Compartir

¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?

Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. Actualizado: 1 marzo 2018
¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?

Ver fichas de Gatos

Por mucho que esté extendida la idea de que los gatos son muy independientes, siempre nos solemos imaginar a estos felinos ronroneando en nuestro regazo y aceptando gustosos nuestras caricias. Pero la realidad puede ser bien diferente y, así, no es difícil que nos encontremos con gatos que huyen y/o rechazan nuestras demostraciones de afecto.

En ocasiones incluso es posible que nos muerdan, aunque hubiesen sido ellos mismos los que se nos hubiesen acercado demandando, aparentemente, caricias. Por eso, en este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar por qué nuestro gato nos muerde cuando lo acariciamos.

También te puede interesar: ¿Por qué el camaleón cambia de color?

Cuando morder es un juego

Como sabemos, los gatos son animales cazadores y, desde bien pequeños, desarrollan conductas dirigidas a convertirse en un depredador perfecto. Dentro de estas actividades se encuentran los mordiscos, como parte del desarrollo de su conducta habitual de caza. Los gatitos van a jugar entre ellos a convertirse en presas y depredadores.

Estas primeras semanas de vida son claves para la socialización, por eso es tan importante que las pasen en compañía de su madre y de sus hermanos, por lo menos durante los dos primeros meses de vida. Los juegos entre ellos y las correcciones de la mamá gata van a ayudar a que el gato aprenda hasta dónde puede llegar y qué fuerza puede imprimir a sus mordiscos.

Cuando el gatito pasa a convivir con nosotros, puede querer repetir estos juegos y esto puede explicar por qué el gato nos muerde cuando lo acariciamos ya que, para él, se va a activar el modo "juego de caza". Si esto sucede debemos desviar su atención y utilizar siempre juguetes para interactuar con él, evitando, así, que tome nuestras manos, dedos, pies o incluso piernas como presas potenciales.

¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio? - Cuando morder es un juego

Morder como aviso

Otras veces nuestro gato nos saluda y se nos acerca frotando su cabeza contra nuestro cuerpo y/o ronroneando. Nuestra reacción normal va a ser devolverle las caricias y, por ello, causa sorpresa a cualquier cuidador y es pregunta habitual por qué el gato nos muerde cuando lo acariciamos.

Hay que saber que, si bien es cierto que nuestro gato nos está pidiendo caricias, puede cansarse de ellas enseguida y su modo de decirlo va a ser pararnos con un mordisco, generalmente pequeño, de aviso. Otras veces nos frenará con la pata, parando nuestra mano o dándonos un leve zarpazo. Aunque nos resulte una conducta desconcertante, lo cierto es que es muy probable que nuestro gato nos haya estado avisando de que cesemos en nuestras caricias, pero no hemos identificado sus signos.

Algunos pueden ser los siguientes:

  • Orejas plegadas hacia atrás, al igual que el resto de la cabeza, que va a apartarse de nuestro contacto.
  • Movimiento inquieto de la cola, que va a presentar elevada.
  • Intento de zafarse de nosotros.
  • En general, incomodidad, nuestro gato no estará relajado, más bien su estado será el de alerta.

Si observamos alguno de estos comportamientos tenemos que dejar de acariciarlo ya que, de persistir, nos llevaremos un mordisco de aviso o un zarpazo. Veamos, a continuación, en que partes del cuerpo es más seguro acariciar a un gato.

Zona de caricias

En primer lugar, ni con un gato ni con ningún otro animal, debemos forzar el roce. Dejemos siempre que sean los animales los que se acerquen a nosotros. Obligarlos puede explicar por qué el gato muerde cuando lo acaricio.

Si nos fijamos en estos felinos, es fácil comprobar que nos demuestran su cariño restregándose contra nosotros, especialmente los laterales de la cabeza. De esta manera libera unas hormonas "apaciguantes" que le proporcionan una agradable sensación. Este va a ser su lugar favorito de caricias.

El resto del cuerpo se comporta de la siguiente manera:

  • Parte superior de la cabeza y cuello: esta zona, al igual que los lados de la cara, es muy receptiva a las caricias. Nuestro gato aceptará el contacto de buen grado, eso sí, tenemos que parar al primer síntoma de incomodidad.
  • Lomo: las caricias que le recorren la columna vertebral también son bien recibidas, especialmente si le rascamos con delicadeza la zona de inicio de la cola.
  • Patas: a los gatos no les suele gustar que se les toquen ni las patas ni los pies. Mejor evitar hacerlo si no conocemos al minino.
  • Barriga: zona de peligro. Hasta el gato más mimoso puede revolverse si insistimos en acariciarle esta parte, ya que es especialmente vulnerable. Tocarle el vientre es sinónimo, casi seguro, de mordisco, aunque sea solo de advertencia.

Por lo tanto, respetemos estas indicaciones, sobre todo si es un gato desconocido o recién llegado. Ambos debemos habituarnos poco a poco y, por supuesto, tenemos que dejar de tocarlo al primer indicio de incomodidad.

¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio? - Zona de caricias

El mordisco de amor

Pero, en ocasiones, hay gatos que utilizan el mordisco como otra forma de comunicación "amorosa". Así, la respuesta a por qué nuestro gato nos muerde cuando lo acariciamos puede ser, simplemente, que es su demostración de afecto. En estos casos el mordisco se hace "sin dientes", es decir, más bien se trataría de que nuestro gato nos "toma" con la boca la mano, los dedos o incluso la nariz, con delicadeza y suavidad, sin hacernos ningún daño. Su actitud será relajada y amigable.

Cuando el mordisco es un peligro

En algunos casos podemos explicar por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio como el resultado de una agresión, directamente. Estos gatos no toleran las caricias y reaccionan mordiendo, sobre todo si están en unas circunstancias en las que no pueden escapar y esconderse, como sería su primera opción.

Muchas veces esta situación es el reflejo de un gran miedo que el gato tiene ante los humanos y pudiera ser resultado de una socialización deficiente o de una mala experiencia. Por eso hemos dicho que es importante respetar las distancias que va a imponer el gato y nunca obligarlo al contacto ni, tampoco, reñirle si como resultado de este nos muerde. En estos casos, si queremos llegar a acariciar al gato debemos empezar con calma. Sirvan los siguientes pasos como guía:

  • Dejar que sea el gato quien se nos acerque, para ello podemos ayudarnos de algún premio, como alguna comida que le guste especialmente o un juguete.
  • Acariciar con suavidad y lentamente, sin movimientos bruscos, los laterales o la parte superior de la cabeza, tan solo un par de veces. Si el gato se muestra receptivo, lo que podremos constatar si se mantiene tranquilo, aumentaremos el tiempo de caricias progresivamente, día a día, sin prisa y sin forzar.
  • Una vez bien aceptado el paso anterior podemos seguir acariciándolo deslizando la palma de nuestra mano sobre el lomo, recorriendo la columna.
  • Hay que recordar que un gato puede querer dormir en nuestro regazo y, sin embargo, no aceptar caricias. Respetémoslo.

Si, al contrario, se desencadena un ataque, debemos seguir los pasos siguientes:

  • Si el gato nos ha atrapado la mano o el brazo debemos soltarnos con firmeza pero sin brusquedad, ya que un tirón violento puede desencadenar otro ataque. Podemos decirle, a la vez, "no", con tranquilidad.
  • Jamás debemos agredir al gato, además de ser un maltrato intolerable, puede ser contraproducente y resultar en otro ataque. Además le estaremos enseñando que no somos de fiar, lo que dificultará la resolución del problema.
  • En los casos graves en los que no sea posible el acercamiento que hemos descrito con anterioridad, debemos buscar ayuda profesional, consultando con un veterinario especializado o con un etólogo, que es el profesional que estudia el comportamiento animal. Antes de cualquier intento de modificación de la conducta debemos someter al gato a una revisión veterinaria ya que, en ocasiones, una enfermedad no detectada puede causar dolor que el gato expresa mostrándose agresivo.
¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio? - Cuando el mordisco es un peligro

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario sobre ¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
6 comentarios
sakuraneko
Pues yo es que me da tanto tanto gusto cuando me toca mi ama que no solo ronroneo, maullo, no paro quieta, me restrego, y le doy mordisquitos, no quiero hacerle daño... Pero creo que el placer me ciega 😍.. Ella dice que tengo déficit de atención 🤣 pero es que da taaaaaaanto gustito 😍
nat_sof1
Hola, tengo una gatita que adopte hacer cerca de dos meses que estaba abandonada por mi casa, cuando la adopte ella apenas tenia 1 mes de nacida por lo que me toco darle leche y no fue criada por su mamá, pero ahora cuando juega es muy grosera o solo falta caminar un poco que me va a morder los pies o tobillos de una manera muy brusca, cuando la acaricio tambien empieza a morder al principio suave y despues mas fuerte, claro lo hace a manera de juego y todo, pero es demasiado grosera que podria hacer?
María Besteiros
Hola, la socialización que se produce durante los primeros meses de vida con madre y hermanos es muy importante para el gatito y es lo que ayuda a que sepa jugar y controlar la fuerza de sus mordiscos. Cuando no tienen la oportunidad de esta relación no es raro ver situaciones como la que describes. Cada vez que muerda debes distraer su atención hacia algún juguete, para que desvíe su energía hacia él. Si la estás acariciando debes dejarla al primer mordisco, aunque sea suave, primero para dejarle claro que tus manos no se muerden pero también porque es posible que, con la boca, te esté indicando que no quiere que la toques más (fíjate en su lenguaje corporal). Un saludo.
Su valoración:
Talia Rincon
Hola. Tengo un gatito de 8 meses. Es muy jugueton pero muerde bastante al jugar y ya es grande y hace daño. Hemos traido otro gatito con 1 mes y medio para que se hagan compañía. Se quieren, ronronean, pero el problema son los juegos. El grande juega como si fuese a cazar y la hace daño. Se lanza cuando le ve andar o correr para cazarle. Y aun asi no.para con sus maullidos de queja . Me da.miedo que la pueda hacer daño y no me atrevo a dejarles juntos por el pequeño. Podria.llegar a matarle? O es solo un juego?. Tengo pronto un viaje y no se como hacerlo. Gracias
María Besteiros
Hola, por lo que cuentas parece solo un juego, pero por la diferencia de tamaño sí podría llegar a lastimarse el pequeñín, aunque lo normal es que un gato controle y no llegue a herir de gravedad a otro. No sé si paras tú los "ataques" o los resuelven ellos solos. Creo que eso es lo que te puede dar tranquilidad o no a la hora de dejarlos solos. Para otra ocasión, si es posible, mejor que el gatito permanezca con su madre y hermanos hasta un mínimo de 2 meses, ya que es muy importante para su socialización. Además, también se recomienda que, antes de juntar gatos, estén testados de inmunodeficiencia y de leucemia felinas, ya que son enfermedades contagiosas e incurables.
Talia Rincon
Gracias por tu respuesta. Si, tienes toda la razon. El mayor estuvo con su mama hasta los dos meses y medio, pero la pequeña es de una camada no deseada. Por eso ha venido tan pronto. Efectivamente acabo parando yo los ataques. Trato de ver hasta donde es capaz de llegar pero hay veces que el grande se pone tan nervioso q la aprieta con fuerza y la muerde bien...supongo que segun vaya creciendo se igualaran las fuerzas pero ahora me da pánico que llegue lejos la cosa porque no parece que le hagan efectos los quejidos del pequeño.... es extraño porque el grande es sumiso sobretodo con.mi.perro. .. y suele parar con el. Pero con el gatin no
saidcheh
del gusto 💗🐈🐈
joorca1982
Hola, quisiera saber que debo hacer para q mi perrita se acostumbre a quedarse sola en casa. (ella se quedaba sola en la casa anterior y no habia rollo, pero hace casi un mes nos cambiamos y llora todo el tiempo q esta sola)
María Besteiros
Hola, debes acudir a un profesional en comportamiento canino, como puede ser un veterinario con formación específica, un etólogo o un educador, para que estudie tu caso concreto y pueda darte las pautas más adecuadas. ¡Suerte!
rubia42
Para jugar supongo

¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?
1 de 4
¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?

Volver arriba