Compartir

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento

Por Sara Gómez. Actualizado: 20 junio 2018
La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Perros

La procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) es una oruga muy peligrosa para nuestros perros, ya que el simple contacto con ella puede provocar una urgencia veterinaria. En los casos más graves, cuando hablamos de la ingestión del insecto o del contacto directo con las mucosas, podemos estar ante un cuadro severo, que puede llegar a causar el fallecimiento del animal.

La presencia de la oruga procesionaria en las zonas mediterráneas es especialmente común en la primavera, época en la que las larvas salen de sus bolsas y desfilan en procesión hasta su nuevo escondrijo. Por ese motivo, durante este período y los siguientes, debemos tener especial precaución durante los paseos.

Si estás preocupado por la presencia de la oruga procesionaria en tu jardín, en tus zonas habituales de caminata o crees que tu perro puede haber entrado en contacto con una, en ExpertoAnimal podrás descubrir todo lo que necesitas saber acerca de la procesionaria y los perros, sus síntomas y tratamiento.

¿Dónde se encuentra la oruga procesionaria?

La oruga procesionaria es cada vez más común en los bosques de pinos del sur de Europa, concretamente en la zona mediterránea, aunque también podemos encontrarla en el norte de África, el sur del continente americano, Alemania, Suiza, Hungría o Bulgaria, por ejemplo. Tiene predilección por los pinos, de los cuales se alimenta, aunque también puede habitar en bosques de abetos y cedros.

Es importante señalar que la oruga procesionaria está catalogada como una plaga en España, por lo que no es extraño observar métodos de control por parte de los agentes forestales en distintos bosques, especialmente durante la primavera y el verano. Si has observado la presencia de orugas en tu hogar o cercanías, no dudes en informarte acerca de cómo combatir la oruga procesionaria en el jardín o contactar con tu ayuntamiento.

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento - ¿Dónde se encuentra la oruga procesionaria?

El ciclo de vida de la oruga procesionaria

Para comprender en qué momento es más peligrosa la oruga procesionaria para los perros, debemos prestar atención a su ciclo biológico, el cual te detallaremos a continuación, acompañado de un gráfico.

Durante los meses de marzo y abril, las orugas procesionarias descienden de los nidos, situados en las copas de los árboles, formando una larga hilera de individuos. Es precisamente en este momento cuando las orugas se tornan más peligrosas, pues son capaces de proyectar al aire pelos urticantes si se sienten amenazadas.

Una vez llegan al suelo, las orugas se entierran para protegerse y convertirse en crisálidas, las cuales eclosionarán hasta transformarse en mariposas, alrededor de los meses de mayo y junio. Entonces se produce el apareamiento y la puesta de huevos en los pinos, durante el verano.

Apenas treinta días después, se producirá la eclosión de los huevos y las larvas empezarán a desarrollarse, pasando por cinco estadios larvarios distintos, hasta que estén suficientemente maduras para empezar a ascender a los árboles y formar, así, sus nidos característicos, idóneos para protegerse de la llegada del frío.

Entre los meses de noviembre y febrero las larvas se mantendrán ocultas en los nidos y empezarán a interactuar entre sí, creando vínculos sociales y realizando salidas nocturnas para alimentarse. Entonces, cuando llega la primavera de nuevo, las orugas se preparan para descender de los árboles una vez más, formando como siempre una procesión liderada por una hembra.

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento - El ciclo de vida de la oruga procesionaria

Efectos de la oruga procesionaria en perros

Como te hemos adelantado, las orugas procesionarias poseen pelos urticantes en la parte superior de su cuerpo, que son capaces de proyectar al aire cuando se sienten amenazadas. Estos pelos se asemejan a las púas de algunas plantas, por su rigidez, y una vez se clavan en el individuo liberan una sustancia tóxica.

La toxina de la oruga procesionaria es especialmente fuerte, pues causa irritación grave e inflamación. Si entra en contacto con las mucosas o con la lengua, la intoxicación puede causar heridas que son susceptibles de necrosarse, es decir, causar la muerte de las células que forman ese tejido, aunque también puede provocar un bloqueo de las vías respiratorias, agravando así el cuadro clínico.

Síntomas por el contacto de la oruga procesionaria en perros

Si hemos detectado la presencia de la oruga procesionaria en nuestro jardín o en los alrededores, será imprescindible tomar ciertas precauciones siempre que salgamos a pasear, así como conocer algunas de las señales que indican una posible intoxicación en nuestro can.

Los síntomas de la oruga procesionaria en perros son:

  • Hipersalivación
  • Inflamación de la piel
  • Reacción alérgica
  • Irritación de la piel
  • Ampollas
  • Úlceras
  • Inflamación de la lengua
  • Lengua roja, amoratada o negra
  • Malestar general
  • Nerviosismo
  • Rascado excesivo
  • Problemas al respirar

Estas son algunas de las señales más frecuentes que podemos observar tras el contacto de una procesionaria con nuestros perros, no obstante existen muchas más. ¿Qué podemos hacer entonces si nuestro perro ha olido una oruga? O mucho peor, ¿qué pasa si un perro se come una oruga procesionaria?

A continuación te damos las claves para una correcta actuación de primeros auxilios y, pero no olvides que no sustituye en ningún caso la atención médica necesaria, por lo que si has observado los síntomas mencionados te aconsejamos acudir a un veterinario urgentemente.

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento - Síntomas por el contacto de la oruga procesionaria en perros

¿Qué hacer si tu perro toca o come una procesionaria?

Ahora que ya conoces los efectos tan graves que puede provocar el simple contacto de la oruga procesionaria con un perro, será imprescindible repasar los primeros auxilios ante el contacto con la oruga procesionaria:

  1. Sin utilizar las manos, siempre con el uso de guantes o pinzas, retiraremos con cuidado la oruga procesionaria o las vellosidades que hayan podido permanecer en el pelaje de nuestro perro.
  2. Lavaremos con abundante agua fresca y limpia la zona afectada.
  3. Evitaremos frotar, manipular o hacer presión en las posibles heridas, pues podríamos provocar que los pelos urticantes liberaran más sustancias tóxicas en el organismo de nuestro can.
  4. Acudiremos de inmediato a un centro veterinario, pasando por urgencias si fuese necesario.

Tratamiento en caso de contacto de la oruga procesionaria con perros

Las consecuencias del contacto o la ingesta de la oruga procesionaria en el perro son graves y, en algunos casos, pueden resultar letales si el can no es tratado a tiempo. Al margen de las reacciones en la piel, un perro que haya sido intoxicado puede ahogarse o padecer necrosis en alguna zona de su cuerpo, lo que implicaría la amputación de ese tejido o zona concreta.

El tratamiento a aplicar dependerá de la reacción del organismo del perro ante la sustancia tóxica, y puede incluir la administración de antibióticos, el uso de corticoides y antihistamínicos, así como la provocación del vómito. En los casos más graves puede ser necesaria la hospitalización y el uso de fluidoterapia para mantener al perro correctamente hidratado, especialmente si se encuentra en estado de shock.

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento - Tratamiento en caso de contacto de la oruga procesionaria con perros

¿Es posible prevenir el contacto con la oruga procesionaria?

El cambio climático influye directamente en el ciclo biológico de las orugas procesionarias, por ese motivo, el aumento de las temperaturas provoca que lleven a cabo un comportamiento activo, lejos de las colonias, más tiempo del habitual, lo que supone un riesgo grave de intoxicación para nuestros animales.

Para prevenir el contacto o la inhalación de la oruga procesionaria debemos supervisar regularmente los árboles de nuestro jardín, pueblo o ciudad para detectar de forma pronta la presencia de nidos. En el caso de localizarlos en nuestro jardín, contactaremos directamente con un profesional fitosanitario, pero si las observamos en un espacio público nos pondremos en contacto con nuestro ayuntamiento. Como propietarios, nosotros debemos mantenernos alerta durante los paseos, especialmente en la primavera y el verano.

Además, para asegurar el buen estado de salud del perro, resaltamos la importancia de desparasitar a tu mascota de forma regular y seguir el calendario de vacunación prescrito por el veterinario.

La desparasitación y la vacunación contribuyen a la buena salud del animal, ayudan a prevenir el desarrollo de determinadas enfermedades y a evitar una posible infestación de pulgas, garrapatas y gusanos, con todas sus consecuencias.

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento - ¿Es posible prevenir el contacto con la oruga procesionaria?

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Escribir comentario sobre La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
5 comentarios
Su valoración:
Antonio
Muy buena información. Muchas gracias por compartirla.
carlos
tengo un caniche de 10 años anda todo el dia con la cabesa gacha no ve no cierra un ojo y da vuelta y vuelta despues se gacha y de a rato lo tocas y le duele todo come y toma agua duerme todo el dia me dijeron que tiene paralisis faccial gracias ma diero un antiflamatorio pero na mejora
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Carlos, deberías acudir al veterinario para pedirle una segunda opinión y otro tratamiento. ¿El perro tocó una procesionaria?
Alberto Linares
Excellent es consensus gracias
blanca
oh, no sabía que era tan peligroso. iré con cuidado cuando pasee a rumbita
Mi mascota es una gatita. Acabo de descubrir que tiene sarna. Se llama Lucas Kukas
El veterinario no me dijo el nombre común, Sarna sino el científico y hemos perdido mucho tiempo tratando de curarla con métodos muy complicados como son bañarla una vez por semana con un jabón especial. no se deja y lo sufrimos ella y yo. Yo recuerdo que mi mamá curaba de sarna a los perros simplemente con polvo de sulfateazol y violeta de genciana. ¿No será esto más fácil? Oriéntenme por favor. Gracias.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
No te recomiendo aplicar un tratamiento si el veterinario te ha aconsejado otro. Coméntale las dificultades que tienes para llevarlo a cabo y consulta con él este tratamiento alternativo. ¡Saludos!

La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento
1 de 6
La procesionaria y los perros - Síntomas y tratamiento

Volver arriba