Compartir

Mal-shi

Mal-shi

El perro mal-shi surge del cruce entre perros de la raza shih tzu y bichón maltés, por lo que estamos ante un can de tamaño pequeño y una apariencia realmente adorable. Cada vez son más los perros mestizos adoptados, sin embargo, es importante resaltar que el hecho de surgir canes híbridos como este de forma natural, o no, no quiere decir que a partir de ahora se deba potenciar la cría selectiva, ¡ni mucho menos! Es importante señalar que este tipo de "prácticas" pueden desarrollar problemas de salud de carácter hereditario.

Ahora bien, si acabas de adoptar un mal-shi y quieres saberlo todo de él para cuidarlo como se merece, ¡sigue leyendo! Este es un perro realmente increíble, afectuoso, cariñoso, sociable y muy bueno. Destaca por su adaptabilidad y su facilidad para convivir con otros animales. Es sumamente familiar y adora tratar con humanos y compartir increíbles momentos con su familia. Continúa con nosotros y descubre en ExpertoAnimal todas las características del mal-shi, sus cuidados y particularidades.

Origen
  • Europa
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del mal-shi

El mal-shi o malshi también recibe otros nombres como tzu maltés o shih mal. Es considerado un perro mestizo, una raza híbrida, por lo que no cuenta con un estándar oficial y, por ello, no puede participar en competiciones oficiales.

Al igual que otras razas de perros híbridas, se desconoce el lugar y momento de aparición de los primeros ejemplares de mal-shi. Lo que sí puede afirmarse con completa seguridad es que el mal-shi proviene del cruce de dos razas puras, el shih tzu y el bichón maltés. A pesar de no conocerse su origen exacto, se sospecha que pudo aparecer por el afán de conseguir un can en el que estén presentes las características de ambas razas progenitoras.

Características del mal-shi

Pese a la cierta variabilidad observable entre diferentes ejemplares de mal-shi, existen unos rangos medios en los que se encuentran casi todos ellos. Generalmente, un perro adulto de malshi presenta un peso corporal comprendido entre los 2,3 y los 6,8 kilogramos, con una altura a la cruz de entre 25 y 50 centímetros. Debido al tamaño reducido de los padres, el mal-shi es un perrito de raza pequeña, cuya esperanza de vida media es de unos 14-15 años.

El cuerpo del mal-shi es compacto, con patas cortas y de denso pelaje. Su cabeza se asemeja a la de los shih tzu, siendo ligeramente más estrecha, con un stop marcado que acaba en una trufa negra y de forma triangular. Las orejas, de inserción alta, cuelgan hasta la altura de ese stop. Sus ojos son increíblemente dulces y expresivos, presentando un color oscuro y forma redondeada. En cuanto al pelaje facial, suele tener un bigote muy poblado, con un pelo más largo que en el resto del rostro.

Una de las características físicas más especiales de los mal-shi es su pelaje. Este suele ser de largo moderado, lustroso, sumamente suave y ondulado, especialmente en su rostro, flancos y la cola, que parece un plumero alto y curvo. Es de estructura bicapa, con una subcapa inferior lanosa que le permite tener un mejor aislamiento frente al frío. Además, las características de su pelaje hacen que sea considerado como un perro hipoalergénico.

Colores del mal-shi

Normalmente, los colores del manto en un mal-shi son sólidos y los más comunes serían: marrón, negro y blanco. Sin embargo, también existen ejemplares con dos colores, en los que el patrón del pelaje es moteado o manchado.

El mal-shi cachorro

Si cualquier cachorro suele ser inquieto y juguetón, el mal-shi lo es multiplicado por dos o incluso por tres. Son perros que desde su más tierna infancia muestran una curiosidad brutal por todo lo que les rodea, jugando y saltando sin parar y explorando allá donde lleguen.

Desde pequeños son sociables y cariñosos, pero para asegurar una buena adaptación a la familia, especialmente a otros perros o animales, se aconseja realizar una socialización temprana, comenzando con ello lo antes posible. Así, conseguiremos un perro realmente abierto y flexible a los cambios y en lo referente a la convivencia con otros.

Carácter del mal-shi

Tierno y cariñoso, así suelen definir el carácter del malshi todos los que han coincidido con este perrito aunque haya sido por unos momentos. Y no es para nada falso, pues el mal-shi es uno de los perros más atentos y afectuosos que existen. Son perros realmente familiares, que disfrutan de la compañía de su familia humana y animal como el que más. Se adaptan bien a la vida en pisos y casas, siempre que tengan compañía el lugar no será muy importante.

El mal-shi es, además, un perro increíblemente sociable, que establece contacto rápidamente con personas y animales. No duda en acercarse incluso a desconocidos, buscando su atención y su cariño. ¡Ah!, y por supuesto, un poco de juego nunca está de más para ellos.

Como es un perro tan juguetón, adora tener juguetes por todos lados, algo que recomendamos para evitar que se aburra y pueda terminar haciendo travesuras indeseadas por ello. Existen múltiples tipos de juegos, algunos juegos también estimulan su intelecto, siendo muy beneficiosos.

Cuidados del mal-shi

Si tenemos o queremos tener un mal-shi como compañero, existen una serie de aspectos a los que hemos de prestar atención para que esté en las mejores condiciones. Uno de los pilares básicos del bienestar de nuestro perro es, sin duda, su alimentación, pues esta ha de estar ajustada a sus necesidades nutricionales, proporcionándole la cantidad apropiada de energía para que mantenga su alegría y vitalidad. Con respecto a este punto, se recomienda consultar con nuestro veterinario sobre el tipo de alimentación, la frecuencia y cantidad de las tomas, pues esta tiene que estar ajustada a la vida de cada animal en concreto. Esto es importante, ya que hay animales más sedentarios y otros más activos, pueden tener diferentes requisitos asociados a la edad, a enfermedades...

En cuanto al mantenimiento de su lindo pelaje, el mal-shi necesita que se cepille su manto como mínimo 3-4 veces por semana. Solo de esta forma se evita que se acumule suciedad y pelos muertos, evitando también nudos y enredos. Además, esto permite asegurar que durante los paseos o salidas no se han adherido parásitos externos, como pulgas o garrapatas, al pelo del animal. Los baños pueden ser dados cada dos meses aproximadamente, mientras que el pelado es algo totalmente opcional. Eso sí, no se aconseja rasurar al perro.

Por último, dentro de los cuidados del malshi destacamos la importancia del enriquecimiento ambiental. Como decíamos anteriormente, son perros muy juguetones que necesitan mantenerse correctamente estimulados en todo momento. Por ello, y especialmente cuando están solos en casa, es imprescindible dejar juguetes, como dispensadores de comida o juguetes de inteligencia, que lo mantengan entretenido. Así mismo, el ejercicio diario es algo que todo perro debe recibir. Al tratarse de un can tan activo, será necesario que pasee de 2 a 3 veces al día, intercalando paseos calmados con juegos y actividades.

Educación del mal-shi

Los mal-shi, como ya hemos dicho, son perros afectuosos y dulces, pero esto no quiere decir que se puede dejar de lado su adiestramiento. Al igual que con casi cualquier otro perro, si no se siguen unas pautas de entrenamiento básicas, el mal-shi puede volverse un perro caprichoso y demasiado nervioso.

Como técnica de adiestramiento se recomienda utilizar aquellas basadas en el refuerzo positivo, pues han demostrado una alta eficacia y son fáciles de realizar. En resumen, consiste en premiar al animal cuando hace algo bien y no premiarlo si hace algo mal. De esta forma, se consigue educarlo sin recurrir a técnicas agresivas y totalmente desaconsejadas por lo dañinas y poco efectivas que resultan, como los collares de ahogo, los insultos, las agresiones o los castigos.

Pese a que se recomienda comenzar a socializarlos y enseñarles pautas básicas cuanto antes, hay que esperar a que el animal sea algo más maduro para comenzar con un adiestramiento más complejo. En concreto, se recomienda esperar a los 6 meses de vida para comenzar con el aprendizaje de pautas concretas y más complicadas. Llegado este momento, se recomienda realizar el entrenamiento de forma regular, varias veces a la semana y manteniendo la paciencia y la constancia.

Salud del mal-shi

En general, los perros mestizos presentan una menor tasa de padecimiento de enfermedades congénitas propias de las razas puras. En este caso, en el mal-shi se observa claramente como, mientras que el shih tzu y el bichón maltés tienen una serie de enfermedades congénitas asociadas, al ser una raza cruzada, el índice decae drásticamente, teniendo una salud mucho más férrea que cualquiera de las otras dos razas. Pese a ello, no se ha de descuidar este aspecto, ha de acudirse al veterinario regularmente, realizando las vacunaciones y desparasitaciones y siendo aconsejable hacer chequeos periódicos generales. Así sabremos el estado de salud de nuestro compañero y podremos actuar cuanto antes ante cualquier anomalía.

Algunas de las enfermedades más comunes del mal-shi son las luxaciones de rótula, heredadas del bichón maltés, por esto se recomienda incluir diagnóstico radiológico en las revisiones periódicas.

¿Dónde adoptar un mal-shi?

Si estamos planeando incorporar un perro a nuestra familia, es importante tener en cuenta las exigencias que esto conlleva. Hemos de ser plenamente conscientes de sus necesidades, tanto afectivas como sociales, nutricionales y deportivas. En el caso de estar totalmente seguros de poder hacer frente a todo ello y que además tienes claro que quieres que tu can sea un mal-shi, te daremos algunos consejos sobre cómo adoptar uno de ellos.

En primer lugar, se recomienda acudir a protectoras o refugios de tu zona, pues puede que tengan mal-shi que necesita una familia. De esta forma, ayudas a un animal abandonado, dándole la oportunidad de disfrutar de una vida plena y feliz en tu familia. En segundo lugar, siempre puedes consultar en las redes sociales o páginas web de protectoras, asociaciones o refugios de otras ciudades si disponen de un malshi para ir a buscarlo, aunque ello implique un desplazamiento por tu parte. Si con este viaje consigues salvar una vida y, además, conseguir al mejor compañero, ¡valdrá la pena!

Bibliografía
  • Petguide. (2013). Mal-Shi Dog Breed Health, Training, Feeding, Temperament and Puppies. PetGuide.
  • Woolf, Norma Bennett; Catherine Etteridge (2006). Hot Dogs! Barron's. pp. 92–97. ISBN 978-0-7641-3512-5.

Fotos de Mal-shi

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Mal-shi

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
7 comentarios
Su valoración:
Alexandra
quiero uno deseo uno para mi hija Luciana,
Su valoración:
Valeria
Yo y mi familia hemos estado investigando perritos para adoptar. Y esta raza nos pareció incredibles. Así que me preguntaba si sabían donde podría adoptar un cachorro de esta raza (o solo un cachorro)
Su valoración:
Allison Chocooj
A mi me gusta este tipo de perro porque cuando yo vi ese perro me encanto por completo
Su valoración:
Allison Chocooj
A mi me gusta este tipo de perro porque cuando yo vi ese perro
Su valoración:
Allison Chocooj
A mi me gusta este tipo de perro porque cuando yo vi esa raza me encanto
Su valoración:
Zoraida
Es una bonita raxa. Son muy confianls
Su valoración:
Ana maria
Me gusta este perro y cuanto cuesta a un animal yo vivo en casa de España
hola
hola , en las perreras hay millones de crias de esta raza mérelo en internet por otro lado un ejemplar puro puede costar hasta 500 euros.
saludos.
Ana maria
Hola de nuevo soy ANA maria solo quiero un adopción y cuanto cuesta a un perro de tamaño pequeño gracias.

Mal-shi
1 de 5
Mal-shi

Volver arriba