menu
Compartir

Diferencia entre pulgas y garrapatas

 
Por Cristina Pascual, Veterinaria. 8 noviembre 2021
Diferencia entre pulgas y garrapatas

Tanto las pulgas como las garrapatas son parásitos externos que pertenecen al filo Arthropoda. Ambos son artrópodos hematófagos capaces de parasitar diversas especies animales, incluyendo aves, mamíferos y reptiles. Su importancia como especies parásitas radica en que no solo son capaces de producir patologías por sí mismas, sino que también pueden actuar como vectores y reservorios de múltiples enfermedades.

Si quieres conocer cuáles son las principales diferencias entre pulgas y garrapatas, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal en el que te explicamos sus características y la importancia que tienen como parásitos de nuestros animales domésticos.

Características comunes entre las pulgas y las garrapatas

Como hemos comentado, tanto las pulgas como las garrapatas pertenecen al filo Arthropoda. El hecho de que ambos sean artrópodos hace que tengan una serie de características comunes:

  • Tienen un exoesqueleto quitinoso: rígido en unas zonas y elástico en otras.
  • Tienen apéndices articulados: algunos de los cuales se han especializado en órganos sensoriales y otras estructuras.
  • Crecen mediante mudas o ecdisis: lo que implica el desprendimiento periódico de la cutícula para poder crecer.

Tanto las pulgas como las garrapatas adoptaron costumbres parásitas, ya que tenían la necesidad de alimentarse y protegerse. Así, empezaron a habitar seres superiores (aves, mamíferos y reptiles) y se convirtieron en ectoparásitos hematófagos. Para adaptarse al parasitismo, tuvieron que desarrollar órganos de fijación que les permitiesen mantenerse sobre los hospedadores y alimentarse de su sangre. En el caso de las pulgas, desarrollaron lacinias, unos maxilares que les permiten perforar los tegumentos de sus hospedadores. Las garrapatas desarrollaron el hipostoma, un aparato bucal con forma de maza y ganchos dirigidos hacia atrás, que les impiden ser eliminados de la piel de los hospedadores.

Ambos tipos de ectoparásitos producen infestaciones con carácter estacional. Las pulgas suelen tener una mayor prevalencia en las áreas geográficas con humedades altas y temperaturas medias. En el caso de las garrapatas, su población aumenta en los meses cálidos (primavera y verano) y empiezan a decaer en otoño.

Si quieres saber más información sobre los Animales artrópodos no dudes en echarle un vistazo a este artículo que te recomendamos.

Diferencias en la morfología de pulgas y garrapatas

Las pulgas

Las pulgas son insectos, concretamente son insectos parásitos. Como en todos los insectos, su cuerpo se divide en tres segmentos: cabeza, tórax y abdomen. De estos segmentos, salen una serie de apéndices articulados.

  • De la cabeza salen las antenas y las piezas bucales: al servicio de la alimentación.
  • Del tórax salen tres pares de patas: el tercer par está muy desarrollado, lo que les da una gran capacidad de salto de hasta 30 cm.
  • Del abdomen salen los apéndices al servicio de la reproducción: órganos copuladores en el macho y órgano ovipositor en las hembras.

A pesar de que las pulgas son insectos, no tienen alas (son ápteras), ya que las perdieron durante su evolución.

Las garrapatas

Las garrapatas, también conocidas como ixódidos, son pequeños arácnidos. Los adultos tienen su cuerpo dividido en dos segmentos: el gnatosoma y el idiosoma.

  • El gnatosoma es el aparato bucal: contiene una serie de apéndices (quelíceros y palpos) para poder alimentarse.
  • El idiosoma: forma el resto del cuerpo, contiene los apéndices locomotores (4 pares de patas) y los apéndices reproductivos (tubérculos o ventosas copuladoras en el macho y el órgano de Gené en las hembras).

Diferencias en el ciclo biológico de pulgas y garrapatas

Otra de las diferencias entre pulgas y garrapatas en la que nos tenemos que fijar es el ciclo biológico. Las pulgas son insectos holometábolos, lo que quiere decir que realizan una metamorfosis completa. Su ciclo biológico atraviesa los estados de huevo, larva, pupa y adulto. Las hembras adultas depositan los huevos sobre el animal parasitado, que caen al suelo tras unas horas. De los huevos salen las larvas, que evolucionan a pupas. Finalmente, se transforman en adultos que parasitan nuevos hospedadores. Cabe destacar únicamente las pulgas adultas son hematófagas y parásitas.

En el caso de las garrapatas, su ciclo biológico atraviesa por los estados de huevo, larva, ninfa y adulto. La hembra grávida pone el huevo en el suelo, del que sale una larva que sube al hospedador. Dependiendo del género de la garrapata, los distintos estados se pueden desarrollar en el mismo hospedador o en distintos hospedadores, que a su vez pueden ser o no de la misma especie. Independientemente del número de hospedadores que intervengan en el ciclo biológico, finalmente se formarán los adultos y, tras la fecundación, las hembras caerán al suelo para ovipositar, cerrando así el ciclo. Por tanto, en el caso de las garrapatas, todos los estados evolutivos pueden ser parásitos.

Si tienes más curiosidad sobre las garrapatas, puedes averiguar Cuánto tiempo vive una garrapata en este artículo de ExpertoAnimal.

Diferencia entre pulgas y garrapatas - Diferencias en el ciclo biológico de pulgas y garrapatas

Diferencias en la especificidad de pulgas y garrapatas

Las pulgas son parásitos muy poco específicos, lo que significa que una misma especie de pulga puede parasitar distintas especies animales cuando su hospedador habitual no está disponible. Las principales especies de pulgas que parasitan nuestros animales de compañía son Ctenocephalides felis, Ctenocephalides canis, Pulex irritans y Echidnophaga gallinacea.

A diferencia de las pulgas, en las garrapatas la especificidad por el hospedador también es baja, aunque algo superior que en las pulgas. A continuación, destacamos las principales familias y géneros de garrapatas que parasitan nuestros animales domésticos:

  • Familia Ixodidae: se denominan garrapatas duras porque tienen un escudo dorsal que en los machos cubre la totalidad de su dorso y en las hembras solo una parte. Destacan los géneros Ixodes, Rhipicephalus, Hyalomma, Dermacentor y Haemaphysalis, conocidos por ser vectores de la piroplasmosis (babesiosis y theileriosis). Aquí puedes encontrar más información sobre la Piroplasmosis equina.
  • Familia Argasidae: se denominan garrapatas blandas dado que carecen de escudo dorsal. Los géneros más importantes son el género Ornithodoros (parasita mamíferos; en el cerdo tiene gran relevancia por ser transmisora de la Peste Porcina Africana) y el género Argas (parasita aves).
  • Género Dermannysus: es un parásito de aves, aunque en ausencia de aves puede parasitar al hombre. Se caracterizan por tener un color rojizo cuando se alimentan de sangre.
  • Género Varroa: parasita a las abejas, concretamente a las larvas de las abejas que se encuentran dentro de la celda de cría.

Diferencias en el tratamiento frente a las pulgas y las garrapatas

En caso de infestación por pulgas, se debe realizar un tratamiento tanto del medio ambiente como de los animales:

  • Medio ambiente: en caso de que sospechemos que tenemos pulgas en nuestro hogar es importante actuar con rapidez y eficacia. Debemos aspirar todos los rincones de la casa (alfombras, moquetas, tapizados, etc.) y lavar todos los materiales textiles (ropa, sábanas, etc.) a alta temperatura (60 ºC). Después se debe aplicar un tratamiento empleando polvos insecticidas, aerosoles, nebulizadores o pulverizadores mecánicos. Puedes encontrar más información en este otro post sobre ¿Cómo eliminar pulgas de casa?
  • Animales: se debe tratar a los animales con un adulticida y un IGR (Regulador de Crecimiento de Insectos). El adulticida actuará sobre los parásitos adultos, mientras que el IGR inhibirá el desarrollo de la quitina de la pulga, rompiendo el ciclo e impidiendo que esta se desarrolle.

En el caso de infestación por garrapatas, el tratamiento podrá abordarse usando diferentes estrategias:

  • Control químico: mediante fármacos acaricidas. Existen distintos principios activos eficaces frente a las garrapatas (piretrinas, fenilpirazoles, lactonas macrocíclicas y isoxazolinas) y diferentes formas de aplicación (pipetas, collares, baños, pour on, etc.). Se seleccionará el principio activo y el modo de administración en función de la especie animal. Si quieres saber ¿Cómo poner una pipeta a un perro?, no dudes en visitar este artículo.
  • Control biológico: consiste en el empleo de bacterias, hongos y nematodos, ya que son enemigos naturales de las garrapatas. Son eficaces frente a huevos, larvas y adultos, aunque muchos aún están en fase de experimentación.
  • Vacunas: aunque la mayoría se encuentran en fase de experimentación, ya existen algunas vacunas para tratar las infestaciones por garrapatas, como la destinada a Boophilus microplus en el ganado bovino. Estas líneas de investigación son importantes, ya que en el futuro pueden convertirse en una alternativa real para el control de garrapatas.

Te recomendamos que leas este otro post de ExpertoAnimal sobre ¿Cómo eliminar garrapatas de casa?

¿Cómo diferenciar una pulga de una garrapata?

Si te encuentras un parásito externo entre el pelaje de tu mascota, pero no sabes diferenciar si se trata de una pulga o una garrapata, presta atención a los siguientes puntos, ya que te traemos las principales diferencias entre pulga y garrapata.

  • Atender a su morfología: dado que existen diferencias importantes entre ambos tipos de parásitos. Las pulgas tienen un cuerpo aplanado lateralmente y poseen tres pares de patas, dado que son insectos. Por contra, las garrapatas tienen un cuerpo aplanado ventralmente y poseen cuatro pares de patas, ya que son arácnidos.
  • Fijarse en el tamaño: las pulgas miden entre 1,5-3 mm de longitud. Las garrapatas antes de alimentarse suelen medir unos 3 mm, pero después de alimentarse pueden llegar medir 1 cm.
  • Advertir si saltan o no:las pulgas tienen la capacidad de saltar grandes distancias, cosa que las garrapatas no son capaces de hacer. Por tanto, si ves saltar pequeños parásitos entre el pelaje de tu mascota, probablemente tenga una infestación por pulgas. Por el contrario, si encuentras un parásito que se mantiene fijo sobre la piel de tu mascota, es probable que se trate de una garrapata.
  • Atender a su estado evolutivo: en las pulgas, solo los ejemplares adultos son parásitos, mientras que en las garrapatas cualquier estado evolutivo puede ser parásito. Por tanto, en el caso de infestación por garrapatas podrás encontrar desde larvas y ninfas hasta adultos.
  • Fijarse en la piel de la mascota: aunque no veamos a los parásitos entre el pelo de nuestra mascota, podremos sospechar que tiene una infestación por pulgas cuando encontremos deyecciones en su piel. Para ello, solo tenemos que humedecer un algodón con agua y pasarlo sobre el pelo del animal. De esta manera los restos de sangre digerida quedarán pegados al algodón.

Importancia de las pulgas y garrapatas en los animales

Las pulgas y garrapatas son ectoparásitos que tienen gran importancia tanto en los animales domésticos como en los animales silvestres, dado que:

  • Producen acción patógena de forma directa: sus picaduras dan lugar a lesiones primarias como habones o microabscesos, que pueden ser aprovechados por las moscas para hacer la puesta y provocar una miasis (infección por larvas de mosca). También pueden dar lugar a lesiones secundarias como alopecia, eritema, seborrea y pioderma. En la fase crónica se pueden producir hiperqueratosis, liquenificación e hiperpigmentación de la piel. Además, al ser hematófagos, pueden producir anemias importantes cuando los animales están altamente parasitados.
  • Pueden producir reacciones alérgicas, como es el caso de la Dermatitis Alérgica a la Picadura de Pulga (DAPP) que afecta a perros y gatos. Producen cuadros con mucho picor porque producen una reacción de hipersensibilidad frente a un alérgeno de la saliva de la pulga. En el gato las picaduras de pulga también pueden dar lugar a un proceso alérgico denominado granuloma eosinofílico.
  • Pueden actuar como vectores de bacterias, virus y parásitos: al ser artrópodos hematófagos, son capaces de transmitir agentes patógenos de un animal a otro como consecuencia de su alimentación sanguínea. Las garrapatas pueden transmitir patógenos como Ehrlichia, Anaplasma, Rickettsia, Borrelia, flavivirus o Babesia. Las pulgas pueden transmitir patógenos como Bartonella, Rickettsia, poxvirus, Dipylidium y Acantocheilonema. En su papel como vectores, también pueden transmitir algunas enfermedades humanas de gran importancia como la enfermedad de Lyme, la ehrlichiosis, la babesiosis o la tularemia.
  • Pueden ser reservorios: son una fuente de infección de algunos agentes patógenos, como las garrapatas con Babesia y Theileria.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre pulgas y garrapatas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Bibliografía
  • Cordero, M., Rojo, F.A. (2000). Parasitología Veterinaria. McGraw-Hill Interamericana de España.
  • Gálvez, R., Miró, G. (2016). Influencia del clima sobre la presencia de pulgas en los animales de compañía. Facultad de Veterinaria, Universidad Complutense de Madrid.
  • Llòria, M.T. (2002). Garrapatas. Parásitos animales. Elsevier. Farmacia profesional; 15(5):73-77.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencia entre pulgas y garrapatas
1 de 2
Diferencia entre pulgas y garrapatas

Volver arriba