Compartir

Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos

Por Ana Diaz Maqueda, Bióloga especializada en etología. 15 marzo 2019
Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos

Procrear a través de la reproducción sexual es, en la mayoría de los casos, altamente beneficioso pero, la principal característica de esta estrategia reproductiva es la necesaria presencia de dos sexos. La competencia por los recursos, el riesgo de depredación, el gasto energético que supone la búsqueda y cortejo de una pareja hacen que muchas especies animales hayan evolucionado para facilitar todo este proceso.

En este artículo de ExpertoAnimal veremos el significado de dimorfismo sexual en los animales, qué factores lo provocan y qué función tienen según las distintas especies.

También te puede interesar: Parasitismo - Definición, tipos y ejemplos

¿Qué es el dimorfismo sexual?

El dimorfismo sexual son los caracteres que diferencian un sexo de otro entre los animales y plantas. Como concepto definido por el ser humano, solo aquellas especies cuyos machos y hembras podemos diferenciar a simple vista, poseerán un dimorfismo sexual. Si este dimorfismo solo viene determinado por feromonas u olores desprendidos por los distintos géneros y no por un rasgo visual, no será denominado dimorfismo para el ser humano.

El dimorfismo sexual expresado como diferencias en el tamaño y la morfología entre los sexos está muy extendido en el reino animal. Charles Darwin se percató de esto e intentó dar una explicación a través de varias hipótesis. Por un lado, dijo que el dimorfismo sexual tenía como fin la selección sexual, siendo el dimorfismo una ventaja, por ejemplo, para machos que compiten entre sí por las hembras. Otra hipótesis que complementa la anterior es que el dimorfismo sexual, además de servir en la selección sexual, puede haber evolucionado como una competencia alimentaria o de recursos en general.

Se debe tener en cuenta que en muchos casos este dimorfismo sexual hace que el individuo que lo porta sea más llamativo y, por lo tanto, tendrá más probabilidades de ser depredado.

Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos - ¿Qué es el dimorfismo sexual?

Factores que provocan el dimorfismo sexual en animales

El principal factor que provoca el dimorfismo sexual es la genética, normalmente, expresado por los cromosomas sexuales. En la mayoría de los casos de dimorfismo sexual en animales vertebrados, las hembras poseen dos cromosomas X y el macho un cromosoma X y otro Y, que determina que nazca como tal. En muchas especies de invertebrados, las hembras solo poseerán un cromosoma sexual y los machos dos.

Otro factor primordial son las hormonas. Cada sexo se diferencia entre sí por concentraciones distintas de ciertas hormonas. Además, durante el desarrollo embrionario, en ciertas especies, una alta concentración de testosterona en el cerebro hará que este se desarrolle como femenino.

La alimentación también es fundamental para el correcto desarrollo de los caracteres sexuales secundarios que darán lugar al dimorfismo. Un animal enfermo y mal alimentado presentará un dimorfismo más pobre y es muy probable que no atraiga al sexo opuesto.

La estación del año y la época de celo hacen que aparezca el dimorfismo en ciertas especies que durante el resto del año no presentan dimorfismo sexual. Este es el caso de algunas aves.

Ejemplos de dimorfismo sexual en animales

Para entender los distintos tipos de dimorfismo sexual lo más sencillo es observar el cortejo de las distintas especies y el modo de vida.

Ejemplos de dimorfismo sexual en animales poligínicos

En muchos casos, el dimorfismo sexual se puede explicar como la competencia por las hembras. Esto ocurre en aquellos animales poligínicos (grupos de hembras con uno o pocos machos). En estos casos los machos tienen que competir para poder copular con las hembras, esto hace que sean más grandes, corpulentos y fuertes que ellas. Además, suelen poseer algún órgano que les sirve de defensa u ofensa. Es el caso, por ejemplo, de los siguientes animales:

  • Ciervos
  • Elefantes
  • Antílopes
  • Chimpancés
  • Gorilas
  • Pavos reales
  • Urogallos
  • Jabalís

Ejemplos de dimorfismo sexual en animales para diferenciarse entre sí

En otros animales, el dimorfismo existe para que hembras y machos de la misma especie puedan distinguirse entre sí. Este es el caso de los periquitos. El dimorfismo sexual en estas aves se encuentra en el pico, en una zona concreta llamada “cera”. Ellas lo tienen de color más pardo y rugoso y ellos liso y azul. Pues, si se pinta de azul la cera de una hembra, esta será ataca por los machos y, si a un macho se le pinta de marrón, será cortejado como hembra.

Ejemplos de dimorfismo sexual en animales por desempeño sexual

Otro ejemplo de dimorfismo sexual viene dado por el desempeño sexual en la especie. Así, los sapos y ranas machos que tienden a abrazar a las hembras durante la cópula tienen unos brazos más fuertes y desarrollados, además pueden presentar espinas en las manos para sujetarse mejor.

El dimorfismo puede ser también usado como un elemento del cortejo. Este es el caso de las aves del paraíso. Estas aves no tienen depredadores naturales en su lugar de origen, por lo que poseer un plumaje muy llamativo, plumas largas en la cola o cabeza no hace que sean más susceptibles a la depredación, pero sí es un buen reclamo para las hembras. Este plumaje no es solo atractivo para las hembras, sino que también le da información sobre el estado de salud del macho y la posibilidad de tener hijos sanos.

Ejemplos de dimorfismo sexual en animales que las hembras son más grandes

Las hembras de rapaces, como las águilas, aguiluchos, búhos o halcones, son más grandes que los machos, en ocasiones mucho más grandes. Esto es debido a que suele ser la hembra la que pasa más tiempo en el nido incubando los huevos, por lo que tener un tamaño mayor le ayudará a defender el nido. Además, estas hembras son, normalmente, más agresivas y territoriales que los machos, por lo que su gran tamaño ayuda.

En el grupo de los artrópodos, las hembras tienden a ser infinitamente más grande que los machos, como ocurre con las arañas, mantis religiosas, moscas, mosquitos, etc. Ocurre lo mismo en anfibios y reptiles, donde las hembras son también más grandes.

Otros ejemplos de dimorfismo sexual en animales

Existen también casos muy concretos como el de las hienas. Las hembras, antes de parir, son casi indistinguibles de los machos. Poseen un clítoris tan grande como el pene de los machos, los labios están extendidos y parecen un saco escrotal. Tras parir, se notan los pezones, por lo que podrán ser reconocidas. Además, son mucho más grandes que los machos, esto se debe a que son animales caníbales y cualquier macho podría intentar comerse unas crías recién nacidas. Para evitar esto, la mayor corpulencia y fuerza de la hembra es necesaria.

Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos - Ejemplos de dimorfismo sexual en animales

Dimorfismo sexual en humanos

Los seres humanos también presentan dimorfismo sexual, aunque algunos estudios sugieren que no existe una feminización o masculinización severas y que el ser humano tiende a una unificación de los caracteres sexuales, es decir, en nuestra especie existen hombres más o menos masculinizados y mujeres más o menos feminizadas. Son los estándares culturales y cánones de belleza lo que nos lleva a una cultura de diferenciación sexual.

Llegados a la pubertad, las mujeres y los hombres comienzan a desarrollar sus órganos sexuales, visualmente diferentes unos de otros. Aparece vello en axilas, pubis, cara, piernas y otras partes del cuerpo. Los hombres, por genética, tienden a presentar más vellosidad en la cara y otras zonas del cuerpo, pero muchos no son así. Las mujeres presentan igualmente vello en el labio superior.

Un rasgo exclusivo de las mujeres es el desarrollo de las glándulas mamarias, regulado por genética y hormonas, aunque no todas tienen el mismo grado de desarrollo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Carranza, J. U. A. N. (1994). Sistemas de apareamiento y selección sexual. Etología: introducción a la ciéncia del comportamiento, 363-406.
  • Hedrick, A. V., & Temeles, E. J. (1989). The evolution of sexual dimorphism in animals: hypotheses and tests. Trends in Ecology & Evolution, 4(5), 136-138.
  • Hiraldo, F., Álvarez, F., & Valverde, J. A. (1974). Biometría y dimorfismo sexual en el calamón (Porphyrio porphyrio). Doñana Acta Vertebrata, 1, 103-108.
  • Shine, R. (1989). Ecological causes for the evolution of sexual dimorphism: a review of the evidence. The Quarterly Review of Biology, 64(4), 419-461.
  • T. D. C. (2008). El dimorfismo sexual y la comunicación entre los mamíferos. Mundo Pecuario, 4(2), 72-75.

Escribir comentario sobre Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Marta
Me parece un artículo muy interesante con muchos ejemplos interesantes. Me gustaría apuntar que en el caso de las rapaces el menor tamaño de los machos también ayuda a que estos sean más ágiles cazando. El ejemplo de los humanos es muy curioso pero, bajo mi punto de vista, el hecho de que haya machos y hembras más o menos masculinizados o feminizados es algo que también ocurre en la naturaleza. Para explicarlo y volviendo al ejemplo de las rapaces, hay hembras muy grandes pero también las hay pequeñas, y hay machos pequeños y también los hay muy grandes, pudiendo solaparse entre sí los tamaños.

Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos
1 de 3
Dimorfismo sexual - Definición, curiosidades y ejemplos

Volver arriba