Compartir

Peces óseos - Ejemplos y características

 
Por Ana Diaz Maqueda, Bióloga especializada en etología. Actualizado: 17 septiembre 2019
Peces óseos - Ejemplos y características

Los peces óseos u osteíctios son un gran grupo de animales que, junto a los condrictios o peces cartilaginosos y a los peces sin mandíbulas, forman el grupo que normalmente llamamos “peces”. Estos peces evolucionaron a partir de unos animales llamados ostracodermos, los cuales son considerados los vertebrados más antiguos.

En este artículo de ExpertoAnimal hablamos sobre las características de los peces óseos y mostraremos algunos ejemplos con imágenes y curiosidades. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los peces óseos u osteíctios?

Los peces óseos u osteíctios son vertebrados gnatóstomos cuyo esqueleto está formado principalmente por huesos totalmente calcificados y pocas partes cartilaginosas. Estos peces se conocen como vertebrados gnatóstomos por tener las mandíbulas articuladas. Hasta entonces, los pocos animales vertebrados que existían no poseían tal característica y eran vertebrados agnatos, es decir, animales con esqueleto pero sin mandíbula.

La aparición de la mandíbula articulada supuso todo un avance para estos animales. Al aumentar la musculatura de la boca aumenta la succión, por lo que ayuda a la depredación. Además, aparecieron también los dientes verdaderos o dientes óseos y las aletas pares, que mejoran el movimiento.

Diferencias entre peces óseos y cartilaginosos

Tantos los peces óseos como los peces cartilaginosos o condrictios tienen una mandíbula ósea y articulada. La diferencia principal entre ambos grupos es que en condrictios el resto del esqueleto es cartilaginoso.

A pesar de que todos estos animales respiran a través de branquias (a excepción de los peces pulmonados), hay diferencias relevantes entre ambos grupos. Las branquias tienen unas prolongaciones llamadas septos branquiales, los condrictios no tienen una respiración activa y necesitan estar en continuo movimiento para que el agua pase por las branquias. Los peces óseos tienen una respiración activa, pueden inspirar y espirar, por lo que, en ellos, apenas existen septos branquiales.

Otra diferencia entre peces óseos y cartilaginosos la encontramos en el aparato genito-urinario. En condrictios, todos los conductos desembocan en la cloaca para eliminar los productos de desechos. En el caso de los machos también se utiliza como espermiducto (conducto de Wolff) y se comparte con el conducto excretor. En las hembras nunca ocurre, no lo comparten, porque tienen un conducto de Müller independiente al de desechos. En osteíctios, los conductos excretores y espermiducto no se comparte en machos. En hembras, sí existe comunicación entre el conducto de Müller (oviducto) y el ovisaco. Por otro lado, algunas especies de peces óseos presentan vejiga natatoria. Esto nunca se ve en condrictios.

Ambos grupos presentan escamas pero son distintas entre sí. Las escamas de los condrictios son llamadas placoideas o dentículos dérmicos y pueden modificarse formando espinas a nivel anterior de las aletas dorsales o aguijones conectados a glándulas venenosas. En las escamas de los osteíctios se mantiene una capa interna ósea que proviene del caparazón de los ostracodermos (antigua clase extinta de peces agnatos, considerados como los vertebrados más antiguos). Esta capa se adelgaza mucho formando las escamas de los teleósteos. Además, existen dos tipos de escamas:

  • Escamas cicliodeas: con borde liso.
  • Escamas ctenoidea: con bordes serrados.

Clasificación de los peces óseos

Los restos fósiles más antiguos encontrados de osteíctios se ubican en el Devónico. Los osteíctios se dividen evolutivamente en dos clases:

Actinopterigios

Los actinopterigios se caracterizan por poseer aletas cubiertas de piel y sostenidas por radios córneos. Evolutivamente se dividen en condrósteos, holósteos y teleósteos.

  • Condrósteos: hoy en día sobrevienen en forma muy reducida, como es el caso de los esturiones y los bichires. Los condrósteos se caracterizan por poseer un cuerpo cubierto de placas óseas y un esqueleto principalmente cartilaginoso.
  • Holósteos: dentro de este grupo de peces, actualmente sobreviven los pejelagartos.
  • Teleósteos: evolucionaron a partir de los holósteos durante el Mesozoico, sustituyendo a los grupos más antiguos de peces durante el Cretáceo, constituyendo la enorme mayoría de los peces de hoy.

Sarcopterigios

Los sarcopterigios son el grupo más importante en lo que a la evolución de los vertebrados terrestres se refiere. Se caracterizan por presentar unas aletas lobuladas y carnosas. Se dividen en:

  • Actinistos: sus primeros registros fósiles corresponden al Devónico y fueron siendo sustituidos hacia finales del Paleozoico por los actinopterigios. Estos son los peces óseos más próximos a los vertebrados terrestres. Tienen la aleta caudal dividida en tres lóbulos.
  • Dipnoos: son peces adaptados a vivir en charcos y ríos poco profundos. Además de branquias, poseen pulmones, por lo que son peces pulmonados. Encontramos los géneros Neoceratodus, Protopterus y Lepidosiren.
Peces óseos - Ejemplos y características - Clasificación de los peces óseos

Características de los peces óseos

Hasta ahora, hemos comentado algunas de las características principales de los peces óseos u osteíctios. Estos animales forman un grupo muy heterogéneo, aunque comparten muchas características comunes que los definen como grupo.

Como indica su nombre, los osteíctios se caracterizan, principalmente, por poseer un esqueleto formado por piezas calcificadas. Además, la cabeza de estos peces presenta dos partes. La caja craneana que protege al encéfalo y el esplacnocráneo, que forma la mandíbula articulada. En esta mandíbula encontramos dos huesos muy importantes.

  • Hueso cuadrado: da lugar al martillo del oído medio de mamíferos.
  • Hueso articular: da lugar al yunque del oído medio de mamíferos.

Otra de las características de los peces óseos es que su piel está formada por la epidermis, donde encontramos glándulas mucosas, y la dermis. La dermis da lugar a las escamas. Como vimos, estas escamas provienen de una fina capa ósea que se originó en un antiguo grupo de peces llamados ostracodermos. En algunas especies, las glándulas mucosas pueden adquirir una proteína tóxica convirtiéndose en glándulas venenosas.

Algunos peces óseos, sobre todo aquellos que viven a grandes profundidades, pueden poseer un órgano llamado fotóforo. Un fotóforo es un órgano que emite luz. El órgano puede ser simple o tan complejo como el ojo humano, equipado con lentes, obturadores, filtros de color y reflectores. La luz puede ser producida por reacciones metabólicas propias del animal o asociado con bacterias simbióticas dentro del fotóforo. El carácter de los fotóforos es importante en la identificación de peces bentónicos. Los fotóforos en los peces son usados principalmente para atraer a la presa o confundir a los depredadores.

Dentro de las partes de los peces óseos destacan las aletas. Las aletas dorsal, caudal y anal son impares porque tiene una posición siguiendo el plano sagital del animal. Las aletas pectorales y ventrales son pares.

Vejiga natatoria de los peces óseos

Los peces óseos también tienen un órgano de flotación llamado vejiga natatoria. Se trata de una bolsa de paredes flexibles, llena de gas, situada dorsalmente por debajo de la columna vertebral y por encima del tubo digestivo. Controla la flotabilidad mediante un complejo sistema de intercambio gaseoso con la sangre y permite al pez ascender o descender en el agua sin necesidad de utilizar la musculatura. La vejiga natatoria está compuesta por 1 o 2 cámaras de glándulas de gas.

Si se presenta conexión (conducto pneumático) con el tubo digestivo, hablamos de vejiga natatoria fisóstoma. Los gases serán liberados al tubo digestivo. Por otro lado, si no tiene conexión, hablamos de vejiga natatoria fisoclista, la cual liberará los gases a través del sistema circulatorio. En ambos casos la vejiga está muy irrigada.

Sistema circulatorio de los peces óseos

Tienen un sistema circulatorio sencillo. En esta circulación la sangre solo pasa una vez por el corazón en cada vuelta. El corazón es tubular y muestra un seno venoso que recoge la sangre, una aurícula y un ventrículo impulsor. La sangre viene de las venas del cuerpo cargada de dióxido de carbono hacia el corazón. El ventrículo impulsa la sangre hacia las branquias, donde se oxigena y circula por arterias para repartirse por el cuerpo. El retorno de la sangre al corazón se realiza mediante venas. La arteria branquial lleva la sangre a las branquias para su oxigenación. Por tanto, la circulación en estos animales es cerrada, simple e incompleta, es decir, solo existe un circuito y habrá mezcla de sangres.

Los peces óseos tienen órganos sensoriales especiales llamados líneas laterales. Consisten en canales que recorren los costados de la cabeza y el cuerpo y están comunicados con el exterior por medio de pequeños poros. La principal función de la línea lateral es detectar vibraciones de una frecuencia muy baja, pero en algunas especies también puede detectar campos eléctricos de poca potencia.

Hábitat de los peces óseos

Los peces óseos son animales acuáticos. Necesitan el agua para mantenerse hidratados y poder llevar a cabo la respiración y otras funciones vitales.

Estos animales han colonizados todos los medios acuáticos. Podemos verlos en aguas dulces como ríos, lagos o lagunas, en los mares y océanos pueden vivir a distintos niveles, en las zonas más someras y las más profundas. De esta forma, existen peces óseos de agua salada y peces óseos de agua dulce.

Alimentación de los peces óseos

Al ser un grupo tan numeroso de animales, existe una gran variedad en la dieta. Algunos peces son herbívoros y se alimentan de algas, otros filtran el agua tomando pequeñas partículas alimenticias. Algunos peces son auténticos depredadores como los atunes.

Los peces óseos tienen sentido del gusto. Este sentido se puede extender a nivel de la piel y también en el interior de la boca. Poseen quimiorreceptores, que son papilas gustativas que se encuentran dispersas por el epitelio superficial de los surcos de las papilas de la lengua. Cada papila gustativa está formada por varias docenas de células de varios tipos: células de soporte, células basales y células sensoriales gustativas. La superficie apical de estas células está dotada de microvellosidades que asoman entre el epitelio superficial. Asociadas con estas células también hay una serie de fibras nerviosas que llevan información al cerebro.

Peces óseos - Ejemplos y características - Alimentación de los peces óseos

Reproducción de los peces óseos

En osteíctios no se diferencian órganos masculinos y femeninos. La fecundación es casi siempre externa y son animales ovíparos. Hembras y machos liberan sus gametos al exterior y así se fecundan. Normalmente, la hembra pone sus huevos sin fecundar en una zona protegida, después el macho los fertiliza expulsando sus gametos sobre ellos. En el caso de que exista fecundación interna, los peces poseen un órgano llamado gonopodio que sirve de anclaje. La fecundación interna es muy rara en estos peces.

Ejemplos de peces óseos

Tras repasar las características de los peces óseos, a continuación mostramos una lista con los ejemplos más representativos:

  • Sollo o esturión común (Acipenser sturio)
  • Pez espátula americano o del Mississipi (Polyodon spathula)
  • Bichir de Calabar (Erpetoichthys calabaricus)
  • Catán (Atractosteus spatula)
  • Salmón blanco nelma (Stenodus nelma)
  • Salmón del Danubio (Hucho hucho)
  • Pez sapo lusitánico (Halobatrachus didactylus)
  • Caballa o verdel (Scomber scombrus)
  • Dorada (Sparus aurata)
  • Merluza europea (Merluccius merluccius)
  • Pez payaso común (Amphiprion ocellaris)
  • Pez cirujano azul (Paracanthurus hepatus)
  • Pez mariposa (Amphichaetodon howensis)
  • Pez luna (Mola mola)
  • Pez limón (Seriola dumerili)
  • Pez escorpión (Trachinus draco)
  • Pez aguja (Picudo gacho)
  • Pez ángel (Pterophyllum scalare)
  • Guppy (Poecilia reticulata)
  • Tetra neón (Paracheirodon innesi)

Imágenes de peces óseos

Y para ver mejor cómo son los peces óseos, compartimos una serie de imágenes increíbles que corresponden con algunos de los ejemplos anteriores:

1. Sollo o esturión común (Acipenser sturio)

Peces óseos - Ejemplos y características - Imágenes de peces óseos

2. Pez espátula americano o del Mississipi (Polyodon spathula)

3. Bichir de Calabar (Erpetoichthys calabaricus)

4. Catán (Atractosteus spatula)

5. Salmón del Danubio (Hucho hucho)

6. Pez sapo lusitánico (Halobatrachus didactylus)

Imagen: hablemosdepeces.com

7. Caballa o verdel (Scomber scombrus)

8. Dorada (Sparus aurata)

9. Pez payaso común (Amphiprion ocellaris)

10. Pez cirujano azul (Paracanthurus hepatus)

11. Pez mariposa (Amphichaetodon howensis)

12. Pez luna (Mola mola)

13. Pez limón (Seriola dumerili)

14. Pez escorpión (Trachinus draco)

15. Pez ángel (Pterophyllum scalare)

Si deseas leer más artículos parecidos a Peces óseos - Ejemplos y características, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Albuja, V., & Merizalde, P. (2012). Zoología: vertebrados (No. 636 Al156z Ej. 1 025006). Escuela Politécnica Nacional.
  • Álvarez, F. P., Padilla, F., Cuesta, A., & López, A. E. C. (2003). Zoología aplicada. Ediciones Díaz de Santos.
  • Llosa, Z. B. (2003). Zoología general. EUNED.

Escribir comentario sobre Peces óseos - Ejemplos y características

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Peces óseos - Ejemplos y características
Imagen: hablemosdepeces.com
1 de 18
Peces óseos - Ejemplos y características

Volver arriba