Compartir

¿Cómo educar a un perro sordo?

Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento canino y felino. 31 octubre 2018
¿Cómo educar a un perro sordo?

Ver fichas de Perros

Adiestrar y educar a un perro sordo puede parecer un verdadero desafío, pues estamos habituados a utilizar la comunicación verbal para relacionarnos con nuestros perros. No obstante, nuestros canes utilizan mayormente el lenguaje corporal y no verbal para expresarse, comunicarse e interactuar, tanto con nosotros como con otros animales y con su propio entorno. Por ello, todos los perros, incluso los perros sordos, son capaces de interpretar diversas señas, gestos y expresiones faciales, y no solo registros sonoros.

Si queremos enseñar a un perro no oyente deberemos aprender a comunicarnos a través del lenguaje no verbal, utilizando nuestro cuerpo para expresar lo que queremos transmitir a nuestros mejores amigos. En lugar de emplear palabras para comunicarles las órdenes de obediencia, trucos y tareas que pretendemos enseñarles, podremos utilizar gestos, señales y herramientas.

Para saber más sobre cómo educar a un perro sordo, te invitamos a seguir leyendo este artículo de ExpertoAnimal, donde encontrarás tips muy valiosas para la educación de tu perro no oyente.

También te puede interesar: ¿Cómo cuidar a un perro sordo?

¿Los perros sordos tienen dificultades de aprendizaje?

La audición es un sentido muy importante para los perros, ya que les permite conocer mejor a su entorno y todos los estímulos sonoros que el mundo ofrece. No obstante, la sordera en los perros no reduce su capacidad cognitiva, emocional o social. En otros términos, un perro sordo de nacimiento o un can que ha perdido total o parcialmente su audición no es menos inteligente, menos capaz de aprender, ni tendrá mayores dificultades para crear un vínculo afectivo saludable con su tutor.

Como los perros mantienen un complejo y variado lenguaje corporal, que incluye numerosas posturas corporales, acciones y expresiones faciales, su comunicación y su inteligencia no se limitan a la emisión y captación de estímulos sonoros, sino que también dependen de su potente olfato, su buena visión y sus demás habilidades. Además, cuando son debidamente estimulados, los perros sordos pueden llegar a desarrollar mejor su visión y su olfato, logrando de alguna manera "compensar" la pérdida total o parcial de su audición.

Un perro sordo tiene las mismas capacidades cognitivas, emocionales y sociales que un perro con la audición intacta. Por ello, puede adiestrarse con éxito, aprender una gran variedad de trucos, tareas y deportes, además de disfrutar de su familia al igual que cualquier otro perro. Sin embargo, necesitará ser educado de forma especial y recibir algunos cuidados específicos para perros sordos, ya que no contará con la audición para comprendernos e interactuar con su ambiente.

Ello no significa que un perro sordo no podrá tener algún problema de aprendizaje, pero probablemente este problema estará relacionado con el uso de métodos inapropiados que pueden perjudicar el entrenamiento de cualquier can, y no específicamente con su sordera. Por ello, jamás utilizaremos técnicas contraproducentes o peligrosas para educar a un perro sordo, como los collares de ahorque, los castigos o regaños, sino que emplearemos el refuerzo positivo para estimular su aprendizaje y recompensar sus logros y esfuerzos.

¿Cómo educar a un perro sordo? - ¿Los perros sordos tienen dificultades de aprendizaje?

¿Cómo educar a un perro que no escucha?

Aunque pueda parecer algo muy complejo, educar a un perro sordo correctamente se basa en las mismas técnicas y en los mismos pilares que rigen la educación de cualquier perro. No obstante, como nuestro mejor amigo ha perdido total o parcialmente su audición, deberemos utilizar señas en lugar de palabras al momento de enseñarles las órdenes básicas de obediencia canina.

Es decir, no utilizaremos nuestra voz para darle un orden verbal a nuestro perro, sino que emplearemos nuestro cuerpo para darle un orden no verbal, haciéndole la seña o el gesto que hayamos elegido para expresar cada comando que deseamos enseñarle a un perro sordo.

Entonces, en lugar de enseñar a nuestro perro a asociar la palabra "quieto" con el acto de detenerse y esperar en el mismo lugar, por ejemplo, trabajaremos para que él asimile una seña o un gesto a este mismo acto. Una señal simple y evidente para la orden de quedarse podría ser, por ejemplo, posicionar nuestra mano frente a su cara y a su nivel con la palma abierta.

Para captar la atención de un perro sordo, tampoco podrás llamarlo por su nombre, ya que él no logrará escucharte. No obstante, como los perros sordos pueden sentir las vibraciones, puedes golpear suavemente el piso con tu pie para captar su atención, pedirle algo o empezar una sesión de adiestramiento.

Uso del collar de vibración para perros sordos

Otra opción eficaz para facilitar la educación y la comunicación con perros sordos, pero también más costosa, es adquirir un collar de vibración. En el mercado encontraremos varias opciones: collares que emiten únicamente vibración y collares que, además de vibración, realizan descargas eléctricas. Son conocidos también como "collares educativos", pues generalmente se emplean para evitar que un perro ladre.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que el uso de descargas eléctricas no es adecuado ni eficaz para educar a un perro sordo o oyente, pues se basa en castigar el animal a cada vez que ladra o lleva a cabo una conducta considerada inadecuada. Además de provocar una sensación incómoda y hasta dolorosa al perro, estas herramientas son contraproducentes, pues el perro asocia el aprendizaje de forma negativa.

Los collares que emiten exclusivamente vibración o los collares educativos en el modo adecuado no emiten corrientes eléctricas, pero si ondas vibratorias, las cuales despiertan la atención del perro sin provocarles dolor, miedo o cualquier otra emoción negativa. Además, es una forma segura y eficaz de captar la atención de un perro sordo en el exterior del hogar (durante sus paseos, por ejemplo), donde los golpes en el suelo no resultarán muy efectivos, en especial a medianas o grandes distancias.

Únicamente debemos utilizar las vibraciones cuando realmente necesitemos comunicarnos con nuestro perro. Emitirlas sin comunicarle nada e incluso utilizarlas de forma excesiva puede provocar que nos deje de prestar atención También podría generar un cuadro de estrés en el perro.

¿Cómo educar a un perro sordo? - Uso del collar de vibración para perros sordos

¿Existe el lenguaje de señas para perros sordos?

Aún no existe un lenguaje de señas universalmente aceptado para el adiestramiento de perros sordos, así como no existen señas buenas o malas a la hora de educar a un perro sordo. Lo más importante es establecer, antes de empezar a entrenar con un perro no oyente, una seña clara y específica para cada orden que pretendemos enseñarle. De esta manera, no confundimos a nuestro perro con gestos muy parecidos o confusos. Recuerda que el objetivo de una comunicación es siempre que ambas partes se entiendan y puedan interactuar de forma positiva.

Una solución simple y eficaz es valerse de los signos y señas básicas del ASL (lengua de signos americana) o de la lengua de señas española (LSE), las cuáles están diseñadas para la comunicación entre personas no oyentes, y entre personas oyentes y no oyentes. Después, trabajaremos junto a nuestro perro para que él asimile cada señal con la orden que le estamos comunicando. Por supuesto, ello requiere que tú aprendas las señales básicas de ASL antes de empezar a entrenar con tu perro para estar seguro y firme al momento de emplearlas en las sesiones de adiestramiento.

Las sesiones de adiestramiento con un perro sordo siguen las mismas pautas que con un perro oyente, pero debemos tener aún más cuidado con el entorno donde elegimos enseñar para evitar cualquier accidente. Por supuesto, aplicaremos el refuerzo positivo para estimular la inteligencia de nuestro peludo, recompensándolo por cada buena actitud y logro durante su entrenamiento. En ExpertoAnimal, te contamos cómo debe ser una sesión de adiestramiento de un perro.

Consejos básicos para adiestrar a un perro sordo

Si quieres adiestrar a tu perro en casa, te invitamos a conocer nuestros trucos de adiestramiento que todo tutor debe conocer y que son eficaces tanto para educar a un perro sordo como a un perro oyente. Pero a continuación también te ofrecemos algunos tips para educar a un perro sordo correctamente:

  • Aprende a interactuar con un perro sordo en el día a día. Aunque no tengan la capacidad de escuchar plenamente, los perros sordos son muy sensibles. Por ello, debemos ser cuidadosos y profundamente amorosos al interactuar con un perro sordo cotidianamente. Siempre debemos acercarnos a un perro sordo despacio y de frente, de forma que el perro pueda vernos y no se asuste. También es importante despertarlos cuidadosamente, con caricias, y no de forma abrupta o violenta.
  • Invierte en una educación temprana. Este consejo vale para todos los perros, sordos u oyentes. Si empezamos a educar a nuestro peludo desde su llegada al hogar, en sus primeros meses de vida, conseguiremos resultados más rápida y eficazmente. Los perros cachorros tienen un carácter más flexible, por lo cual se muestran especialmente predispuestos al entrenamiento. Además, durante sus primeros tres o cuatro meses de vida, los perros establecen sus nociones de comportamiento y convivencia social, por lo cual lo ideal es empezar a adiestrarlos y socializarlos desde cachorros.
  • Adiestrar a un perro sordo requiere constancia y mucho amor: adiestrar a cualquier perro requiere constancia y compromiso, pues el adiestramiento canino es un proceso constante y gradual, donde cada ejercicio debe ser debidamente absorbido, memorizado y ejecutado a la perfección. Educar a un perro sordo requiere además mucho amor y mucha dedicación, pues los tutores también deberán tener el entusiasmo de ampliar sus conocimientos. Por ello, adiestrar a tu perro sordo en casa es una experiencia extremadamente gratificante y enriquecedora, ya que tu mejor amigo también te enseñará a mejorar tu comunicación y aprender a interactuar de otra manera, utilizando mayormente en lenguaje no verbal.
  • Aprende cómo y cuándo enseñar. Los ejercicios de obediencia básica deben ser entrenados diariamente, en sesiones cortas de 10 a 15 minutos de duración, para no sobrecargar al perro. Además, cada ejercicio debe ser presentado y entrenado individualmente, hasta llegar a su perfecta ejecución. Es decir, trabajaremos una sola señal de cada vez hasta que nuestro perro consiga asimilar integralmente esta orden y reproducirla con éxito. Cada perro llevará su propio tiempo para aprender una nueva orden, y su tiempo de aprendizaje también dependerá de la complejidad de la actividad propuesta.
  • Pon atención al lugar donde enseñas. Aunque tu perro no pueda escuchar los ruidos de las personas, de los perros, de los coches y de otros objetos, la presencia de estos elementos puede distraerlo. Por ello, lo mejor es elegir un lugar tranquilo donde no haya un exceso de estímulos visuales, aromas o vibraciones. También es altamente recomendable que un perro sordo salga al exterior siempre con un collar de vibración, que permita captar fácilmente su atención aún en distancias medianas o grandes.
  • Pon énfasis en tus expresiones faciales. Si bien utilizarás las señas y los gestos para comunicarte directamente con un perro sordo, no debes olvidar que las expresiones faciales son muy importantes a la hora de comunicar algo a cualquier perro, en especial a un no oyente. Si quieres recompensar a tu perro por una buena conducta en su entrenamiento o en su rutina, aprende a poner énfasis en tu expresión facial, comunicándole tu alegría y orgullo con una sonrisa amplia y verdadera, por ejemplo.
  • Jamás pierdas la paciencia o juzgues a un perro sordo. Un perro sordo necesitará contar con la paciencia y la dedicación de sus tutores a lo largo de toda su vida. Si en algún momento piensas que tu perro sordo es limitado porque no puede escuchar, recuerda que este mismo perro es capaz de percibir aromas y vibraciones que te pasan desapercibidos, por lo cual sus sentidos no son ni mejores ni peores que los tuyos, simplemente son diferentes y muy especiales. Y si sientes que no tienes la paciencia o el tiempo necesario para educar a un perro sordo, sé honesto contigo y con tu perro, y simplemente busca un adiestrador o educador canino profesional que pueda ayudarte.
¿Cómo educar a un perro sordo? - Consejos básicos para adiestrar a un perro sordo

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo educar a un perro sordo?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Escribir comentario sobre ¿Cómo educar a un perro sordo?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
monicasrv
que interesante

¿Cómo educar a un perro sordo?
1 de 4
¿Cómo educar a un perro sordo?

Volver arriba