menu
Compartir

¿Por qué mi perro come palos?

 
Por Marta Sarasúa, ATV y etóloga especializada en modificación de conducta. 21 diciembre 2021
¿Por qué mi perro come palos?

Ver fichas de Perros

Ver perros jugando y mordiendo palos en el parque es algo muy habitual y, de hecho, son muchos los tutores que utilizan las ramas de los árboles a modo de juguete improvisado cuando salen a pasear por el campo o el parque. No obstante, existen ciertos riesgos que es necesario valorar antes de permitir que nuestro amigo peludo mordisquee madera, pues podría tragarse algún trozo o sufrir una lesión que nos obligue a acudir al veterinario.

Si tu perro tiende a comer palos, en este artículo de ExpertoAnimal te contamos cuáles pueden ser las causas y qué consecuencias puede tener esta conducta. Así mismo, te explicamos qué hacer si tu perro come palos, ¡no te lo pierdas!

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro come piedras?

¿Por qué mi perro mastica palos y se los come?

¿Por qué a los perros les gustan los palos? Son varios los motivos por los cuales un perro puede masticar e incluso tragarse fragmentos de palo de madera y, antes de iniciar cualquier tratamiento de modificación conductual, es importante identificar con la mayor precisión posible cuál es la causa de su comportamiento. Estas son las más frecuentes:

Conducta exploratoria

Los cachorros y perros jóvenes son muy curiosos y exploran el mundo a través de su boca, por lo que es normal que porten, muerdan o desgarren todo aquello que les llame la atención. Además, a partir de los cuatro meses de edad se inicia el cambio de dentición, lo que puede aumentar la frecuencia de las conductas destructivas y de la necesidad de mordisquear objetos. Estos comportamientos son normales y no debemos castigarlos o preocuparnos en exceso por ellos, pues se corresponden con una etapa del desarrollo natural de los perros.

Descubre en este otro artículo Cuándo cambian los dientes los perros y cómo ayudarlos con el dolor.

Juego y/o demanda de atención

Un error muy frecuente que cometemos cuando nuestro perro coge algo con la boca que no queremos que muerda o que se coma es salir corriendo tras él para intentar arrebatárselo. Puesto que uno de los juegos favoritos de la mayoría de los perros consiste en perseguir o ser perseguidos por alguien, coger un objeto y escapar de nosotros se convierte en una actividad muy divertida que, además, puede aprender a hacer para llamar nuestra atención.

Estrés o falta de estimulación ambiental

Masticar durante un tiempo prolongado estimula la secreción de serotonina y endorfinas en el cerebro y tiene efecto relajante, por lo que muchos perros recurren a la masticación para hacer frente a una situación estresante y poder sobrellevarla. Este es el motivo por el cual no resulta extraño observar a un perro masticando palos de madera o comiendo hierba cuando está en algún lugar desconocido o que le genera cierta tensión e inseguridad. Por otra parte, la falta de estimulación ambiental puede conducir fácilmente al aburrimiento y la frustración, que también son desencadenantes frecuentes de este tipo de conductas de masticación inapropiadas.

Los perros pueden comer hierba por motivos aparte del mencionado, de manera que te recomendamos también consultar este otro artículo: "¿Por qué los perros comen hierba?".

Síndrome de pica

La pica es un trastorno conductual que consiste en la ingestión de materiales que no son considerados alimento como, por ejemplo, plástico, piedras o palos. Un perro puede desarrollar un problema de pica por varios motivos, la ansiedad crónica, la alimentación inadecuada o las patologías orgánicas son algunos de los más habituales.

Para más información, no te pierdas el post sobre el Síndrome de pica en perros.

¿Es malo que mi perro muerda palos?

Para un perro, morder el palo que acaba de encontrar en el parque, jugar con él o destrozarlo completamente puede suponer una actividad estimulante y divertida y, en la mayoría de los casos, es un comportamiento espontáneo o condicionado, pero que no está necesariamente relacionado con un desorden conductual o con una patología previa.

No obstante, jugar con palos, piedras, piñas o cualquier otro elemento similar tiene sus riesgos. Es frecuente que, a medida que la madera se mordisquea y se rompe, el perro se trague algún que otro trozo, ya sea de forma accidental o deliberada. Es posible que los fragmentos de palo pasen por el tracto digestivo del can y sean evacuados con las heces, pero, en el peor de los casos, pueden provocar asfixia, desgarros, perforación de órganos, malestar estomacal, obstrucción intestinal o gastroenteritis, entre otros problemas que requieren una visita obligada (y a veces muy urgente) al veterinario.

Además, algunas astillas de pequeño tamaño se pueden clavar en la lengua, la encía, el paladar u otras zonas de la boca del perro sin que seamos conscientes de ello, provocando mucho dolor, una infección y, en muchos casos, la aparición de un absceso purulento que debe ser tratado por un profesional. Por todo ello, que un perro coma palos o los mastique no es lo más recomendable.

¿Por qué mi perro come palos? - ¿Es malo que mi perro muerda palos?

¿Qué hacer si mi perro come palos de madera?

Lo más recomendable para prevenir cualquier posible lesión es evitar que nuestro perro, ya sea cachorro o adulto, muerda y mastique palos y sustituirlos por juguetes más apropiados para él. Si solemos jugar con nuestro amigo peludo utilizando palos a modo de mordedor o lanzándolos para que corra tras ellos, es posible que acabe desarrollando cierta obsesión por buscar y coger todo tipo de ramas que se encuentre por el parque. Extinguir esta conducta puede resultar costoso en algunos casos, pero, poco a poco, debemos ir enseñándole a nuestro perro que los palos ya no van a utilizarse como juguetes. Para ello, lo ideal es que, durante los paseos, llevemos un mordedor o señuelo de goma, fibra o algún otro material resistente que no resulte dañino para el can y por el que podamos intercambiar los palos que vaya cogiendo.

Otra buena opción si nuestro perro muerde palos es enseñarle el comando "deja" o "suelta" para inhibir su impulso de mordisquear la madera. Para ello, podemos comenzar entrenando en casa e ir complicando el ejercicio a medida que el can lo vaya comprendiendo. Para lograr esto, siempre podemos contar con la ayuda de un profesional de la educación canina que utilice técnicas respetuosas y basadas en el refuerzo positivo. Así mismo, te recomendamos consultar este artículo: "¿Cómo enseñar al perro a soltar objetos?".

Realizar paseos por lugares tranquilos y/o novedosos, fomentar el uso del olfato, ofrecer snacks apropiados para promover una masticación saludable o proporcionar más estimulación ambiental en casa pueden ser acciones útiles para reducir el nivel de estrés del perro, el cual, en algunas ocasiones, está directamente relacionado con la conducta de destrozar e ingerir palos.

Por último, si nuestro perro suele masticar palos y observamos cualquier indicio de malestar, dolor o el can comienza a realizar conductas extrañas, debemos acudir inmediatamente al veterinario.

En el siguiente vídeo aprenderás a enseñar a tu perro a buscar y traer objetos apropiados para él, como una pelota:

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro come palos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

¿Tienes contratado el Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para perros? Consiguelo al mejor precio rellenando el formulario con tus datos y los de tu mascota haciendo clic en este botón:

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Por qué mi perro come palos?
1 de 2
¿Por qué mi perro come palos?

Volver arriba