Compartir

Cuidados de una perra embarazada

Por Miriam Arana, Auxiliar técnico veterinario especializada en homeopatía. Actualizado: 26 junio 2018
Cuidados de una perra embarazada

Ver fichas de Perros

El embarazo de una perra es un proceso de gestación que dura aproximadamente 65 días, y durante todo este periodo de tiempo obviamente nuestra mascota va a sufrir cambios fisiológicos propios del embarazo. Es muy importante aquí recalcar el término fisiológico, que bien podría traducirse como el normal funcionamiento del organismo ante unas demandas específicas. Es decir, una perra embarazada no es una perra enferma, aunque existe una modificación de sus procesos orgánicos que permitirá la vida y formación de los cachorros hasta el parto.

En este artículo de ExpertoAnimal te hablamos de los cuidados para una perra embarazada, como verás son muy sencillos pero imprescindibles.

También te puede interesar: Síntomas de una perra embarazada

Para un mejor cuidado, necesitas estar informado

Si hablamos en los parámetros de tenencia responsable de animales el embarazo de una perra únicamente debería darse cuando ha sido pactado de forma voluntaria por los propietarios, quienes serán los responsables de los cachorros, y siempre sin forzar a los animales a hacer algo que realmente no quieren. Así mismo, recuerda que la venta animal es ilegal, de manera que si no puedes hacerte cargo de los pequeños, deberás encontrar un hogar óptimo para los mismos. Partiendo desde esta situación, es igualmente responsable que te hayas informado previamente acerca de lo que la gestación supone para tu mascota, por ello debemos conocer profundamente el embarazo de la perra semana a semana.

Otro aspecto al que le vamos a dar importancia más adelante es a la alimentación de la perra embarazada, pero para poder dirigirla adecuadamente, también es importante que adquieras un previo conocimiento básico.

Por último, si el embarazo de tu perra se trata de una situación no deseada, ten presente la esterilización como método de prevención.

Evita cualquier situación estresante

El estrés es un mecanismo del que disponemos todos los animales y cuando se desencadena y se sostiene en el tiempo altera el buen funcionamiento de cualquier organismo, esto significa que si tu perra sufre estrés durante la gestación puede poner en riesgo su salud y la de sus cachorros.

El cuidado principal para una perra embarazada, más sencillo y natural, es favorecerle un entorno tranquilo donde pueda sentirse plenamente cómoda, aunque si hablamos de comodidad, más allá de la serenidad mental es importante que tu mascota disponga de un espacio donde relajarse y dormir, una superficie mullida, cálida y confortable. Esto es importante durante toda la etapa de gestación pero adquiere aún una mayor relevancia aproximadamente 20 días antes del parto, ya que en este momento los cachorros responden al tacto así como a otros estímulos, y ellos podrían sufrir de forma muy directa cualquier situación estresante.

Un aspecto importante para manejar el estrés es el ejercicio físico en la perra embarazada, que obviamente deberá ser dinámico para poder adaptarse a cada etapa de la gestación.

Por otro lado, para cuidar a la perra embarazada también disponemos de otros recursos muy interesantes para que la futura madre se encuentre relajada, como por ejemplo los masajes, que deben ser suaves y preferiblemente evitando tocar el vientre, sobre todo a medida que el embarazo avanza, ya que va a ser una zona muy sensible. Si masajeas a tu perra se va a sentir más relajada, el vínculo con la familia humana se va a seguir fortaleciendo durante este periodo tan importante y esto, como consecuencia, ayudará a que tras el parto el contacto humano pueda seguir dándose.

Cuidados de una perra embarazada - Evita cualquier situación estresante

Una alimentación saludable, natural y equilibrada

Al igual que sucedería con una perra que no se encontrara en estado de gestación, para ofrecer los mejores cuidados a una perra embarazada es vital que cubramos todos sus requerimientos nutricionales. La forma más sencilla de lograrlo es alimentarla principalmente a base de pienso, de esta forma nos aseguramos un perfil nutricional completo y perfectamente adaptado a sus necesidades. No obstante, también es recomendable que complementemos esta alimentación con comida casera, aunque nunca debemos brindar ambos alimentos juntos porque el tiempo de digestión es distinto. Para más información sobre este punto específico, no te pierdas nuestro artículo "¿Es bueno combinar pienso con comida casera?".

Durante las primeras seis semanas no es necesario aumentar la cantidad de comida, sin embargo, una vez esta etapa inicial ha concluido sí es recomendable que la cantidad de alimento se aumente un 25% aproximadamente, aunque esto puede variar dependiendo de cada caso.

A lo largo del embarazo, es posible que tu perra tenga problemas de inapetencia y observes que no quiere comer. No obstante, debes saber que este problema se puede controlar de forma natural siguiendo los sencillos consejos que ofrecemos en el artículo "¿Por qué mi perra embarazada no quiere comer?".

Desparasitación e higiene

Una perra embarazada puede sufrir diversas infestaciones por parásitos, como por ejemplo gusanos intestinales, y en este sentido más vale prevenir que curar, por lo tanto si el embarazo es un fenómeno previsto es importante que antes del cruce se realice una desparasitación. Si, por el contrario, la infestación se ha producido durante el embarazo no será posible desparasitarla hasta semanas previas al parto, cuando los cachorros hayan adquirido una mayor resistencia debido a su avanzado desarrollo. Es fundamental no descuidar estas posibles infestaciones, pues los cachorros no deben tomar ningún tipo de medicación interna o externa durante el primer mes de vida.

Además de mantener a la perra embarazada libre de parásitos también es importante favorecer que disfrute de unas buenas condiciones higiénicas, es decir, necesita ser bañada con la frecuencia habitual, mensualmente para pelajes largos y cada 2 o 3 meses para pelajes cortos. No obstante, esta frecuencia va a variar ligeramente. Deberán realizarse dos baños durante el embarazo, el primero al inicio de la gestación y el segundo justo en el punto medio del embarazo. Evitaremos los baños en las últimas semanas, pues podrían ser una situación muy estresante para la perra.

Utilizaremos los productos de higiene habituales siempre que los mismos no lleven ningún componente medicamentoso o antiparasitario, cuidaremos que el agua esté a una temperatura cálida y limpiaremos con extremada sensibilidad la zona del vientre.

Una vez sucedido el parto, no recomendamos bañar a la madre. Te contamos por qué en este artículo: "¿Es malo bañar a mi perra después del parto?".

Cuidados de una perra embarazada - Desparasitación e higiene

Acompañar a la perra durante todo el proceso

Recalcábamos al inicio de este artículo que una perra embarazada necesita un entorno absolutamente tranquilo, pero no debemos confundir esto con la ausencia de atención y cariño, ya que seguimos estando ante un animal altamente emotivo y sociable.

Mimar a nuestra perra es imprescindible, solo es necesario aplicar sentido común, por ejemplo, no iremos a acariciarla y juguetear con ella cuando esté durmiendo, pero siempre daremos respuesta a todas las atenciones que necesite, estando muy atentos porque ella misma puede demandarlas.

Por otro lado, si bien nuestra mascota debe disfrutar de un entorno tranquilo y confortable, has de saber que va a ser ella la que decida dónde parir y observarás perfectamente el comportamiento de nido. Tu perra puede querer cambiar su mantita o cama de lugar y esto significa que está buscando el mejor entorno para parir.

Es entonces cuando el parto de la perra se acerca, un proceso que debemos acompañar pero en el que solo debemos intervenir cuando sea absolutamente necesario.

La atención veterinaria de la perra embarazada

Como es evidente, dentro de los cuidados para una perra embarazada se encuentra la atención veterinaria. De esta forma, te recomendamos que al inicio del embarazo lleves a tu perra al veterinario para que el mismo realice una valoración del estado de salud que tu mascota presenta, esto ayudará a determinar si puede existir alguna complicación, si la gestación transcurre con alguna anomalía o si van a ser necesarios los complementos nutricionales y vitamínicos.

Dependiendo de los resultados obtenidos a través de esta primera valoración es posible que tu perra necesite realizar otras revisiones o bien que las mismas no sean necesarias durante el tiempo restante de gestación.

Como propietario de una perra en estado de gestación te surgirán muchas dudas e inquietudes, por ello la atención veterinaria es imprescindible para garantizar una gestación saludable donde tú también puedas sentirte más seguro en el cuidado de tu perra embarazada.

Cuidados de una perra embarazada - La atención veterinaria de la perra embarazada

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de una perra embarazada, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Escribir comentario sobre Cuidados de una perra embarazada

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
its_wayne507
muchas gracias mi perra rottweiler quedo embarazada y queria los mejores cuidado este post me ayudo mucho, saludos espero en unos meses poder poner post de mis perritos 😍

Cuidados de una perra embarazada
1 de 4
Cuidados de una perra embarazada

Volver arriba