¿Es normal que mi perra sangre después del parto?

¿Es normal que mi perra sangre después del parto?

Durante el proceso de gestación, parto y crianza numerosos son los cambios que afronta el organismo de una perra para poder sacar adelante a sus cachorros. Es, por lo tanto, una etapa que va a requerir unos cuidados especiales con el objetivo de garantizar el mantenimiento de la salud de la madre y, también, de sus cachorros. Por eso en este artículo de ExpertoAnimal vamos a hablar sobre si es normal que nuestra perra sangre después del parto o no, ya que constituye una de las dudas habituales de los cuidadores.

Cambios en el cuerpo de la perra durante la cría

Antes de pasar a explicar si es normal que una perra sangre después del parto debemos saber qué le sucede a su cuerpo durante este período. El útero de la perra tiene forma de Y, con un cuerno uterino a cada lado, que es donde se van a alojar los cachorros. Por lo tanto, el primer cambio de consideración va a ser un aumento de tamaño del útero, que irá incrementándose paulatinamente según los cachorros van creciendo. Además, el útero va a concentrar una mayor cantidad de sangre para mantener a los fetos nutridos y asegurar su bienestar. Es por este motivo que una cirugía uterina, como puede ser una ovariohisterectomía si estamos ante una concepción no deseada o una cesárea si no es posible el parto natural, cuenta con el sangrado como una de las complicaciones a tener en cuenta. Otro cambio importante se da en las mamas, que se oscurecen y agrandan en preparación a la lactancia. Todas estas modificaciones están inducidas por hormonas.

¿Es normal que la perra sangre justo después de parir?

Durante el parto, que tiene lugar aproximadamente a los 63 días de gestación, el útero se contrae para expulsar a los cachorros al exterior. Cada uno de ellos se encuentra envuelto en una bolsa llena de líquido amniótico y unido a la placenta mediante el cordón umbilical. Para nacer, la placenta se tiene que desprender del útero. En ocasiones la bolsa se rompe antes de que el cachorro salga al exterior pero es común que este nazca con la bolsa íntegra y será su madre quien la rompa con los dientes. También morderá el cordón umbilical y, de manera habitual, se comerá todos los restos. La separación de las placentas del útero produce una herida que es lo que explica que sea normal que la perra sangre después del parto. Así pues, si tu perra ha parido y sangra, debes saber que se trata de una situación habitual.

Mi perra sigue sangrando un mes después del parto

Como hemos visto, el sangrado en la perra postparto es normal. Este sangrado recibe el nombre de loquios y puede prolongarse varias semanas, aunque notaremos que disminuye su cantidad y va modificándose la coloración, que irá desde el rojo de la sangre fresca hasta tonalidades más rosáceas y marrones, correspondientes a sangre ya seca. Además, el útero progresivamente irá disminuyendo su tamaño hasta llegar al que tenía antes del embarazo. Este proceso de involución dura unas 4-6 semanas, por lo que es habitual que una perra siga sangrando después de un mes del parto.

En el apartado siguiente veremos cuándo pueden resultar preocupantes estos loquios. Se recomienda cambiar la cama de la perra tras el parto para prevenir infecciones. Podemos utilizar empapadores que son muy fáciles de quitar y reponer y cuentan con una parte impermeable que ayuda a mantener el nido seco y caliente.

Mi perra sangra dos meses después de parir, ¿es normal?

Como hemos dicho, sí es normal que una perra sangre después del parto pero debemos observar que este sangrado se produzca como hemos explicado, ya que, de lo contrario, puede estar indicándonos problemas de gravedad que deben ser atendidos por un veterinario. Entre estos problemas destacan los siguientes:

  • Subinvolución de los sitios de placentación: si observamos que los loquios se prolongan en el tiempo podríamos estar ante esta afección, que se produce porque el útero no puede completar su proceso de involución. La hemorragia, incluso no siendo muy abundante, puede provocar que nuestra perra tenga anemia. Puede diagnosticarse por palpación o ecografía.
  • Metritis: se trata de una infección uterina que se puede producir por un ascenso de bacterias cuando el cuello del útero se encuentra abierto, por retención placentaria o momificación de algún feto. Los loquios van a tener muy mal olor y, además, la perra estará apagada, tendrá fiebre, no comerá ni se ocupará de los cachorros y pueden aparecer vómitos y diarrea. Se diagnostica por palpación o ecografía y requiere inmediata asistencia veterinaria.

De esta forma, si observamos que la perra sigue sangrando dos meses después de parir, será necesario acudir al veterinario para examinarla y comprobar ante qué problema de los mencionados nos encontramos porque no suele ser una situación normal. Además, recomendamos consultar el siguiente artículo para ofrecer a la recién madre y sus cachorros los mejores cuidados: "Cuidados para perros recién nacidos".

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es normal que mi perra sangre después del parto?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.