menu
Compartir

Mi gato tiene las orejas frías - ¿Por qué y qué hacer?

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en medicina felina. 15 febrero 2021
Mi gato tiene las orejas frías - ¿Por qué y qué hacer?

Ver fichas de Gatos

Las orejas de los gatos pueden cambiar su temperatura frecuentemente. Aunque siempre presentan una temperatura inferior a su temperatura normal, eso no indica que nuestro peludo tiene frío. En cambio, bajo condiciones médicas o ambientales pueden descender más su temperatura y se muestran frías al tacto. En el peor de los casos, nuestros gatos desarrollarán un descenso grave de su temperatura corporal o hipotermia, pudiendo acabar con su vida. Es importante que nuestros gatos se encuentren en condiciones óptimas de temperatura para evitar este padecimiento.

Si quieres saber más, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal, donde resolveremos la duda de por qué mi gato tiene las orejas frías y qué hacer para ponerle solución.

¿Por qué la temperatura de las orejas de los gatos varía?

Las orejas de nuestros gatos presentan una menor temperatura, de ahí que en algunos gatos con patrón de pelaje "seal point" se encuentren de diferente color las orejas, el hocico, la cola y la parte distal de las extremidades, por ser las zonas de menor temperatura y más sensibles al frío.

Su temperatura va en consecuencia con la temperatura de la sangre y la presión sanguínea, de manera que cuando se produce una vasoconstricción refleja, cuando la presión sanguínea baja en la hipotensión, las orejas disminuyen su temperatura. Además, se le añade la fina piel de las orejas y que apenas estén cubiertas de pelaje.

¿Qué pasa si mi gato tiene las orejas frías?

La temperatura normal de las orejas felinas es algo inferior a la temperatura corporal, que en gatos adultos se encuentra entre los 38-39,2 ºC. Además, cambian con rapidez ante los cambios climáticos y el estado circulatorio de nuestro felino, pudiendo volverse calientes sin que el gato presente fiebre o frías sin que haya desarrollado hipotermia. Sin embargo, que un gato tenga las orejas muy frías y que, además, presente un comportamiento extraño, puede deberse a uno de los primeros signos de la hipotermia felina. Por eso, ante la detección de un cambio de temperatura en las orejas de nuestro gato, lo que debemos hacer es medir su temperatura corporal mediante el uso de un termómetro digital que deberá estar en contacto con la mucosa anal de nuestro gato, ya que es la zona más exacta para medir su temperatura corporal.

Nuestro gato presentará de verdad frío cuando su temperatura alcanza los 33-34 ºC, siendo la hipotermia clínica y comenzando a producir daños graves en el felino.

Como veremos a continuación, las bajas temperaturas también intervienen en la bajada del sistema inmunológico de nuestro felino, haciéndolo más propenso al desarrollo de infecciones por bacterias, virus y parásitos.

Causas de las orejas frías en gatos

Si el felino tiene las orejas frías, podría deberse a las siguientes situaciones, las cuales pueden causar hipotermia en el gato:

  • Baja temperatura ambiental.
  • Salir al exterior cuando hace mucho frío, nieva o hiela.
  • Piel o pelaje mojados.
  • Corriente de aire fría.
  • Hipotensión (reacciones alérgicas, intoxicaciones o fármacos).
  • Una larga anestesia.
  • Shock hipovolémico por hemorragias.
  • Conmoción cerebral.

Por su parte, el shock hipovolémico causa orejas frías debido a la hipotermia que produce la pérdida de sangre, ya sea por hemorragia interna o externa, traumatismos o rotura de órganos internos que provocan que el corazón no tenga suficiente sangre para bombear al organismo, apareciendo la "triada de la muerte", que consiste en, además de hipotermia con orejas frías, en hipotensión, acidosis metabólica, bradicardia y alteraciones en la coagulación sanguínea.

Factores de riesgo

Los gatos más susceptibles a sufrir las consecuencias del frío son los siguientes:

  • Los gatos bebés que aún no pueden termorregularse.
  • Los gatos con enfermedades metabólicas que alteren su capacidad de regular la temperatura corporal.
  • Los gatos de menor tamaño.
  • Los gatos de raza sphynx por carecer de pelo.
  • Los gatos muy delgados por falta de grasa protectora.
  • Los gatos de edad avanzada.
  • Los gatos con enfermedades concomitantes.

Si desconoces cómo saber si un gato tiene frío, respondemos a estas y otras dudas en el artículo de ¿Los gatos sienten frío?

Síntomas de orejas frías e hipotermia en los gatos

Los primeros síntomas de hipotermia leve o moderada pueden coincidir con los indicios de que nuestro gato tiene frío, cuyos síntomas son:

  • Rigidez muscular.
  • Temblores.
  • Calambres.
  • Sequedad en la piel.
  • Disnea.
  • Respiración lenta.
  • Letargo.
  • Decaimiento.
  • Movimientos lentos y torpes.
  • Somnolencia.

Para intentar regular su temperatura corporal ante esta situación de frío, nuestro felino comenzará a consumir glucosa, acabando con las reservas y pudiendo aparecer hipoglucemia, que puede llegar a inducir el coma.

Si la hipotermia no se trata rápidamente, irá progresando y debilitando al felino, que provocará daños más graves con signos clínicos como los siguientes:

  • Hipotensión.
  • Bradicardia (baja frecuencia cardiaca).
  • Anorexia.
  • Desorientación.
  • Mirada perdida, fija
  • Depresión.
  • Pupilas dilatadas.
  • Colapso.
  • Desfallecimiento.
  • Muerte.

¿Qué hacer si mi gato tiene las orejas frías?

Por todo lo que hemos ido comentando, cuando la temperatura disminuye, además del descenso de temperatura en las orejas felinas, también se reduce la frecuencia cardiaca y la tensión, lo que facilita la aparición de alteraciones cardiacas, circulatorias o arritmias. Además, baja el oxígeno sanguíneo, el metabolismo y puede desarrollarse un síndrome multiorgánico de disfunción .

Cuando nuestro gatito tiene poca temperatura, hipotermia o frío extremo y sus orejas están frías, podemos realizar estos pasos:

  • Mantener el ambiente a una temperatura adecuada para aumentar su temperatura corporal gradualmente, con la ayuda de aparatos calefactores o eléctricos que produzcan calor para nuestro gato.
  • Si el gato está húmedo o mojado, secarlo lo antes posible.
  • Cogerlo en brazos para transmitirles calor.
  • Abrigarle con mantas o ropas abrigadas.
  • Si hace mucho frío en el exterior y el gato es de salir, se debe evitar esta salida.
  • Administración en el centro veterinario de enemas templados o fluidoterapia templada si la hipotermia es grave.
  • Para revertir o evitar la hipoglucemia, se debe administrar glucosa.

Si apreciamos las orejas frías en nuestro gato, junto con signos evidentes de que está pasándolo mal por el frío u otra afección se debe ir rápido al veterinario para que no vaya a más, evitando las graves consecuencias que pueden acabar con su muerte en poco tiempo.

Para más información, puedes consultar este otro artículo de ExpertoAnimal sobre ¿Cómo cuidar a tu gato en invierno?

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato tiene las orejas frías - ¿Por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi gato tiene las orejas frías - ¿Por qué y qué hacer?
Mi gato tiene las orejas frías - ¿Por qué y qué hacer?

Volver arriba