Compartir

Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 29 septiembre 2020
Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios

Ver fichas de Perros

El itraconazol es un fármaco antimicótico que, por lo tanto, se utiliza para el tratamiento de distintas enfermedades provocadas por hongos y levaduras. Pero el itraconazol para perros solo puede ser recetado por el veterinario, que es el profesional encargado de valorar, diagnosticar y prescribir el tratamiento más adecuado.

En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos los usos del itraconazol en perros, así como su modo de empleo y las contraindicaciones a tener en cuenta. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el itraconazol para perros?

El itraconazol es un antimicótico sistémico, lo que quiere decir que actúa contra los hongos administrado por vía oral. Es un derivado triazólico que comenzó a utilizarse recientemente, en la década de 1990. En concreto, funciona interrumpiendo la síntesis de la membrana de los hongos. Es útil frente a Malassezia, Candida, Histoplasma capsulatum, Cryptococcus, Blastomyces, Sporothrix o Coccidiodes.

Se considera un fármaco efectivo porque, hasta el momento, la resistencia que han mostrado los hongos ante los azoles se va desarrollando con lentitud. Además, el itraconazol es bien absorbido por el organismo y, tras su administración por vía oral, su máxima concentración se alcanza en unas horas. Llega en una importante cantidad a la piel y a las uñas y persiste en los tejidos durante semanas. Se absorbe en el intestino delgado, se metaboliza en el hígado y se elimina por la orina y la bilis. El itraconazol para perros podemos encontrarlo en comprimidos o en suspensión. Por último, señalar que las levaduras son tipos de hongos, por lo que podrían ser tratadas con fármacos como el itraconazol.

Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios - ¿Qué es el itraconazol para perros?
Imagen: animarket.net

Usos del itraconazol en perros

El itraconazol se utiliza para el tratamiento de enfermedades producidas por hongos. También se las conoce con el nombre de dermatofitosis cuando afectan a la piel. Los dermatofitos son hongos que se localizan en la piel, el pelo o las uñas y se alimentan de queratina. La tiña es un ejemplo de dermatofitosis muy conocida. Las infecciones provocadas por la levadura Malassezia también son tratables con itraconazol. Por otra parte, los hongos son capaces de provocar enfermedades en los pulmones, la garganta, la boca, etc.

La administración sistémica de itraconazol, en este caso por vía oral, aumenta la rapidez de la recuperación respecto a los tratamientos tópicos que se pueden recetar en algunos casos. Además, pueden combinarse ambas opciones a criterio del veterinario. Es decir, puede recetarnos itraconazol por vía oral junto con un champú con efecto antifúngico para su uso tópico.

Hay que tener en cuenta que algunos hongos pueden transmitirse a otros animales, seres humanos incluidos. Por eso siempre que sospechemos de la aparición de alguna enfermedad de origen micótico hay que acudir al veterinario. Aunque los casos más leves podrían solucionarse por sí mismos en unos meses, un buen diagnóstico y un tratamiento precoz evitan complicaciones y transmisiones. También hay que implantar las medidas higiénicas necesarias cuanto antes. De esta forma, no solo se cura al perro afectado, sino que se evita la diseminación del hongo y potenciales infestaciones en otros miembros de la familia. En algunos casos se hace imprescindible tratar el ambiente, además del perro.

Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios - Usos del itraconazol en perros

Dosis de itraconazol para perros

Para determinar la dosis el veterinario, ya que solo este profesional puede recetarnos el itraconazol para perros, va a tener en cuenta la enfermedad del perro y su peso, así como la presentación del fármaco. Por ejemplo, para combatir la Malassezia pueden darse por vía oral 5 mg de itraconazol por kg de peso una vez al día o dividir la dosis para dar cada 12 horas.

Generalmente, estos tratamientos son prolongados, sobrepasando las 3-4 semanas de duración, en función de la evolución. La administración puede ser intermitente, en semanas alternas, es decir, dándolo unos días seguidos, descansando otros y volviendo a retomar el tratamiento. Por supuesto, siempre según criterio y con el seguimiento del veterinario. Solo este profesional puede decidir cuándo concluir el tratamiento y darnos el alta. En cuanto a la administración, los comprimidos se dan justo tras la comida o con ella para una mejor absorción.

En este otro artículo te explicamos Cómo dar una pastilla a un perro.

Contraindicaciones del itraconazol para perros

Por precaución, el itraconazol no debe administrarse a perras en estado de gestación, aunque los efectos adversos para los cachorros en formación solo se han demostrado en ratones y a dosis muy elevadas. Tampoco se recomienda durante el período de lactancia.

Por otra parte, no se aconseja el itraconazol para perros con insuficiencia hepática. Si el perro está en tratamiento ya con algún otro fármaco y el veterinario lo desconoce, hay que informarlo por si se pudieran producir interacciones no deseables entre ellos. Por supuesto, los perros que con anterioridad hayan manifestado alguna reacción adversa al itraconazol, no deben volver a utilizarlo.

Efectos secundarios del itraconazol para perros

El itraconazol se considera un fármaco con un amplio margen de seguridad. Esto quiere decir que no desencadena efectos adversos, incluso aunque se supere la dosis recomendada. De hecho, es un fármaco que comenzó a prescribirse porque conseguía eficacia con una mayor seguridad, pues el resto de antifúngicos más recetados provocaban trastornos a nivel digestivo, sobre todo en los tratamientos más largos.

La dosis administrada y la duración del tratamiento se consideran determinantes en la aparición o no de efectos secundarios. Como tales, se han señalado, hasta el momento, el prurito moderado y las náuseas. De todas formas, hay que resaltar que el uso relativamente reciente del itraconazol puede influir en el conocimiento actual de sus posibles efectos.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Bibliografía
  • ESCCAP. (2015). Control de las micosis superficiales en perros y gatos. Guía nº 2.
  • Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias. (2000). Dermatomicosis. Aspectos farmacológicos y terapéuticos. Monografías de Medicina Veterinaria, vol. 20. Nº 1.
  • Fernández, Jesús. (2000). Evaluación del itraconazol en el tratamiento de las dermatofitosis canina y felina. Universidad Complutense de Madrid.

Escribir comentario sobre Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios
Imagen: animarket.net
1 de 3
Itraconazol para perros - Dosis, usos y efectos secundarios

Volver arriba