta ansiedad por aburrimiento o falta de ejercicio.

Indigestión

La indigestión es otro motivo que corta el apetito en tu amigo peludo, ya sea porque el malestar le impide comer o que él mismo prefiera privarse de alimentos durante un período prudencial (un día como máximo) para mejorarse.

Otros problemas del estómago, como estreñimiento, gases o diarrea, también pueden reducir las ganas de comer de tu perro.

Enfermedades respiratorias

Desde una simple gripe hasta enfermedades respiratorias más serias, como la bronquitis, provocan que el perro pierda el apetito. El moco, asimismo, le impide percibir correctamente el olor de la comida y, por ende, esta no le atrae.

Parásitos

Un perro infectado de parásitos intestinales también se negará a comer, además de presentar signos de malestar general, vómitos, gusanos en las heces, entre otros, dependiendo del tipo de parásito que esté provocando el problema.

Consumo de fármacos

Si tu perro está recibiendo tratamiento por alguna enfermedad, es posible que uno de los efectos secundarios de los fármacos sea disminuir su apetito. ¡No desesperes! Consulta a tu veterinario sobre lo que debes hacer de acuerdo con el fármaco que le administras.

Traumatismos

El dolor provocado por golpes, caídas y heridas puede hacer que el perro no quiera comer. Ante cualquier herida que desate un cambio de comportamiento, es necesario acudir al veterinario de inmediato.

Vejez

Los perros ancianos suelen comer menos. Esto ocurre porque pasan a realizar menos actividad física, por lo que conservan energía y no necesitan reponerla tan rápido.

Problemas en el conducto bucal

Las caries, los tumores en la boca y las obstrucciones (un objeto atascado en las encías o en la garganta) no le quitan el apetito al perro, pero el dolor o las molestias provocados por estos problemas lo disuaden de atreverse a masticar la comida.

Pienso

Es muy común que los perros dejen de aceptar el pienso, sobre todo cuando se les proporciona alimento de baja calidad. No significa esto que se aburra de la comida, pero si el alimento no cubre sus necesidades nutricionales, lo has acostumbrado a comer lo mismo que tú o le proporcionas una dieta únicamente basada en comida seca para perros, es muy posible que en algún momento la rechace.

Otros motivos

Otras posibles causas que pueden producir que tu perro no quiera comer son:

  • Pancreatitis
  • Tumores
  • Insuficiencia renal
  • Vacunas

Cuando tu perro ha estado 24 horas sin comer, debes llevarlo al veterinario para determinar la causa.

Remedios caseros para perros que no quieren comer - ¿Por qué mi perro no quiere comer?

Remedios caseros para abrir el apetito en perros

Tener un perro enfermo en casa implica diversos cuidados y atenciones, entre ellos vigilar que no deje de comer. Los alimentos son importantes para la recuperación, puesto que un perro que no come tiene menos energía y se siente débil, lo cual solo resulta contraproducente durante cualquier enfermedad.

¿Qué hacer si mi perro enfermo no quiere comer?” o "¿qué le doy a mi perro para abrirle el apetito?" son preguntas frecuentes en estos casos, pero no debes desesperar. Existen diversas opciones y remedios caseros para abrir el apetito en perros que puedes aplicar en estos casos. No obstante, ten en cuenta que ninguno de estos remedios sustituye la atención veterinaria, se trata de métodos alternativos que puedes emplear en compañía de los recomendados por el médico, siempre y cuando él te dé su aprobación. Así mismo, estas recomendaciones son igualmente aplicables a perros sanos que no quieren comer. Eso sí, en estos casos es importante determinar si el problema reside en una alimentación incorrecta o de baja calidad, ya que el mejor remedio para estos canes no es otro que el de ofrecer una dieta adecuada.

Comida apetitosa

Ofrece a tu perro una comida diferente que llame su atención. Puedes servir en el recipiente su comida favorita o probar con trozos de carne de pollo o pavo tibios. Otra opción es mojar su pienso con caldo de pollo o añadir un poco de yogur.

El caldo y la carne es mejor calentarlos y, cuando estén tibios, ofrecerlos al perro, pues la comida caliente desprende olores más intensos que llamarán su atención. Además, si se encuentra constipado o con mucosidad, esto ayudará a que las flemas se ablanden y pueda expulsarlas.

Elije bien los alimentos

Un perro enfermo necesita alimentos diferentes que inyecten ese extra de energía que necesita para recuperarse, de manera que debes ofrecer alimentos acordes a cada problema. En perros con problemas de estreñimiento, por ejemplo, ofrece comidas ricas en fibra, los perros con diarrea necesitan proteína e hidratación, por lo que un caldo de pollo será lo ideal para él, mientras que los alimentos ricos en fósforo se recomiendan para enfermedades respiratorios.

Añade especias

Los olores son muy importantes para los perros, así que añadir novedades en la comida llamará su atención si ha perdido el apetito. Rocía el alimento habitual con algunas hojas o trozos triturados de menta, alfalfa, eneldo, hinojo o jengibre, estos aromas nuevos le resultarán agradables.

La menta y el jengibre también puedes añadirlos al agua para que tu perro se hidrate, otro elemento esencial durante una recuperación.

Remedios caseros para perros que no quieren comer pienso

¿Por qué tu perro no quiere comer? Tras descartar que sufre alguna enfermedad, traumatismo o problema dental, es hora de revisar el pienso que le proporcionas para saber qué hacer si tu perro no come pienso. Estos son algunos de los remedios caseros para perros que no quieren comer pienso:

Adquiere un pienso de calidad

La calidad del pienso que le ofreces a tu perro es muy importante. No solo se trata de comprar el sabor que más le gusta, sino de adquirir marcas de calidad que contengan los nutrientes que necesitan en las cantidades adecuadas. Para saber qué comida adquirir, no te pierdas este artículo en el que te mostramos los mejores piensos en relación calidad-precio.

Un cambio de comida debe realizarse de forma paulatina, nunca pases bruscamente de una marca de pienso a otra.

Prueba la comida húmeda

Otra opción es alternar el pienso seco con comida húmeda para perros. La comida húmeda ofrece olores más intensos y te puede servir para dar algo diferente a tu perro. Nunca mezcles comida húmeda y seca en una misma porción, es mejor alternarlas durante la semana.

Si tu perro no disfruta las latas preparadas, prueba a humedecer sus croquetas con caldo de pollo o aceite de salmón, ¡agradecerá ese sabor extra!

Varía los ingredientes

Un perro que solo come pienso no lleva una dieta completamente equilibrada, también necesita probar y disfrutar otros alimentos. Para ello, te recomendamos añadir carnes magras, como pollo y pavo, trocitos de jamón york sin sal, zanahorias, yogur desnatado y frutas en la dieta de tu amigo peludo. No solo le proporcionarás un extra de nutrientes, sino que además le encantará probar cosas nuevas.

Sigue una dieta casera

Por otro lado y en relación con el punto anterior, una alimentación natural no solo te permite garantizar la calidad de los productos que ofreces a tu perro, sino que te ofrece la posibilidad de variar su menú, lo que aumenta la riqueza de su dieta. Así mismo, la comida casera, siempre que el menú esté bien establecido, favorece la digestión, regula el tránsito intestinal, mejora el estado de la piel y del pelo, y la salud en general. Consulta todos los "Beneficios de la comida casera para perros" en este artículo.

Así pues, si tu perro no quiere comer y no sabes qué hacer, o nada de lo anterior funciona, prueba este tipo de dieta y observa si vuelve su apetito. Nuevamente, recuerda hacer el cambio de forma paulatina, ya que los cambios bruscos de comida producen vómitos y/o diarrea. En cuanto al mejor tipo de comida casera para perros, tienes dos opciones: seguir una dieta BARF basada en alimentos crudos o cocinar los productos. Ambas son válidas, todo depende de la procedencia de los alimentos, del tiempo que tengas y de las necesidades particulares de cada perro. En el siguiente vídeo compartimos una sencilla receta de comida BARF.

Remedios caseros para cachorros que no quieren comer

Son diversas las razones por las cuales un cachorro se niega a comer, desde alguna enfermedad hasta el proceso de transición entre la leche materna o de fórmula y la comida seca, o una dosis de vacuna reciente. En cualquier caso, no olvides acudir a tu veterinario en primer lugar. Después de haberlo hecho, prueba alguno de estos remedios caseros para cachorros que no quieren comer.

Ejercicio

Un perro cansando tendrá más apetito, por lo que te recomendamos sacar a pasear a tu cachorro y jugar con él para que gaste toda su energía. Pelotas, trote y juegos de rastreo son algunos de los más divertidos. Adicional a esto, puede ser un buen momento para comenzar con el entrenamiento.

Distintos piensos

Si tu cachorro está comenzando a probar la comida seca, es posible que la marca que hayas adquirido no le guste o no sea la adecuada para él. Recuerda comprar solo pienso formulado para cachorros, puedes adquirir bolsas de medio kilo de distintos sabores hasta encontrar la que le guste a tu amigo peludo.

Comida húmeda

Para algunos cachorros, la transición entre la leche y la comida seca suele ser complicada, así que prueba a ofrecer latas de comida para cachorros. El sabor es más intensos y llamativo, además de que la textura suave puede ser justo lo que tu cachorro necesita. Así mismo, humedecer el pienso con agua o caldo de pollo también puede favorecer que el cachorro quiera comer.

Comida casera

La comida casera es otra opción si tu cachorro no se adapta a comer pienso. Para ello, como decíamos en el apartado anterior, existen distintas dietas, como la BARF, que se basan en añadir ingredientes de distintos grupos alimenticios hasta encontrar un equilibrio que le proporcione a tu cachorro todos los nutrientes que necesita y, al mismo tiempo, le resulte deliciosa. Consulta con tu veterinario sobre la mejor manera de alimentar a tu cachorro con una dieta casera.

¿Cómo engordar un perro?

Si el problema reside en que tu perro come bien pero no engorda, o está muy delgado, es preciso visitar al veterinario para determinar por qué no gana peso. Una vez visitado el especialista, si el perro está completamente sano, revisa la cantidad de comida diaria que le das y auméntala para comprobar si este es el motivo que provoca que tu perro no engorde. Así mismo, comprueba las calorías que ingiere y las que gasta, ya que si consume menos de las debe o gasta más de las que ingiere, también pueden estar haciendo que el can esté muy delgado.

Por otro lado, un remedio muy efectivo para perros que no quieren comer o que no engordan, es ampliar el número de tomas diarias. Es decir, ofrece pequeñas cantidades de comida, varias veces al día. Esto hará que tenga más ganas de comer pero, también, que digiera mejor la comida y metabolice los nutrientes. Para más consejos, no te pierdas este artículo: "¿Cómo hacer que mi perro aumente de peso?".

Remedios caseros para perros que no quieren comer - ¿Cómo engordar un perro?

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para perros que no quieren comer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Escribir comentario sobre Remedios caseros para perros que no quieren comer

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Remedios caseros para perros que no quieren comer
1 de 3
Remedios caseros para perros que no quieren comer

Volver arriba