Compartir

¿Las serpientes tienen huesos?

 
Por Cristina Pérez Simón, Bióloga y estudiante de Agroecología. 15 junio 2020
¿Las serpientes tienen huesos?

Las serpientes u ofidios (suborden Serpentes) son unos de los animales que más interés despiertan en el ser humano. Se debe fundamentalmente a los mitos que circulan sobre su veneno y su voracidad. Además, no podemos negar que la forma de su cuerpo es un poco extraña. Estos reptiles carecen de extremidades y tienen cierto aspecto vermiforme o forma de gusanos. A pesar de ello, poseen una gran capacidad para desplazarse y algunas pueden alcanzar velocidades asombrosas.

Estos interesantes animales están relacionados con los lagartos y las culebrillas ciegas, junto a los que forman el orden Squamata. Ya sabemos que los lagartos son vertebrados, es decir, presentan un esqueleto interno óseo. Entonces, ¿las serpientes tienen huesos? Te lo contamos en este artículo de ExpertoAnimal.

También te puede interesar: ¿Las serpientes son sordas?

Características de las serpientes

Para poder explicaros si las serpientes tienen huesos y por qué, es muy importante que las conozcamos mejor. Estas son las principales características de las serpientes:

  • Cosmopolitas: aunque son más abundantes en los lugares cálidos o de clima templado, las serpientes se distribuyen por todo el mundo y ocupan ecosistemas muy diversos. Existen diversos tipos de serpientes, como las terrestres, arborícolas, acuáticas e, incluso, marinas.
  • Cuerpo cubierto de escamas: se trata de un recubrimiento duro y grueso que está presente en todos los reptiles. Su función es protegerles de las condiciones medioambientales extremas, como la falta de agua. El número de escamas y su posición son propias de cada especie.
  • Carecen de extremidades: los antepasados de las serpientes tenían extremidades, pero estas desaparecieron como resultado de la evolución.
  • No tienen cintura: su cuerpo es alargado y sin articulaciones móviles.
  • Carnívoras y depredadoras: cazan a otros animales y se alimentan de ellos. En algunos casos, pueden ser bastante más grandes que ellas.
  • Mudan su piel: se desprenden de su piel y forman una nueva de manera periódica.
  • No poseen párpados: mantienen los ojos siempre abiertos. Únicamente están cubiertos por una fina membrana de piel que se desprende con la muda.
  • Olfato muy desarrollado: su principal sentido es el olfato, aunque también son muy hábiles detectando las vibraciones del suelo. Muy pocas tienen unas fosetas que detectan el calor de sus presas.
  • Venenosas: algunas serpientes poseen glándulas de veneno. Este les sirve para paralizar o matar a sus presas antes de tragarlas. Sin embargo, la mayor parte de estos reptiles son serpientes no venenosas para el ser humano.
¿Las serpientes tienen huesos? - Características de las serpientes

¿Las serpientes tienen huesos, sí o no?

Todos los reptiles son animales vertebrados, es decir, su cuerpo está recorrido por un esqueleto interno conocido como columna vertebral. Esta columna está formada por una serie de huesos anchos y planos que están unidos por los discos intervertebrales, unas “almohadillas” formadas por cartílago. La función de la columna vertebral es proteger y albergar en su interior a la médula espinal, una estructura fundamental del sistema nervioso central.

Como el resto de vertebrados, las serpientes tienen huesos. Su cuerpo está recorrido por una columna vertebral a la que se unen una serie de costillas. Gracias a ello, su cuerpo es muy flexible, por lo que puede parecer que carecen de esqueleto. También tienen gran cantidad de huesos en su cráneo.

Si deseas saber más, te recomendamos este otro artículo con Ejemplos de animales vertebrados e invertebrados.

El esqueleto de la serpiente

Ahora que sabemos que las serpientes tienen huesos, podemos aprender un poco más sobre su esqueleto.

Las vértebras de las serpientes

El cuerpo de las serpientes está recorrido por un gran número de vértebras. Estas son más cortas, anchas y numerosas que las de otros reptiles. Aunque su número depende de la longitud de la especie, suelen ser más de 100. Se trata de unos huesos aplanados que están unidos por los discos intervertebrales que ya hemos nombrado antes. Estos discos son relativamente flexibles y permiten la ondulación de su cuerpo.

Las cinturas de las serpientes

A lo largo de la evolución, las serpientes perdieron las cinturas pectoral y pélvica, aunque algunos tipos de serpientes presentan ciertos esbozos. Es el caso de las boas (Boidae) y las pitones (Pythonidae), que conservan cierto grado de estrechamiento a la altura de la pelvis y la zona pectoral.

No tienen extremidades

El esqueleto de las serpientes también se caracteriza por carecer de extremidades. Debido a su locomoción mediante la reptación, estos curiosos reptiles no necesitan patas. En sus ancestros suponían un gasto de energía inútil, por lo que fueron desapareciendo. Las boas y las pitones también presentan vestigios de las extremidades posteriores. Se trata de unos huesos diminutos o espolones que salen desde la parte posterior de su cuerpo, a ambos lados de la cloaca.

Las costillas de las serpientes

Además de las vértebras, las serpientes presentan una serie de costillas flotantes. Estas se anclan en las vértebras y flotan por su parte delantera, ya que estos reptiles carecen de esternón. Las costillas aumentan la rigidez de su cuerpo. Esto les permite oponer mayor resistencia a las irregularidades del terreno con las que chocan durante su desplazamiento. A las costillas se anclan, además, numerosos músculos, gracias a los cuales pueden hacer más fuerza y desplazarse con mayor rapidez.

El cráneo de una serpiente

Las serpientes son animales diápsidos, es decir, su cráneo presenta 2 fosas temporales a cada lado. Dicho cráneo está formado por muchas piezas, por lo que presentan más articulaciones que el cráneo de la mayor parte de reptiles. Además, las dos partes de su mandíbula tan solo están unidas por ligamentos elásticos, una característica muy importante para la alimentación de las serpientes.

Gracias a la elasticidad de su cráneo y su mandíbula, estos animales pueden abrir la boca mucho más que cualquier reptil y dislocar todo el cráneo mientras comen. Por este motivo, pueden consumir presas de un diámetro varias veces superior al de su cabeza.

Sin embargo, no todas las serpientes suelen comer presas muy grandes. Lo hacen aquellas que matan mediante la estrangulación o con veneno. Para inocular el veneno, tienen unos dientes o colmillos especializados con los que inyectan el veneno. Dichos dientes pueden poseer un surco (serpientes opistoglifas y proteroglifas) o bien ser huecos (serpientes solenoglifas). Sin embargo, la mayor parte de las serpientes son aglifas, es decir, no poseen dientes especializados ni veneno.

¿Las serpientes tienen huesos? - El esqueleto de la serpiente

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Las serpientes tienen huesos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Arxold, E.N. & Burton, J.A. (1978). Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y Europa. Editorial Omega. Barcelona.
  • Hickman, C. P. et al (2009). Principios integrales de Zoología. McGraw-Hill, Madrid.

Escribir comentario sobre ¿Las serpientes tienen huesos?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Las serpientes tienen huesos?
1 de 3
¿Las serpientes tienen huesos?

Volver arriba