menu
Compartir

¿Cómo educar a un caniche?

 
Por Marta Sarasúa, ATV y etóloga especializada en modificación de conducta. 11 noviembre 2021
¿Cómo educar a un caniche?

Ficha del animal: Caniche o poodle toy

Gracias a su facilidad para aprender y a su gran capacidad para adaptarse a distintos ambientes, el caniche, también llamado "poodle" por su nombre en inglés, es considerado como una de las razas caninas más inteligentes. Por este motivo es fácil encontrar caniches o cruces de estos (como el labradoodle o el goldendoodle) ejerciendo distintos tipos de trabajo, como el de terapeutas en intervenciones asistidas por animales o el de perros lazarillo para personas con discapacidad visual.

Además, su temperamento alegre y sociable, su bonita apariencia y su fidelidad han convertido al caniche en uno de los perros más populares para la convivencia en familia. Si compartes tu vida con un perro de esta raza, mestizo o estas pensando en adoptar uno, en este artículo de ExpertoAnimal te contamos todas las claves sobre cómo educar a un caniche toy, enano, mediano y grande.

También te puede interesar: ¿Cómo educar a un labrador?

¿Qué tener en cuenta antes de empezar con la educación del caniche?

Conocer la historia de la raza del perro que queremos adoptar es un paso importante antes de incorporar al nuevo miembro a la familia. Esto es así porque, dependiendo del objetivo con el que fue creada cada raza en sus orígenes, sus necesidades físicas y/o cognitivas pueden variar en ciertos aspectos y la educación que le proporcionemos se debe adaptar a ellas.

El caniche es un perro de origen francés. En sus inicios esta raza se utilizaba para recuperar las piezas que los cazadores abatían y caían al agua, tales como patos o gansos. Por este motivo, los criadores seleccionaban y fomentaban características como la versatilidad para desenvolverse por diferentes terrenos, la resistencia física y la predisposición para lanzarse al agua y nadar.

A partir del siglo XVI, los caniches dejaron de ser utilizados como perros de caza para convertirse en la raza predilecta de nobles y aristócratas. La alta sociedad valoraba mucho el aspecto elegante del caniche y, poco a poco, se fue poniendo de moda la práctica de cortarles el pelo con finalidad estética.

Hoy en día estamos acostumbrados a ver caniches en shows y exposiciones de belleza canina y su distinguida apariencia nos puede hacer pensar que esta raza es frágil y delicada, ¡pero nada más lejos de la realidad! Los caniches conservan el temperamento enérgico, la valentía y la fortaleza de la época en que acompañaban a los cazadores y esto debemos tenerlo en cuenta a la hora de educarlos.

¿Cómo educar a un caniche cachorro?

La educación del caniche no requiere unas pautas demasiado diferentes a la de otras razas. La inteligencia y el apego del caniche por sus tutores lo convierte en un perro muy adecuado para cualquier persona que esté dispuesta a dedicarle el tiempo y el cariño suficiente, aunque a priori no tenga demasiada experiencia en entrenamiento canino.

A continuación, mencionamos algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de educar a un cachorro de caniche:

Socialización temprana

Una vez llegue el cachorro a casa, una de nuestras prioridades debe ser procurarle una buena socialización. Los caniches tienden a ser perros muy sociables por naturaleza, pero es imprescindible que, desde pequeños, los expongamos poco a poco a los diferentes estímulos con los que se irán encontrando a lo largo de su vida para garantizar una buena habituación a los mismos y prevenir la aparición de miedos o fobias que, a su vez, pueden desencadenar problemas de conducta.

Socializar no solo implica juntar al cachorro con otros perros, también debemos familiarizarlo con personas de diferentes características, con sonidos y con objetos, y todo ello respetando siempre su ritmo, evitando forzar interacciones si vemos que el cachorro está inseguro o asustado y procurando que tenga experiencias siempre positivas. Por supuesto, también debemos procurarle un espacio agradable donde descansar y poder asimilar toda esta información.

Inhibición de la mordida

Otro de los ejercicios básicos que es conveniente realizar con el cachorro es el relativo a la inhibición de la mordida y el juego adecuado. La forma natural de jugar de los cachorros consiste en "cazar" y mordisquear todo aquello que esté a su alcance, incluidas nuestras manos y pies, y esto no es diferente en el caso de los caniches. Es recomendable enseñar al cachorro a controlar la fuerza con la que muerde y acostumbrarle a jugar con nosotros siempre a través de juguetes como cuerdas o mordedores. De esta forma, evitamos que de adulto sea demasiado brusco y llegue a hacernos daño a nosotros o a otras personas.

En nuestro artículo "Mi perro juega muy brusco - ¿Por qué y qué hacer?" te contamos más sobre la inhibición de la mordida y cómo practicarla con tu cachorro.

Aprendizaje de pautas higiénicas

Todos los que hemos convivido con cachorros en casa sabemos que, durante los primeros meses, toca ir con la fregona de aquí para allá. Y es que los perritos, hasta que cumplen los seis o siete meses, no son capaces de aguantar sin hacer sus necesidades más de unas pocas horas consecutivas, por lo que debemos tener paciencia.

Para empezar a enseñar a nuestro caniche a hacer sus necesidades en la calle, debemos esperar a que tenga puestas todas sus vacunas de cachorro y, a partir de entonces, comenzar a sacarlo a pasear y reforzar muy alegremente este comportamiento cada vez que se produzca, a la vez que dejamos de premiar al perrito cuando haga sus necesidades en un empapador dentro de casa.

Otro consejo útil para lograr este aprendizaje es el de hacer coincidir los paseos con los momentos en los que el cachorro tendrá más ganas de hacer sus necesidades: al despertarse, unos minutos después de comer y al terminar una sesión de juego.

Para más detalles, no te pierdas este otro artículo sobre Cómo enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en la calle.

Habituación a la manipulación

En el caso específico del caniche, también es importante habituar al cachorro a la manipulación, tanto por parte de los tutores como de otras personas. Esto es porque, por las características de su manto, esta raza debe ser cepillada con frecuencia para evitar que se formen nudos en su pelaje, los cuales pueden producir dolor e incluso problemas circulatorios en los casos más graves. Además, los caniches tienen cierta tendencia a padecer otitis y patologías dermatológicas asociadas a alergias, problemas cuya solución también requiere cierto nivel de manipulación.

Para conocer más sobre la salud de esta raza, te recomendamos leer este otro artículo: "Enfermedades más comunes en perros caniches"

¿Cómo educar a un caniche? - ¿Cómo educar a un caniche cachorro?

¿Cómo educar a un caniche adulto?

Una vez que el cachorro alcanza la madurez sexual y social, pasa a considerarse un perro adulto. En esta etapa de la vida, el caniche tiene una serie de necesidades tanto físicas como cognitivas que se deben conocer y cubrir para garantizar su bienestar.

La estimulación física en el caniche

Es importante proporcionarle a nuestro caniche una cantidad de ejercicio suficiente, adaptado a su edad, preferencias y estado de salud. Para fomentar la realización de actividad física una buena idea es dedicar cada día un rato para jugar con el can, lo que también mejorará nuestra relación y vínculo con él. Además, el caniche es un perro activo y aventurero, por lo que también disfruta dando largos paseos y haciendo caminatas junto a sus tutores. Eso sí, si lo llevamos a hacer excursiones por la montaña o por el campo, es imprescindible entrenar bien el ejercicio de la llamada, ya que es fácil que el perro se despiste y se aleje, por ejemplo, siguiendo algún rastro. Para ello, podemos salir a pasear utilizando una correa larga (3-5 metros) e ir llamándole por su nombre en momentos aleatorios mientras reforzamos la conducta de acercamiento mediante comida, caricias o juego. De esta forma, el perro asociará su nombre con experiencias positivas y será más probable que acuda a nosotros cuando se lo pidamos.

Poco a poco, podremos ir introduciendo nuevas órdenes básicas que faciliten la convivencia y comunicación con nuestro perro, como el "sentado", especialmente útil durante los paseos. En todo este proceso de educación y adiestramiento del caniche adulto o cachorro, es fundamental hacer uso del refuerzo positivo, ya que, mediante estímulos agradables para el animal, será mucho más fácil que aprenda e interiorice cualquier cosa.

La estimulación mental en el caniche

Por otro lado, y como ya hemos mencionado, los caniches destacan por su inteligencia, lo que quiere decir que se aburren fácilmente y se estresan si no encuentran suficiente estimulación en su entorno. Para evitar que el perro desarrolle problemas de comportamiento asociados a una falta de estimulación mental, es recomendable llevar a cabo pequeñas sesiones de entrenamiento de forma frecuente, enseñarle nuevos trucos y habilidades mediante refuerzo positivo y ofrecerle juguetes rellenables, interactivos o puzles que le hagan pensar, siempre procurando que no sean demasiado difíciles, para que no llegue a frustrarse.

Además, en caso de adoptar a un caniche ya adulto, es igualmente importante garantizar que está correctamente socializado. De no ser así, nunca es tarde para iniciar este proceso. Te recomendamos visitar nuestro artículo "Socializar a un perro adulto" para conocer los pasos a seguir.

¿El tamaño del caniche influye en su educación?

Actualmente existen cuatro variedades de caniche reconocidos por la FCI (Federación Cinológica Internacional) y son, ordenados de menor a mayor tamaño, el caniche toy, el enano, el mediano y el grande. En este otro artículo te explicamos las principales características de cada uno: Tipos de caniche - toy, enano, mediano y grande.

A pesar de esta gran diversidad, el tamaño es, prácticamente, la única diferencia entre los cuatro tipos de caniche, pues no existe casi distinción entre ellos a nivel conductual. Esto quiere decir que todos tienen los mismos requerimientos en lo que respecta a su educación y no debemos considerar a un caniche toy o enano como un individuo más frágil o menos capaz, ya que la sobreprotección que se le suele dar a los perros pequeños es, precisamente, la causa de muchos problemas comportamentales.

Así pues, la elección de una u otra variedad responderá, únicamente, a los gustos personales del futuro tutor, a su estilo de vida y a la inversión económica que pueda o quiera hacer en cuanto a cuidados y alimentación.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo educar a un caniche?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Bibliografía
  • Fédération Cynologique Internationale. Caniche. Disponible en: http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/172g09-es.pdf

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cómo educar a un caniche?
1 de 2
¿Cómo educar a un caniche?

Volver arriba