Compartir

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer?

 
Por Jungla Luque, Etóloga y adiestradora canina. 27 febrero 2020
Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer?

Ver fichas de Perros

¿Has acogido en tu hogar a un nuevo compañero canino y crees que te tiene miedo? ¿O tal vez tu perro ha empezado a mostrar inseguridad hacia ti de forma repentina?

Está claro que el hecho de que tu perro te tenga miedo no es una situación ideal, puesto que queremos mantener una relación agradable con nuestra mascota. Por esta razón, si quieres mejorar tu relación con tu perro, sigue leyendo este artículo de Expertoanimal en el que te ayudaremos a entender por qué mi perro me tiene miedo y qué hacer para solventar esta situación.

También te puede interesar: ¿Por qué mi gato me tiene miedo?

¿Por qué mi perro tiene miedo?

Son muchos los motivos por los cuales un perro puede tener miedo, ya que esta es una respuesta emocional que se desencadena cuando el animal se encuentra expuesto a un estímulo que le es amenazante. Debemos entender que esta emoción no es en sí misma negativa, puesto que supone un mecanismo de supervivencia que le ayuda a evitar los elementos que son hostiles y le permiten adaptarse al entorno de forma segura.

Lo que sí es negativo para el animal, y para nuestra convivencia con este, es el miedo que pueda tener a elementos cotidianos (como encontrarse otros perros por la calle), puesto que supone una dificultad para que este se desenvuelva adecuadamente en su entorno, generándole situaciones estresantes y perjudicando su bienestar. El miedo es una emoción originada por la interacción entre dos elementos:

La genética

Aparte de heredar las características físicas de los progenitores, parte del temperamento también es heredable. Concretamente, el miedo es un rasgo con una alta posibilidad de ser transmitido de padres a hijos (alrededor de un 50% de posibilidades si la madre es miedosa).

Además, por su naturaleza, el perro comúnmente puede tener miedo a estímulos que desconoce. Este instinto, al que llamamos neofobia, ha sido heredado de sus antepasados los lobos, puesto que es un mecanismo de defensa que le permite protegerse de posibles estímulos peligrosos que no conoce.

El aprendizaje

Este estará determinado por los distintos elementos del entorno que han interactuado con el perro desde que es cachorro, es decir; la socialización, la educación recibida y las experiencias negativas que haya vivido.

Una socialización deficiente del cachorro repercutirá en un futuro en un carácter más miedoso a los elementos que no ha conocido de cachorro, como otros perros, personas, lugares… Además, las experiencias traumáticas durante este período también dejan una fuerte imprenta en la personalidad del futuro perro adulto, por eso es muy importante que la socialización sea progresiva y no forzar nunca las situaciones.

De la misma forma, una educación basada en el castigo y gritos, establecerá una relación pobre en confianza entre el propietario y el perro, debido a que estará basada en el control mediante el miedo y la intimidación. Fomentando así un carácter más inseguro en el animal, ya que este necesita un punto de apoyo que le proporcione seguridad.

Por último, si el perro alguna vez ha experimentado una situación negativa asociada a un estímulo, es muy probable que en un futuro dicho estímulo genere una respuesta de miedo al ser expuesto al animal. Por ejemplo si nuestro perro es mordido por otro, es posible que empiece a mostrarse inseguro en presencia de perros nuevos.

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer? - ¿Por qué mi perro tiene miedo?

¿Cómo quitarle el miedo a un perro?

Si has observado el comportamiento de tu perro y crees que manifiesta miedo, deberemos inicialmente tratar de averiguar a qué estímulos le tiene miedo. Por ejemplo:

  • ¿Me tiene miedo a mí o a todas las personas?
  • ¿Tiene temor a los perros en general o solo a algunos en concreto?
  • ¿Tiene miedo a los ruidos fuertes o solo al sonido del coche?

Analizar las situaciones en las cuales nuestro perro tiene esta respuesta emocional, será clave para poder entenderle y ayudarle a superarlo.

1. Evita lo que le da miedo

Una vez localizado este elemento que tu perro ve como amenazante, deberemos cambiar nuestras rutinas para poder controlar que este no sea vea expuesto a dicho estímulo. Si por ejemplo tiene miedo a los otros perros, evita salir a pasear en las horas cuando toda la gente del barrio saca a pasear a sus canes o, a muy malas, llévatelo a otro lugar para evitar estas situaciones.

En caso que tu perro te tenga miedo a ti, evita forzar la situación evitando acercarte a él bruscamente, no le hables tampoco con un tono de voz fuerte que pueda intimidarlo y, en cierta forma, trata de ignorarlo durante el día, para que así vea que no eres una amenaza para él. De la misma forma, como aún no confía en ti, trata si es posible que una tercera persona con la que se encuentre seguro sea quien lo saque a pasear y acompáñalos.

2. Expón a tu perro al miedo progresivamente

Una vez tengamos la situación controlada, ya podrás empezar a trabajar a tu perro para que este poco a poco vaya superando sus miedos. La metodología que solemos emplear consiste en la desensibilización y el contracondicionamiento.

La desensibilización consiste en la exposición progresiva del perro al estímulo que le genera el miedo, siempre en una intensidad y duración que no le provoquen esta emoción, para que este poco a poco se vuelva más tolerante. Es decir, si nuestro perro nos tiene miedo, nos mantendremos a una distancia prudencial de él en la que no se sienta amenazado, y poco a poco nos iremos acercando, siempre fijándonos en que este no se sienta atemorizado de nuestra presencia.

3. Dale un premio

A su vez, respetando siempre esta distancia en la que el perro no siente miedo, aplicaremos el llamado contracondicionamiento. Este método se basa en asociar un estímulo agradable, como comida, al estímulo amenazante. Por lo tanto, a medida que nos vayamos acercando a nuestro can, le iremos premiando con comida, evitando dársela de forma brusca. En este caso, también podría colaborar una tercera persona en la que el perro confíe para que le vaya premiando a medida que nos acerquemos y este no manifieste miedo. Mediante este procedimiento, lograremos que el perro aprenda que en vez de ser un estímulo amenazante para él, somos en realidad apetecibles, ya que le damos obsequios.

El proceso de aprendizaje para que el perro pierda el miedo puede llevar su tiempo, pudiendo durar días e incluso meses, dependiendo del individuo y de sus circunstancias, por ejemplo, por la edad, raza o si en un pasado fue maltratado. En este caso, puede que te interese el siguiente artículo: ¿Cómo quitar el miedo a un perro maltratado?

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer? - ¿Cómo quitarle el miedo a un perro?

Mi perro me tiene miedo de repente

Si tu peludo y tú tenías una buena relación pero te ha sorprendido con un cambio repentino de su actitud hacia ti, reflejando miedo al verte, realizando señales de apaciguamiento cuando te acercas, e incluso, huyendo de ti, seguramente quieras saber a qué se debe esta desconfianza.

Mi perro me tiene miedo de repente por regañarle

La explicación en la mayoría de los casos, es que hemos reaccionado de forma desproporcionada como respuesta a alguna acción que el animal ha realizado. Debemos entender que como humanos tenemos un raciocinio distinto a los perros y, por lo tanto, algo que para nosotros nos parece justificable y, en algunos casos, incluso, por su bien, ellos lo pueden ver como completamente incoherente.

Por ejemplo, podríamos haber regañado a nuestro perro por romper una maceta, pensando que este entenderá por qué estamos tan enfadados, cuando a ojos del perro, estamos comportándonos de forma agresiva sin una causa aparente. A raíz de haber vivido una experiencia negativa similar, podemos habernos vuelto alguien amenazante.

Mi perro me tiene miedo de repente por una mala experiencia

También es posible, aunque menos habitual, que tu perro te haya cogido miedo debido a una confusión. Es decir, que haya tenido una mala experiencia y la haya relacionado contigo. Ejemplo de esto sería que haya sentido dolor en el momento que lo hayas acariciado y piense que tú eres la causa de ese malestar.

Ahora bien, si crees que el hecho de que te haya cogido miedo de repente no es debido a alguno de estos episodios descritos, lo más recomendable es que trates de buscar la ayuda de un veterinario. Puesto que generalmente, cuando vemos que un perro hace un cambio brusco de comportamiento lo solemos asociar a que este no se encuentra bien; puede que le duela algo por alguna lesión o que esté enfermo. Para más información, consulta este otro artículo de 10 signos de dolor en perros.

Por este motivo, pregúntate: ¿has observado más cambios en su comportamiento habitual? ¿Te tiene miedo solo a ti? ¿Come suficiente? ¿Ves que se lame excesivamente alguna parte del cuerpo? Un profesional será el que tenga que descartar si presenta o no un problema orgánico que justifique este cambio.

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer? - Mi perro me tiene miedo de repente

Mi perro me tiene miedo desde que le pegué

Entendemos que el proceso de aprendizaje de un perro a veces puede resultar un poco pesado, puesto que puede parecernos lento y hacernos perder la paciencia. Pese a esto, nunca debemos pegar a nuestro perro, puesto que además de ser cruel, el perro no entiende por qué les estamos agrediendo y, por lo tanto, no lograremos nada más allá que amedrentarle y hacer que nos tenga miedo.

Y sí, puede que algunas veces te haya funcionado usar el castigo físico en situaciones concretar a solventar conductas consideradas inadecuadas, y es que el castigo físico aplicado en situaciones concretas puede aportar resultados. Pero a su vez, también tendrá consecuencias negativas en la relación con nuestro can, que se acentuarán más o menos dependiendo de lo sensible que sea este. No es extraño entonces que si reaccionamos de forma violenta ante una conducta que este haya realizado, el perro nos relacione con esta experiencia negativa y nos volvamos un estímulo amenazante para él. Debemos, por lo tanto, ser más comprensivos.

El refuerzo positivo en perros

Por esta razón, está completamente injustificado el uso de la violencia en nuestro peludo existiendo otros métodos, como el refuerzo positivo. Y es necesario también brindarle alternativas a la conducta no deseada para que realice otras más adecuadas, puesto que muchas veces, conductas que nos resultan molestas en nuestro compañero, son parte de su naturaleza de perro. No podemos pretender anularlas (cosa que muchas veces queremos hacer mediante el castigo), pero sí redirigirlas para que la convivencia sea agradable para los dos sin perjudicar sus necesidades biológicas y su bienestar.

En definitiva, si tu perro ha empezado a tenerte miedo a raíz de haberle pegado, te animamos a que aprendas sobre los Consejos para educar a un perro, creando un lazo basado en la confianza y no en el miedo, formando un perro de carácter seguro y con más capacidad de gestionar sus emociones.

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer? - Mi perro me tiene miedo desde que le pegué

Mi perro me tiene miedo y tiembla

Los temblores son una reacción física debido a un estímulo que genera una respuesta emocional muy fuerte, en este caso, un miedo intenso. A esta emoción, se asocia un estrés elevado que desencadena una tensión total de los músculos, lo que provoca los temblores e incluso, en situaciones más graves, el perro podría llegar a quedarse completamente inmóvil.

En estas situaciones, lo que aconsejamos es consultar con un etólogo que nos pueda asesorar correctamente en cómo mejorar el bienestar psicológico de nuestro perro. Si quieres consultar más información respecto a por qué tu perro tiembla, te invitamos a leer: ¿Por qué mi perro tiembla de miedo?

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer? - Mi perro me tiene miedo y tiembla

Mi perro me tiene miedo y se mea

Si tu perro se mea cuando te acercas a él o cuando lo acaricias y además crees que este no confía en ti, es muy probable que esté realizando una micción por sumisión. Esta conducta es habitual cuando un perro se encuentra frente a otro individuo que les es amenazante, debido a que la micción en los perros también forma parte de su lenguaje y, en este caso, trata de comunicarte que es inofensivo y que, por lo tanto, no le hagas daño.

También, en situaciones altamente estresantes y de miedo, por ejemplo, si se siente presionado incapaz de huir ante un estímulo que cree que es peligroso, es probable que realice una micción involuntaria debido a una falta de control de sus esfínteres. No es extraño en este contexto que el perro, aparte de mear, también defeque.

Para más información, puedes consultar este otro artículo de ExpertoAnimal sobre ¿Por qué mi perro se orina cuando lo acaricio?

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer? - Mi perro me tiene miedo y se mea

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario sobre Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer?
1 de 7
Mi perro me tiene miedo, ¿qué hacer?

Volver arriba