Compartir

Reproducción del pato mandarín

 
Por Zorayda Coello, Periodista especializada en el mundo animal. 22 mayo 2017
Reproducción del pato mandarín

El pato mandarín (Aix galericulata) es un ave originaria del continente asiático, extendida especialmente en China y Japón, que actualmente puede encontrarse en ciertas regiones de Inglaterra y Estados Unidos, ya sea en libertad o como fauna en los jardines ornamentales. Se estima que existen alrededor de 66.000 ejemplares.

Esta especie estacionaria llega a pesar casi medio kilo y es reconocida por sus hermosos colores, aunque muy pocas personas saben que solo los machos los ostentan. ¿Te gustaría saber por qué? Entonces sigue leyendo este artículo sobre la reproducción del pato mandarín.

También te puede interesar: Reproducción en animales

¿Cómo distinguir entre macho y hembra?

La mayor parte del año la hembra y el machol pato mandarín comparten una coloración similar, entre marrón ocre y parduzco bastante uniforme, con algunas zonas blancas. Sin embargo, durante la época de apareamiento el plumaje del macho se viste de vivos colores, con la intención de atraer a la hembra.

De este modo, los colores del macho pasan a tornarse verde oscuro brillante y rojo en la zona de la cabeza, y en la cara una mezcla de anaranjado y blanco. El pecho es de un blanco puro y la parte del cuello morada o violeta, acompañados de dos aros blancos. El resto del cuerpo es una combinación entre marrón tirando a naranja bastante llamativa, intensificándose en las alas.

Durante todo el año las hembras conservan su color pardo más opaco, con abdomen y la mancha alrededor de los ojos blanca.

Reproducción del pato mandarín - ¿Cómo distinguir entre macho y hembra?

Ritual de apareamiento

El apareamiento del mandarín depende de la época del año, siendo el cambio de clima el que estimula la transformación del plumaje del macho. De esta manera, la aparición del llamado plumaje nupcial se da entre otoño e invierno, período ideal para el cortejo, el cual se lleva a cabo en lugares con árboles frondosos y zonas boscosas cuando las aves se encuentran en libertad.

A este cambio de colores que lo hacen más llamativo, el macho agrega una serie de comportamientos que deben resultar interesantes para que la hembra lo escoja, considerándolo el mejor partido. Para ello, emite un canto mientras alza las plumas que cubren su cabeza, como si fuera una cresta.

La hembra observa la proposición y decide si aceptarla o no. De ser positiva la respuesta, la pareja formada permanecerá unida durante esa temporada, pues los mandarines son monógamos y suelen consumirse de tristeza si uno de los compañeros llega a morir.

Tras conformarse la pareja será momento de buscar el nido, para lo cual la hembra sigue al macho a la zona donde este nació. Allí se aparearan varias veces al día durante un par de semanas.

Nido e incubación

Con la llegada de la primavera el nido que la pareja ha escogido debe ser preparado para depositar los huevos. En la zona que el macho ha llevado a la hembra, ésta escoge un hueco en la parte alta de un árbol que le parezca conveniente para traer al mundo a su progenie. Ella preparará el sitio con pasto y parte de sus propias plumas, mientras el padre aleja a posibles intrusos, incluidos otros patos.

El mandarín pone entre 9 y 12 huevos, que luego deberá incubar la madre durante un mínimo de 28 días y un máximo de 30. Durante este proceso el macho no tiene participación, por lo que se reúne con otros mandarines.

Pasado este tiempo nacerán los polluelos, que vienen al mundo con sus plumas y mucho menos indefensos que las crías de la mayoría de las aves. Los recién nacidos dependerán de la madre y querrán seguirla a todas partes, pero solo los primeros días. A partir del día 45 ya podrán volar, y cuando se sientan un poco más independientes abandonarán la zona del nido para encontrar su propia bandada, pues los mandarines suelen andar en grupos de hasta 100 ejemplares.

Reproducción del pato mandarín -  Nido e incubación

Si deseas leer más artículos parecidos a Reproducción del pato mandarín, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Escribir comentario sobre Reproducción del pato mandarín

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Reproducción del pato mandarín
1 de 3
Reproducción del pato mandarín

Volver arriba