Compartir

Vitamina C para perros - Dosis y para qué sirve

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 7 diciembre 2020
Vitamina C para perros - Dosis y para qué sirve

Ver fichas de Perros

La vitamina C es un micronutriente que cumple importantes y diversas funciones que mantienen en perfecto estado el organismo de nuestro perro. No suele haber carencias de esta vitamina, que en parte es capaz de sintetizar el propio perro, por eso, si pensamos que necesita una suplementación, siempre hay que acudir en primer lugar al veterinario.

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar cómo funciona la vitamina C para perros, en qué casos puede ser útil y qué pasa si nos excedemos en su dosificación.

También te puede interesar: Vitamina E para perros - Dosis y usos

¿Qué es la vitamina C?

Las vitaminas son micronutrientes que resultan esenciales en pequeñas cantidades para que el organismo del perro pueda desarrollar sus funciones vitales con éxito. Son esenciales porque el perro no puede fabricarlos por sí mismo a partir de otros nutrientes. Esto quiere decir que resulta indispensable que los ingiera en su alimentación. Aunque, en el caso de la vitamina C, se encuentra en dos formas: como ácido ascórbico, más conocido, o como ácido dehidroascórbico. El ascórbico sí consiguen generarlo los perros a partir de la glucosa. En general, la cantidad que producen puede bastar para cubrir sus necesidades, pero va a depender de múltiples factores.

Las vitaminas se dividen en dos grupos según la sustancia en la que se diluyan. Así, se habla de vitaminas liposolubles, que se disolverán en grasas, y de vitaminas hidrosolubles, como es el caso de la vitamina C que nos ocupa. Como su nombre indica, se disuelven en agua. Por este motivo, el organismo no va a poder almacenarlas por mucho tiempo, lo que implica que, si hay una carencia, enseguida se notarán sus efectos. Así mismo, estas vitaminas se eliminan por la orina.

La vitamina C para perros va a participar en diferentes procesos en el organismo. Básicamente, interviene en la formación de los músculos, de los vasos sanguíneos, de los huesos y de los dientes. Además, ayuda a absorber correctamente el hierro y participa en los procesos de cicatrización.

¿Para qué sirve la vitamina C para perros?

Solemos asociar la vitamina C con un efecto antioxidante, combatiendo los radicales libres y reduciendo lesiones oxidativas, pero su consumo ofrece otras importantes ventajas. Estos son los efectos beneficiosos más destacados de la vitamina C en el organismo de los perros:

  • Previene la aparición de piedras en el riñón.
  • Favorece la salud del tracto urinario.
  • Reduce los signos de la displasia de cadera.
  • Participa en la formación de los huesos, ya que se necesita para el colágeno, que es uno de los componentes de los tejidos óseo y conjuntivo y de la dentina.
  • Incentiva la producción de colágeno, que también es fundamental para el mantenimiento de la piel y los ligamentos. Por eso, la vitamina C es beneficiosa para perros con alergias o dermatitis.
  • Junto a otras vitaminas, como la E, y minerales como el selenio, podría reducir el avance de la artritis. Como antioxidante, retrasa la degeneración del cartílago.
  • Contribuye a disminuir el estrés oxidativo que producen distintas enfermedades, por ejemplo, las relacionadas con el hígado. En estos casos, la vitamina C suele combinarse con otros antioxidantes.
  • También se recomienda para perros convalecientes o que muestran cuadros de estrés.
  • Por último, ayuda en los casos de hemorragias provocadas por fragilidad capilar.

Dosis de vitamina C para perros

La dosis de vitamina C adecuada para nuestro perro puede aportarse mediante la alimentación o recurriendo a los suplementos. En este caso, tan solo el veterinario puede prescribirnos su uso y la dosificación más adecuada a las características de nuestro perro. En general, va a depender de la vitamina C que se escoja.

Los suplementos de vitamina C para perros pueden comercializarse en formato líquido. Los mililitros a administrar van a depender del peso del perro y de la marca que nos recete el veterinario. También puede encontrarse la vitamina C en comprimidos. La cantidad necesaria se establecerá igual que en la presentación líquida. En ambos casos puede darse una o más veces al día. También se comercializa como solución inyectable.

Por último, la vitamina C no es un ingrediente de declaración obligatoria en los piensos, por eso puede que no lo encontremos en el listado de componentes. Si nos interesa conocer el dato exacto tendremos que contactar directamente con el fabricante.

¿Cómo dar vitamina C a un perro?

En general, escogiendo una alimentación de calidad adecuada a las circunstancias vitales de cada momento, estaremos aportando toda la vitamina C para perros que nuestro ejemplar necesita. Las dietas comercializadas suelen cubrir todas las necesidades nutricionales sin tener que añadir ningún suplemento. Además, hay alimentos con vitamina C para perros que pueden integrarse en la dieta. Destacan los siguientes:

  • Vísceras, como el hígado.
  • Diversas frutas, como por ejemplo la papaya. Es típico citar el limón, la naranja o la fresa como frutas con vitamina C para perros, sin embargo, no a todos los perros les gustan debido a su sabor y aroma, el cual forma parte de los olores que más odian.
  • Verduras como el brócoli.
  • Perejil.

Descubre en este vídeo cuáles son las mejores frutas para perros, algunas de ellas con una elevada cantidad de vitamina C:

Efectos secundarios de la vitamina C para perros

Como hemos comentado, la vitamina C, al ser hidrosoluble, se elimina con facilidad a través de la orina, de forma que no se acumula en el organismo. Llega a un umbral de saturación y, en ese momento, se elimina inalterada por vía renal. Por lo tanto, su consumo, incluso si en algún momento se supera la dosis recomendada, no va a tener consecuencias negativas para el perro.

En conclusión, la vitamina C presenta muy baja toxicidad y se la considera prácticamente inocua. El principal problema que se podría generar es que la eliminación del excedente va a acidificar la orina. Por otra parte, a dosis altísimas podrían desencadenarse diarreas, que remitirán nada más se retire el exceso de esta vitamina.

Si deseas leer más artículos parecidos a Vitamina C para perros - Dosis y para qué sirve, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas equilibradas.

Bibliografía
  • Nuviala, Javier. (2015). Qué ingredientes incorporan los alimentos comerciales. Revista Ateuves nº 1. pp. 16-23.
  • Olóndriz, Ibone. (2017). Manejo nutricional de los pacientes con enfermedad hepática. Revista Ateuves nº 37. pp. 12-15.
  • Sagarra, Natalia. (2018). Dieta para perros con problemas articulares. Revista Ateuves nº 69. pp. 14-17.
  • Villagrasa, María. (2018). Cóctel de vitaminas. Revista Ateuves nº 46. pp. 14-19.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Vitamina C para perros - Dosis y para qué sirve
Vitamina C para perros - Dosis y para qué sirve

Volver arriba