Compartir

Embarazo de una gata

Por VETFORMACIÓN, Formación profesional de Auxiliar Veterinario. Actualizado: 20 septiembre 2019
Embarazo de una gata

Ver fichas de Gatos

Las gatas son excelentes madres. Por regla general, dan a luz ellas solas y crían a sus cachorros sin problemas. Antes del primer año de edad tienen su primer celo y pueden quedar embarazas si entran en contacto con un macho. Si no has esterilizado a tu gata, aunque sea una gata casera, es probable que en alguna escapada se quede embarazada. Así mismo, es posible que hayas rescatado a una gata de la calle en estado y necesites informarte para conocer los cuidados que debe recibir. Es importante señalar que, si bien es muy común utilizar el término embarazo, lo cierto es que en medicina veterinaria lo correcto es hacer uso de las palabras "gestación" o "preñez".

En cada embarazo las gatas pueden tener entre 1 y 6 cachorros y pueden tener más de un parto al año. Tener una camada en casa puede ser muy gratificante y bonito, pero también debemos pensar en la cantidad de animales abandonados, por lo que no es recomendable hacer criar de forma consciente a estos animales. Si tu gata es primeriza o nunca has cuidado de cachorros, este artículo te ayudará a saber un poco más sobre el embarazo de las gatas. Sigue leyendo y descubre en ExpertoAnimal todo lo que necesitas saber sobre el embarazo de una gata semana a semana.

También te puede interesar: ¿Cuánto dura el embarazo de una gata?

El celo en la gata

En general, el celo de las gatas se produce en función de las estaciones y las horas de luz del día debido a que son poliéstricas estacionales. Sin embargo, debido a distintos factores como las condiciones climáticas, las gatas domésticas pueden tener el celo prácticamente durante todo el año. El primer celo de una gata suele aparecer entre los 6 y 9 meses de edad, dependiendo de cada gata.

Durante el celo las gatas se muestran inquietas, maúllan más fuerte de lo normal y pueden restregar su vientre contra el suelo inclinando su cadera hacia arriba. Es en estos días cuando atraerá a los machos de la zona y ella misma intentará salir a encontrarse con ellos.

Si no quieres que tu gata quede embarazada debes evitar que salga de casa durante estos días o vigilarla en todo momento. No obstante, ten presente que igualmente maullará durante día y noche hasta que el periodo de celo finalice. Debes tener paciencia y esperar durante unos días. Sigue informándote al respecto en el siguiente artículo: "Celo de los gatos". Si no quieres que tu gata tenga camadas considera la esterilización. Durante los celos la gata sufre, especialmente si no se produce finalmente la cópula.

Síntomas de una gata embarazada

En las primeras etapas del embarazo puede ser difícil detectarlo. Además, no todas las gatas son iguales, algunas pasan el embarazo con normalidad y otras muestran cambios de comportamiento más evidentes.

En general, se producen una serie de cambios en el comportamiento de una gata embarazada y otros síntomas físicos que pueden ayudarte a identificar la gestación. Los cambios son:

  • Pérdida de apetito: come en cantidades más pequeñas, puede pedirte comida y luego apenas probarla, incluso su favorita. Es algo normal y en cuestión de días comerá con normalidad.
  • Duerme durante más horas: se muestra más apática, sin ganas de jugar. Lo notarás especialmente si convive con más gatos. Intentará estar sola y descansar.
  • Se muestra más cariñosa y casera: después del encuentro con el macho es frecuente que la gata no quiera salir de casa. Es un indicativo de que ha habido cópula, pues como recordarás durante el celo su prioridad es salir a encontrarse con un macho. Pedirá más caricias y estará más mimosa de lo normal.
  • Se muestra más arisca: puede también ocurrir el caso contrario, que tu gata se muestre más huraña y no quiera relacionarse. Gatas no caseras o que entran y salen con libertad de casa pueden mostrarse menos cariñosas que antes. Depende totalmente de la personalidad de la gata y de su relación con su dueño.

A partir de la cuarta semana de embarazo podrás notar los cambios físicos producidos por el embarazo. En este caso, los síntomas de una gata embarazada son:

  • Comienza a notarse el vientre abultado.
  • Los pezones se inflaman, se vuelven más grandes y adquieren un tono más rosa que el habitual. Es un indicativo de que se están preparando para dar leche. Al pasar las semanas notarás como las mamas se llenan de leche e incrementan su tamaño.
Embarazo de una gata - Síntomas de una gata embarazada

¿Las gatas saben que están embarazadas?

Por supuesto, los animales son conscientes del estado en el que se encuentran y, por ello, llevan a cabo conductas muy concretas durante todo este proceso.

¿Cuánto dura el embarazo de una gata?

El tiempo de embarazo de una gata ocupa un total de dos meses, es decir, unos 58-67 días. No obstante, este tiempo puede verse reducido o ampliado unos días. En caso de superar los 70 días siempre es recomendable visitar al veterinario para comprobar que todo va bien.

Embarazo de una gata semana a semana

Durante la gestación se suceden enormes cambios en el cuerpo de la gata para poder albergar el desarrollo de sus crías, tal y como ya hemos visto. A su vez, estas experimentan una tremenda evolución para pasar de una célula a un gato perfecto. Sin embargo, todos estos cambios son más internos que externos. A continuación, listamos los hitos más destacados del embarazo de una gata según la semana en la que se producen:

Primera semana (0-7 días)

Unos 5 o 6 días tras la fecundación, los embriones que serán los futuros gatitos llegan al útero.

Segunda semana (8-14 días)

Al octavo día de vida, los embriones reciben el nombre de blastocistos. Antes de implantarse circulan entre los dos cuernos uterinos de la gata y en ellos se distribuyen de manera equitativa. Algunas gatas todavía pueden seguir mostrando señales de celo. Entre el día 12 y el 13 los blastocistos se implantan en los cuernos.

Tercera semana (15-21 días)

Los corazones de los embriones comienzan a latir.

Cuarta semana (22-28 días)

Algunas gatas presentan náuseas debido a los grandes cambios hormonales. A partir del día 28 los gatitos en gestación ya pueden denominarse fetos. Comienza a aumentar la secreción de las hormonas prolactina y relaxina. Esta última ablanda tejidos de la pelvis para facilitar su apertura en el momento del parto y existe un test que permite medirla para detectar si la gata está gestante o no.

Quinta semana (29-35 días)

Hacia el día 33 los gatitos miden unos 4-5 centímetros y pesan unos 4-7 gramos. En algunas gatas podríamos detectar un aumento del tamaño de las mamas, que también pueden modificar su tonalidad. Este crecimiento, junto con la subida de peso que conlleva la gestación, se relaciona con la secreción de la hormona progesterona.

Sexta semana (36-42 días)

Sobre el día 42 los fetos ya miden alrededor de ocho centímetros y pueden llegar a pesar ya los 66 gramos.

Séptima semana (43-49 días)

El abdomen de la gata embarazada claramente muestra un aumento de tamaño, aunque en algunos ejemplares con sobrepeso o mucho pelo podría pasar desapercibido.

Octava semana (50-56 días)

En el día 51 de embarazo, los pequeños ya alcanzan los 10 centímetros de largo y pesan sobre 80 gramos.

Novena semana (57-63 días)

En esta semana puede desencadenarse el parto, aunque no es extraño que se retrase hasta los 64 o 67 días. En el momento del nacimiento los gatitos llegan al mundo con unos 10-15 centímetros de longitud y entre 85 y 105 gramos de peso. La gata puede anunciarnos el parto dejando de comer, mostrándose inquieta o escondiéndose en busca de tranquilidad. Su temperatura corporal desciende.

Embarazo de una gata - Embarazo de una gata semana a semana

¿Cómo saber de cuánto está embarazada mi gata?

No siempre es fácil saber cuál es el tiempo de embarazo en la gata. Primero, porque no siempre vamos a conocer el momento exacto en el que se ha producido la fecundación. Aunque nos puede orientar que cese el celo, la gestación no tiene por qué cortarlo de inmediato. Segundo, porque lo habitual es que no haya síntomas visibles que nos alerten casi hasta el final de la gestación. Por ello, la forma más segura de datar este estado es acudir al veterinario.

Es cierto que podemos detectar signos físicos de preñez como el aumento de peso, de hasta un par de kg, de las mamas, del apetito, etc., pero, como no todos tienen lugar el mismo día en todas las gatas, lo más seguro es recurrir a pruebas que solo puede realizar el profesional de la veterinaria.

Con una ecografía abdominal es posible confirmar la gestación y, en función del tamaño de los gatitos, determinar en qué semana se encuentra esta y, por lo tanto, cuánto falta para la fecha estimada de parto. La radiografía también puede utilizarse con esta finalidad. Otros métodos son la palpación, que debe realizar un veterinario experimentado, y algunas pruebas de laboratorio.

Si tú también quieres aprender a llevar a cabo todos estos procedimientos para ayudar a gatas gestantes y a sus crías, puedes hacer de tu pasión tu profesión y fórmate con en el curso de Auxiliar Veterinario de VETFORMACIÓN, donde aprenderás de la mano de expertos en el sector y realizarás prácticas en centros profesionales.

Embarazo de una gata - ¿Cómo saber de cuánto está embarazada mi gata?

Embarazo de gatas primerizas

El primer embarazo en la gata puede ser tan temprano como su primer celo. Este período de fertilidad no se inicia a una edad fija, ya que en él influyen diversos factores, pero la media se sitúa alrededor de los seis meses. Si la gata entra en contacto con machos es altamente probable que tenga lugar la fecundación y, con unos ocho meses, consiga parir su primera camada, que perfectamente puede ser de cuatro gatitos, es decir, no hay mucha diferencia en el número con respecto a gatas más experimentadas.

En ocasiones, podemos encontrarnos con complicaciones derivadas de la inexperiencia de la madre en cuanto a la correcta atención de los gatitos. Una negligencia en estos cuidados puede precipitar la muerte de los pequeños, extremadamente frágiles a estas edades. Por ejemplo, un amamantamiento insuficiente o una carencia de la estimulación necesaria para que el gatito orine y defeque provocan complicaciones que, con rapidez, son capaces de producir el fallecimiento.

Aunque una gestación temprana es factible, no es recomendable, ya que con seis u ocho meses la gata ni siquiera ha completado su desarrollo físico. No debemos permitir que una gata tan joven se convierta en madre primeriza y, desde luego, la tenencia responsable indica que la mejor opción es la esterilización. Ahora bien, si ya tenemos una gata madre primeriza porque la hemos adoptado ya en estado, conviene que sigamos atentamente las recomendaciones del veterinario y que estemos vigilantes ante cualquier alteración, aunque sin agobiarla, ya que el estrés resultaría contraproducente.

¿Una gata embarazada puede ser desparasitada?

La desparasitación es muy importante durante toda la vida de tu gata pero especialmente durante el embarazo. Debes asegurarte de que tu gata está limpia de parásitos tanto interna como externamente. De no ser así, pueden producirse complicaciones durante el embarazo y el contagio de los cachorros al nacer. En un gato de muy corta edad los parásitos internos pueden ser muy peligrosos para su salud.

Entonces, ante la duda de si es posible desparasitar a una gata embarazada la respuesta es sí, pero debe ser el especialista quien determine cuál es el mejor producto antiparasitario. Si quieres saber más sobre este tema, lee el artículo "¿Cómo desparasitar un gato?" y descubre cómo proteger a tu gato frente a los parásitos.

¿Cómo preparar un nido para una gata embarazada?

El momento de dar a luz se producirá a partir del día 60 de embarazo, pero como muchas veces es difícil determinar el momento es importante estar preparado. Te recomendamos acudir al veterinario para que haga una ecografía a la gata gestante. Eso ayudará a saber cuántos cachorros están en camino, si pueden haber complicaciones en el parto, etc.

Aparte, es importante tener presente una serie de cuidados que ayudarán a la gata a parir sin estrés. El más importante de todos es la preparación del nido, ya que será aquí donde la felina decidirá tener a sus cachorros y los cuidará durante sus primeros meses.

Preparación del nido

Para dar a luz las gatas suelen buscar lugares apartados, cálidos, tranquilos y con poca luz. Si en tu casa tienes desván o sótano es posible que elija alguno de estos rincones para dar a luz. Por regla general, buscarán un lugar que les guste, por lo que debes observarla y elegir un lugar tranquilo, apartado del tránsito humano y donde la gata pase los primeros días tras el parto lo más tranquila posible. Algunos consejos:

  • Prepara una caja de cartón o cama con mantas o ropa. Ten en cuenta que la manchará de sangre y fluidos, por lo que es mejor que no sea la cama en la que duerme.
  • En el lugar debe disponer de agua y comida. Si el arenero está muy alejado, por ejemplo si ha dado a luz en el desván, llévalo hasta esa zona los primeros días. Muchas gatas no quieren separarse de sus cachorros, especialmente si hay mucha gente por casa.
  • Lo ideal es que tengas un lugar preparado para el momento de dar a luz y para los primeros días; luego puedes trasladarlos a otro espacio del hogar. Ten en cuenta que los gatitos nacen con los ojos cerrados, de manera que no debes exponerlos a fuentes de luz. Es mejor que permanezcan en lugares poco iluminados hasta que hayan abierto sus ojos. En los primeros momentos evita también hacer fotos con flash desde muy cerca; actos como ese pueden dañar sus ojos en los primeros días de vida.
Embarazo de una gata - ¿Cómo preparar un nido para una gata embarazada?

Síntomas de parto en gatas

¿Cómo empieza el parto de una gata? Existen varios indicios que pueden indicarte que tu gata dará a luz en las próximas horas:

  • Cambios de comportamiento: la gata se muestra intranquila, se tumba y levanta continuamente. Se lame los genitales y cambia de postura como si no estuviese cómoda.
  • Ayuno: horas antes del parto no ingerirán comida, así evita vómitos durante las contracciones.
  • Avisos: muchas gatas cuando se aproxima el momento buscan a su dueño y maúllan llamando su atención. Si la tuya lo hace, puede que quiera que vayas con ella al lugar elegido para dar a luz. Depende de la relación que tengas con tu gata, en otros casos se retirará sola, sin avisar. En cualquier caso, debes respetarla, especialmente si es su primer parto.
  • Contracciones: las contracciones se repetirán cada pocos minutos. Se observan pequeños espasmos en el vientre.
  • Expulsión del tapón mucoso: se produce la expulsión de una mucosa blanquecina o amarillenta por la vulva. Es un indicativo de que el parto es inminente.
  • Temperatura corporal inferior: su temperatura corporal desciende antes del parto por debajo de los 39 ºC.

¿Cómo es el tapón mucoso de una gata?

Debido a que esta es la señal que indica que los gatitos van a nacer, muchas personas se preguntan cómo es exactamente este tapón para estar seguros de que se trata del tapón mucoso y no de un problema durante el parto. Como hemos comentado, este tapón es de textura mucosa y puede ser de color blanco o amarillento. Si tu gata expulsa un tapón mucoso con estas características, está de parto.

El parto de una gata

Las gatas suelen tener a sus cachorros sin dificultades. Después de la expulsión del tapón mucoso pueden pasar minutos u horas antes de que salga el primer cachorro. No obstante, no estará de más preparar el teléfono del veterinario de emergencia si hemos decidido que dé a luz en nuestro hogar.

La madre ayuda a los cachorros a salir, los lame y elimina los restos de sangre y placenta. Con los dientes corta el cordón umbilical de cada cachorro. Normalmente, pasan varios minutos entre la salida de un cachorro y el siguiente, pero en ocasiones pueden salir todos seguidos. En este caso y si observas que la madre está muy cansada y no puede encargarse de todos los cachorros, puedes ayudarle. Con una toalla húmeda limpia al cachorro con suaves caricias. Es mejor que la madre les corte el cordón, pero si no es así, puedes hacerlo atando dos cordones en dos puntos del cordón umbilical, separados del vientre del cachorro, y cortando con cuidado con una tijera desinfectada.

Después de que hayan salido todos los cachorros la gata expulsará la placenta. Si no lo hace puede provocarle una infección. En cuanto la expulse, la gata se la comerá, es algo normal y además le aporta muchos nutrientes tras el parto, por lo que no evites que lo haga.

En ocasiones, una gata puede tardar toda una noche en dar a luz a todos su cachorros, ya que pueden pasar horas entre uno y otro. Es mejor que la dejes tranquila durante esas horas y de vez en cuando supervises que todo va bien.

Si tras toda la noche o todo el día observas que todavía tiene algún cachorro dentro pero parece que ya ha terminado de dar a luz acude a tu veterinario. Las gatas pueden parir cachorros muertos y pueden tardar en ser expulsados. Para más detalles, no te pierdas este artículo: "¿Cuánto dura el parto de una gata?".

Embarazo de una gata - El parto de una gata

Los gatitos recién nacidos

Nada más nacer, los gatitos buscarán los pezones de su madre para ingerir su primera comida. Si estás presente puedes acercarlos para que mamen, aunque es mejor que en estas primeras horas no cojas a los cachorros, te saques fotos o los muevas. Ya habrá tiempo de jugar con ellos cuando sean más grandes, piensa que la gata podría rechazarlos. Muchas gatas pueden mostrarse ariscas si alguna persona toca a sus cachorros. Contigo, su compañero humano, es normal que se sienta cómoda pero es mejor que personas de visita o que no conocen a la gata no cojan o entren en el espacio de la gata durante los primeros días.

Las primeras tomas son muy importantes, ya que la hembra en los días posteriores al parto produce el calostro, una leche especial cargada de nutrientes y anticuerpos que protegerán a los pequeños. En caso de rechazar a alguno de sus crías, deberás acudir al veterinario lo antes posible para que el especialista te proporcione leche maternizada y puedas alimentar tú al pequeño.

Los cachorros al nacer no pueden ver ni oír, son muy delicados y no se apartarán de su madre y sus hermanos para mantener el calor. A partir de la primera semana de vida o semana y media comenzarán a abrir sus ojos. Su vista poco a poco irá mejorando y a las 10 semanas ya verán perfectamente.

Si surgen problemas con la madre, los rechaza o por cualquier otra razón quieres conocer más sobre el cuidado de los cachorros durante sus primeros meses de vida, consulta el artículo "Cuidados para gatos de un mes". De todas formas, la gata se encargará del cuidado de los cachorros, por lo que solo deberás supervisar que todo vaya bien. En pocas semanas tendrás a tus cachorros correteando por casa y comenzarán el destete sobre las 3 semanas de vida.

Cuidados para gatas embarazadas y lactantes

Durante el embarazo las gatas deben mantener una dieta equilibrada similar al resto del año pero incrementando un 25-35 % su cantidad, especialmente a partir de la mitad del embarazo. Existen piensos especializados para gatas gestantes que le aportarán los nutrientes necesarios, aunque también puedes ofrecerle una dieta casera con el asesoramiento del veterinario. Es conveniente que siempre disponga de comida, pues en determinadas fases del embarazo tienden a comer poco o a vomitar. Para más detalles, no te pierdas el artículo "Alimentación de una gata embarazada".

Durante el periodo de lactancia el aporte de calorías, proteínas y calcio debe ser mayor. Las gatas almacenan una cantidad de grasa que será utilizada tras el parto para amamantar a sus cachorros. Por ello, durante este periodo puedes darle complementos vitamínicos. Consulta a tu veterinario sobre cuál es el más conveniente.

Además de una adecuada alimentación, es importante ofrecer a la gata embarazada un ambiente tranquilo y relajado, ya que el estrés y la ansiedad no favorecen su estado. Así mismo, puedes permitir que siga realizando ejercicio pero prestando atención para evitar cualquier daño. Una vez nacidos los gatitos, el ambiente debe continuar siendo seguro y calmado, sobre todo durante las primeras semanas para evitar que la gata se estrese y rechace a los pequeños. Conforme crezcan, puedes incrementar su enriquecimeinto ambiental disponiendo juguetes para cachorros, pequeños rascadores, etc.

Embarazo de una gata - Cuidados para gatas embarazadas y lactantes

Si deseas leer más artículos parecidos a Embarazo de una gata, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Bibliografía
  • Sánchez y Silva. (2002). Biología de la gestación en la gata doméstica. Arch. Med. Vet. XXXIV, nº 2.
  • Velázquez y Núñez. (2008). Fracaso de la preñez y pérdidas neonatales en el gato doméstico (Felis catus). Portal Veterinaria.
  • ESCCAP. (2018). Control de ectoparásitos en perros y gatos. Guía ESCCAP Nº3.

Escribir comentario sobre Embarazo de una gata

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
27 comentarios
Su valoración:
Adriana flores
Hl... Miren tengo una duda tenía una gata la primera vez le dio fracaso , la segunda vez tuvo dos gatitos una embrague y un macho y a su tercer embarazo le dio otra vez fracaso y pasando dos días la encontré muerte y en su hija paso igual su primer embarazo y creo q le dio fracaso y al día siguiente igual apareció muerta quisiera saber porq porq tenía otra gata y ella lo tuvo normal todos sus embarazo
Su valoración:
Elsa trabucco
Le saludo atentamente. Quiero que me informe sobre mi gata. Ella tuvo gatitos el 4 de abril pero el día de ayer ya dimos en adopción la última cría. Ahora mi preocupación es la siguiente: sus mamas están llenas de leche y duras que debo hacer ? Ayúdeme por favor. Gracias
Su valoración:
Miguel
Mi gata lleva embarazada aproximadamente 2 meses y ahora esta como muy ansiosa y a la vez quiere que la este haciendo cariños, su hermana tuvo 4 gatitos hace una semana y ahora que mi otra gatita que lleva 2 meses embarazada escucha el llanto de ellos quiere amamantarlos es normal? Ya va a dar a luz?
Su valoración:
Anlly
Hola.
Una gata con cáncer puede amamantar normalmente?
Y los gatitos heredan el cáncer?
Gracias
Su valoración:
Andrea
Ayuda mi gata dio a luz a 4 gatitos ya le hice la canasta y tofo pero creo que un gatito no esta comiendo bien ademas esta algo frio y intento que se quede con su madre ayuda
Su valoración:
Cristina
Hola! Creo que mi gata está embarazada, justo hoy hace 4s que se escapó y en estas semanas cambió su comportamiento ,come más , está más cariñosa,duerme mucho y no juega y evita a mis perros , quisiera saber si lo está pues por que todavía no se nota muy bien si está embarazada y no sé si llevarla al veterinario.
Su valoración:
miguel
mi gata esta embarazada y se planeaba que tenga a los gatitos el dia de hoy pero su panza esta abultada y mi gata demasiado cariñosa es normal ???
Su valoración:
Clara
Mi gata de comporta raro después del parto osea a los gatitos los cuida y los quiere pero después cuando los deja para ir a hacer sus cosas se porta rara pareciera q está estresada y como q gruñe,los gatitos están sanos y son 2 q podría hacer?
Su valoración:
Clara
Mi gata a parido y todo bien con los gatitos están saludable y son 2,pero la noto estresada y se pone a gruñir no a los gatitos sino después de dejar de cuidarlos(osea darle la leche y limpiarlos)
Su valoración:
sheila vargas
Mi gata tiene ya 4 meses de haber dado a luz a sus crías y su parto se alargo y le hicieron cesaría y este es una de sus crías

Embarazo de una gata
1 de 7
Embarazo de una gata

Volver arriba