Compartir
Compartir en:

Cálculos renales en gatos - Síntomas y tratamiento

Cálculos renales en gatos - Síntomas y tratamiento

Ver fichas de Gatos

Muchos animales, como los gatos, pueden llegar a sufrir las mismas enfermedades que los seres humanos, aunque muchas veces ignoremos este hecho. Es por eso que desde ExpertoAnimal te recomendamos estar atento a posibles síntomas, comportamientos extraños y conductas fuera de lo común, pues los gatos son animales de costumbres, así que cualquier cambio en sus hábitos indica que existe algún problema.

En esta ocasión queremos hablarte sobre los cálculos renales en gatos, sus síntomas y tratamiento, pues se trata de un padecimiento que ataca a los felinos con más frecuencia de la que imaginas.

¿Qué son los cálculos renales?

También llamados urolitos, y popularmente conocidos como “piedras en los riñones”, se trata de la acumulación excesiva de ciertos minerales en el tracto urinario de los gatos, afectando a su capacidad para orinar.

En los gatos, existen dos tipos de minerales que son los que afectan al felino con mayor frecuencia:

  • Los cálculos de tipo struvita, ocasionados por el magnesio.
  • Los cálculos de tipo cálcicos, provocados por altos niveles de ácidos en la orina.

Cuando tu gato trata de orinar, los cálculos se acumulan en sus conductos, impidiendo expulsar la orina por más que el animal se esfuerce por hacerlo, causándole un fuerte dolor. La presencia de cálculos renales no solo genera este tipo molestias e infecciones urinarias, sino que un diagnóstico tardío o la falta de atención médica puede provocar la muerte del animal en muy poco tiempo, al producirse un fallo renal. La afección puede empeorar en tan solo dos semanas.

¿Qué factores provocan su aparición?

Algunos elementos pueden hacer a tu gato propenso a desarrollar cálculos renales:

  • Predisposición genética: los himalayos, persas y birmanos suelen sufrir esta enfermedad con más frecuencia que otras razas.
  • Género: es más común en los machos que en las hembras.
  • Edad: a partir de los cinco años es más probable su aparición.
  • Medicamentos: el uso prologando de algunos fármacos, como cortisona o tetraciclina entre otros, puede traer fallos renales y urinarios.
  • Deshidratación: la falta de agua provoca un fallo en los riñones y acumulación de minerales.
  • Dieta: cuando el alimento de tu gato es alto en carbohidratos, magnesio, fósforo o calcio.
  • Infecciones: algunas infecciones urinarias pueden traer como consecuencia la formación de cálculos en los riñones del gato.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos renales en gatos?

Cuando se trata de cálculos renales, lo más importante es detectar la afección a tiempo, así que debes estar atento a cualquier cambio en los hábitos de tu gato, como lo son:

  • Problemas para orinar, reflejados en un esfuerzo durante la micción, que en ocasiones no da resultado.
  • Dolor al orinar.
  • Inquietud y nerviosismo.
  • Muestras de sangre en la orina.
  • Orina en pequeñas cantidades y de manera frecuente, al no poder expulsar todo en una solo micción.
  • Gemidos de dolor al usar la caja de arena.
  • El gato se lame con mayor frecuencia su zona genital.
  • Vómitos.
  • Depresión.
  • Falta de apetito.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El veterinario necesitará que describas todos los signos inusuales que has observado en tu felino, y se valdrá de esto y algunos análisis para determinar si se trata o no de cálculos renales en tu gato:

  • Palpar el abdomen del animal para detectar dolor y bultos o hinchazón en la zona.
  • Realizar una radiografía que permita analizar los riñones, vejiga y todo el sistema urinario en busca de depósitos de minerales.
  • Análisis de orina que permitan detectar posibles infecciones.
  • Análisis de laboratorio para realizar un estudio con la muestra de un cálculo recogido.

Todos estos estudios servirán para descubrir la obstrucción urinaria y al mismo tiempo determinar de qué tipo de cálculo se trata.

¿Cómo se realiza el tratamiento para los cálculos renales en gatos?

El tratamiento indicado por el veterinario dependerá del tipo de acumulación mineral que esté afectando al felino y del nivel de gravedad de la enfermedad. Las opciones son variadas:

  • Cambio de dieta: existen alimentos secos para gatos formulados especialmente para tratar afecciones renales, pero lo más recomendable es optar por alimentos húmedos, ya que una mayor cantidad de agua ayuda a diluir los minerales acumulados en la orina.
  • Cistotomía: se trata de una operación quirúrgica aplicada para extraer los cálculos.
  • Eliminación de los depósitos de minerales: se utilizará un catéter para limpiar los cálculos de la zona de la vejiga. Se trata de un procedimiento un tanto incómodo para el animal, pero que es de rutina en estos casos.
  • Ureterotomía: se utilizan diminutos microscopios para evaluar el estado del sistema urinario y extraer los cálculos, ensanchando la uretra.

Cualquiera de estos procedimientos suele venir acompañado de tratamientos con fármacos aplicables en casa:

  • Uso de antiinflamatorios, para disminuir la hinchazón y aliviar el dolor, mejorando el estado de ánimo del felino.
  • Uso de antibióticos, necesarios en caso de presentarse una infección urinaria.
  • Aumento del consumo de agua fresca, tanto para contrarrestar la deshidratación como para ayudar en la disolución de los cálculos. Debes hacer todo lo posible para que tu gato aumente su consumo de agua, unos 50 a 100 mililitros del vital líquido por cada kilo de peso es el promedio recomendado.

¿Es posible prevenir?

Tras repasar los síntomas de los cálculos renales en gatos y su tratamiento, debes saber que puedes ayudar a tu felino a prevenir su aparición con unos cuantos hábitos muy fáciles de conseguir:

  • Ofrécele abundante agua fresca y limpia.
  • Dale una dieta basada en alimento seco y húmedo, además de baja en sal.
  • Evita situaciones de estrés.
  • Realiza chequeos semestrales para detectar a tiempo cualquier enfermedad.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cálculos renales en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (1)

Escribir comentario sobre Cálculos renales en gatos - Síntomas y tratamiento

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
juana medina
Pregunta:
Tengo 3 gatos, la primera tiene conmigo 10.5 años, la segunda 1 año conmigo y el tercero 6 meses, sus edades son 11 años, 2 años, 9 meses, respectivamente. El problema surgió cuando la primera se enfermó, cálculos renales, lo cuál resulta oneroso dado que la bolsa de comida balanceada especial cuesta como 90 soles el kilo, osea para un mes aprox. Bueno, se puede hacer un esfuerzo pero no sé como lidiar con los otros gatos, le quieren quitar su comida ya que nadie se queda en casa hasta la noche que se regresa de trabajar. Entonces, pensé en una comida casera pero a mis gatos no les gusta. No sé que hacer, qué me aconseja?
Zorayda Coello
Hola, Juana. Entiendo tu desesperación. Se me ocurren dos opciones. La primera, que mantengas durante el día al gato que tiene los cálculos alejado de los demás, ya sea en otra habitación, con su respectivo plato de comida. La segunda, que sigas intentando con la comida casera. Sè que es difícil, pero exceptuando la de 11 años los otros dos gatos son jóvenes, asì que creo que tienes posibilidad de habituarlos. Añade nuevos ingredientes cada día para que puedan familiarizarse con el sabor y la textura, mezclando con la comida procesada, hasta que poco a poco la elimines por completo y te quedes solo con la preparación casera.

Cálculos renales en gatos - Síntomas y tratamiento
1 de 6
Cálculos renales en gatos - Síntomas y tratamiento