menu
Compartir

Mi conejo no orina - Causas y tratamiento

 
Por Cristina Pascual, Veterinaria. 15 octubre 2021
Mi conejo no orina - Causas y tratamiento

Ver fichas de Conejos

Las causas por las que un conejo puede dejar de orinar son múltiples. Puede que exista un problema a nivel prerenal (antes de los riñones), renal (en los propios riñones) o postrenal (después de los riñones, es decir, en las vías urinarias). En cualquiera de los casos, es importante actuar con urgencia, dado que en la mayoría de los casos el proceso es potencialmente reversible si se actúa con rapidez y eficacia. Solo de esta manera evitaremos que se produzca una insuficiencia renal irreversible.

Si te estás preguntando por qué tu conejo no orina y quieres saber cuáles son las posibles causas y el tratamiento, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal.

También te puede interesar: ¿Por qué mi conejo orina sangre?

¿Cómo es el aparato urinario del conejo?

El aparato urinario de los conejos es muy similar al de los carnívoros. Está formado por dos riñones, dos uréteres, una vejiga de la orina y una uretra.

Los riñones son voluminosos, de color oscuro y superficie lisa. El riñón derecho se sitúa más craneal (por delante) que el izquierdo y ambos se localizan muy lateralmente en el espacio retroperitoneal del abdomen. En algunos individuos, los riñones están rodeados por una gran cantidad de grasa que los desplazan ventralmente. Cabe destacar que los riñones de los conejos tienen un papel fundamental en el metabolismo del calcio, dado que son capaces de excretar o conservar el calcio según las necesidades metabólicas de cada momento.

De los riñones salen los uréteres, dos finos conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga de la orina.

La vejiga de la orina se encuentra en la zona caudal del abdomen, sujeta por el ligamento vesical medio. Es grande, con paredes finas y extensibles. De la vejiga sale la uretra, que se encarga de vehicular la orina desde la vejiga al exterior durante la micción.

En cuanto a la orina producida por los conejos, hay que destacar dos aspectos importantes:

  • La orina tiene un aspecto turbio, debido a que su pH alcalino produce la precipitación del calcio, que origina carbonato cálcico.
  • En ocasiones, la orina puede aparecer teñida de rojo debido a la presencia de pigmentos vegetales naturalmente presentes en los alimentos, lo cual no debe confundirse con hematuria (presencia de sangre en la orina). Para diferenciarlo, será suficiente con realizar una tira de orina para detectar la presencia de sangre.

¿Por qué mi conejo no orina?

En primer lugar, definiremos los términos oliguria y anuria. La oliguria consiste en la disminución de la diuresis (excreción de orina) y la anuria consiste en la detención total de la diuresis. Por tanto, cuando un conejo orina poco o no orina, diremos que presenta oliguria o anuria, respectivamente.

Tanto la oliguria como la anuria son manifestaciones clínicas que acompañan a algunas alteraciones o patologías del aparato urinario. Estas alteraciones puede ser:

  • Prerenales (antes de los riñones): cualquier factor que disminuya el flujo de sangre que llega al riñón, disminuirá la cantidad de sangre filtrada por el mismo y, en consecuencia, la cantidad de orina producida. En este caso hablamos de azotemia prerenal, que es un incremento de la urea y la creatinina por una causa que se encuentra antes de los riñones.
  • Renales (en el propio riñón): las causas que originan una lesión renal aguda (LRA) suelen cursar con oliguria (aunque en ocasiones el volumen de orina puede estar aumentado).
  • Postrenales (después de los riñones, en las vías urinarias): cualquier causa que impida la eliminación de orina al exterior, como obstrucción, rotura de vías urinarias o causas neurológicas, producirá oliguria/anuria. En este caso hablamos de azotemia postrenal, es decir, un incremento de la urea y creatinina debido a una causa que se encuentra después de los riñones.

A continuación, describimos las distintas causas de oliguria o anuria en el conejo, es decir, que provocan que un conejo no pueda orinar. Explicaremos primero las causas postrenales (las más comunes), continuaremos con las causas renales (lesión renal agua) y terminaremos con las prerenales.

Hipercalciuria

Como ya hemos comentado, la presencia de cristales de carbonato cálcico en la orina de los conejos es normal, ya que el pH alcalino favorece la precipitación del calcio. Sin embargo, cuando el aporte de calcio de la dieta es excesivo, este se eliminará vía renal y se producirá un depósito de carbonato cálcico en la vejiga de la orina, provocando una fuerte dilatación del órgano.

Los signos clínicos, además de la oliguria o anuria, pueden incluir:

  • Hematuria: presencia de sangre en la orina.
  • Disuria: dificultad para la micción. La micción suele ser dolorosa y se manifiesta con una postura encorvada.
  • Orina lodosa: en caso de que consiga miccionar, la orina será mucho más densa y blanquecina de lo normal. En este otro artículo hablamos más en profundidad sobre la orina blanca en conejos.
  • Signos generales como depresión, anorexia (pérdida de apetito) y pérdida de peso.
  • Dermatitis perineal: los depósitos de carbonato cálcico de la orina tienen una acción irritante sobre la piel del periné, ocasionando una dermatitis perineal.

Urolitiasis

La urolitiasis se define como la presencia de cálculos o urolitos en el tracto urinario. Es un proceso estrechamente ligado a la hipercalciuria, ya que, en la mayoría de ocasiones, los urolitos están formados por carbonato cálcico. La hipercalciuria unida a otros factores como la reducción de la ingesta de agua, las dietas ricas en oxalato cálcico o el cambio del pH urinario debido a infecciones del tracto urinario, favorecen la formación de cálculos. Estos urolitos pueden acumularse en la vejiga de la orina sin ocasionar clínica alguna, pero cuando alcanzan el tamaño suficiente como para obstruir algún punto de las vías urinarias, ocasionan sintomatología. Los signos clínicos son muy similares a los observados en la hipercalciuria.

Otras causas de obstrucción del tracto urinario

Además de la urolitiasis, existen otros procesos que pueden ocasionar la obstrucción del tracto urinario y, en consecuencia, desencadenar que un conejo no orine, es decir, que presente oliguria o anuria. Estos procesos incluyen:

  • Adherencias: son complicaciones que pueden aparecer tras una cirugía de la cavidad abdominal, especialmente cuando se genera un traumatismo excesivo o se emplea un material de sutura inadecuado.
  • Abscesos: abscesos localizados en órganos de la cavidad abdominal (por ejemplo, en los ganglios mesentéricos) pueden comprimir externamente las vías urinarias en algún punto y originar oliguria/anuria.
  • Tumores: al igual que los abscesos, cualquier tumor que afecte a los órganos de la cavidad abdominal puede llegar a comprimir externamente las vías urinarias. De igual manera, la presencia de un tumor en las propias vías urinarias (como un leiomioma en la pared de la vejiga de la orina) puede reducir la luz de los conductos y ocasionar una obstrucción.
  • Coágulos: la presencia de un coágulo en el interior de las vías urinarias puede ocluir la luz del conducto y producir una obstrucción.

Cuando la obstrucción urinaria se mantiene en el tiempo, se puede llegar a producir la rotura de las vías urinarias, con la consiguiente salida de orina a la cavidad abdominal (uroabdomen).

Parálisis de la vejiga

Es una patología de origen neurológico. La vejiga pierde su capacidad contráctil, lo que impide la micción. Como consecuencia, se produce una excesiva dilatación de la vejiga de la orina.

Lesión renal aguda (LRA)

Las patologías en las que se produzca un daño agudo de las nefronas darán lugar a una lesión renal aguda. Las nefronas son la unidad funcional del riñón, de manera que cada riñón posee alrededor de un millón de nefronas. Las principales causas de LRA en el conejo incluyen:

  • Nefrotoxicosis: por fármacos, tóxicos (como el etilenglicol de los anticongelantes de los coches) o pigmentos endógenos (hemoglobina o mioglobina).
  • Nefritis: es una inflamación general del riñón que se puede observar en enfermedades infecciosas sistémicas (encefalitozoonosis, leptospirosis, etc.) o en procesos inflamatorios (metritis, sepsis, etc.).
  • Necrosis isquémica por enfermedad vírica hemorrágica.

Azotemia prerenal

Como ya hemos comentado, cualquier causa que disminuya el flujo de sangre al riñón, disminuirá el volumen de sangre filtrado y, por tanto, el volumen de orina. Las causas concretas serán:

  • Patologías cardíacas que disminuyan el gasto cardíaco.
  • Shock, debido a la hipovolemia o la hipotensión.
  • Deshidratación.
  • Trombosis arterial renal: en conejos se asocia a enfermedad vírica hemorrágica.

¿Qué hago si mi conejo no puede orinar?

En primer lugar, debes saber que si tu conejo no puede orinar es importante que acudas a tu veterinario/a cuanto antes. En caso de oliguria o anuria, es urgente realizar un diagnóstico rápido, ya que en la mayoría de los casos la situación es potencialmente reversible. Sin embargo, si no actuamos con rapidez e instauramos un tratamiento precoz y efectivo, el daño renal puede derivar en una insuficiencia renal irreversible.

El tratamiento de cada una de las causas de anuria será el siguiente:

Tratamiento de causas postrenales

Se incluyen aquí hipercalciuria, urolitiasis, otras causas de obstrucción o parálisis de vejiga. En caso de que la vejiga de la orina esté muy distendida, es importante vaciarla mediante sondaje o punción vesical para evitar dos complicaciones. Por un lado, la rotura de las vías urinarias y el consiguiente uroabdomen. Por otro lado, el acúmulo retrógrado de orina en el aparato urinario, que llegará hasta el riñón y ocasionará una hidronefrosis (dilatación de la pelvis y cálices renales por acúmulo de orina que origina la degeneración del riñón). Una vez vaciada la vejiga de la orina, se instaurará un tratamiento en función de la causa específica.

En caso de hipercalciuria/urolitiasis se deben corregir los factores de manejo que han influido en la aparición del proceso (reducir la ingesta de calcio, estimular el ejercicio y la ingesta de agua). Además, se administrarán analgésicos para calmar el dolor, diazepam para evitar el espasmo uretral, bicarbonato para alcalinizar la orina y, en caso necesario, antibióticos para tratar las infecciones secundarias. Cuando los cálculos no se puedan eliminar vía urinaria con el tratamiento farmacológico, será necesario el tratamiento quirúrgico para extraerlos.

Tratamiento de causas renales

Tras haber rehidratado al animal con la fluidoterapia adecuada, se administrarán diuréticos a fin de restablecer la diuresis normal. Además, habrá que tratar de forma específica la causa primaria.

Tratamiento de causas prerenales

Tras el diagnóstico preciso, se instaurará un tratamiento adecuado para incrementar el flujo de sangre renal y lograr revertir la azotemia (fluidoterapia para rehidratar, incrementar la presión arterial, etc.).

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi conejo no orina - Causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Boletín de cunicultura (1991). Enfermedades del aparato urinario del conejo. 53:28-33
  • Vergués, J., Valls, X. (2014). Casos clínicos de animales exóticos. Servet editorial

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi conejo no orina - Causas y tratamiento
Mi conejo no orina - Causas y tratamiento

Volver arriba