Compartir

Mastín del Pirineo

13 mayo 2019
Mastín del Pirineo

El mastín del Pirineo es un perro que alcanza un tamaño considerable y, debido a ello, puede resultar imponente. Sin embargo, debemos saber que en realidad se trata de un perro protector, afable y tierno con los suyos, por lo que es sin lugar a dudas una raza especialmente querida para quienes han tenido la suerte de convivir con uno de estos grandes perros de montaña. Hablamos de perros que tradicionalmente han sido pastores y guardianes, que durante siglos han protegido los rebaños del norte de España de diversos peligros. Actualmente se han popularizado y los podemos encontrar en muchas otras regiones como perros de compañía.

En esta ficha de ExpertoAnimal te hablaremos en detalle de esta raza de gran corazón, por ello te explicaremos todo sobre el mastín del Pirineo: su carácter, características, educación o salud entre otros. Además, si estás valorando la opción de adoptar a uno de estos perros, saber más sobre ellos es imprescindible para garantizar una buena adaptación, ¡sigue leyendo!

Origen
  • Europa
  • España
Características físicas
Ideal para
Recomendaciones
  • Arnés
Tipo de pelo

Origen del mastín del Pirineo

Como su nombre indica, esta raza es oriunda de los Pirineos, en concreto del Pirineo aragonés. Tradicionalmente el mastín del Pirineo era utilizado para cuidar los rebaños bovinos en las travesías que los pastores trashumantes realizaban antiguamente. Han sido grandes guardianes de sus rebaños, protegiendolos de lobos, osos y ladrones. Se cree que llegaron a nuestro país hace diversos siglos, y que lo hicieron a través de navegantes que llegaban desde el Mediterráneo. Sus orígenes genéticos muestran que provienen de cruces entre perros de montaña y mastines españoles.

Durante la época de penuria y escasez provocada por la Guerra Civil Española (y su consecuente posguerra) la raza se vio muy perjudicada, ya que debido a sus importantes proporciones era difícil mantener a estos perros, es por ello que el mastín pirenaico sufrió un declive notorio durante esa época. En 1977 se funda el Club del Mastín del Pirineo de España, cuyo objetivo es recuperar esta raza para conseguir que vuelva a tener el protagonismo que se merece. Gracias a esa labor hoy la raza es conocida internacionalmente.

Características del mastín del Pirineo

El mastín del Pirineo se considera una raza de tamaño gigante. Mientras que las hembras pueden pesar entre 55 y 77 kilogramos, los machos pueden llegar a alcanzar un máximo de 100 kilogramos, así como una altura a la cruz de entre 72 y 77 cm. Su cuerpo es compacto y musculoso, con unas extremidades fuertes y robustas, lo cual puede engañarnos y hacernos pensar que son perros de andares torpes y lentos, pero nada más lejos de la realidad, pues tanto su agilidad como su coordinación son realmente sorprendentes. Una característica especial es que muchos ejemplares suelen presentar espolones en las patas, sobre todo en las traseras.

Su cabeza es grande, alargada y de aspecto sólido, su hocico es rectilíneo y triangular, terminando en una prominente y voluminosa trufa, la cual suele ser de color negro. Los ojos son almendrados, no demasiado grande, son expresivos y de colores avellanados. Las orejas son de forma triangular, colgantes en dirección a los carrillos y su tamaño es mediano. El pelaje de los mastines del Pirineo es considerablemente largo, de unos 7 a 8 centímetros de longitud aproximadamente, algo más largo en determinadas partes del cuerpo, como el cuello o el vientre. Ese pelo es denso y grueso, lo cual protege a los animales del frío típico de las zonas montañosas de donde proviene.

Carácter del mastín del Pirineo

Los rasgos más destacables de los perros mastín del Pirineo probablemente serían la nobleza y la lealtad. Así mismo, debido a la selección de la raza, hablamos también de perros especialmente fieles, valientes y protectores. De hecho, debemos socializar al cachorro de forma pronta para evitar el desarrollo de un carácter excesivamente territorial, debido a su pasado como perro guardián y pastor. De la socialización dependerá también que puedan relacionarse positivamente con todo tipo de personas, animales y estar en diversos entornos.

No obstante, hablamos también de un perro calmado, relajado y seguro de sí mismo. Es muy confiable, especialmente con los miembros de la unidad doméstica, a quienes seguirá, a pesar de mostrar una actitud relativamente independiente. No obstante, cabe destacar que por su gran tamaño, no siempre controlan bien sus fuerzas, por lo que deberemos ser cuidadosos en este sentido.

Cuidados del mastín del Pirineo

Los mastines son perros que al tener un pelaje considerablemente largo necesitan un cepillado frecuente, siendo recomendable hacerlo de forma diaria. Cepillándolos evitaremos que se acumule suciedad en su cuerpo, así como que la casa esté llena de pelos, pero también será más fácil detectar de forma precoz posibles parasitaciones por pulgas y/o garrapatas, sobre todo si tiene acceso a zonas arboladas y de césped. También es aconsejable darles un baño mensual para mantener su pelaje limpio y suave, siempre utilizando productos específicos para perros, nunca de uso humano.

En cuanto a la alimentación, esta debe ser completa y equilibrada, ya que de lo contrario, al ser animales especialmente glotones, pueden desarrollar sobrepeso y obesidad. Los juegos, el ejercicio y la estimulación mental no pueden faltar en su día a día.

Educación del mastín del Pirineo

La educación y el adiestramiento del mastín del Pirineo deben empezar de forma pronta. Como ya te hemos adelantado, durante su etapa de cachorro convendrá socializarlo con todo tipo de personas, animales y entornos. Más adelante, empezaremos a trabajar las órdenes básicas para perros, que incluyen el sentado, el quieto o el tumbado entre otras. Es fundamental que aprendan obediencia para responder de forma adecuada y para que sus tutores puedan tener un buen control sobre el can. Utilizaremos siempre el refuerzo positivo, incluyendo al principio premios de comida, que iremos sustituyendo de forma progresiva por caricias y el refuerzo verbal. En ningún caso debemos utilizar el castigo con este perro, ya que el riesgo de aparición de conductas indeseadas es elevado.

Una vez consolidada la obediencia básica seguiremos estimulando la mente del perro con ejercicios, actividades, tareas o habilidades caninas. Es muy positivo para su mente y evitar el desarrollo del síndrome de disfunción cognitiva, una especie de "alzheimer canino". Pero además, por su gran tamaño y fuerza física, será imprescindible acudir a un etólogo, educador canino o adiestrador ante la aparición de cualquier problema de conducta, especialmente si está relacionado con un comportamiento hacia los niños, las personas u otros animales.

Salud del mastín del Pirineo

El mastín del Pirineo es, al igual que otras razas caninas, susceptible a padecer diversos problemas de salud hereditarios. Probablemente el más frecuente es la displasia de cadera, una enfermedad que impide la colocación adecuada del fémur en el hueso de la pélvis. Ello provoca mucho dolor al individuo que lo padece y dificultad para caminar. Así mismo, la displasia de codo también es frecuente. Otros trastornos que tienen una alta incidencia en la raza son:

Para prevenir al máximo y detectar de forma pronta cualquiera de los problemas de salud mencionados será imprescindible acudir al veterinario cada 6 o 12 meses y hacer una revisión general. Seguiremos de forma estricta el calendario de vacunas del perro y las desparasitaciones periódicas. La esperanza de vida del mastín del Pirineo es corta, situándose entre los 8 y los 12 años.

Bibliografía
  • FCI. (30/08/2002). Estándar-FCI N° 92, MASTIN DEL PIRINEO . 13/05/2019, de FEDERATION CYNOLOGIQUE INTERNATIONALE (AISBL)

Fotos de Mastín del Pirineo

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Mastín del Pirineo

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Mastín del Pirineo

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Mastín del Pirineo
1 de 10
Mastín del Pirineo

Volver arriba