Compartir

¿Una perra esterilizada puede tener celo?

Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 22 febrero 2018
¿Una perra esterilizada puede tener celo?

Ver fichas de Perros

Una perra esterilizada puede sangrar y estar en celo si durante la cirugía queda algún resto o remanente ovárico o presenta tejido ovárico ectópico. Aunque la esterilización es una operación rutinaria en la mayoría de las clínicas veterinarias, para muchos cuidadores esta intervención sigue siendo una fuente de incógnitas e incertidumbre. Por ello, en este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar en qué consiste la esterilización y cuáles son sus efectos sobre la función reproductora, de manera que podamos responder a la pregunta sobre si una perra esterilizada puede tener el celo, una de las cuestiones que habitualmente se formulan los cuidadores. Tanto si ya has esterilizado a tu perra como si la vas a esterilizar en el futuro, este artículo te interesa.

¿Qué es la esterilización en perras?

La esterilización consiste en la extirpación de los órganos reproductivos de la perra con el objetivo de impedir su ciclo sexual, es decir, evitar que tenga el celo y pueda quedarse embarazada. Las perras suelen tener su primer celo alrededor de los 8 meses, algo más tarde en razas de mayor tamaño y antes en las más pequeñas. Aunque algunas personas comparan este celo con tener la regla o menstruar, como veremos a continuación, el sangrado de la perra no tiene que ver con el experimentado por las mujeres. Se puede dividir el celo en cuatro fases, siendo dos las que se consideran como período de celo, con una duración de unas tres semanas. Las fases son las siguientes:

  • Proestro: es la fase inicial y cuenta con una duración variable (de 3 a 17 días). Es muy fácil de identificar, ya que se caracteriza por sangrado e inflamación de la vulva. Durante este período la perra no va a aceptar al macho.
  • Estro: esta fase también se conoce como celo receptivo y se caracteriza porque la perra ya acepta al macho. Su duración también es variable, con una permanencia de 2 a 20 días. Veremos que la hembra levanta la cola, la aparta hacia un lado y eleva la pelvis para mostrar la vulva. Sabemos que ha concluido cuando la perra vuelva a rechazar al macho.
  • Diestro: como decimos, la hembra va a rechazar el apareamiento y veremos que el macho también pierde el interés. Dura unos dos meses y finaliza con el parto si ha habido embarazo o se prolonga en la siguiente fase.
  • Anestro: es un período de inactividad sexual que abarca los meses que transcurren hasta el siguiente celo. Suelen presentarse dos celos al año.

Por lo tanto, con un embarazo de unos dos meses de duración, las perras podrían tener dos camadas al año. Este dato es importante a la hora de motivar la esterilización. Usualmente se recomienda una intervención en la que se extraen los ovarios y el útero (ovariohisterectomía), aunque también pueden extirparse solo los ovarios (ovariectomía). Los ovarios son los responsables de producir los óvulos y el útero es el lugar donde se alojan y crecen los cachorros. De esta forma, si mediante esterilización extirpamos estos órganos, la perra no va a tener el celo ni tendrá camadas. Por lo tanto, la respuesta a nuestra pregunta de si una perra esterilizada puede tener celo es no, pero sabemos de perras esterilizadas que pueden sangrar, entonces, ¿cómo se explica? Te lo contamos en el próximo apartado.

¿Una perra esterilizada puede tener celo? - ¿Qué es la esterilización en perras?

¿Por qué una perra esterilizada puede tener celo?

Para extirpar el útero y los ovarios, el veterinario suele practicar una incisión de unos cuantos centímetros en el abdomen. Por ese pequeño corte va a extraer el útero y, a ambos lados, los ovarios. En ocasiones, por la propia constitución de la perra, estos ovarios se encuentran muy profundos y es difícil su extracción. Esta debe ser completa, teniendo mucho cuidado para sacar todo el tejido ovárico. A veces, queda una pequeña porción de alguno de los ovarios con capacidad para iniciar el ciclo y, por lo tanto, el celo de la perra. Así, es posible observar que la perra esterilizada sigue sangrando o se deja montar por machos. Esto, como vemos, puede ser por las siguientes causas:

  • Error del veterinario a la hora de realizar la cirugía, dejando tejido ovárico.
  • Aunque la cirugía haya sido correcta, la presencia de tejido ovárico en la cavidad peritoneal, puede vascularizarse y acabar volviéndose funcional.
  • Tejido ovárico fuera del ovario, esto es, de manera ectópica (fuera de su sitio normal). No se trata de un error durante la intervención, sino de algo que produce el mismo cuerpo en algún momento de su vida o desde su nacimiento. Así, aunque la operación se haya realizado correctamente, este tejido va a seguir produciendo sintomatología.

Estas reactivaciones de tejido ovárico pueden producirse incluso años después de realizada la cirugía. Como vemos, como primera medida, es importante buscar un veterinario con experiencia y buenas referencias. Estos casos se conocen con el nombre de resto o remanente ovárico y, además de tener la capacidad de inducir el celo de la misma manera que si la perra no estuviese esterilizada, pueden llegar a causar una infección, conocida como piómetra de muñón.

¿Qué hacer si mi perra esterilizada tiene el celo?

Ahora que ya sabemos que una perra castrada puede entrar en celo, ¿qué debemos hacer? Si hemos esterilizado a nuestra perra y comenzamos a observar síntomas como sangrado vaginal, inflamación de la vulva, cambios conductuales o atracción de los machos, o, también, fiebre, apatía y anorexia, debemos consultar con nuestro veterinario, teniendo presente que una perra esterilizada puede tener el celo. Para confirmar o refutar esta suposición, nuestro veterinario puede hacer una citología en la que compruebe en qué fase del ciclo se encuentra nuestra perra. Esta prueba es muy sencilla e indolora y consiste en tomar una muestra de la vagina con un bastoncillo y observarla al microscopio. Como cada fase del celo va a presentar unas células características, según las que se encuentren sabremos si nuestra perra está o no en período de celo. Un análisis de sangre también puede confirmar estos datos. Además, se puede hacer una ecografía.

La solución para una perra esterilizada que menstrúa va a requerir volver a pasar por quirófano. La cirugía deberá realizarse una vez estabilizada la perra si padece una infección o tras el celo, ya que en ese momento la zona estará más irrigada y una intervención quirúrgica conlleva mayor riesgo de hemorragias, aunque es cierto que esta irrigación que va a presentar el tejido remanente facilitaría su visibilidad. Será el veterinario quien valore los pros y los contras. Esta intervención puede realizarse por laparatomía exploratoria. Es cierto que se podría utilizar un tratamiento hormonal pero aumentaría el riesgo de desarrollo de tumores de mama. Además, aunque no haya útero, pueden provocar la infección del muñón del útero (piómetra de muñón).

Entonces, ¿no esterilizamos?

Rotundamente sí. El resto o remanente ovárico es una complicación que no se tiene por qué producir. Casi todas las perras que pasan por quirófano se olvidan del celo y de las infecciones y/o tumores para el resto de su vida. Además de las consideraciones éticas sobre permitir criar a nuestra perra en una sociedad en la que el abandono es un problema grave, la esterilización supone una serie de ventajas para el bienestar de nuestra perra, como son las siguientes:

  • Sin ovarios ni útero se evita el desarrollo de todas las patologías asociadas a estos órganos como piómetra, neoplasias, hiperplasias o embarazos psicológicos.
  • Si la operación se realiza antes del primer celo o entre el primero y el segundo, prácticamente se impide el desarrollo de tumores de mama.
  • Nuestra perra no sufrirá embarazos no deseados.

Como contraindicaciones podemos hablar de la posibilidad de incontinencia (se trataría con fármacos), las derivadas de la cirugía, como pueden ser las complicaciones anestésicas o las hemorragias, y el resto ovárico que nos ocupa, que puede producir celo en una perra esterilizada o piómetra de muñón. Por lo tanto, en algunos casos, una perra esterilizada puede sangrar y tener celo, pero este inconveniente no debe constituir un impedimento para considerar la esterilización.

¿Una perra esterilizada puede tener celo? - Entonces, ¿no esterilizamos?

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Una perra esterilizada puede tener celo?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Escribir comentario sobre ¿Una perra esterilizada puede tener celo?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
mirna
a mi perra no le quitaron los ovarios, solo le cortaron las trompas,Ahorita esta en celo , porque ?
porque no le quitaron los ovarios ? yo de esto n o se....hasta ahorita que le reclame al veterinario...
María Besteiros
Hola, esa pregunta debe contestarla el veterinario que la operó. Cortar las trompas solo impide la gestación pero mantiene el celo y todos los problemas asociados a la presencia de hormonas. Por ello siempre se recomienda extirpar útero y ovarios. Un saludo.
Maica
Hace 10 meses que le practicaron a mi perra una Mastectomia y una Ovariohisterectomía. Cuando he visto que hoy tenia perdida de sangre me he asustado y al consultar vuestros comentarios he quedado decepcionada... Ya que no me advirtieron de todo lo que podría pasar, aun y estando operada. Por supuesto que mañana voy al veterinario, sobretodo por el peligro de que haya infección.
Muchas gracias por vuestra explicación...
María Besteiros
Hola, a ver mañana qué te dice el veterinario, ya que igual hay otra causa que pueda explicar el sangrado. En verdad, el resto ovárico no es muy frecuente, al menos en mi experiencia personal. Mucha suerte.
Su valoración:
Nadia Patricia Rodríguez León
Hace unos 3 meses operamos a nuestra perrita y le retiraron todo, matriz y todo, y justo hoy en estas fechas cuando le tocaba su segundo celo, trae su vulva inflamada, no presenta sangrado, solo se lame y el macho de la casa la huele y la quiere montar, la llevamos con el veterinario que la operó y mencionó algo sobre que el hipotálamo le hacía producir esas hormonas, y no se, lo más probable que no haya hecho bien la operación, pero mis preguntas son ¿Puede preñarse?
María Besteiros
Hola, en principio no, si no tiene útero. De todas formas habría que confirmar el diagnóstico para poder resolverlo y aprovechar los beneficios de la esterilización. Un saludo.

¿Una perra esterilizada puede tener celo?
1 de 3
¿Una perra esterilizada puede tener celo?

Volver arriba