Compartir

Lenguaje y comunicación de los gatos

Por Vanessa Díaz, Periodista especializada en el mundo animal. Actualizado: 26 marzo 2018
Lenguaje y comunicación de los gatos

Ver fichas de Gatos

Los gatos, aunque muestren la imagen de ser misteriosos y enigmáticos, son animales muy comunicativos y expresivos. Como los seres humanos, han desarrollado prácticamente todos los sentidos, sus mejores habilidades comunicativas son las vocales, táctiles, visuales y olfatorias. Sin embargo, su principal forma de comunicación es el lenguaje corporal. Puede llegar a ser tan preciso, que si aprendemos a decifrarlo, lograremos saber que nos quiere decir nuestro gato en todo momento.

Aunque tú y tu gato no hablen el mismo idioma, todavía pueden comunicarse y hacerlo de forma fluida. Conoce y aprende más acerca de lenguaje y la comunicación de los gatos, en este artículo de ExpertoAnimal.

También te puede interesar: La comunicación de los delfines

El lenguaje corporal dice más que mil palabras

El sistema de lenguaje y comunicación de los gatos es realmente interesante. Su mayor especialidad se encuentra en el área corporal. A los gatos les encanta mover el cuerpo para expresar estados de ánimo, deseos y desagrados.

Presta atención a cada movimiento de tu gato, puede que no sean simples acciones, sino que está tratando de decir o pedirte algo. Posturas, miradas, posición de las orejas, expresiones faciales y movimiento de la cola, todo esto se enfoca en la parte de su ánimo.

A continuación, algunas pistas para revelar los misterios gatunos:

  • Si tu gato lleva sus orejas hacia delante es que se encuentra alerta, interesado en algo o contento. Si las tiene colocadas de lado o hacia atrás, puede que se encuentre un poco irritado, enfadado o asustado por algo.
  • Si su espalda se curva cuando acercas tu mano para acariciarlo, es una señal que está interesado y que le agrada. Si por el contrario se encoge, quiere decir que en ese momento no quiere tener contacto físico.
  • Cuando tenga la cola erecta es que se encuentra alerta por algo o feliz. Si ese pelaje al final de su cola está parado, es un signo que está asustado o molesto. La típica cola entre las piernas es que está ansioso o avergonzado por alguna travesura que acaba de realizar. Mientras más rápido balancee la cola de un lado a otro, significa su nivel de enfado, también puedes detectar esto por el estado de sus pupilas, cuando están totalmente dilatadas es que tu gato está muy agitado.
  • Si ves que tu gato se esponja o parece hacerse más grande, tiene espasmos en la cola y extiende su columna vertebral, es que no te quiere ver ni en pintura. Estos son signos de una posible agresión.
Lenguaje y comunicación de los gatos - El lenguaje corporal dice más que mil palabras

Las demostraciones físicas

Los gatos que tienen una buena autoestima, con la intención de lucirse, arañan superficies en frente de otro gatos más tímidos. Cuando tu gato se encuentre muy feliz verás como amasará toda área blanda que encuentre.

Para marcar territorio se frotan la barbilla y el cuerpo contra del objeto de su afecto, este podría ser un juguete, un mueble e incluso tú. Los gatos siempre están marcando lo que creen es su propiedad, esto quiere decir, que tu gato además de quererte, se considera tu dueño.

Oler para creer

Los gatos no sólo perciben olores a través de la nariz, también inhalan conocimiento. Su proceso de aprendizaje se debe mucho gracias a su capacidad olfativa. Existe algo que se llama "marcado por olor" y básicamente quiere decir que tu gato va dejando su esencia por donde quiere que pasa. Para realizar esta transferencia suelen frotarse con todo, de esta forma, otros gatos olerán su presencia en ese lugar y sabrán que forma parte de su territorio o que ha pasado por ahí.

Su sentido del olfato es tan importante que evolutivamente han desarrollado un pequeño órgano adicional (que lo tienen pocas criaturas en el reino animal y que apoya al olfato tradicional) llamado "El Órgano de Jacobson".

Este órgano se encuentra ubicado en el techo de la boca, detrás de los dientes y está conectado con la cavidad nasal. Para los gatos, la acción de oler es toda una experiencia, Jacobson absorve las moléculas de olor, intensificando las fragancias y al mismo tiempo proporcionando aún más información acerca del objeto olfateado.

Lenguaje y comunicación de los gatos - Oler para creer

Los maullidos gatunos

A muchos gatos sólo les falta hablar, ellos se comunican entre sí y con sus dueños. Los sonidos gatunos son muy diferentes unos entre sí y no son tan complicados de identificar. La intensidad, el tono y la frecuencia del maullido reflejan emociones y necesidades.

  • Por ejemplo, si tu gato está acostado sobre su espalda y ronronea (el típico purrr) es que se siente totalmente relajado.
  • Sin embargo, si está igual acostado pero gruñendo, déjalo tranquilo, te está pidiendo que le des su espacio. Atención si el ronroneo es diferente al usual, puede que a tu gato le duela algo.
  • Si escuchas un patrón de maullido durante algún tiempo prolongado, puede que tu gato tenga hambre y está pidiendo por alimento. Igual que si ese patrón son gritos intensos, gruñidos y hasta silbidos, tu gato podría comportarse de forma agresiva.
  • Otro tipo de maullido es el que experimentan durante el celo de las gatas o del gato. Es muy importante saber que un gato en celo es susceptible a fugarse de nuestro hogar, con todo lo que conlleva. Visita nuestro post acerca de las ventajas de esterilizar a un gato y rompe ya los mitos que existen.
  • Prestar atención a todos sus formas de expresión, hacer el esfuerzo por entender y luego traducir su lenguaje, te ayudará a construir una mejor relación con tu mascota.

Si deseas leer más artículos parecidos a Lenguaje y comunicación de los gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Escribir comentario sobre Lenguaje y comunicación de los gatos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Lenguaje y comunicación de los gatos
1 de 3
Lenguaje y comunicación de los gatos

Volver arriba