Compartir

Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. Actualizado: 3 junio 2020
Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve

Ver fichas de Perros

La famotidina es un fármaco que también se utiliza en medicina humana, por eso es probable que contemos con él en nuestro botiquín casero. Pero no debemos caer en el error de administrar famotidina para perros solo porque pensemos que sus síntomas coinciden con los nuestros. Solo los veterinarios pueden prescribir el uso de fármacos.

En este artículo de ExpertoAnimal explicamos qué es la famotidina, para qué se receta en los perros y cuáles son las contraindicaciones y los efectos adversos a tener en cuenta.

También te puede interesar: Procox para perros - Dosis y para qué sirve

¿Qué es la famotidina?

La famotidina es un principio activo que se incluye en el grupo de los fármacos antagonistas del receptor H₂ o bloqueantes H₂. En otras palabras, actúa bloqueando el receptor H₂, de forma que se inhibe la secreción del ácido gástrico que induce la histamina. En concreto, impide la unión de la histamina liberada por células estomacales con su receptor. De esta forma, se reduce significativamente la secreción de ácido clorhídrico. Se considera más potente que otros principios activos de su grupo, como la cimetidina y la ranitidina, y es de larga duración.

En resumen, su ámbito de actuación es el digestivo. Básicamente es un fármaco con efecto antiulceroso, al disminuir la cantidad de ácido estomacal producido. La famotidina para perros presenta el problema de una pobre absorción, que hace que solo se aproveche el 37 % cuando la administración es oral. Se elimina a través de la orina.

Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve - ¿Qué es la famotidina?
Imagen: vademecum.com

¿Para qué sirve la famotidina en perros?

La famotidina se utiliza para el tratamiento de enfermedades asociadas al ácido que se produce a nivel estomacal. Así, encontraremos que la famotidina para perros se prescribe en los casos de gastritis de distintos tipos, úlceras gastroduodenales, esofagitis debida al reflujo o mastocitosis sistémica. La famotidina resuelve los síntomas que se relacionan con estas afecciones.

Todas estas patologías tienen que ser diagnosticadas por un veterinario. Por lo tanto, aunque tengas famotidina en tu botiquín, no se la des a tu perro por tu cuenta. El tratamiento con este fármaco requiere la supervisión regular del veterinario. Cabe destacar que los perros suelen ser muy sensibles a la formación de úlceras gastroduodenales como efecto secundario a la administración de AINE. La famotidina consigue mitigar la disminución del flujo gástrico en estos casos, con lo que contribuye a la prevención de estas úlceras en los perros sometidos a tratamiento prolongado con AINE, aunque su eficacia es controvertida.

Dosis de famotidina para perros

La dosis de famotidina para perros solo puede ser pautada por el veterinario. Lo mismo sucede con el tiempo de administración y la frecuencia entre cada toma. Esto se debe a que, como acostumbra a suceder con cualquier otro fármaco, esta va a depender de la situación clínica y de las características del perro. Es decir, se hace necesario individualizarla.

De hecho, la horquilla de la dosis recomendada es muy amplia. Oscila, por vía oral, entre 0,1 y 1 mg de famotidina por kg de peso del perro y puede darse entre una y dos veces al día. Además, una vez iniciado el tratamiento, hay que mantenerlo todo el tiempo que haya indicado el veterinario, aunque notemos antes mejoría.

La famotidina en perros suele utilizarse en comprimidos y es mejor que se administren antes de comer. Pueden partirse para facilitar su consumo, especialmente si es preciso esconder el comprimido en la comida para que el can lo tome sin darse cuenta. Más trucos en este otro artículo sobre Cómo dar una pastilla a un perro. Otros formatos son la famotidina inyectable para perros, que administrará el veterinario, o la suspensión oral. En este último caso la famotidina se presenta en forma de polvo que debe reconstituirse añadiendo agua.

Contraindicaciones de la famotidina en perros

La famotidina podría interaccionar con otros fármacos, por eso, si nuestro perro está consumiendo o acaba de consumir algún medicamento, tenemos que ponerlo en conocimiento del veterinario si este desconoce el dato. Esto incluye los suplementos alimenticios. Por supuesto, los perros que han manifestado en algún momento reacciones alérgicas a la famotidina, no deben volver a consumir este fármaco. Al contrario, puede darse a perras durante el período de gestación o de lactancia, claro está, siempre siguiendo el consejo del veterinario.

Por otra parte, hay que extremar las precauciones con los perros que padecen enfermedades renales o hepáticas ya diagnosticadas. La famotidina no es el fármaco más adecuado para estos ejemplares. También se recomienda cautela en los casos de perros de edad avanzada o con alguna condición previa que los debilite. Si tras administrar famotidina para perros percibimos algún efecto adverso debemos ponerlo en conocimiento del veterinario. Lo mismo tendremos que hacer si nos parece que el fármaco no está haciendo el efecto que debería.

Efectos secundarios de la famotidina para perros

En ocasiones, la famotidina puede provocar reacciones adversas en el perro, aunque son raras. Entre ellas destacan las siguientes:

  • Pérdida del apetito.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Sequedad en mucosas y piel.
  • Hipotensión.
  • Disminución de la frecuencia cardíaca en los casos en los que se administra por vía intravenosa.

Además, aunque se trata de un fármaco muy seguro si se utiliza según las recomendaciones del veterinario, si se produce una sobredosis es posible detectar síntomas como los siguientes:

  • Vómitos.
  • Nerviosismo.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Colapso.
Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve - Efectos secundarios de la famotidina para perros

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Bibliografía
  • Hata et al. 2005. Famotidina prevents canine gastric blood flow reduction by NSAIDs. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. Vol. 21. pp. 55-59.
  • Portal Veterinaria. 2018. Farmacología gastrointestinal.

Escribir comentario sobre Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve
Imagen: vademecum.com
1 de 3
Famotidina para perros - Dosis y para qué sirve

Volver arriba