Compartir
Compartir en:

El embarazo en la gata

El embarazo en la gata

Ver fichas de Gatos

Las gatas son excelentes madres y criadoras. Por regla general dan a luz y crían a sus cachorros sin problemas. Antes del primer año de edad tienen su primer celo y pueden quedarse embarazas si entran en contacto con un macho. Si no has esterilizado a tu gata, aunque sea una gata casera, es probable que en alguna escapada se quede embarazada. En cada embarazo las gatas pueden tener entre 1 y 6 cachorros y pueden tener más de un parto al año.

Tener una camada en casa puede ser muy gratificante y bonito pero también debemos pensar en la cantidad de animales abandonados, por lo que debe ser una decisión tomada con responsabilidad. Si tu gata es primeriza o nunca has cuidado de cachorros, este artículo te ayudará a saber un poco más sobre el embarazo de las gatas.

Si sospechas que tu gata está embarazada continua leyendo este artículo de Experto Animal donde conocerás todo lo relacionado con la gestación y el alumbramiento de los cachorros. Todo sobre el embarazo en la gata, a continuación:

También te puede interesar: Cuidados de una gata embarazada

El celo en la gata

Tradicionalmente el celo de las gatas se producía en función de las estaciones y las horas de luz del día. Sin embargo, en la actualidad las gatas domésticas pueden tener el celo prácticamente durante todo el año. El primer celo de una gata suele aparecer entre los 6 y 9 meses de edad, dependiendo de cada gata.

Durante el celo las gatas se muestran inquietas, maullan más fuerte de lo normal y pueden restregar su vientre contra el suelo inclinando su cadera hacia arriba. Es en estos días cuando atraerá a los machos de la zona y ella misma intentará salir a encontrarse con ellos.

Si no quieres que tu gata quede embarazada debes evitar que salga de casa durante estos días, pero ten por seguro que maullará durante día y noche hasta que se le pase el celo. Debes tener paciencia, y esperar durante unos días. Descubre más cosas sobre el celo de los gatos en el celo de los gatos.

Si no quieres que tu gata tenga camadas considera la esterilización. Durante los celos la gata sufre, especialmente si no se produce finalmente la cópula. Si quieres saber más sobre el tema lee acerca de las ventajas de esterilizar a un gato.

Fases del embarazo

El embarazo en las gatas dura aproximadamente 2 meses. Dependiendo de cada gata puede variar entre los 60 y 67 días. Muchas veces no conoceremos con exactitud cuando ha concebido por eso a partir del día 60 debemos esperar el parto:

  • 10 días: En los primeros 10 días pueden aparecer nauseas y vómitos.
  • 4ª Semana: A partir de este momento, la barriga ya comienza a ser incipiente. Los embriones tienen un mes y miden unos 5 centímetros de longitud y unos 7 u 8 gramos de peso. En los días y semanas siguientes incrementarán de forma considerable su tamaño. Los pezones se hinchan y se vuelven más rosados, preparándose para la lactancia.
  • 5ª semana: La gata puede comenzar a tener molestias. Pueden producirse nauseas por los cambios producidos en su cuerpo debido a las hormonas del embarazo.
  • 7ª y 8ª semanas: Es la fase final del embarazo. La gata ya ha aumentado notablemente de peso y se pueden notar los movimientos de los gatitos en su vientre.
  • Día 60-67: Durante estos días sucederá el parto. Si el embarazo se alarga más de 67 días acude a tu veterinario. Es conveniente también tocar y acariciar su vientre con suavidad para notar el movimiento de los cachorros. Si el parto no se produce y no observas movimientos pueden existir complicaciones.

¿Cómo se si mi gata está embarazada?

En las primeras etapas del embarazo puede ser difícil detectarlo. Además no todas las gatas son iguales, algunas pasan el embarazo con normalidad y otras muestran cambios de comportamiento más evidentes.

Debemos atender a cambios en el comportamiento, que pueden indicarnos el nuevo estado:

  • Pérdida de apetito: Come en cantidades más pequeñas, puede pedirte comida y luego apenas probarla, incluso su favorita. Es algo normal y en cuestión de días comerá con normalidad.
  • Duerme durante más horas: Se muestra más apática, sin ganas de jugar. Lo notarás especialmente si convive con más gatos. Intentará estar sola y descansar.
  • Se muestra más cariñosa y casera: Después del encuentro con el macho es frecuente que la gata no quiera salir de casa. Es un indicativo de que ha habido cópula, pues como recordarás durante el celo su prioridad es salir a encontrarse con un macho. Pedirá más caricias y estará más mimosa de lo normal.
  • Se muestra más arisca: Puede también ocurrir el caso contrario, que tu gata se muestre más huraña y no quiera relacionarse. Gatas no caseras o que entran y salen con libertad de casa pueden mostrarse menos cariñosas que antes. Depende totalmente de la personalidad de la gata y de su relación con su dueño.

A partir de la cuarta semana de embarazo podrás notar los cambios físicos producidos por el embarazo:

  • Comienza a notarse el vientre abultado.
  • Los pezones se inflaman, se vuelven más grandes y adquieren un tono más rosa que el habitual. Es un indicativo de que se están preparando para dar leche. Al pasar las semanas notarás como las mamas se llenan de leche e incrementan su tamaño.

Preparándose para el parto

El momento de dar a luz se producirá a partir del día 60 de embarazo pero como muchas veces es difícil determinar el momento es importante estar preparado. Te recomendamos acudir al veterinario para que haga una ecografía a la gata gestante. Eso nos ayudará a saber cuántos cachorros están en camino, si pueden haber complicaciones en el parto etc.

Prepara el nido

Para dar a luz las gatas suelen buscar lugares apartados, cálidos, tranquilos y con poca luz. Si en tu casa tienes desván o sótano es posible que elija algún rincón para dar a luz. Por regla general buscarán un lugar que les guste, debes observarla y elegir un lugar tranquilo, apartado del tránsito humano y donde la gata pase los primeros días tras el parto lo más tranquila posible. Algunos consejos:

  • Prepara una caja de cartón o cama con mantas o ropa. Ten en cuenta que la manchará de sangre y fluidos por lo que es mejor que no sea la cama en la que duerme.
  • En el lugar debe disponer de agua y comida. Si el arenero está muy alejado, por ejemplo si ha dado a luz en el desván llévalo hasta esa zona los primeros días. Muchas gatas no quieren separarse de sus cachorros, especialmente si hay mucha gente por la casa.
  • Lo ideal es que tengas un lugar preparado para el momento de dar a luz y para los primeros días y luego puedes trasladarlos a otro lugar. Ten en cuenta que los gatitos nacen con los ojos cerrados por lo que no debes exponerlos a fuentes de luz. Es mejor que permanezcan en lugares poco iluminados hasta que hayan abierto sus ojos. En los primeros momentos evita también hacer fotos con flash desde muy cerca; actos como ese pueden dañar sus ojos en los primeros días de vida.

Síntomas de que el momento ha llegado

Existen varios indicios que pueden indicarte que tu gata dará a luz en las próximas horas:

  • Cambios de comportamiento: La gata se muestra intranquila, se tumba y levanta continuamente. Se lame los genitales y cambia de postura como si no estuviese cómoda.
  • Ayuno: Horas antes del parto no ingerirán comida. Así evitan vómitos durante las contracciones.
  • Te avisa: Muchas gatas cuando se aproxima el momento buscan a su dueño y maúllan llamando su atención. Puede que quiera que vayas con ella al lugar elegido para dar a luz. Depende de la relación que tengas con tu gata, en otros casos se retirará sola, sin avisar. Debes respetarla, especialmente si es su primer parto.
  • Contracciones: Las contracciones se repetirán cada pocos minutos. Se observan pequeños espasmos en el vientre.
  • Expulsión del tapón mucoso: Se produce la expulsión de una mucosa blanquecina o amarillenta por la vulva. Es un indicativo de que el parto es inminente.
  • Tª corporal inferior: Su temperatura corporal desciende antes del parto por debajo de los 39ºC.

El parto

Las gatas suelen tener a sus cachorros sin dificultades. Después de la expulsión del tapón mucoso pueden pasar minutos o horas antes de que salga el primer cachorro. No obstante no estará de más preparar el teléfono del veterinario de emergencia si hemos decidido que dé a luz en nuestro hogar.

La madre ayuda a los cachorros a salir, los lame y elimina los restos de sangre y placenta. Con los dientes corta el cordón umbilical de cada cachorro.

Normalmente pasan varios minutos entre la salida de un cachorro y el siguiente pero en ocasiones pueden salir todos seguidos. En este caso y si observas que la madre está muy cansada y no puede encargarse de todos los cachorros, puedes ayudarle. Con una toalla húmeda limpia al cachorro con suaves caricias. Es mejor que la madre les corte el cordón pero si no es así puedes hacerlo atando dos cordones en dos puntos del cordón umbilical, separados del vientre del cachorro, y cortando con cuidado con una tijera desinfectada.

Después de que hayan salido todos los cachorros la gata expulsará la placenta. Si no es así puede provocarle una infección. En cuanto la expulse, la gata se la comerá, es algo normal y además le aporta muchos nutrientes tras el parto.

En ocasiones una gata puede tardar toda una noche en dar a luz a todos su cachorros. Pueden pasar horas entre uno y otro. Es mejor que la dejes tranquila durante esas horas y de vez en cuando puedes supervisar para ver que todo vaya bien.

Si tras toda la noche o todo el día observas que todavía tiene algún cachorro dentro pero parece que ya ha terminado de dar a luz acude a tu veterinario. En ocasiones pueden dar a luz a cachorros muertos y pueden tardar en ser expulsados.

Los cachorros

En cuanto nacen los cachorros buscarán los pezones de su madre para su primera comida. Si estás presente puedes acercarlos para que mamen. Es mejor que en estas primeras horas no cojas a los cachorros, te saques fotos o los muevas. Ya habrá tiempo de jugar con ellos cuando sean más grandes, piensa que la gata podría rechazarlos.

Las primeras tomas son muy importantes ya que la hembra en los días posteriores al parto produce el calostro, una leche especial cargada de nutrientes y anticuerpos que protegerán a los cachorros.

Muchas gatas pueden mostrarse ariscas si alguna persona toca a sus cachorros. Contigo, su compañero humano es normal que se sienta cómoda pero es mejor que personas de visita o que no conocen a la gata, no cojan o entren en el espacio de la gata durante los primeros días.

La relación que tengas con tu gata se reforzará durante estos días. Las gatas son excelentes madres y podrás disfrutar de ella y de los cachorros en pocos días.

Los cachorros al nacer no pueden ver ni oír, son muy delicados y no se apartarán de su madre y sus hermanos para mantener el calor. A partir de la primera semana de vida o semana y media comenzarán a abrir sus ojos. Su vista poco a poco irá mejorando y a las 10 semanas ya verán perfectamente.

Si surgen problemas con la madre, los rechaza o por cualquier otra razón quieres conocer más sobre el cuidado de los cachorros durante sus primeros meses de vida lee cuidados para gatos de un mes

De todas formas gatas se encargarán del cuidado de los cachorros, solo deberás supervisar que todo vaya bien. En pocas semanas tendrás a tus cachorros correteando por la casa y comenzarán el destete sobre las 3 semanas de vida.

Cuidados especiales de la madre

Alimentación

Durante el embarazo las gatas deben mantener una dieta equilibrada similar al resto del año pero incrementando un 25-35% su cantidad especialmente a partir de la mitad del embarazo. Existen piensos especializados para gatas gestantes que le aportarán los nutrientes necesarios. Es conveniente que siempre disponga de comida pues en determinadas fases del embarazo tienden a comer poco o a vomitar.

Durante el periodo de lactancia el aporte de calorías, proteínas y calcio debe ser mayor. Las gatas almacenan una cantidad de grasa que será utilizada tras el parto para amamantar a sus cachorros. Puedes durante este periodo darle complementos vitamínicos. Consulta a tu veterinario sobre cual es el más conveniente. Aunque si tu gata estaba en su peso ideal antes de quedarse embarazada no debería tener problemas para sacar adelante a su prole.

El destete se producirá sobre unas 3 semanas después del nacimiento de los cachorros.

Desparasitación

La desparasitación es muy importante durante toda la vida de tu gata pero especialmente durante el embarazo. Debes asegurarte de que tu gata está limpia de parásitos tanto interna como externamente. De no ser así pueden producirse complicaciones durante el embarazo y el contagio de los cachorros al nacer. En un gato de muy corta edad los parásitos internos pueden ser muy peligrosos para su salud.

Si quieres saber más sobre el tema lee desparasitación en gatos y descubre como proteger a tu gato frente a los parásitos.

Si deseas leer más artículos parecidos a El embarazo en la gata, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre El embarazo en la gata

Muy útil

Descubre vídeos interesantes
Razas de perros
Razas de gatos
Manualidades para mascotas
Consejos y cuidados de los gatos
El embarazo en la gata
1 de 9
El embarazo en la gata