Compartir

¿Cómo nacen las serpientes?

 
Por Paula Martínez, ATV y Psicóloga con un máster en Neurociencia cognitiva. 29 agosto 2019
¿Cómo nacen las serpientes?

Las serpientes tienen diferentes formas de reproducirse en función de la especie a la que pertenezcan, por ello también se dan distintos tipo de nacimiento. En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos sobre cómo nacen las serpientes según su reproducción y explicaremos cuántas crías pueden tener dependiendo del tipo de serpiente. Además, detallaremos los nacimientos de algunas de las serpientes más icónicas, como las víboras o la serpiente cascabel, a modo de ejemplos.

Si eres un amante de estos animales o, simplemente, quieres ampliar tus conocimientos sobre el mundo animal, sigue leyendo para saber cómo es el nacimiento de una serpiente, ¡con vídeo incluido!

También te puede interesar: ¿Cómo se reproducen las serpientes?

Características de las serpientes

Son varias las especies de serpientes que existen, cada una con características propias que la diferencian del resto. No obstante, todas ellas tiene las siguientes características en común:

  • Son reptiles.
  • No tienen patas.
  • Presentan un cuerpo alargado.
  • Poseen una lengua bífida.
  • Tienen escamas.
  • Mudan la piel.
  • Son carnívoras.

Centrándonos en el tema que aquí nos ocupa, el nacimiento de las serpientes también varía en función de la especie, puesto que hay serpientes ovíparas, vivíparas y ovovivíparas.

Reproducción de las serpientes

Como decíamos en el apartado anterior, las características de las serpientes varían en función de la especie y, con ellas, las formas de reproducirse. No obstante, lo que sí es común a todas es que las serpientes son reptiles que se reproducen de forma sexual. Estos animales realizan una cópula tras el cortejo que el macho lleva a cabo para captar la atención de la hembra. Durante ese cortejo, el macho ha de ganarse a la hembra y, en el caso de que haya más de un macho, estos pelean hasta que gane uno de ellos, que será el que pueda copular.

Esta cópula consiste en que el macho introduce los hemipenes que tiene al final de la cola en la cloaca de la hembra, donde depositará el esperma, fecundándola y originándose los embriones. Durante el acto reproductor, las serpientes se enroscan entre sí, adoptando una forma muy peculiar. Cuando el coito termina, las serpientes se separan y cada una sigue su camino.

¿Cómo nacen las serpientes? - Reproducción de las serpientes

¿Cómo nacen las serpientes?

Aunque todas las serpientes se reproducen sexualmente, no todas nacen mediante el mismo proceso. Así, el nacimiento de una serpiente puede variar de una especie a otra. Encontramos los siguientes tipos de nacimientos:

  • Directamente del huevo: en las serpientes ovíparas las crías tienen que romper el cascarón, saliendo directamente desde el huevo hasta el mundo exterior. Para ello, suelen presentar un diente o protuberancia que les permite romper la cáscara del huevo y cuyo nombre es "diente de huevo".
  • Del vientre materno: en aquellas serpientes vivíparas las crías permanecen en un saco vitelino en el útero de la madre hasta que llega el momento de salir. En este caso, se produce un parto similar al de los mamíferos, en el que ha de romperse el saco o membrana que envuelve a la cría, que sale a través del conducto materno hasta el exterior.
  • Ambos a la vez: en las serpientes ovovivíparas se puede decir que la cría tiene un doble trabajo o esfuerzo a realizar para poder nacer. Primero, ha de romper la cáscara del huevo donde se ha desarrollado y que se encuentra en el vientre materno; después, ha de salir del vientre materno hasta el exterior. Al igual que en el caso de las ovíparas, las crías suelen tener un diente que les permite romper la cáscara del huevo.
¿Cómo nacen las serpientes? - ¿Cómo nacen las serpientes?

¿Cómo nacen las serpientes ovíparas?

Las serpientes ovíparas pueden o bien hacerse cargo de los huevos hasta que estos eclosionan, como es el caso de las pitones, que cuidan y calientan sus huevos hasta que sus pequeñas crías salen del cascarón, o simplemente depositarlos y abandonarlos. Algunas depositan sus huevos en nidos creados especialmente con este propósito y otras en lugares que consideran lo suficientemente tranquilos.

En general, y en contraposición a lo que hacen las madres de los animales mamíferos, los reptiles no cuidan de su prole, teniendo las crías que valerse por sí mismas desde que nacen. Esto provoca que la tasa de mortalidad de los ejemplares neonatos y jóvenes sea especialmente alta en el mundo de los ofidios. Ahora bien, ¿cómo nacen los huevos de serpiente?

Serpiente poniendo huevos

Antes de depositar sus huevos, la madre ha de encontrar el lugar idóneo para ello o crear un nido, puesto que sin la temperatura adecuada los huevos no se desarrollarán. En función de la especie a la que pertenezca, escogerá un método u otro, los abandonará a su suerte o los cuidará hasta su nacimiento para evitar que se acerquen depredadores. En cualquier caso, es posible que deba recorrer un largo camino para hallar el sitio perfecto. En ocasiones, incluso, es posible que el sitio encontrado coincida con el de otra hembra, hecho que dificultará un poco el nacimiento de las serpientes bebés.

Una vez depositados los huevos, independientemente de si la madre los custodia o no, necesitarán un periodo de incubación que puede ir de los dos meses a los cinco meses, en función de la especie. Pasado el tiempo, la serpiente bebé se dispondrá a romper el cascarón con ayuda de su diente de huevo. Con el tiempo, este diente se cae porque su única función es la de permitir que el nacimiento de la serpiente se realice con éxito.

Después de nacer, las serpientes están solas y deben empezar a sobrevivir por su cuenta, ya que incluso las pitones abandonan a sus crías tras la eclosión de los huevos.

Para ver mejor cómo salen los huevos de la serpiente, compartimos un vídeo del Canal Serpiente en el que se muestra la puesta de una falsa coral.

¿Cuántos huevos pone una serpiente?

El número de huevos puesto por una serpiente depende de la especie, pues hay algunas, como las serpientes de cascabel, que ponen entre 4 y 25 huevos, mientras que otras ponen 3-4 y algunas culebras pueden llegar a poner 100 huevos.

También depende de las condiciones atmosféricas, ya que los climas más fríos suelen afectar negativamente a lo prolífica que puede llegar a ser una serpiente, dándose un menor número de huevos en estos casos que cuando las temperaturas se elevan.

Por otro lado, cabe destacar que no todos los huevos de serpiente son iguales, algunos son blancos, otros amarillentos, redondos, alargados u ovalados.

¿Cómo nacen las serpientes vivíparas?

Como decíamos, una de las formas de nacimiento de las serpientes incluye el desarrollo del embrión dentro de una placenta. De esta manera, las serpientes vivíparas gestan a sus crías en su interior a través de un método similar al de los animales mamíferos. Los pequeños se alimentan mediante la placenta y el saco vitelino en el que se encuentran, por lo que no se forman huevos en ningún momento. Algunos ejemplos de serpientes vivíparas son las anacondas verdes y las boas constrictores.

Dependiendo de la especie, el periodo de gestación variará pero, en general, suele rondar los 2 meses. Tras este periodo, la madre se pone de parto y se inicia el alumbramiento. Como ocurre con las serpientes ovíparas, pueden nacer varias serpientes, por lo que no es posible establecer cuánto tarda una serpiente en parir.

Nacimiento de una serpiente

Si quieres saber más acerca de cómo paren las serpientes, en el siguiente vídeo de BoaWorld podemos ver cómo nacen las serpientes boa constrictor.

¿Cómo nacen las serpientes ovovivíparas?

Las serpientes ovovivíparas son aquellas que se desarrollan dentro de un huevo incubado en el vientre materno. La serpiente cascabel es una de la serpientes ovovíparas más conocidas, por lo que explicaremos cómo nacen las serpientes cascabel a modo de ejemplo de este tipo de nacimiento. Así pues, las cascabel nacen de huevos gestados por las madres, donde terminan de desarrollarse hasta que eclosionan, saliendo las serpientes al medio ya desarrolladas. Todo este proceso transcurre en un periodo de 90 días aproximadamente.

Estas crías son de apenas 25 centímetros de largo, teniendo un botón de córnea al final de su cola. Son tan venenosas como los ejemplares adultos, presentando su dentadura y su veneno desde que nacen.

Estas pequeñas serpientes son totalmente independientes desde prácticamente el momento en que salen del huevo y del vientre materno. Aunque suelen estar en la zona donde han nacido durante la primera semana de vida, poco después se alejan tanto como quieren hasta encontrar buenas fuentes de alimento.

Puesto que la cascabel no es la única serpiente que lleva a cabo este tipo de nacimiento, es importante resaltar que no todas las serpientes ovovivíparas nacen ya fuera del cascarón. Algunas serpientes nacen de esta forma y otras rompen el cascarón nada mas expulsarlo la madre.

Crías de víboras: cómo son

Las víboras también son animales ovovivíparos, por lo tanto los huevos se desarrollan dentro de la madre hasta que las crías salen de ellos en el momento de la eclosión, tras lo cual comienza el parto, en el que han de salir del vientre materno.

Cuando la serpiente está portando los huevos, se expone al sol o se acerca a fuentes de calor, pasando por situaciones en las que la madre adquiere demasiada temperatura. Esto lo hace para favorecer el correcto desarrollo de los embriones, pues los huevos podrían echarse a perder si la temperatura corporal de la madre no es suficientemente alta.

¿Cómo nacen las serpientes marinas?

Las serpientes marinas son, casi en su totalidad, animales de nacimiento ovovivíparo, pues las crías crecen dentro de huevos albergados por su madre hasta la eclosión de lo mismos. Esto es así salvo en el caso de las especies pertenecientes al género Laticauda, que incluye especies como la laticauda colubrina o la laticauda saintgironsi.

¿Cómo nacen las serpientes? - ¿Cómo nacen las serpientes marinas?

Cómo nacen las serpientes: explicación para niños

Para que nazcan las serpientes bebés, su padre y su madre tienen que conocerse primero, pero será luego la mamá serpiente la que cuide de los bebés. Las serpientes pueden nacer de un huevo, como los pollitos, o estar en el vientre de su madre hasta que sean mayores para poder salir al mundo, como pasa con los bebés humanos.

Cuando nacen, las pequeñas serpientes ya tienen dientes y pueden alimentarse casi como las adultas, aunque no de presas tan grandes. Normalmente, las madres serpiente no están muy atentas a sus crías y en muchos casos los bebés tienen que valerse por sí mismos. Sin embargo, algunas serpientes como las pitones cuidan de sus pequeños hasta que consideran que son suficiente mayores para vivir ellos solos.

¿Qué comen las serpientes?

Ahora que sabes cómo nacen las serpientes, es momento de hablar de su alimentación y hábitat, sin duda, curiosidades de las serpientes que no está de más saber. Las serpientes son animales que se alimentan exclusivamente de otros animales, siendo una especie totalmente carnívora desde que nace. En concreto, la alimentación de una serpiente va a depender de dos factores, uno de ellos se basa en las característica intrínsecas de cada una de las especies de serpiente, como puede ser el tamaño de la misma o sus capacidades depredadoras. Otro es básicamente lo que el medio les puede ofrecer, variando la dieta entre serpientes que habitan regiones más tropicales y aquellas de lugares áridos o subtropicales.

En general, las serpientes son muy buenas atacando y cazando a sus presas, destacando su ferocidad y velocidad. En la mayoría de los casos, la presa ni siquiera se da cuenta de que la serpiente está ahí hasta que ya es demasiado tarde. Para acabar con sus presas las serpientes pueden tener dos mecanismos diferentes de caza:

  • Constricción: consiste en rodear a sus presas y apretar hasta que las asfixian.
  • Veneno: muerden a sus presas inyectando su veneno en el torrente sanguíneo de la misma, que si no muere al menos queda atontada y se convierte en un blanco fácil para su cazadora.

Sea como fuere, las serpientes tienen una alimentación muy variada, que incluye desde insectos a otros vertebrados de diversa índole, como roedores o peces en el caso de las serpientes acuáticas.

¿Cómo nacen las serpientes? - ¿Qué comen las serpientes?

¿Dónde viven las serpientes?

Las serpientes habitan en prácticamente todo el planeta, estando presentes en lugares tan remotos como el círculo polar ártico. Pero, en general, es más frecuente su presencia en lugares cálidos, ya que su condición de reptil hace que soporten mejor las temperaturas excesivamente altas que las extremadamente frías, donde normalmente perecen. De esta forma, encontramos serpientes en todos los continentes, destacando su presencia en lugares de clima tropical, como la selva amazónica o Australia, donde se encuentran 11 de las serpientes más venenosas de todo el mundo, incluida la más letal de todas, la serpiente taipán del interior.

También existen serpientes acuáticas, tanto de agua dulce como de agua salada, estando cada especie adaptada a las condiciones concretas del medio en el que vive. Las serpientes marinas son frecuentes en los océanos Pacífico e Índico, habitando aguas poco profundas cercanas a la costa y pudiendo introducirse en flujos de agua dulce si fuera necesario.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo nacen las serpientes?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Bibliografía
  • Lane, A., Guinea, M., Gatus, J. & Lobo, A. 2010. Laticauda colubrina. The IUCN Red List of Threatened Species 2010: e.T176750A7296975.
  • McDiarmid RW, Campbell JA, Touré T. 1999. Snake Species of the World: A Taxonomic and Geographic Reference, vol. 1. Herpetologists' League. 511 pp. ISBN 1-893777-01-4

Escribir comentario sobre ¿Cómo nacen las serpientes?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cómo nacen las serpientes?
1 de 5
¿Cómo nacen las serpientes?

Volver arriba