Compartir

¿Por qué mi perra no se deja montar?

Por Ana Diaz Maqueda, Bióloga especializada en etología. Actualizado: 31 octubre 2018
¿Por qué mi perra no se deja montar?

Ver fichas de Perros

No existen trucos para hacer que una perra copule. Los animales actúan según su experiencia, su aprendizaje y su etología. Si un animal no quiere hacer algo jamás se le debe forzar, cada cual necesita tiempos diferentes para hacer ciertas cosas. Debemos estar atentos a la conducta de nuestra mascota para poder ayudarla y darle la mejor calidad de vida posible.

En este artículo de ExpertoAnimal trataremos de explicar por qué una perra está en celo y no se deja montar.

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro no se deja tocar?

El celo en perras

Las perras son sexualmente maduras después del primer celo, que ocurre entre los 6 y 12 meses de edad. Ser sexualmente madura no implica estar preparada fisiológicamente para criar, se debe esperar a que el animal tenga más de un año y medio para intentarlo.

El ciclo reproductor está regulado por hormonas hipofisarias, la hormona luteinizante, la hormona folículo estimulante, el estrógeno y la progesterona, y consta de 4 fases:

  1. Proestro: dura entre 6 y 11 días aproximadamente. A nivel hormonal, se produce un pico de concentración de estrógenos en sangre hacia el final de la fase. Conductualmente, podemos observar que la perra muestra agresividad hacia el macho y no acepta la cópula, aunque este sí se siente atraído por ella. Además, aparecerá tumefacción vulvar, un tipo de inflación de la vulva mediada por los estrógenos. Así mismo, es normal la aparición de sangre debido a una sobrevascularización de la zona.
  2. Estro: se prolonga alrededor de unos 5 o 9 días. Hormonalmente, aparece un pico de hormona luteinizante que provoca la ovocitación o libración del óvulo inmaduro que, gracias a la hormona folículo estimulante madurará. Durante esta fase de fertilidad, la hembra seguirá atrayendo al macho, aceptará la cópula y mantendrá la tumefacción vulvar.
  3. Diestro: al acabar el estro, haya habido fecundación de los óvulos o no, se produce una fase en la que los niveles de progesterona son muy altos. Si la cópula ha tenido éxito, esta hormona servirá para preparar el útero e impedir el aborto. El diestro se mantiene durante 56 o 60 días. En este periodo, si no ha habido fecundación, pueden aparecer síntomas de pseudogestación o embarazo psicológico.
  4. Anestro: entre un ciclo y otro, existe un periodo que dura alrededor de 3 meses en los que no se deben producir cambios hormonales a nivel del aparato reproductor si no ha habido embarazo.

Si quieres profundizar en este tema, te invitamos a leer el artículo de ExpertoAnimal “El celo en las perras - Fases, duración y comportamiento”.

Aspectos a tener en cuenta antes de la cópula

Si quieres que tu perra tenga cachorritos y disfrutar con ella de ese maravillo periodo, antes debes valorar ciertos aspectos para que todo salga le mejor posible.

En primer lugar, debes estudiar en profundidad qué harás con los cachorros cuando llegue el destete. ¿Podrás dar en adopción responsable a todos? ¿Asumirías que alguno jamás consiga un hogar y deba permanecer en el tuyo? ¿Es el momento más adecuado para tu perra, tu familia y para ti? Estas son algunas preguntas que debes hacerte para que ningún ser sufra las consecuencias de una mala decisión.

Seguidamente, debes comprobar si podrías asumir todos los gastos derivados de la gestación y otros problemas que pudieran surgir. Los gastos básicos son pienso especial y de buena calidad y ecografías para hacer seguimiento del embarazo. Si surgen problemas durante el parto o el embarazo, los gastos podrían ascender considerablemente.

Por otro lado, la hembra debe tener la edad adecuada, más de 2 años y menos de 8 años (según la raza), y estar en buen estado de salud, por lo que antes es necesaria una visita al veterinario que certifique que el animal está lo suficientemente sano para reproducirse.

Por último, la perra debe estar en celo. Concretamente en la fase de estro, para que no muestre agresividad hacia el macho. Y, por supuesto, debe estar receptiva. Como decíamos al inicio, no recomendamos forzar a ningún animal a experimentar situaciones que no quiere vivir.

¿Por qué mi perra no se deja montar? - Aspectos a tener en cuenta antes de la cópula

Causas por las que una perra no se deja montar

Existen varias razones por las que una perra no acepta a un macho para la cópula, debemos estar atentos, observar el comportamiento de la pareja y asegurarnos de que tenemos los suficientes conocimientos sobre el tema. Previamente, es deseable acudir a un profesional para que nos asesore correctamente.

Antes que nada, tenemos que asegurarnos de que la perra está en celo y, sobre todo, en la fase adecuada de este. Podemos adelantarnos al momento oportuno si confundimos o desconocemos los síntomas que muestran las perras en celo. Adicionalmente, podemos visitar al veterinario para que le realice una citología a la perra que nos confirme su estado.

Es necesario conocer la etología de la especie y saber que no todos los machos serán deseables para nuestra perra. Las feromonas, el estado anímico o la personalidad son factores a tener en cuenta. Por ejemplo, perras con un carácter fuerte pueden no sentirse atraídas por machos con una personalidad más sumisa. Así mismo, es importante que los animales se conozcan previamente, que hayan podido jugar y relacionarse entre ellos durante cierto tiempo. También, debemos elegir un macho acorde al tamaño y peso de la hembra, para que esta no sufra daños al aguantar parte del peso del perro, ni que los futuros cachorros sean excesivamente grandes para ella.

Por otro lado, si la perra ha sufrido alguna experiencia traumática con otros perros que haya podido desarrollar en ella miedos e inseguridades, puede no dejarse montar e incluso reaccionar de forma agresiva. En general, en estos casos la perrita suele mostrar conductas relacionadas con el miedo en otras situaciones, por lo que es preciso acudir a un educador canino o etólogo para encontrar y tratar el problema.

Existen muchas enfermedades que pueden provocar el rechazo por parte de la hembra. Tumores, infecciones y otras patologías pueden, o bien hacernos creer que la perra está en celo cuando no es así, o bien, causar dolor y malestar al animal, por lo que, bajo ninguna circunstancia querrá procrear. En cualquier caso, siempre tenemos que contactar con un especialista.

En cualquier situación, jamás, bajo ningún concepto, se debe sujetar y forzar a la hembra para que se deje, pues podría mostrar agresividad y atacar para liberarse, además de las consecuencias psicológicas que esto podrían producir en ella.

¿Por qué mi perra no se deja montar? - Causas por las que una perra no se deja montar

Inseminación artificial en perros

Si tu perra no se deja montar, ¿qué puedes hacer? Existe una opción para aquellas personas que quieren que su perra tenga cachorros y no lo consiguen, aunque ella esté totalmente sana. Esta opción es la inseminación artificial, que solo puede ser realizada por un veterinario. Este recolectará el semen del macho elegido y lo introducirá en la hembra cuando esté en la fase adecuada.

De todas formas, y teniendo en cuenta la gran cantidad de perros que ocupan las protectoras de todo el mundo, más allá de la situación de la perra y su interés en procrear, debemos preguntarnos si realmente es lo más adecuado y plantearnos la esterilización como método de prevención de ciertos problemas de salud de carácter grave, como infecciones en útero y matriz.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perra no se deja montar?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Escribir comentario sobre ¿Por qué mi perra no se deja montar?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Pepa
Muy interesante
Su valoración:
Marta
Muy bien explicado

¿Por qué mi perra no se deja montar?
1 de 3
¿Por qué mi perra no se deja montar?

Volver arriba