Compartir

Soluciones para que mi gato no arañe el sofá

Por Feliway. Actualizado: 2 julio 2018
Soluciones para que mi gato no arañe el sofá

Ver fichas de Gatos

Para evitar que un gato arañe el sofá es fundamental, primero, entender por qué lo hace y actuar en consecuencia. En general, los felinos suelen llevar a cabo esta conducta como forma de marcaje, para limar sus uñas o como efecto del estrés, la ansiedad o el aburrimiento. Una vez identificado el motivo, se deberá llevar a cabo una serie de técnicas y pasos que ayuden al animal a redirigir su conducta hacia los objetos adecuados y, en los casos de estrés, combatir esta tensión.

En este artículo de ExpertoAnimal detallaremos las diferentes razones que pueden llevar a un felino a sentir la necesidad de arañar este mueble y compartiremos las soluciones más efectivas para que tu gato no arañe el sofá, ¡sigue leyendo!

También te puede interesar: Trucos para que mi gato no arañe los muebles

¿Por qué mi gato araña el sofá?

El lenguaje felino es complejo y debemos aprender a interpretarlo para mejorar la convivencia y cubrir todas las necesidades del animal. En este sentido, un gato puede arañar el sofá u otros muebles por dos motivos principales: marcaje y limado de uñas. Cuando un felino no dispone de los recursos necesarios para mantener sus uñas en perfectas condiciones, es normal que busque superficies adecuadas para desgastarlas y, a la vez, ejercitarse. En general, cuando se trata de este motivo, el gato araña el sofá erguido, es decir, en posición vertical, estirando por completo la espalda. Así mismo, este mismo ejercicio puede llevarlo a cabo para estirar la musculatura. El marcaje, como el acicalamiento, forma parte de la naturaleza del gato y puede hacerlo por motivos de territorialidad, por estrés o por ambas razones.

Si el gato araña el sofá para limar sus uñas o como ejercicio de estiramiento será fácil guiarlo hacia un objeto adecuado para estos fines; el problema real reside cuando lo hace por marcaje. Los gatos son animales muy territoriales por naturaleza, y tienen tres formas distintas de marcar: con la cara, las uñas o la orina. El marcaje con orina puede tener distintos orígenes y, por ello, recomendamos consultar el artículo “¿Por qué mi gato orina en todas partes?”. El marcaje facial no se suele asociar a algo negativo por parte de los tutores, puesto que no deja marca visible e, incluso, es agradable cuando el gato frota su cara con objetos, animales o personas para dejar una marca olfativa y asociar todo lo marcado como parte de su territorio.

Ahora bien, los arañazos en lugares no deseados sí preocupan a los tutores y para corregirlos es importante entenderlos. Los gatos marcan su territorio mediante arañazos por dos razones: para dejar una marca olfativa y otra visual. Ambas marcas indican al resto de animales que ese territorio le pertenece. En general, los arañazos suelen ser verticales y las zonas marcadas siempre las mismas, puesto que estos animales escogen zonas estratégicas para ellos para limitar y marcar su territorio. Conforme araña nuevamente el sofá, las marcas se hacen más profundas y, por ende, más visibles. En cuanto a la marca olfativa, ocurre lo mismo. A través de las glándulas sudoríparas de las almohadillas de sus patas emiten feromonas que depositan mediante los arañazos, es por este motivo que los gatos sienten la necesidad de arañar. No lo hacen para molestar a sus tutores, como muchos creen, lo hacen por puro instinto. Pero, ¿se puede corregir? Sí, los arañazos no se pueden eliminar pero sí se pueden redirigir hacia los objetos deseados para ello.

Ya conoces por qué los gatos arañan el sofá, y a continuación vamos a explicar cómo redirigir esta conducta para evitar que el tuyo siga haciéndolo en los muebles.

¿Cómo evitar que un gato arañe el sofá?

Si el gato araña el sofá para limarse las uñas o ejercitar su musculatura, las medidas son sencillas: revisar el enriquecimiento ambiental. Esto suele ocurrir en hogares sin rascadores, con rascadores inadecuados o con pocos rascadores. De esta forma, si ofrecemos al animal los objetos correctos, rápidamente empezará a utilizarlos. Así mismo, sobre todo si en el domicilio reside más de un gato, es importante garantizar un número adecuado de rascadores y colocarlos en las zonas de mayor actividad para ellos. Un rascador para todos los gatos no es suficiente, recordemos que son animales territoriales, y lo que empieza como un desgaste de las uñas puede transformarse en un marcaje por estrés.

Por otro lado, tanto si el gato araña el sofá para limar sus uñas como si lo hace para marcarlo, lo primero que se debe hacer es limpiar a fondo el mueble en cuestión. Para ello, es fundamental utilizar productos enzimáticos o un jabón neutro, ya que los productos de limpieza elaborados a base de lejía o amoniaco no eliminan las marcas olfativas y, por tanto, no evitan que siga marcando, al contrario.

Una vez revisado el enriquecimiento ambiental y limpiado a fondo el sofá, ha llegado el momento de redirigir la conducta hacia un objeto adecuado, como puede ser el rascador.

Rascadores, tus mejores aliados

Para evitar que tu gato arañe el sofá deberás hacerte con varios rascadores que sean estables, es decir, no se tumben con facilidad ni sean demasiado frágiles, que tengan una altura mínima de 40 cm y estén fabricados con materiales de calidad. La mayoría de los felinos prefieren los rascadores cuyas fibras estén colocadas en posición vertical o diagonal, no obstante, como cada gato es un mundo y, en general, son animales exquisitos y selectivos, aconsejamos que conozcas a tu compañero para ofrecerle el que más le guste a él. En relación con este mismo punto, muchos mininos se decantan por los rascadores horizontales o de suelo, en lugar de por los verticales o altos, aunque estos tienen tendencia a arañar las alfombras, por ejemplo, en lugar del sofá o las cortinas.

Una vez seleccionado el rascador adecuado, deberás colocarlo justo al lado del sofá. Si el animal utilizaba el mueble para acicalar sus uñas, el uso de feromonas sintéticas es lo más adecuado. Para ello, uno de los productos más reconocidos por su efectividad es FELISCRATCH by FELIWAY®, que consiste en una copia exacta de las feromonas naturales que los gatos emiten para marcar mediante los arañazos. Al colocar el producto sobre el rascador, se emite una señal olfativa y visual que hace que el gato redirija su comportamiento hacia el objeto "marcado" con el producto. Puesto que se trata de un producto clínicamente probado, no es dañino para los animales ni tóxicos.

Si, en cambio, araña el sofá por marcaje debido al estrés, la gama FELIWAY incluye otros productos para mejorar el bienestar del gato haciendo que se sienta más seguro y a gusto en el hogar.

Otro producto natural que los gatos adoran y que puede ayudarte a redirigir los arañazos hacia el rascador es el catnip, conocido también como hierba gatera.

Por último, y ligado al hecho de garantizar un correcto enriquecimiento ambiental, se recomienda proporcionar más de un rascador, así como otros juguetes estimulantes que lo mantengan entretenido y consigan evitar que el gato arañe el sofá. Consulta el artículo "Los juguetes más divertidos para gatos" y escoge los adecuados.

Soluciones para que mi gato no arañe el sofá - Rascadores, tus mejores aliados

Limita el acceso al sofá

Si tras limpiar el sofá con los productos adecuados y colocar el rascador justo al lado, tu gato sigue arañando el mueble, lo más recomendado es aplicar en las zonas limpias, una vez secas, FELIWAY Classic Spray para marcar el mueble como parte de su zona de seguridad y cambiarle, así, las marcas (feromonas) que le incitaban a rascar ahí.

Otra opción es cubrirlo con telas menos estimulantes para el animal, como sábanas viejas, o materiales que no le agraden, como plástico, y limitar su acceso hasta que consigas redirigir su instinto.

Soluciones para que mi gato no arañe el sofá - Limita el acceso al sofá

Mantén sus uñas en perfectas condiciones

Además de ofrecer rascadores que permitan al animal limar sus uñas, es fundamental revisarlas con cierta periodicidad para garantizar que no están demasiado largas y evitar, así, que el gato arañe el sofá. Para ello, existe la posibilidad de acudir a la peluquería felina o de mantener su higiene en casa. En caso de querer cortar las uñas en la comodidad del hogar, es imprescindible acostumbrar al gato, primero, al hecho de manipular sus patitas tocándolas a diario y premiándolo cada vez que se muestre tranquilo, así relacionará este acto con estímulos positivos, que pueden ser golosinas, caricias, etc.

Una vez que el gato se ha adaptado a la manipulación de las patas, pasaremos a relacionar las tijeras, también, con estímulos positivos dejando que las olisquee y premiando al animal. Conforme vaya aceptando la presencia de este utensilio, podemos empezar a buscar el momento adecuado, garantizar un ambiente tranquilo, e intentar cortar una uña sin agobiarlo y con paciencia. Para más detalles, aconsejamos consultar el artículo sobre "Cómo cortar las uñas a un gato".

Soluciones para que mi gato no arañe el sofá - Mantén sus uñas en perfectas condiciones

Ofrécele un ambiente libre de estrés

Muchos son los gatos que arañan el sofá y otros muebles como consecuencia del estrés y el aburrimiento propios de una vida sedentaria, o por pasar largas horas solos en casa. Como decimos, cuando este es el motivo que explica por qué un gato araña el sofá, suele ir acompañado de arañazos en otros objetos y de otros comportamientos como nerviosismo, pérdida de apetito o, por el contrario, incremento del mismo, o agresividad.

Para evitarlo, es imprescindible encontrar la causa del estrés en el gato y tratarla, así como mejorar el enriquecimiento ambiental, seguir las indicaciones en cuanto al uso de rascadores, ofrecer una alimentación de calidad y pasar tiempo con el animal.

FELIWAY Classic Difusor es una solución excelente para que los gatos se sientan cómodos en casa y prevenir comportamientos como el marcaje con orina, que arañen los muebles o se escondan, creando un entorno agradable en el hogar.

No lo regañes, premia siempre la buena conducta

Los castigos no consiguen que los gatos dejen de realizar un determinado comportamiento, sino que desarrollan en el animal una serie de consecuencias negativas para él y para los tutores. Algunas de estas consecuencias pueden ser una conducta agresiva por miedo, mantenerse escondido en presencia de humanos, incrementar el comportamiento indeseado o la aparición de otros problemas. Por ello, independientemente de que observes a tu gato arañando el sofá, la solución para evitarlo no es regañarlo, sino redirigir su conducta colocando el rascador, incentivarlo a utilizarlo y, sobre todo, premiarlo con palabras de ánimo, caricias, golosinas o juegos compartidos. El refuerzo positivo siempre es la mejor opción a la hora de buscar soluciones para evitar que un gato arañe el sofá, puesto que el animal entiende que guiando su comportamiento hacia otro objeto, obtiene una recompensa y, por tanto, eso es lo correcto.

Soluciones para que mi gato no arañe el sofá - No lo regañes, premia siempre la buena conducta

Si deseas leer más artículos parecidos a Soluciones para que mi gato no arañe el sofá, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Escribir comentario sobre Soluciones para que mi gato no arañe el sofá

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Ricardo
Gracias por los consejos, son buenísimos! Probe feliscratch como recomiendan y de verdad que funciona, mi gato rápidamente empezó a utilizar el rascador!!!!! Me han ayudado muchísimo

Soluciones para que mi gato no arañe el sofá
1 de 5
Soluciones para que mi gato no arañe el sofá

Volver arriba