menu
Compartir

Ictus en gatos - Síntomas, causas y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 11 enero 2022
Ictus en gatos - Síntomas, causas y tratamiento

Ver fichas de Gatos

Los gatos no están exentos de sufrir problemas isquémicos o de falta de riego sanguíneo a nivel cerebral, lo que se conoce como ictus o derrame cerebral y que puede ser secundario a una interrupción del riego sanguíneo o debido a una hemorragia cerebral. Las causas son variadas, desde accidentes o traumatismos hasta enfermedades crónicas o graves.

Los síntomas de ictus en gatos van desde leves con desorientación y confusión o presentar signos como ceguera, inclinación de la cabeza, temblores, ataxia y déficits propioceptivos. En los casos más graves el ictus conduce a la muerte del gato. En la prevención de esta enfermedad es fundamental los chequeos de rutina en el veterinario a fin de detectar los primeros signos de enfermedad causante y mantener al gato activo y bien cuidado. Continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal sobre ictus en gatos, síntomas, causas y tratamiento para informarte en profundidad y saber cuándo acudir al veterinario.

¿Qué es un ictus?

Un ictus, también llamado derrame cerebral o accidente vascular cerebral, es producido por una falta o una inadecuada circulación sanguínea en el cerebro debido a una interrupción del flujo sanguíneo cerebral o secundaria a una hemorragia interna en el cerebro. Consecuencia de este daño o alteración cerebral, se repercuten funciones cerebrales relacionadas con la propiocepción, el equilibrio, la consciencia y los sentidos. Los primeros signos clínicos del ictus en los gatos pueden confundirnos con otro problema neurológico felino al ser derivados del aparato vestibular o convulsiones.

Tipos de ictus en gatos

Los gatos pueden desarrollar tres tipos de ictus, siendo los siguientes:

  • Ictus embólico: ocurre cuando se produce un coágulo sanguíneo (trombo) en una localización distinta al torrente sanguíneo cerebral, pero generalmente en una localización cercana (grandes vasos del corazón o del cuello) que repercute en la circulación cerebral.
  • Ictus trombótico: aparece cuando se desarrolla un trombo o coágulo en el torrente sanguíneo cerebral, interrumpiendo la correcta circulación sanguínea del cerebro.
  • Ictus hemorrágico: ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga al cerebro presenta una fuga o rotura, saliendo sangre e interrumpiendo la correcta irrigación cerebral.

Causas de ictus en gatos

Ya sea un ictus secundario a una interrupción de la irrigación debido a un coágulo o derivada de un accidente cerebrovascular hemorrágico, las causas pueden ser muy variadas, relacionadas con intoxicaciones o, en su mayor parte, el ictus puede ser secundario a enfermedades sistémicas u orgánicas en los gatos.

Las principales causas de ictus o derrame cerebral en gatos son las siguientes:

  • Hipertensión.
  • Aumento de la coagulabilidad sanguínea (policitemia, mieloma múltiple).
  • Problemas renales.
  • Diabetes mellitus.
  • Hipotiroidismo.
  • Enfermedad hepática.
  • Intoxicación.
  • Enfermedad del corazón (endocarditis bacteriana).
  • Tumores intravasculares (linfoma, hemangiosarcoma).
  • Desarrollo de coágulos después de una cirugía.

Síntomas de ictus en gatos

Los signos de ictus en gatos pueden ser confundidos con los producidos por otras enfermedades de índole neurológica. Consiste en un déficit neurológico focal, agudo y no progresivo que suele aparecer en gatos a partir de los 8 años de edad.

Los síntomas son siempre agudos o hiperagudos y cursan generalmente con una disfunción cerebral asimétrica no convulsiva. Cuando se altera la circulación en el cerebro anterior, los síntomas pueden ser desde una leve desorientación hasta la muerte. Además, se produce un torneo o inclinación de la cabeza hacia el lado de la lesión y puede ocurrir una ceguera central, así como ataxia, aumento de los maullidos y déficits propioceptivos. Otros signos asociados pueden ser anorexia, debilidad, temblores y vómitos.

Diagnóstico de ictus en gatos

El diagnóstico definitivo de ictus en gatos se alcanza con la resonancia magnética, que es una prueba de diagnóstico por imagen avanzada, pero eso no quiere decir que no haya que realizar pruebas previas más sencillas como una analítica sanguínea y un análisis de orina para detectar una enfermedad subyacente que haya provocado el ictus.

El análisis del fondo del ojo puede mostrar hemorragia cuando hay alguna coagulopatía o hipertensión arterial y siempre se debe realizar una anamnesis y exploración física y neurológica del gato a fin de determinar la posible causa del problema y su localización.

Tratamiento para el ictus en gatos

El tratamiento del ictus en los gatos no es específico, sino de soporte o médico, con el objetivo de estabilizar al gato y evitar que pierda la vida.

Lo primero es administrar oxígeno y cogerle una vía para la administración de fluidoterapia. El fluido que se utiliza en los casos agudos es el manitol para combatir el aumento del tamaño del cerebro y el edema ocasionado por este infarto cerebral. La dosis utilizada suele ser de 0,25-1g/kg por vía intravenosa en 10-20 minutos, repitiéndose un máximo de 3 veces al día (cada 8 horas). Este fluido se debe combinar con suero salino hipertónico si hay sospecha de hipertensión craneal.

Posteriormente, se debe tratar la enfermedad que lo ha podido producir para recuperar el estado de salud del gato y prevenir recidivas.

Ictus en gatos - Síntomas, causas y tratamiento - Tratamiento para el ictus en gatos

Recuperación y secuelas de un ictus en gatos

Muchos gatos con ictus se terminan recuperando sin secuelas. Es importante vigilar que los gatos coman, duerman y se comporten con normalidad a fin de detectar algún tipo de secuela comportamental o neurológica como depresión, irritabilidad, poca coordinación y lagunas.

En la minoría de los casos, los gatos desarrollan un daño irreversible a nivel cerebral con signos persistentes que condicionan su calidad y esperanza de vida. Además, si el ictus vuelve a ocurrir, el pronóstico es mucho peor y puede ser fatal. Esto último es más frecuente que pase ante enfermedades crónicas, de ahí la importancia de la detección y control precoz de estas enfermedades mediante chequeos de rutina en el centro veterinario.

Descubre las Enfermedades más comunes en los gatos en este otro artículo y aprende a identificar sus síntomas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ictus en gatos - Síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades neurológicas.

Bibliografía
  • Aybar, V., Casamián, D., Cerón, J. J., Clemente, F., Fatjó, J., Lloret, A., Luján, A., Novellas, R., Pérez, D.,Silva, S., Smith, K., Tegles, F., Vega, J., Zanna, G. (2018). Manual Clínico de Medicina Felina. Ed.SM Publishing LTD. Sheffield, UK.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Ictus en gatos - Síntomas, causas y tratamiento
1 de 2
Ictus en gatos - Síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba